El conflicto electoral condiciona la agenda opositora

El conflicto electoral condiciona la agenda opositora
A varios líderes de oposición consultados por este portal, la incertidumbre sobre los resultados del 2 de abril los llama a la cautela. Mientras Pachakutik y el movimiento indígena se pronunciarán esta semana, en el Partido Social Cristiano se cree que un Gobierno de Moreno podría tener algunos matices distintos a los del correísmo más ortodoxo. Montecristi Vive se sumó a los pedidos de abrir las urnas impugnadas.
07 de Abril del 2017
Redacción Plan V

Cautela. Esa es la tendencia entre varias oposiciones, a la espera de que el conflicto por los resultados del domingo de abril se resuelva a favor de Lenin Moreno -que ya se proclamó presidente electo- o del magnate Guillermo Lasso, quien pide un reconteo nacional. 

El viernes 7 de abril, los líderes de CREO estimaron en cerca de 4200 las actas que contendrían supuestas irregularidades, tanto en el aspecto numérico cuanto en las firmas de los integrantes de las mesas. La cifra alcanza casi el 10% del total de 42 mil mesas en todo el país. A pesar de que la Ley no establece el recuento nacional en ningún caso, CREO insistió en que las actas que, en su opinión, presentan irregularidades, son suficiente motivo para abrir todas las urnas. Según el control electoral de CREO, los resultados favorecen a Lasso con más del 50% de los votos, por lo que mantienen su reclamo frente a los anuncios del CNE. 

La semana pasada concluyó con un impasse en redes sociales entre el presidenciable de CREO y el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, cuando el primero consideró que el burgomaestre socialcristiano, quien se ha declarado su aliado en la segunda vuelta, lo estaba llamando a "perder con dignidad". Aunque Nebot aclaró que no se refería a él, sino que comentaba sobre su propia experiencia política en una entrevista radial, quedó claro que en las filas del PSC no se descarta el escenario de que se confirme el triunfo de Moreno y el país tenga cuatro años más de un correísmo "descafeinado". Nebot había hecho un llamado a CREO a que presente de manera sólida y documentada las impugnaciones con las pruebas que afirma tener. 

Mientras tanto, la Fiscalía allanó las oficinas de la encuestadora CEDATOS, de propiedad de Polibio Córdova, por un posible delito de falsificación y atentado contra la fe pública. La firma y el canal Ecuavisa difundieron un exit poll que daba como ganador a Lasso, y el Ministerio Público tendría dudas sobre su preparación. De su lado, Santiago Nieto, de Informe Confidencial, dijo que su empresa no realizó ninguna encuesta a boca de urna, a pesar de que CREO sostiene que sus datos también la daban la victoria. 

La Fiscalía allanó las oficinas de la encuestadora CEDATOS, de propiedad de Polibio Córdova, por un posible delito de falsificación y atentado contra la fe pública. 

El PSC apoya abrir las urnas

Para el asambleísta reelecto por Tungurahua (PSC)  Luis Fernando Torres, el CNE debe abrir las urnas de las actas impugnadas, pero sostiene que las protestas en algunas ciudades del país no son solamente de naturaleza electoral, sino como el resultado de la forma en la que Alianza PAÍS ha ejercido el poder. Torres afirma que Moreno tendrá otro estilo, pues sería "una ingenuidad" repetir el mismo libreto de Rafael Correa. "No hay las condiciones y el país reclama un giro", asegura Torres. Sobre la apertura de la totalidad de las urnas, Torres dice que es una "aspiración legítima" de CREO, que. sin embargo, choca con la realidad de la legislación ecuatoriana, que tiene claros requisitos que se deben de cumplir. Para el asambleísta, el CNE debe abrir las urnas de todas las actas impugnadas, pero reconoce que habrá una "holgada" mayoría de PAÍS en la Asamblea, que, inclusive, podrá superar los 74 escaños, pues teme que algunos que actualmente son opositores terminen votando con el oficialismo. Es decir, para Torres, el bloque de PAÍS, con un eventual triunfo de Moreno, podría tender a crecer. 

Para Luis Fernando Torres, el bloque de PAÍS en la Asamblea, con un eventual triunfo de Moreno, podría tender a crecer más que a reducirse.

