Back to top
3 de Enero del 2019
Historias
Lectura: 13 minutos
3 de Enero del 2019
Redacción Plan V
César Vernaza, el escurridizo ‘Empresario’

Imagen de la captura de alias 'El Empresario', César Vernaza, en Cali, después de que se escapara de la cárcel de máxima seguridad La Roca, de Guayaquil, en 2013. 

 

Después del caso de Telmo Castro, otros personajes acusados de graves delitos también están libres. Conocido con el alias de ‘El Empresario’, las autoridades de Ecuador y Colombia vincularon a César Vernaza con el cartel de Sinaloa. Ha sido procesado dos veces por asesinato y una por extorsión y en todos esos casos fue ratificada su inocencia. Pero cuando fue capturado en el 2012, el ministro del Interior, José Serrano, consideró que fue uno de los golpes más fuertes contra el crimen organizado. Está libre desde octubre pasado y asegura no buscar venganza ni con Serrano. En su último juicio, Jickson G., acusado de ser su cómplice, fue detenido en el caso de tráfico de armas a alias Guacho que involucró militares.

El 8 de febrero de 2012, en la oficina 201 de un edificio ubicado en la calle Ricaurte entre Córdova y 10 de Agosto, en Portoviejo, fue encontrado el cuerpo del abogado Wellington Alcívar con dos disparos. En el lugar, se hallaron seis carpetas con las siguientes rotulaciones: “denuncia a la Presidencia”, “acción de protección”, “indagación previa por amenazas”. El perito que revisó los documentos afirmó en el juicio que se trataban de “denuncias en torno a amenazas que había tenido el abogado Alcívar” y en la mayoría de ellos estaba el nombre de César Vernaza. A la fecha de ese proceso judicial, según los testimonios de los agentes, Vernaza ya registraba tres detenciones: una en el 2007 en Esmeraldas por asesinato; y dos en el 2002 por asociación ilícita y robo.

El relato del investigador fue una de las pruebas que presentó la Fiscalía para acusar a Vernaza del asesinato de Alcívar. En 2012, Vernaza era considerado por las autoridades ecuatorianas como el líder de la banda Los Templados que operaba sobre todo en Esmeraldas, pero también en Pichincha, Santo Domingo de los Tsáchilas y Manabí. Entre los crímenes que la Policía imputó a la organización estuvieron asesinatos, trata de personas, tenencia ilegal de armas, tráfico ilícito de estupefacientes, asaltos, robos a entidades bancarias y comerciales. Su captura, el 16 de abril de 2012, fue calificada como “uno de los golpes más fuertes al crimen organizado” y exaltada por el entonces ministro del Interior, José Serrano. A ‘El Empresario’ se lo vinculó con el cartel de Sinaloa.

César Vernaza fue dueño del centro de tolerancia ‘El Imperio’, ubicado en la vía Esmeraldas-San Mateo, donde hubo una balacera y murieron dos personas. Estos crímines le fueron imputados a ‘El Empresario’.

Cuando Vernaza se escapó de la cárcel de máxima seguridad La Roca 10 meses después de su detención y recapturado en Cali dos meses después, los medios colombianos titularon que cayó “el capo del narcotráfico en Ecuador”. Según la Policía colombiana, su estancia en el país vecino –además de huir de la justicia ecuatoriana– fue para crear nuevas rutas para el narcotráfico a través del Pacífico. La revista Semana publicó que la banda era sospechosa de transportar y guardar cargamentos de droga para ‘El Chapo’ Guzmán, los cuales pasaban por Ecuador.

Alcívar, en cambio, era un abogado esmeraldeño que denunció a la Policía y hasta el entonces presidente Rafael Correa sobre las amenazas que llevaba sufriendo desde hace algún tiempo. Según sus familiares, las intimidaciones comenzaron desde que llevó el caso por el asesinato de su hermano en Esmeraldas. “En esa investigación pudo descubrir que el señor Cesar Demar Vernaza era integrante de una banda de traficantes de órganos y esa fue la causa que originó la muerte de su hermano”, dijo un testigo llamado por la Fiscalía. Alcívar archivó sus denuncias y notas de prensa donde aparecía. En su oficina, los investigadores encontraron recortes de El Universo y del Diario Manabita. En este último la nota de prensa decía: “Ex protegido de víctimas y testigos denuncia que lo quieren matar”. En efecto, Alcívar perteneció a ese programa de protección. “En caso de que me asesinen está documentado y notariado, de quién y quiénes serían los responsables, documentación que también la tiene mi familia en Europa, para entregarlo a la prensa internacional en caso de que resultare asesinado”, dijo el abogado antes de ser asesinado, un hecho que conmocionó al país pues el Ejecutivo le había ofrecido protección.

