Back to top
20 de Noviembre del 2013
Historias
Lectura: 17 minutos
20 de Noviembre del 2013
Fermín Vaca
Periodista político. Es editor de PLANV. Ha trabajado en los principales periódicos de Ecuador en la cobertura de política y actualidad. 
Coqueteando con la esvástica

Foto: Gianna Benalcázar

Francisco Núñez del Arco, en el patio de la Casa de Benalcázar, en el Centro Histórico de Quito, que alberga al Instituto de Cultura Hispánica que preside. 

 

Las sorprendentes revelaciones de un joven investigador quiteño sobre las estrechas relaciones de los gobernantes ecuatorianos de los años 30 y 40 con la Alemania de Hitler asustaron al Ministerio de Cultura, que le exigió que les entregue su libro para una revisión previamente a la publicación y luego suspendió su presentación en la Feria del Libro aunque se permitió su venta en el stand del editor.

Francisco Núñez del Arco es quiteño, tiene 28 años. Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad de Palermo de Buenos Aires, Argentina, Estudios meta-políticos en el Ateneo San Marcos en Sao Paulo, Brasil, así como cursos de especialización en historia de las religiones comparadas en la Universidad Al-Mustafá de Irán.

fermin.vaca@planv.com.ec

@FerminVaca 

Es muy conocido el apoyo que el industrial norteamericano Henry Ford brindó a la Alemania Nazi. Al extremo de que lo condecoraron con la Orden del Águila Alemana, la más alta medalla que el régimen de Hitler entregaba a los extranjeros. Lo que no se sabía es que la misma condecoración le fue otorgada al canciller del Ecuador Julio Tobar Donoso, así como un préstamo del equivalente a USD 34 millones actuales de dinero que los nazis habían incautado a los judíos para ser invertido en el desarrollo del Ecuador.

Estas son algunas de las sorprendentes revelaciones que Francisco Núñez del Arco, un joven investigador de 28 años, actual presidente del Instituto de Cultura Hispánica de Quito, dice haber encontrado buscando en archivos nacionales y extranjeros durante cinco años.

Que los gobernantes del Ecuador desde 1933 hasta 1945, es decir, los doce años que tardó en desplomarse el 'Reich de Mil años' del hitlerismo, hubieran recibido dinero, condecoraciones y hasta ofrecimientos de ayuda militar en la guerra contra el Perú por parte de Alemania parece resultar sorprendente, en especial, porque ninguno de quienes ejercieron el poder en aquellos turbulentos años en nuestro país decía ser siquiera de derecha: por el contrario, se  trata de figuras como Federico Páez, el general Alberto Enríquez Gallo, José María Velasco Ibarra o Carlos Arroyo del Río, quienes, al parecer, no tuvieron problema alguno en comerciar y negociar con el régimen nazi.

Pero esa no fue la única revelación para Francisco Núñez del Arco. Aunque se había programado para el 27 de noviembre la presentación de su libro en la Feria del Libro que organiza el Ministerio de Cultura, aquella fue cancelada, luego de que el autor recibiera una llamada y un oficio firmado por el ministro de Cultura, Paco Velasco, quien afirma que, de una denuncia anómina, sabían que la obra podría ser una apología del régimen genocida de Hitler, motivo por el cual le exigieron que les mande, en PDF, la obra antes de su publicación.

Oficio en el cual el Ministerio de Cultura expresó su preocupación por una posible "apología del nazismo".

Aunque el joven autor accedió a entregar su libro para la revisión de las autoridades, y aunque su editor se reunió con el ministro Velasco para pedir que primero leyeran la obra antes de censurarla, el acto de  presentación en la Feria del Libro fue cancelada, alegando "motivos de seguridad", pues el Ministerio aseguró que conocía, de un posible acto de repudio contra el autor y su obra. Si bien se permitió su venta en el stand del editor JG. El oficio del ministro Velasco fue con copia a la Defensoría del Pueblo, la misma entidad del Estado que logró la censura del libro de Miguel Cavodevilla y Milagros Aguirre, sobre la matanza ocurrida en la Amazonía.