El problema político de Moreno, afirma Torres, no va a ser de mayorías, sino de contentar a la opinión pública, en especial, tomando en cuenta el desgaste político del Legislativo. El control de PAÍS sobre los tres principales poderes del Estado se mantendría, pero con una opinión pública que no va a tolerar excesos. Sobre la relación con la prensa, Torres cree que Moreno deberá tener una mejor relación con los medios, aunque no le será fácil separarse de la sombra de Rafael Correa. "Es posible que el nuevo Gobierno mande señales sobre que será algo más tolerante", asegura. 

En la misma línea está la asambleísta nacional (PSC) Cristina Reyes, quien aseguró que el apoyo de Madera de Guerrero al reclamo de Lasso se debe a que "por la paz social, la única salida es abrir las actas" en todas las impugnaciones realizadas por CREO. Reyes dijo que la voluntad popular no puede ser torcida ni amañanada y criticó que se haya usado el término de "irreversible" en los resultados electorales. Reyes dijo que el artículo 138 del Código de la Democracia reglamenta los casos en los que se pueden hacer las aperturas de urnas, y llamó a la transparencia en el proceso. 

Reyes dijo que el control electoral realizado por CREO permite que se proceda a la impugnación de los resultados y a dar paso a un conteo voto a voto y aseguró que el CNE no puede negar ese derecho del presidenciable Lasso.

Para la asambleísta, el anuncio de Alianza PAÍS de "adherirse" a las impugnaciones de CREO contrasta con las amenazas del Gobierno contra ciudadanos y medios de comunicación por pronunciarse sobre estos temas. Reyes dice que "el país está dividido" y que hay "versiones divergentes". 

Para la asambleísta, los resultados cuestionados obligan a CREO a probar su impugnación y su postura es el conteo voto a voto de cada urna. Reyes dijo que se debe reformar el sistema electoral para que no esté controlado por un solo partido político. 

En las izquierdas no le creen a Moreno 

De su lado, Juan Cuvi, a nombre del colectivo de izquierdas Montecristi Vive, emitió un pronunciamiento sobre la situación. Según el pronunciamiento, "el 2 de abril nuestra frágil democracia fue derrotada por el desprestigio en que ha caído el Consejo Nacional Electoral. Resulta vergonzoso que, a las puertas de cumplir dos siglos como República, el país no cuente con una institución electoral confiable, que garantice uno de los derechos más importantes y fundamentales de la convivencia social. El acumulado de casi una década de autoritarismo, de atropello a las leyes y de escamoteo de la democracia le está pasando una grave factura a la fe pública. El CNE le ha restado total legitimidad al próximo presidente de la República, sea quien fuere finalmente ungido".

Montecristi Vive llamó a "impulsar la transparencia respecto del último proceso electoral. Por lo tanto, al menos se debe dar paso al conteo de votos de las juntas que formalmente se impugnen, por el bien del gobierno que resulte, del país y la democracia".

Montecristi Vive llamó a "impulsar la transparencia respecto del último proceso electoral. Por lo tanto, al menos se debe dar paso al conteo de votos de las juntas que formalmente se impugnen, por el bien del gobierno que resulte, del país y la democracia. Montecristi Vive le toma la palabra a Alianza País y respalda la decisión de recontar los votos, pero siempre y cuando se lo haga desde un sincero afán de transparencia. En ese sentido, demandamos también una auditoria del sistema informático utilizado en el proceso electoral de la primera y la segunda vuelta. No aceptaremos ningún tongo ni amarre de trastienda para legitimar al binomio oficialista. Por ello, exigimos que el reconteo de votos cuente con una veeduría del más alto nivel nacional e internacional, que garantice la pureza del proceso".

