Las diez turbulencias de TAME

Las diez turbulencias de TAME
La aerolínea, cuyas acciones pertenecen en su mayoría al Estado y a la Fuerza Aérea, registra una serie de problemas financieros asociados con las rutas fallidas, los accidentes, la falta de liquidez y la omisión sistemática de procedimientos de control, según informes de la Contraloría General del Estado.
29 de Febrero del 2016
Redacción Plan V

La falta de control en los recursos de TAME no es una novedad. Una de serie de informes de auditoría interna y de la Contraloría General del Estado, a los que tuvo acceso este portal, revelan que la Empresa Pública, cuyas acciones pertenecen al Estado ecuatoriano y en menor medida a la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) tiene una serie de problemas asociados con el manejo de sus administradores y sus decisiones comerciales. 

Creada en 1964 como una dependencia de la FAE, Transportes Aéreos Militares Ecuatorianos (TAME) fue convertida en 2011 en una Empresa Pública, sucesora de otra razón social, TAME Línea Aérea del Ecuador. Por medio de un decreto ejecutivo de 2012, los altos oficiales de la FAE salieron del directorio de la empresa, que pasó a ser presidido por delegados del Ejecutivo. 

Según declaraciones de la actual gerenta de la Empresa, Paola Carvajal, las pérdidas de TAME en 2014 fueron de USD 10 millones, mientras que en 2015 alcanzaron por lo menos USD 48 millones, lo que suma USD 58 millones en los dos últimos años. El origen de algunas de estas pérdidas está en la operación de rutas como la Quito-Sao Paulo (Brasil) que habría generado no menos de USD 10 millones en contra. Así mismo, la aerolínea estatal dejará de operar desde el aeropuerto Mariscal Sucre de Quito hacia Nueva York y Lima y lo hará desde el aeropuerto José Joaquín de Olmedo de Guayaquil. El anuncio ocasionó la preocupación de pasajeros que ya tenían comprados sus boletos desde Quito hacia el aeropuerto JKF de Nueva York, quienes deberán salir o llegar a Guayaquil y de ahí tomar un vuelo doméstico, lo que alargará tres horas su viaje. 

Carvajal responsabilizó a "las decisiones de ex gerentes" de la situación de la aerolínea. Según Carvajal, sus medidas y recortes permitirían ahorros de menos de USD 30 millones durante el 2016. La gerente precisó que se venderían por lo menos cuatro aviones Embraer y se terminaría el arrendamiento de dos más, con lo que la estatal dejaría de operar los aviones brasileños.

1.- Las "causas" de la crisis

Foto: Diario el Universo

Raúl Fierro, ex gerente de TAME, había anunciado la superación de los problemas económicos para 2015. 

Apenas en mayo de 2015, Raúl Fierro, gerente subrogante, había dicho que las pérdidas de TAME desde 2012 se debían a "apertura de operaciones internacionales, mayor competencia entre aerolíneas, precio del combustible, mudanza al nuevo aeropuerto de Tababela en la capital, tarifas aeroportuarias". Así mismo había afirmado que "en el 2014, la situación financiera mejoró por el incremento de las tarifas aéreas, consolidación de rutas y aumento de la ocupación en los vuelos". Fierro llegó a afirmar que la aerolínea estatal llegaría al equilibrio económico en 2015 y que para 2016 podría incursionar en nuevas rutas internacionales, como "Madrid, Chicago y Los Ángeles". Los resultados del ejercicio, sin embargo, fueron de cinco veces más en pérdidas, según la propia información oficial, por lo que los vuelos a Europa ya no han sido mencionados por los ejecutivos de TAME. 

2.- Un mercado con nuevos actores 

Actualmente, el mercado aéreo nacional está bajo el control de las aerolíneas de capital extranjero LAN (de origen chileno) y Avianca (de Colombia), con lo que TAME apenas cubre el 38% de la ruta Quito-Guayaquil, el 50% de la ruta Quito-Cuenca y el 34% de la Guayaquil-Galápagos. Las aerolíneas de capital privado nacional han desaparecido del escenario, con la venta de Aerogal, de la familia Sommerfeld a Avianca y la quiebra de Ícaro, de la familia Saltos. 

3.- Las ganancias ficticias que fueron al ISSFA

Durante el proceso de disolución de la anterior razón social, se dispuso que todas la ganancias debían pasar directamente al Fondo de Pensiones del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (ISSFA) que, además, era el beneficiario del 10% de las ganancias de todas las empresas de las Fuerzas Armadas.

Así, al 31 de diciembre de 2012, el capital social de TAME era de USD 39 millones 744 mil 872 de los que USD 31 millones 800 mil pertenecían directamente al Gobierno Nacional y los USD siete millones 944 mil 872 pertenecían a la FAE.

38%

De la ruta Quito-Guayaquil-Quito es atendida por la empresa nacional TAME. 