¿De qué se trata esta obra? ¿Cuáles fueron sus objetivos al realizar esta investigación?

La he realizado durante cinco años. He realizado una investigación bibliográfica y testimonial, por ejemplo, con entrevistas a la hija del ex canciller de la República Julio Tobar Donoso, pasando por refugiados que vinieron después de la guerra, y visitando archivos de otros países como Chile, Argentina, Bolivia, así como en la Biblioteca Aurelio Espinosa Pólit, el Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores, entre otras fuentes. Mi libro concluye invitando al lector a sacar su propia conclusión. El Ecuador tuvo en su momento relaciones con el Tercer Reich. 

¿Y por qué razón una investigación como esta podría provocar la censura del Ministerio de Cultura?

Pues, al parecer, esto está provocando temor -no sé desde qué sectores- que aparentemente están utilizando el Ministerio de Cultura para querer impedir la publicación de mi libro, por una supuesta apología del nazismo o un atentado contra la Constitución. Lo que más preocupa es que el Ministerio de Cultura ni siquiera ha leído mi libro. Están prejuzgando mi obra. Sé que me han investigado personalmente cosa que no me explico. 

¿Estás haciendo una apología del nazismo en tu libro?

Para nada. Estoy mencionando los hechos históricos del momento. Les guste o no. 

¿Y si no hay apología del nazismo, cómo interpretas esta alarma del Gobierno?

No soy un tonto para publicar un libro con mi nombre y presentarlo en una feria internacional del libro si se tratara de algo así. No entiendo cuál es el miedo del Gobierno si sólo describo hechos. No hay apología alguna. No sé de quién sean los intereses; cuando me llamaron me dijeron que hay una denuncia anónima de un grupo que no me quieren decir quiénes son. Ni mi libro ni mi investigación me los ha pagado el Gobierno.

"Ellos nos tenían como un socio estratégico en la región. Querían ganar adeptos en la América del Sur. En la Sociedad de Naciones, votábamos a favor de Alemania e Italia".

¿Tú accediste a mandar al Ministerio el PDF del libro para que lo revisen?

Sí, por buena voluntad. No le vi ningún problema. Pero mis asesores legales me dijeron que no debí hacerlo. Pero si estuviera haciendo una apología no se lo mandaría al ministro.

¿Puede haber una censura similar a la que sufrió el libro de Cabodevilla?

Temo eso. Que me metan preso o impidan la circulación del libro.

¿Cuáles son los descubrimientos que hiciste en tu libro?

Mi libro aborda el periodo entre 1933 y 1945 en el Ecuador. Los presidentes José María Velasco Ibarra, Federico Páez, Alberto Enríquez Gallo, Aurelio Mosquera Narváez y Carlos Alberto Arroyo del Río. Mi fuente es la propia documentación oficial de la Cancillería.

Pero las relaciones diplomáticas entre el Ecuador y el Imperio alemán son muy anteriores a los nazis...

Al final del libro he publicado una cronología. Las primeras cartas de Alemania al Ecuador las manda el káiser Guillermo I al presidente García Moreno, donde le comunica el nacimiento del Imperio alemán. Había en Quito una legación, dirigida por un ministro. Las relaciones se rompieron luego de la Primera Guerra Mundial, por presión de los aliados. Lo mismo ocurrió en la Segunda Guerra Mundial. Hay historiadores que dicen que el Ecuador le declaró la guerra al Eje pero eso no pasó. En 1923 se reestablecen las relaciones entre Ecuador y Alemania.

¿Cómo eran las relaciones entre Ecuador y la República de Weimar?

Portada del libro

Alemania y Ecuador en la primera posguerra tienen una importante relación comercial y económica. En los datos de la balanza comercial de la época, se aprecia que Alemania era nuestro mayor socio europeo y llegó a superar a los Estados Unidos, sobre todo entre 1933 y 1935. Se exportaba cacao, madera de balsa, tagua, banano y hasta petróleo de la península de Santa Elena. Descubrí un dato inédito: para la exportación petrolera en la Península de Santa Elena el Ecuador usó un crédito, de USD 34 millones de hoy en día, que provenía de dineros incautados por los nazis a los judíos, lo que se llamaba sperrmarks, así como para iniciar las obras del ferrocarril Quito-Esmeraldas y el Ecuador sabía que era dinero incautado a los judíos.