Para el ex ministro Alberto Acosta, la falta de confianza en la institución electoral impide la garantía mínima de transparencia. El próximo Gobierno, cree, tendría una carga enorme de ilegitimidad. Sobre el llamado de Lasso a abrir todas las urnas, Acosta dijo que se debe dar paso a las impugnaciones de todas las actas que han sido presentadas por CREO, ya que, en su opinión, Alianza PAÍS debe apoyar la transparencia en los comicios. Un gobierno de Moreno, asegura, tendrá que enfrentar la polarización de la sociedad y una grave crisis económica. Propuso también una veeduría internacional del sistema informático, que garantice el respeto a la voluntad popular. Dijo que no es "imposible" hacer un recuento de todos los votos, que le daría al país ciertas certezas sobre lo que ocurrió el 2 de abril. 

Sobre la situación de las izquierdas, y de los grupos que apoyaron la candidatura del general (r) Paco Moncayo, dijo que están "en una encrucijada histórica". La tendencia, cree, está entrampada en la coyuntura electoral, pero "perdió el rumbo" y ha "perdido contacto con los elementos fundacionales", como son los trabajadores, la organización popular, los derechos de las mujeres, las demandas de los ecologistas, una transformación decolonial y reencontrarse con la democracia. "Las izquierdas deben aprender a conjugar el verbo democracia y replantearse la política, no desde el Estado, sino desde las comunidades y la sociedad". 

Acosta dijo que no le da ningún beneficio de la duda a Lenín Moreno sobre que pueda enmendar algunos de los errores de Rafael Correa. Dijo que Moreno es un títere de Correa, que no pudo escoger ni siquiera su binomio. Criticó la exigencia de Moreno de ser tratado como "presidente electo" lo que evidencia que tiene "poco talante democrático y apertura".

"Las izquierdas deben aprender a conjugar el verbo democracia y replantearse la política, no desde el Estado, sino desde las comunidades y la sociedad", cree Alberto Acosta. 

Para el presidente de turno del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), Ángel Sánchez, hay dos cosas claras en este momento. En primer lugar, cualquiera de los dos candidatos deberá enfrentar una crisis política y económica, y, en segundo lugar, debe haber transparencia en el proceso electoral. Para Sánchez, los movimientos sociales se han declarado "vigilantes" frente a lo que ocurra con ese proceso, pero esperan que la "mano extendida" de Moreno sea una afirmación real. El dirigente sindical no descartó "acciones de hecho y de derecho" así como movilizaciones de protesta para que el nuevo Gobierno cumpla las ofertas de campaña.

Sobre el "paro nacional" al que llama Andrés Páez, Sánchez aseguró que primero se deben respetar los procedimientos previstos en las leyes, y llamó a Lasso a presentar todos los documentos de prueba en sus impugnaciones ante el CNE. El FUT se reunió con todas las centrales sindicales y la UNE, y establecieron ahí sus primeras posturas. Los dirigentes del movimiento indígena se encuentran fuera del país, por lo que no asistieron a la cita. 

La asambleísta indígena Lourdes Tibán confirmó que no hay todavía una postura tomada en el movimiento indígena y en Pachakutik sobre el conflicto, pero estima que esta semana se determinará. Tibán dijo a PLANV que el Gobierno "no va a permitir" cambiar su supuesto triunfo, pero apoyó el reconteo de todas las actas que han sido cuestionadas por CREO. Pidió también que se aclare "por qué se apagó el sistema electoral", como ha sido denunciado por CREO. 

Tibán dijo que no se pronunciarán sobre un eventual Gobierno de Lenín Moreno hasta que no se aclare la situación electoral. "No está oficializado y no vamos a dar un criterio sobre alguien que no es oficial", dijo al referirse a Moreno Garcés. "No es presidente hasta que no termine el proceso de impugnaciones", precisó la asambleísta. 

"No es presidente hasta que no termine el proceso de impugnaciones", precisó la asambleísta Lourdes Tibán. 

Tibán se mostró escéptica sobre que Lenín Moreno gobierne con mayor humildad que el presidente Rafael Correa: "la humildad, la tolerancia se demuestran con hechos", afirmó. y anunció que Moreno "va a continuar con las sabatinas, con los insultos. Quien con el lobo se junta a aullar aprende y mucho habrá aprendido en los diez años de las malas mañas de Correa".

Sobre la votación de los indígenas a favor de CREO, dijo que se debió a una "decisión colectiva" de los indígenas de no darle "ni un voto al correísmo", decisión que fue acatada por las comunidades indígenas.