Por el asesinato de Alcívar, Vernaza fue llamado a juicio en calidad de autor. “Las investigaciones realizadas por la Fiscalía General del Estado han llegado a determinar que el hoy acusado tiene participación directa en este crimen”, manifestó el fiscal Jaime Alcívar. Pero Vernaza dijo que jamás conoció al abogado y que su hija había visto en Facebook comentarios de Alcívar contra Vernaza. Su defensa agregó que Alcívar “ni si quiera estaba seguro de quién venían esas amenazas”.


"No me siga ultrajando", le dijo Vernaza al exministro José Serrano en un video de Youtube el 5 de abril de 2013. "Nunca he sido narcotraficante". "En cualquie momento usted caerá por su propio peso", continuó. En el video también se refirió al presidente Rafael Correa  y le pidió que revise su proceso. "No tenga miedo".

El Tribunal Primero de Garantías Penales de Manabí, conformado por los jueces José Ferrín Vera, Narcisa Santana García y Paola Miranda Durán, aseguraron que “no existe prueba directa y plena” contra Vernaza por lo que le confirmaron la inocencia en septiembre de 2014. En diciembre de ese mismo año, el caso llegó hasta la Corte de Manabí por la apelación de la Fiscalía y en esa instancia los jueces confirmaron la inocencia de Vernaza. Lo mismo pasó en la Corte Nacional en el recurso de casación. La Fiscalía en esa última audiencia no fundamentó su pedido y por lo tanto los jueces consideraron el abandono del recurso en abril de 2015. 

Wellington Alcívar era un abogado esmeraldeño que denunció a la Policía y hasta el entonces presidente Rafael Correa sobre las amenazas que llevaba sufriendo desde hace algún tiempo. Acusó a César Vernaza.

‘El Empresario’ quedó absuelto de su segunda acusación por asesinato. La primera pertenece a un proceso más viejo, del 20 de mayo de 2011. Ese día, los esmeraldeños Cristóbal Alexandre Colorado Matamba y Gary Javier Ávila Gaona fueron abaleados en el centro de tolerancia ‘El Imperio’, ubicado en la vía Esmeraldas-San Mateo. En el cuerpo de Colorado Matamba había 24 orificios. El dueño del local era Vernaza y fue vinculado al caso. Pero en su defensa afirmó que ese día estuvo en Guayaquil. “En su recorrido hacia dicha ciudad va visitando varios ‘nigth club’, va contratando varias mujeres para que trabajen la semana siguiente en su ‘nigth club’”, afirmó su defensa.

En primera instancia, Vernaza fue sobreseído provisionalmente tanto él como los procesados Mauricio Arroyo y Enrique Portocarrero. Ivonne Boada, jueza Temporal del Juzgado Segundo de Garantías Penales de Esmeraldas, no encontró “elementos suficientes de investigación”. La Fiscalía “no ha podido demostrar el nexo causal con dicho resultado típico, respecto de cada uno de los imputados a los que ha acusado, basándose únicamente en dos versiones”. Pero luego fueron sentenciados a 25 años de cárcel por asesinato. El caso subió hasta la Sala Única de la Corte Provincial de Esmeraldas. Su presidente encargado, Agapito Valdez, sufrió una amenaza: su auto fue incendiado. El exministro Serrano afirmó que la jueza Boada había contactado al juez Agapito Valdez “para convencerlo de reducirle la pena de 25 años de prisión determinada para Vernaza” y planteó su destitución. Pero aún se desconoce en qué terminaron las investigaciones contra la funcionaria judicial.

Pero el 18 de octubre de 2017, los conjueces del Tribunal de la Sala Penal, Penal Militar, Penal Policial y Tránsito de la Corte Nacional de Justicia, en el recurso de revisión, declararon inocente a Vernaza por el delito de asesinato y ese mismo día emitieron el oficio y la boleta de excarcelación la cual fue presentada en el Centro de Rehabilitación Social, zonal 8 de Guayaquil. Salió libre, pero un día después fue detenido nuevamente.

