Back to top
2 de Enero del 2019
Historias
Lectura: 16 minutos
2 de Enero del 2019
Fermín Vaca
Periodista político. Es editor de PLANV. Ha trabajado en los principales periódicos de Ecuador en la cobertura de política y actualidad. 
Las cartas electorales para 2019 ya están sobre la mesa

Fotomontaje: PlanV

En las principales ciudades del país hay una gran cantidad de candidatos para prefectos, alcaldes y ediles. 

 

Cerca de 80 mil personas se han inscrito para participar en las elecciones seccionales de marzo de 2018. El poscorreísmo produjo una gran cantidad de ofertas electorales que se plasman en hasta 17 candidatos a alcalde en Quito y Guayaquil. Para Gustavo Larrea, las elecciones demostrarán que el centroizquierda y no la derecha, tienen todavía amplio respaldo electoral.

Con 18 candidatos a alcalde en Quito y 17 en Guayaquil, las elecciones seccionales de este mes de marzo evidencian una importante atomización de las fuerzas políticas.

Solo para alcalde de la capital se han inscrito José Vásquez (ADE),  Xavier Buendía (Centro Democrático), Jorge Yunda (Unión Ecuatoriana), Paco Moncayo (ID-Democracia Sí-Vive), Pablo Dávalos (PK), María Sol Corral (Partido Socialista), Juan Carlos Holguín (CREO),  Juan Carlos Solínes (Podemos), César Montúfar (Concertación),  Andrés Benavides (PSP), Carlos Sevilla (Libertad es Pueblo),  Luisa Maldonado (Compromiso Social),  Édgar Jácome (Adelante Ecuatoriano Adelante), Paola Vintimilla (PSC),  Olivia Sarzosa (Justicia Social),  Andrés Pasquel (Avanza), Víctor Hugo Erazo (Fuerza EC) y Patricio Guayaquil (Todos). 

En algunas ciudades de Guayas, como Durán y Daule, se ha postulado para alcalde 21 y 18 personas, mientras que en Cuenca ya hay 13 candidatos. La gran cantidad de postulaciones, estimó el analista político Gustavo Isch, tiene relación con el cambio del modelo político en el país, que supera el autoritarismo de partido único que caracterizó al correato y, en su lugar, plantea una gran participación política de nuevas organizaciones. 

Para el consejero del Consejo Nacional Electoral, Luis Verdesoto, esto no es necesariamente adecuado. Verdesoto cuestiona un modelo electoral que obliga a que las fuerzas políticas tengan representación en los niveles cantonales y parroquiales, por lo que propone reformas al Código de la Democracia que permitan concentrar los esfuerzos políticos en lugar de difuminarlos. 

 

Luis Verdesoto estima que el país debe considerar un nuevo mecanismo para controlar la proliferación de movimientos políticos, pues, en su opinión, la recolección de firmas se ha demostrado como ineficiente.

Verdesoto estima que el país debe considerar un nuevo mecanismo para controlar la proliferación de movimientos políticos, pues, en su opinión, la recolección de firmas se ha demostrado como ineficiente. Además. el consejero del CNE cree que hay muchas organizaciones políticas que platean candidaturas por recibir pequeños estímulos financieros sin que ello implique un mejoramiento de la calidad de la política. 

Isch, de su lado, sostiene que la "gran mayoría" de las candidaturas no tienen ninguna opción y sus esfuerzos políticos solo provocan el efecto de crear apatía entre los electores. El consultor político estima también que la gran cantidad de candidatos "no es positiva" y solo evidencia "un diseño electoral ineficiente y perverso". 

Por su parte, José Cabrera, consejero del CNE, informó que hasta el 2 de enero había 80.281 candidaturas inscritas, y se habían  recibido 33 impugnaciones, 16 han sido resueltas y 17 faltan por resolver. 

Cabrera recordó también que los candidatos tendrán una campaña de 45 días que deberá iniciar el 5 de febrero. Con 40.276 juntas receptoras del voto en toda la República, se espera que los escrutinios avancen con rapidez. 

Para el consejero del CNE, debe haber una reforma sobre el control de los movimientos políticos. "Cuando se firma para una organización política lo puede hacer como adherente y adherente permanente. Los permanentes son aquellos que participan activamente, y los adherentes solo firman y a veces ni saben que firmaron para la inscripción". Cree que es importante que todos aquellos que firman por un movimiento sean considerados adhrentes permanentes para que aumente el grado de compromiso con las organizaciones políticas. El consejero reconoce que las personas que apoyan con firmas no necesariamente terminan votando por las organizaciones que suscribieron. 

Pero el panorama electoral aún es complejo. El director del movimiento Democracia Sí, Gustavo Larrea, pasó revista con PLANV  los sucesos políticos más importantes del 2018 e hizo un análisis del panorama electoral para estas elecciones seccionales. 

   ENTREVISTA   

Gustavo Larrea,  Democracia Sí

"La centroizquierda va a ganar en la Sierra, la Amazonía y partes de la Costa"

En una oficina del norte de Quito, Gustavo Larrea alistaba, a fines de 2018, su agenda electoral para los comicios de marzo de 2019. Político de larga trayectoria, fue el primer ministro de Gobierno de Rafael Correa, de quien luego se distanció y se convirtió en uno de sus críticos más acérrimos. 