¿Qué tipo de créditos eran?

Era dinero con el que no se podía negociar, porque estaba congelado a los judíos que estaban abandonando Alemania. No podía hacerse de ninguna manera, por lo cual recurrieron a la bolsa de Amsterdam. Esto fue negociado por Federico Páez, un hombre que es considerado de izquierda pero luego viró a la derecha. Ese gobierno fue el que más relaciones tuvo, pues condecoró al canciller alemán. En reciprocidad nuestro canciller JulioTobar Donoso fue condecorado con la Órden del Águila Alemana en un grado mayor que la que le dieron a Henry Ford y a Charles Lindbergh.

¿Por qué razón Alemania le haría una distinción tan importante a un país pequeño como el nuestro?

Ellos nos tenían como un socio estratégico en la región. Querían ganar adeptos en la América del Sur. En la Sociedad de Naciones, votábamos a favor de Alemania e Italia. Utilizaban el Ecuador para influir en el resto del continente. La CIA calificó al Ecuador como un gobierno pro nazi, según documentos desclasificados en el 2008. A Arroyo del Río, tal como admite Pérez Pimentel, lo calificaban de pro nazi.

¿Y cuál era la motivación de esa relación?

Era fundamentalmente económica. Nos prestaban plata, nos daban becas, nos compraban cosas. Hay una lista de por lo menos 20 ecuatorianos becados por Alemania en esa época. Un ecuatoriano, Belisario Peña, era el traductor de los discursos de Goebbles al español cuando se transmitían por radio a América Latina. Dos meses antes de la ruptura de relaciones con Alemania en 1941, remiten al Ecuador una declaración pidiendo a nuestra Cancillería que la haga llegar al resto de repúblicas americanas.

Pero los presidentes que tu mencionas tenían una ideología distinta al fascismo de la época, ¿cómo podían haber simpatizado con los nazis? 

Todos mantuvieron esa relación. La influencia del pensamiento nazi fue en todos los niveles, sin distinción de ideologías. Por ejemplo, Juan Manuel Lasso, fundador del Partido Socialista Ecuatoriano, era germanófilo y pedía mejores relaciones con Alemania. Olmedo Alfaro, hijo de Eloy Alfaro y encargado de negocios en Bremen, era otro admirador de Hitler. Alberto Enríquez Gallo se consideraba admirador de Mussollini. Pío Jaramillo Alvarado se inspiró en pensadores alemanes. Hay hasta un editorial del diario El Comercio que es una apología de la Alemania Nazi, publicado en 1934. Pedro Velasco Ibarra escribió que el pueblo del Ecuador estaba a favor del régimen fascista. 

¿Quién hacía el lobby para los nazis acá?

Había una colonia alemana, los diplomáticos alemanes, el Colegio Alemán, fundado en 1917, ecuatorianos como Rafael Pino Roca, quien publicaba a favor de Hitler, entre otros, que propiciaron una relación cordial. La segunda sede del Colegio Alemán es donde está el actual colegio Santo Domingo de Guzmán, en en cuya fachada había una esvástica enorme. En 1935 Velasco Ibarra fue a la inauguración y los niños lo saludaron con el brazo en alto. El colegio fue clausurado en 1942. 

¿Qué dijo Alemania cuando fuimos atacados por el Perú en 1941?

Los informes de la CIA desclasificados en el 2008 indican que Alemania tuvo una posición favorable al Ecuador y no al Perú como se ha dicho. Pío Jaramillo Alvarado sostiene que Alemania y Japón apoyaron al Perú pero no fue así. En la Cancillería se guardan recortes de los periódicos nazis, con artículos favorables al Ecuador, mientras criticaban a los Estados Unidos. Llegaron a ofrecer ayuda militar que se les rechazó. Estados Unidos también nos ofreció ayuda militar pero nunca nos llegó.