Es por ello que, en 2007, año en que TAME obtuvo una supuesta ganancia de USD 56 894,53, se transfirió al ISSFA el 10% de esa cifra, calculado en USD 5.689, 45. Pero estudios posteriores de la situación económica de la Empresa, según la Contraloría, permitieron determinar que no había ganancia, sino una pérdida millonaria de USD tres millones 913 mil 642, por lo que nunca se debió transferir al ISSFA el dinero. Según el informe de la Contraloría, el ISSFA no había realizado la devolución del dinero, a pesar de los pedidos de la empresa.

Adicionalmente, según un reporte de la consultora Deloitte, durante los años 2009 y 2010 TAME seguía contando en su nómina a oficiales y tripulantes de la FAE, cuyos sueldos eran pagados por la Fuerza Aérea, que a cambio recibía servicios de TAME. Según la consultora, estos valores no se han podido cuantificar debidamente. 

4.- Los repuestos inservibles e imposibles de vender 

326.827

dólares en repuestos inservibles para aviones Fokker estaban en las bodegas de TAME. 

TAME mantenía en stock una serie de repuestos para sus aviones marca Fokker, una constructora de aviones de los Países Bajos que ya no existe, y Embraer, empresa aeronaútica brasileña que en 2006 le vendió cinco aviones de pasajeros a la estatal ecuatoriana, financiados con un crédito del Banco de Desarrollo de Brasil. Aunque los aviones Fokker dejaron de operar y los Embraer han sido en su mayoría vendidos, informes de la Contraloría y la auditoría interna de la aerolínea revelan que, al 31 de diciembre de 2012, en las bodegas de material aeronáutico de TAME había repuestos para aviones Fokker avaluados en por los menos USD un millón 818 mil 497. Según un informe de Contraloría, los respuestos de los Fokker no se han podido vender por falta de interesados y es probable que haya que declararlos parte de las pérdidas. Una cosa similar ocurre con los respuestos de los aviones Embraer, cuyo tiempo de operación en la flota de TAME fue más bien corto. Hasta agosto de 2015, según un informe de la Contraloría, había en las bodegas de TAME repuestos para los aviones Embraer 170 que fueron vendidos en 2013 por un valor estimado de USD 535.136,62. De este valor, TAME ha declarado repuestos totalmente inservibles a por lo menos USD 326.827,27, puesto que una parte podría usarse en los aviones tipo Embraer 190. El material de repuestos inservibles, entonces, supera los dos millones de dólares. 

5.- La impagable deuda de un avión estrellado

7'355.000

dólares era el saldo de las deudas externas de TAME que se iniciaron en los años 80 con la compra de aviones Boeing.  

Al intentar aterrizar en Cuenca, la mañana del 11 de julio de 1983, un Boeing 737-200 nuevo de fábrica, que había comprado TAME, se estrelló, matando a las 116 personas abordo, en la peor catástrofe de la aviación ecuatoriana. Por increíble que parezca, un saldo de la deuda externa con la que se compró el avión estrellado en Cuenca todavía no se paga. Las deudas externas de TAME se originaron en 1980, cuando se resolvió comprar a la Boeing un 727 y el malogrado 737, por un valor de USD 30 millones, que fueron financiados en un 85% con créditos de bancos de Estados Unidos. Con la renegociación de los Bonos Global y de la deuda externa del país en 2009, se determinó que las deudas externas de TAME, contraídas en los años 80, alcanzaban todavía la suma de USD siete millones, 355 mil 352, que fueron dados de baja de las de cuentas de la empresa sin que haya una autorización formal del Ministerio de Finanzas, lo que significa, según detalla la Contraloría, que los pasivos de TAME están "subestimados". 

6.- Las rutas fallidas 

7'722.292

de dólares es lo que perdió TAME entre 2007 y 2009 por volar a rutas domésticas que no eran rentables. 

Los recientes vuelos internacionales no rentables no serian la única causa de la crisis económica de TAME. En su afán de ensayar rutas, TAME ha registrado pérdidas millonarias en sus operaciones dentro del país. Según otro informe al que tuvo acceso este portal, entre 2007 y 2009, las pérdidas de TAME en los vuelos domésticos fueron de USD siete millones 722 mil 292. Durante ese periodo, TAME perdió dinero al operar rutas como la Guayaquil-Manta, la Quito-Portoviejo, Tulcán-Cali y Esmeraldas-Cali. En esas rutas TAME no logró vender más del 50% de sus asientos. Para el 2010, las rutas que generaban más pérdidas habían sido cerradas. Fue en la ruta Quito-Tulcán que se produjo el accidente del vuelo 120, el 28 de enero de 2002, cuando por error de pilotaje un Boeing 727-100 se estrelló contra el volcán colombiano Cumbal, cuando intentaba aterrizar en Tulcán, lo que produjo la muerte de los 94 ocupantes del avión. Desde 2009 que la Contraloría ha advertido a TAME que su política de subsidiar rutas con baja ocupación afecta a la rentabilidad de la empresa. 