Con encuestas y sondeos de opinión en la mano, que asegura los produce gente de su entorno y de su absoluta confianza, Gustavo Larrea, argumenta sobre las perspectivas de las próximas elecciones.

Ahora está al frente de Democracia Sí, un movimiento de centro izquierda que ha realizado varias alianzas electorales en varias de las provincias más pobladas del país. Con encuestas y sondeos de opinión en la mano, que asegura los produce gente de su entorno y de su absoluta confianza, Larrea, argumenta sobre las perspectivas de las próximas elecciones. Para él, mientras en la región se evidencia un giro hacia la derecha en países como Argentina, Colombia o Brasil, en el Ecuador la tendencia de centro izquierda en la que milita obtendrá un importante triunfo en las elecciones seccionales, por encima de las fuerzas de la derecha con base en Guayaquil.

Larrea también estima que estas elecciones evidenciarán el colapso político del correísmo más ortodoxo, que sufrió en 2018 una gran derrota con el triunfo del SÍ en la consulta popular. 

¿Cómo vio el año político en 2018?

El hecho más importante fue la consulta popular del 4 de febrero. Fue el espacio para reencontrar el rumbo democrático de la nación. Fue un hecho histórico, el pueblo señaló un rumbo de recuperación democrática, con el mandato al nuevo Consejo de Participación de Transición. También se expresó la derrota política del modelo autoritario que gobernó el país en la década pasada. A los pocos días ocurren el ataque a San Lorenzo, el secuestro y asesinato de los periodistas de El Comercio, la muerte de militares y de una pareja de turistas. Esta reacción del narcoterrorismo golpea el éxito democrático de la nación. Por eso creo que esos hechos no fueron casuales, sino una acción deliberada, para escamotear la victoria política del pueblo.

¿Cuál es su evaluación del Consejo de Participación Transitorio?

Hay aciertos y errores: un error fue la confirmación del Consejo de la Judicatura. Se debió conformar un Consejo definitivo en lugar de uno de transición con falencias. Debió haber más celeridad en ese tema. Entre los éxitos está el de las autoridades electorales, la Corte Constitucional, a pesar de demoras en el tema de la Fiscalía. En este año el país debe reencontrar la institucionalidad. La concentración del poder en una mano debilitó las instituciones democráticas. 

¿Esa transición también significó un reacomodo en la gestión política dentro del Ejecutivo?

El Gobierno tuvo un proceso complejo de transición. Moreno anunció recuperar la democracia y las libertades, y eso generó un conflicto interno en Alianza PAÍS que motivó la salida de Correa y su gente más cercana. El presidente Moreno ha tenido que manejarse con una mayoría parlamentaria en la que PAÍS aún tiene una fuerza muy importante. Ha habido cambios en la política exterior, que ha dejado de ser solo ideológica y ahora tiene relaciones con todos los países del mundo. Debemos tener apertura hacia Europa, Asia, América. Esto obligó a cambios en la Cancillería. El actual equipo político del Gobierno es un bloque de fuerzas, es un Gobierno de centro izquierda y debe ir hacia un Gobierno de unidad nacional. 

"Ha habido cambios en la política exterior, que ha dejado de ser solo ideológica y ahora tiene relaciones con todos los países del mundo. Debemos tener apertura hacia Europa, Asia, América".

¿Cuáles han sido las estrategias de la oposición?

Creo que ha habido dos tipos de oposición, una oposición cerrada que no ha admitido ningún cambio, que se niega a ver realidades evidentes sobre el país, y que creen que el actual Gobierno es una continuación del anterior y eso no es verdad. Yo identificó dos oposiciones: la una es el correísmo y la otra la extrema derecha. Ambos han jugado a la desestabilización del Gobierno. Hay otras fuerzas que son más sensatas y han apoyado al Gobierno con una mayoría en la Asamblea Nacional. 

¿Tiene un futuro político Rafael Correa?

Ha sido un año difícil, perdió la consulta, no logró el triunfo del NO. Vino, dio la cara y perdió. Tiene una derrota electoral, un problema jurídico y su decisión de no responder a la justicia. Más allá de lo jurídico, me parece más significativa su derrota política. Veremos qué pasa en marzo, estimo que no le serán favorables los resultados electorales. 

¿Cree usted que hay coordinaciones políticas entre las derechas y el correísmo?

Es posible que las haya. Más que coordinación hay coincidencias, no actúan de forma espontánea. Me refiero a los errores de Guillermo Lasso y al correísmo. En el proceso electoral, Guillermo Lasso va a tener que sufrir el hecho de que la realidad del país no es la que él cree que es. La situación económica del país es difícil, la crisis no se puede enfrentar con medidas populistas. La Ley de Reactivación Productiva es importante, la nuestra es una sociedad de propietarios que debe ser consolidada. El país no puede seguir subsidiando a los estratos medios y altos, si hay subsidios deben ser para los pobres. Este año hay que focalizar los subsidios. 