Esta vez, la Fiscalía había pedido su prisión preventiva por un delito de supuesto extorsión. La demandante era Alodia B., quien aseguró haber recibido amenazas durante 36 días por mensajes y llamadas telefónicas por parte de Vernaza. El tiempo de los hechos ocurre, según la ofendida, mientras Vernaza estuvo en la cárcel y a la espera de la audiencia de casación en la Corte Nacional. “Por lo que el señor Job Vernaza (padre del acusado) solicita a la señora Alodia B. mediante sus amistades logre inferir en la decisión de los jueces de Corte Nacional, por lo que la señora Alodia Borja, manifiesta que no podría inferir en la decisión de los jueces, más sin embargo, podría revisar el estado del proceso, conforme a reunión mantenida con el señor Job Vernaza en Quito”.

Jickson G., vinculado al proceso de extorsión contra Vernaza, fue arrestado otra vez por tráfico de armas en el caso que involucró a militares en la venta de armas a alias Guacho.

Días después, Alodia B. recibió un depósito de USD 35.000 en su cuenta destinados para el pago de la defensa de Vernaza, pero la casación fue negada. Los agentes determinaron que los mensajes salieron desde la cárcel y eran amenazas de carácter extorsivo” para que regrese el dinero. Al proceso también fue vinculado Jickson G., quien también se benefició del recurso de revisión en la Corte que les otorgó la libertad en 2017. Pero exactamente un año después fue arrestado otra vez por tráfico de armas en el caso que involucró a militares en la venta de armas a alias Guacho, asesinado por Colombia en diciembre pasado. Ha sido acusado de transportar armas a grupos irregulares y aún enfrenta esa proceso.

En el juicio por extorsión la Fiscalía sostuvo lo siguiente: “De las interceptaciones realizadas al señor Vernaza se determina su planificación con una tercera persona, en la que acuerdan utilizar a la administración de justicia para denunciar a la señora Alodia B. por el delito de estafa y cobrarle más dinero del que se le habría depositado, reconociendo en la misma interceptación que Alodia B. le habría devuelto USD 20.000”. Alodia B. fue procesada por estafa y cumple su pena en Esmeraldas. Pero en su juicio, familiares de Vernaza afirmaron que entregaron el dinero porque supuestamente la acusada tenía influencias políticas y era amiga de los jueces.


5 de octubre de 2018. Después de seis años de prisión y de ser declarado inocente en el proceso por extorsión, César Vernaza (de naranja)  dio una ruedad de prensa junto a su abogado donde dijo que no buscará venganza y que Serrano puede estar tranquilo. Foto: EL COMERCIO

Por ese caso, el 20 de octubre del 2017 Vernaza fue detenido y un año después declarado por tercera vez inocente. A su salida él junto a su abogado, Andrés Molina, dio una rueda de prensa. El 8 de octubre de 2018, Molina dijo que su cliente salió de la cárcel por falta de pruebas. “La Fiscalía nunca pudo probar la culpabilidad del señor Vernaza”. Desmitió cualquier vínculo de Vernaza con Sinaloa. “En todos los procesos ha salida ratificada su inocencia, no tienen ninguna sentencia condenatoria por asesinato o narcotráfico”. “Jamás he extorsionado a nadie, no tengo necesidad de hacer eso”, dijo Vernaza quien aseguró no buscar venganza con nadie, ni con jueces ni fiscales. También le envió un mensaje al exministro José Serrano a quien amenazó cuando se escapó de la cárcel: “él también puede estar tranquilo, no tengo nada en contra de él”. Vernaza estuvo seis años preso. 

GALERÍA
César Vernaza, el escurridizo ‘Empresario’
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El crimen de Mascarilla bajo una nueva luz
Redacción Plan V
Abacá: esclavitud moderna en los campos de Ecuador
Diego Cazar Baquero y Susana Morán. Fotos y videos: Luis Argüello
Caso Balda: la ONU aboga por Correa y provoca una sacudida diplomática
Jean Cano
Buenos Aires, una bomba de tiempo de la minería ilegal
Redacción Plan V