7.- El plan de avionetas que se quedó a la mitad 

Un informe de la Contraloría, del periodo comprendido entre 2012 y 2014 puso la lupa sobre las operaciones de la filial de TAME en la Amazonía, creada para brindar servicios de transporte en avionetas en la Región Amazónica. El informe precisa que TAME compró tres avionetas tipo Kodiak con capacidad para nueve pasajeros y un piloto, para servir en las pistas de la Región Amazónica.  Las tres aeronaves costaron USD seis millones 978 mil 889, 30 y fueron entregadas para su operación a TAME Amazonía, con el objetivo de que atendieran la demanda de las pistas ubicadas en las comunidades indígenas y campesinas del interior de la región. Según el informe, TAME incumplió las normas de contratación pública en la compra de las aeronaves, al no justificar el proceso de contratación en el exterior de las avionetas. Supuestamente, el objetivo de la compra de las tres avionetas eran servir a por lo menos 68 destinos y, según un proyecto elaborado por la Senplades, se debían de comprar por lo menos seis naves de este tipo. El informe de la Contraloría establece que se han enlazado solo 20 destinos con la mitad de la flota propuesta. Esto se debe, precisa el informe, a que al elaborar el proyecto no se tomaron en cuenta aspectos como la densidad poblacional, el estado de las pistas y los rangos operacionales de las naves adquiridas. 

8.- El seguro de un avión que se fue en gasto corriente 

El accidente de otro avión de TAME, un Embraer que se salió de la pista del antiguo aeropuerto Mariscal Sucre en 2011, fue el origen de inesperados ingresos para la empresa estatal, justo en momentos en que la incautación de divisas en Venezuela afectaba la operación de TAME.

En 2008, TAME adquirió a la empresa brasileña Embraer tres aviones, dos tipo 170 y uno de tipo 190. La transacción fue de USD 77 millones. El 16 de septiembre de 2011, el Embraer 190 se salió de la pista y quedó inservible, por lo que se declaró su pérdida total. Estaba asegurado en USD 25 millones 400 mil y el beneficiario de la póliza, contratada con Seguros Colonial, era el Estado ecuatoriano, por medio del Ministerio de Finanzas.

25400000

de dólares recibió TAME por una póliza de seguro de los que más de 18 millones se fueron en gastos corrientes. 

Para 2012, los recursos pagados por la aseguradora llegaron a las cuentas de TAME en el Banco Central. Pero habían normas expresas, en un decreto ejecutivo y en las disposiciones de un fideicomiso para que todos los recursos que entraran por concepto de indeminizaciones -como era este caso del pago de la poliza- debían ser utilizados en abonar a la deuda de las aeronaves compradas a crédito al Brasil. 

En junio de 2015, la Contraloría pudo establecer que del total del dinero, solo USD siete millones 86 mil 774 con 32 centavos se usaron en pagar la deuda con la Embraer. El resto fue al gasto corriente de la empresa estatal. En efecto, TAME se gastó por lo menos USD 18 millones 479 mil 544 con 30 centavos en cosas como "pago a proveedores", pagos de nómina, al IESS y al SRI, arrendamiento de otros aviones, mantenimientos, entre otros gastos administrativos. 

9.- Las inconsistencias en la venta de pasajes 

Los problemas para cuantificar las ventas fueron observados desde 2009 en un informe presentado por Deloitte. Desde septiembre de aquel año, el Gobierno dispuso que todas las empresas del sector público deben comprar boletos de TAME. Para el 31 de diciembre de 2009, había pasajes por cobrar a entidades del Estado cuanficados en no menos de USD 845 mil.

La Contraloría examinó en 2014 el sistema de venta de pasajes Flycard y también encontró varias novedades. La más importante, fue que una agencia de viajes llamada Eclipse Tours emitió boletos de TAME valorados en por lo menos USD 307 598 de los que solamente pagó USD 33 875,29 con lo que el perjuicio para la aerolínea estatal fue de USD 273.741.

10.- Las millonarias multas por demoras de vuelos 

654.276

dólares es el valor de las multas en contra de TAME por demoras y suspensión de vuelos entre 2011 y 2013. 

Otro informe de la Contraloría, esta vez del año 2015, examinó los costos que las multas por demoras en los vuelos le ha ocasionado a la aerolínea estatal, entre 2011 y 2013. Según el organismo de control, TAME fue procesada por la autoridad aeronáutica en 208 ocasiones por irregularidades en los vuelos, con multas estimadas en por lo menos USD 654 mil 276. Del total de procesos, 119 (57%) se deben a demoras de vuelos, 57 (28%) a vuelos cancelados, 32 (15%) vuelos no autorizados y solo 78 procesos (32%) fueron desestimados. 

Solo durante el año 2013, los gastos por atención a los pasajeros como consecuencia de las demoras fueron de USD 128.307,92, según precisa la Contraloría en su informe.