En el Legislativo han vuelto las "mayorías móviles", ¿cómo interpretar ese fenómeno?

En el caso ecuatoriano, particularmente por la composición de nuestro país, en donde no tenemos una sola fiesta de independencia sino muchas, vemos una gran diversidad que también se expresa en lo político. El Parlamento debe tener mayorías concertadas, con una línea clara de inclusión social. 

¿La Asamblea Nacional ha logrado retomar el concepto de la fiscalización?

Va retomando lentamente ese rol, pero es aún un proceso lento. La Legislatura debe retomar su función cada vez con más fuerza, también sobre el actual Gabinete. Aún le falta mucho para recuperar esa función. 

¿La justicia sigue siendo una comisaría a las órdenes de la clase política? ¿Se puede esperar un sistema judicial serio, independiente y confiable?

Ese es el reto, lograr que la justicia esté a las órdenes de la ley y la verdad, no de ningún funcionario público. Hemos vivido una época en la que se ordenaban sentencias en cadenas de televisión. Ha habido cambios, pero aún faltan en la Fiscalía, que debe ser más ágil, en la Corte Nacional de Justicia hay ministros valiosos. La justicia debe actuar dentro del Estado de derecho. 

La Contraloría ha realizado auditorías y producido informes. ¿Qué perspectivas tienen esas acciones de control?

La Contraloría ha hecho un trabajo interesante, que se debe complementar con la acción de la Fiscalía. Si alguien se llevó fondos públicos debemos saber quién fue. 

 

"La centroizquierda va a tener mayoría. No es real que la derecha tenga una hegemonía. Hay que ver qué pasa en el interior del país, la centroizquierda va a ganar en la Amazonía y en la Sierra y en algunas de la Costa".

Las fuerzas políticas se posicionan frente a las elecciones seccionales de marzo. ¿Cómo ve el escenario electoral?

En estas elecciones vamos a ver la corelación de fuerzas políticas actual en el país. Vamos a ver si es la que algunos intuyen. Es muy importante decidir en las urnas el futuro del país. Si bien no es determinante para las elecciones del 2021, si dará indicios de hacia dónde vamos en los próximos años. 

¿Cree que habrá sorpresas en estos comicios?

La centroizquierda va a tener mayoría. No es real que la derecha tenga una hegemonía. Hay que ver qué pasa en el interior del país, la centroizquierda va a ganar en la Amazonía y en la Sierra y en algunas de la Costa. El correísmo está debilitado, pero aún existe, tiene aún legisladores y alcaldes. Pienso que CREO no tiene fuerza en la Costa, más que en Manabí y en Los Ríos. No van a tener un gran respaldo en la Sierra, salvo tal vez en Loja, en Azogues, eso lo veremos en las urnas. Los socialcristianos tienen fuerza en Guayaquil, pero aún podemos ganar la alcaldía en esa ciudad con Centro Democrático. Tienen presencia en Guayas, El Oro y Los Ríos, pero siguen sin fuerza en la Sierra. Creo que podrían tener posibilidad en la Alcaldía de Ambato, en la Prefectura de Bolívar, tal vez en la Prefectura de Cañar. Al final vamos a poder contarnos las fuerzas políticas del país. Hay un montón de fuerzas que no existen, están inscritas pero no tienen ni 100 mil votos, cuando deberían tener unos 500 mil. 

Pero algunos de esos movimientos sin votantes están dedicados a cabildeos y a maniobras políticas, ¿es legítimo hacer esa política sin respaldo electoral?

La política electoral expresa la relación real de fuerzas y quiénes existen realmente. Hay otros que tienen capacidad de cabildeo o representan una relación de fuerzas de hace dos años que ya no es la misma que ahora. Las acciones de Moreno tendrán una repercusión electoral.

¿Cómo ve usted la situación en Quito con 18 postulantes para alcalde metropolitano?

Las alcaldías se ganan en una sola vuelta. Y en 20 años no ha habido apoyos de más del 50%. En el caso de Quito salvo la candidatura de Paco Moncayo que es una alianza, hay candidatos que van solos. La gente pide experiencia y creo que eso se expresará en las urnas. Democracia Sí ha tenido un trabajo constante, hace dos años no nos dejaron participar por orden de Correa. Este año logramos la inscripción, entregamos cerca de 900 mil firmas. Hemos hecho trabajo en las 24 provincias y en todos los cantones. 

 

GALERÍA
Las cartas electorales para 2019 ya están sobre la mesa
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El Fondo de Promoción Electoral: ¿botar la plata?
Leonardo Gómez Ponce y Mauricio Alarcón Salvador
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El crimen de Mascarilla bajo una nueva luz
Redacción Plan V
Abacá: esclavitud moderna en los campos de Ecuador
Diego Cazar Baquero y Susana Morán. Fotos y videos: Luis Argüello
Caso Balda: la ONU aboga por Correa y provoca una sacudida diplomática
Jean Cano
Buenos Aires, una bomba de tiempo de la minería ilegal
Redacción Plan V