"La derecha está volviendo a la política de notables": Ricardo Cobo

"La derecha está volviendo a la política de notables": Ricardo Cobo
Para el consultor político, las cartas están echadas en la segunda vuelta, y ambos candidatos tienen un enemigo, que son sus techos electorales. Hay fuertes elementos emocionales en una campaña que podría resolverse por un margen estrecho. La candidatura de Lasso, estima, se ha convertido en una expresión de la derecha tradicional y recibe apoyos de individuos, pero no puede contar con votos endosados.
20 de Marzo del 2017
Redacción Plan V

Ricardo Cobo

es consultor y analista político. Ha trabajado en varias firmas del país. Se inició en Informe Confidencial con Jaime Durán. Actualmente colabora con varios movimientos ciudadanos. 

¿Cómo ve el desarrollo de la segunda vuelta? ¿Es adecuada la búsqueda de apoyos de políticos que ha hecho Lasso? ¿La estrategia de Lenin Moreno le permitirá captar más votantes?

La segunda vuelta es un borra y va de nuevo. Si bien es cierto que se puede leer como una continuidad, pienso que en términos de estrategia y escenarios es una elección totalmente nueva. En la primera vuelta hubo ocho actores, ahora solo hay dos. Los endosos de votos de los candidatos en el Ecuador y en sistemas políticos débiles no son posibles. El endoso de votos apunta a partidos con coherencia ideológica y presencia en los territorios, pero si esto no existe, no tiene sentido hablar de endosos. Las simpatías simplemente no son endosables y hemos visto una campaña muy emotiva en 2017. Esas emotividades no son endosables. En un sistema de partidos tan débiles, en donde lo que hay es tiendas electorales sin cohesión ideológica, podamos hablar de endosos. Lo que los candidatos ven es un candidato, no un partido, y un porcentaje muy reducido tiene una conexión ideológica.

"El endoso de votos apunta a partidos con coherencia ideológica y presencia en los territorios, pero si esto no existe, no tiene sentido hablar de endosos".

¿Esa conexión emocional de la primera vuelta, a favor de quién puede operar?

Esta campaña electoral, en general, se ha caracterizado por un alto componente emocional. Si bien es cierto que en toda campaña se apela a las emociones, en esta campaña se ha apelado a un voto emotivo y emocional. Esta característica está muy acentuada en la campaña de Lasso. En el caso de Moreno, hay que considerar que es un candidato de Gobierno. No creo que su discapacidad física sea un elemento emotivo en este proceso, sino más bien la referencia al Gobierno, y a una campaña en la que pretende despertar emociones por medio de lo que han hecho en el poder. Son dos apelaciones emocionales distintas, pero la campaña tiene un altísimo componente emotivo.

El presidente Correa ha dicho que parte del voto femenimo de Viteri podría ir hacia PAÍS, mientras Jaime Nebot asegura que ese quince por ciento ha sido endosado a Lasso. ¿A dónde crees que vaya?

Yo creo que afirmar que el voto de Viteri es femenino es aventurado. En su caso fue regional, específicamente proviene de Guayaquil, que es la plaza de los socialcristianos y Madera de Guerrero. Viteri puso mucho peso en su campaña en Guayaquil y Guayas, a su plaza histórica, no sé si para acentuar su dominio en la zona porque no creían tener proyección nacional, o si cometieron un error de campaña al trabajar los territorios dóciles. 

¿Qué pasará con el voto de Dalo Bucaram y de las izquierdas?

En esos casos hay que precisar que el componente ideológico se diluyó en alianzas individuales. Hay gente, hay sujetos que salen a decir apoyo a Lasso pero no a su plan de gobierno. En torno de Lasso se está tejiendo una unión de sujetos, pero no alianzas políticas o electorales. El componente siguen siendo solo dos figuras en el escenario. Sobre el voto de las llamadas izquierdas, creo hay un electorado incómodo con la situación, y más que el supuesto endoso de Moncayo o Bucaram, se volvería a esa frase que se dijo en la campaña entre Abdalá Bucaram y Rodrigo Borja. En esa época, la gente decía: "te odio Bucaram porque me obligas a votar por Borja", es algo así lo que va a ocurrir. Pero Paco Moncayo no tiene capacidad de endosar votos, la propia Izquierda Democrática se está saliendo de ese sendero. 