"Nuestro canciller, Julio Tobar Donoso, mandó una circular reservada a todos los cónsules del Ecuador en Europa en la cual prohibió visar a judíos al Ecuador".

Se podría pensar que la relación más cercana en América Latina fue con la Argentina de Perón, a donde incluso escaparon varios de los criminales de guerra nazis o con Chile...

Después de Argentina, la relación más cercana fue con el Ecuador. En Argentina había una colonia alemana muy influyente, pero el segundo país más cercano fue el Ecuador. Hubo nazis que llegaron a esconderse después de la guerra.

¿Hubo criminales de guerra nazis  que se escondieron aquí?

Hay el caso documentado de Walter Rauff, un hombre que inventó un tipo de cámara de gas, quien vivió en Quito hasta 1958 y luego fue a Chile (donde murió en 1984, Ndlr). En la Cancillería hay un archivo secreto que no se permite ver a los investigadores. Se cree también que estuvo aquí Heinrich Müller jefe de la Gestapo, y es muy probable que haya llegado acá. (Los restos de este último habrían sido encontrados en los años 90 en un cementerio judío de Berlín, lo que descartaria su huida de Berlín en 1945 Ndlr). 

¿Pero al Ecuador llegó una importante comunidad judía, de sobrevivientes del Holocausto, cómo explica eso?

También llegaron a Argentina y Chile. Pero nuestro Gobierno repatrió a todos los alemanes que estuvieron presos en campos de concentración de Estados Unidos al final de la guerra. Cuál fue la motivación de eso, es difícil saberlo. Nuestro canciller, Julio Tobar Donoso, mandó una circular reservada a todos los cónsules del Ecuador en Europa en la cual prohibió visar a judíos al Ecuador. La prohibición fue estricta y Enríquez Gallo llegó a expulsar a los judíos de nuestro país. Hay un decreto sobre eso.

Pero Israel reconoció al cónsul del Ecuador en Suecia, Manuel Muñoz Borrero, quien dió pasaportes ecuatorianos a 263 judíos perseguidos en Polonia y Holanda en esa misma época...

Sí, pero él fue destituido por Julio Tobar Donoso por haber hecho eso. 

 

RÉPLICA DEL MINISTERIO DE CULTURA A ESTA ENTREVISTA

Carta del Ministerio de Cultura en donde se afirma que la suspensión del acto de presentación de la obra fue una decisión tomada por el editor y no por el Ministerio.

Este portal recibió la carta que subimos en su integridad, en formato PDF, del Ministerio de Cultura y Patrimonio, sobre algunos aspectos de lo publicado en esta entrevista. No obstante, PLAN V nunca afirmó que el libro no se vendió, sino que se informa tanto en el sumario cuanto en el texto de la nota, que la obra estuvo disponible para la venta en el stand del editor JG. Por lo demás, las declaraciones del señor Núñez del Arco transcritas en la entrevista son de su responsabilidad. 

 

 

 

[RELA CIONA DAS]

Club de Andinismo Politécnico: 50 años de pasión por la montaña
Redacción Plan V
Nadie arroja un Libro al Agua: una aproximación a Leonardo Valencia
Andrés Ortiz Lemos
¡Lectoras!
Carlos Arcos Cabrera
Hacia la FIL de Guayaquil 2017
Carlos Arcos Cabrera
Hacia la FIL de Guayaquil 2017
Carlos Arcos Cabrera
GALERÍA
Coqueteando con la esvástica
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El Fondo de Promoción Electoral: ¿botar la plata?
Leonardo Gómez Ponce y Mauricio Alarcón Salvador
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El crimen de Mascarilla bajo una nueva luz
Redacción Plan V
Abacá: esclavitud moderna en los campos de Ecuador
Diego Cazar Baquero y Susana Morán. Fotos y videos: Luis Argüello
Caso Balda: la ONU aboga por Correa y provoca una sacudida diplomática
Jean Cano
Buenos Aires, una bomba de tiempo de la minería ilegal
Redacción Plan V