¿Cómo entender el caso de la votación de Paco Moncayo?

El general Moncayo no logró concentrar el voto de la izquierda. Era un candidato difícil, pues había un electorado con el 46% de componentes juveniles y él no logró concentrar el punto de vista de las izquierdas. Alianza PAÍS ocupa el espacio de la izquierda y nadie se lo disputa. En lugar de eso hay una derecha que se ha convertido en un proyecto totalmente derechista, y eso nos ha llevado a la polarización actual.

"Alianza PAÍS ocupa el espacio de la izquierda y nadie se lo disputa".

¿Por qué se han vuelto muy de derecha si el discurso de Lasso y Viteri ha sido coherente con sus tesis: liberalismo económico, conservadurismo moral, no se puede decir más bien que eso les ha hecho crecer?

Hay que entender que la candidatura de Lasso ha tenido varios tiempos y ha evolucionado. Tiene al principio un discurso ciudadano. Luego una segunda etapa que fue Compromiso Ecuador, en donde se sumaron individuos y no organizaciones políticas. Luego se pasó a un Lasso como sinónimo de CREO y Cauce Democrático. Se ha convertido en una campaña que expresa a la derecha tradicional, a la derecha histórica, que se toma las fotos con los notables de la derecha desde los 80. Lasso pretende lucrar del anticorreísmo, pero tanto él como Moreno tienen un enemigo que es realmente sus techos electorales. El techo de Lasso es de concreto y el de Moreno es el desgaste de diez años de Gobierno. Están buscando fisuras donde crecer. 

Analistas como Pablo Cuvi y Eduardo Gudynas sostienen que el electorado se ha derechizado en el Ecuador. ¿En esa medida, es más bien beneficioso recurrir a figuras de la derecha?

Creo que están equivocados. El Ecuador más bien sigue a la izquierda, si seguimos usando esas categorías. Lo que ocurre es que la izquierda no logró articular una alternativa coherente, mientras Alianza PAÍS no tiene una ideología definida. PAÍS tiene un discurso de izquierda pero no ha logrado una consolidación ideológica, mientras la derecha busca recuperar espacios. La base de la derecha ecuatoriana eran los caciques locales en las provincias, como Luis Mejía en Imbabura, esas eran sus baterías de ataque, pero ahora no los tiene. Por eso han vuelto a la política de notables, a los tiempos de Camilo Ponce Enríquez y los grandes notables. Es una estrategia electoral y sus resultados se verán en votos.

"La derecha a vuelta a la política de notables, a los tiempos de Camilo Ponce Enríquez y los grandes notables. Es una estrategia electoral y sus resultados se verán en votos".

El discurso de esa derecha que describes no suscribe los valores de la nueva derecha mundial. Mientras Trump critica el feminismo, la corrección política y el marxismo cultural, aquí se limitan a liberalismo económico y una cierta indefinición ideológica. ¿Cómo explicar eso?

El discurso de la nueva derecha mundial le impediría a Lasso crear esas correas de transmisión con la vieja guardia de la derecha local. Dudo que Osvaldo Hurtado o Rodrigo Paz se tomarían una foto con una dirigente GLBT. Hay que diferenciar el discurso de campaña del ideológico. En campaña, el discurso depende del marketing. Se dice lo que conviene decir. 

¿Cómo se desarollarán las próximas semanas de campaña?

El tiempo que falta es corto. A estas alturas el objetivo es romper los techos y eso depende de las estrategias. El manejo de campaña será clave. En el electorado hay muchos indecisos que se decidirán a boca de urna. Los candidatos no han logrado convencer a muchos indecisos. 

¿Habrá un escenario similar al de Venezuela en la elección Maduro-Capriles, que se quede el oficialismo por un margen muy pequeño?

Como ecuatoriano espero que haya un resultado claro que evite que se produzcan hechos violentos, cuyo germen ya vimos en las protestas ante la sede nacional del Consejo Nacional Electoral. Haciendo un análisis imparcial, Moreno parte con un diez por ciento de ventaja que si se mantiene no dará lugar a dudas ni a conflictos el día de las elecciones. Lasso ha hecho una especie de operación sicológica de estilo militar en su campaña y eso nos puede conducir a terrenos inciertos. Ojalá haya una distancia visible entre ambos candidatos.