El Gobierno de Lenin Moreno se reinventa con la salida de Vicuña

El Gobierno de Lenin Moreno se reinventa con la salida de Vicuña
La renuncia de María Alejandra Vicuña a la Vicepresidencia de la República y el fortalecimiento de por lo menos dos fuerzas políticas al interior del Ejecutivo, en desmedro de los rezagos de la ortodoxia correísta, son los dos principales hechos deja la crisis de Gabinete que gatilló la dimisión de Fander Falconí a Educación. La sucesión presidencial está en juego ante la salida de Vicuña. La terna ha sido ya remitida a la Asamblea Nacional. Ganadores y perdedores de la jornada.
03 de Diciembre del 2018
Fermín Vaca


Texto de la declaración de María Alejandra Vicuña en la que dimite de la Vicepresidencia de la República. Léalo aquí.

María Alejandra Vicuña, política guayaquileña y líder de la Alianza Bolivariana Alfarista renunció la tarde del 4 de diciembre de 2018 a la Vicepresidencia de la República, cargo al que había llegado al encabezar la terna que el presidente Lenin Moreno presentó a la Asamblea Nacional tras la salida de Jorge Glas. La rápida caída de Vicuña, denunciada por una supuesta red de diezmos con sus empleados legislativos y criticada por su gestión al frente de la reconstrucción de Manabí y Esmeraldas, se produjo un día después de que el presidente Lenin Moreno la dejó sin las cuatro funciones adicionales a su atribución constitucional de sucederlo. 

El lunes 3 de diciembre, presidente Lenin Moreno tomó la palabra y, con su tono habitual, se refirió a la necesidad de respetar el pensamiento ajeno y, de ser posible, de rodearse de personas con ideas distintas.

En el Salón Amarillo de Palacio de Gobierno, ante los retratos de los presidentes del pasado, que miran desde el friso de madera tallada a los gobernantes del presente, Lenin Moreno hizo un anuncio que casi pasa inadvertido. Hizo el ademán de aquel que olvida mencionar algo importante, entretenido en una conversación. Y de pronto, confirmó los rumores de que había decidido aplicar a María Alejandra Vicuña —la correísta del Guayas que colocó como primera en la terna cuando le tocó enviar a la Asamblea Nacional los nombres para nuevo vicepresidente— la misma receta que en su momento aplicó a Jorge Glas. 


El presidente Lenin Moreno hizo un nuevo llamado al diálogo y la tolerancia en su discurso. 

Lenin Moreno hizo un anuncio que casi pasa inadvertido. Hizo el ademán de aquel que olvida mencionar algo importante, entretenido en una conversación. Y luego declaró que dejaba sin funciones a María Alejandra Vicuña. 

Los perdedores: la salida de Vicuña y Fander Falconí 

Ante las denuncias por presunta concusión contra Vicuña, a quien un ex asesor legislativo acusa del cobro de diezmos -que ella no ha negado, pues, ha dicho, su movimiento Alianza Bolivariana Alfarista no recibe dinero de la banca ni del Estado sino de sus militantes- el presidente decidió "liberar" a Vicuña de sus tareas como vicepresidenta de la República. Eso significó que la política guayaquileña decidiera renunciar la tarde del día siguiente. Automáticamente, Vicuña había quedado en el mismo "congelador" político en que en su momento estuvo Jorge Glas, pero con la diferencia de que ella prefirió salir del Gobierno. 

En una carta de renuncia de dos páginas, hecha pública en redes sociales, así como en un vídeo, Vicuña destacó que ha estado en política desde los 14 años, pero que desde que asumió el cargo fue víctima de ataques de todo tipo que atribuye al hecho de que es "mujer y de izquierda". 

Reiteró que la denuncia de cobrar diezmos es "una bajeza" y criticó nuevamente al canal Teleamazonas que, asegura, nunca le pidió su versión. 

Vicuña cuestionó que una moción legislativa haya recibido 77 votos, sin que antes le hayan pedido comparecer ante la Asamblea Nacional para explicarse. 

La ex vicepresidenta cree que la campaña en su contra se debió a que hay sectores que no quieren que en la Vicepresidencia haya una mujer de izquierda, y que solo buscan el poder para servirse de él. "Todos saben que esta canallada es por el cargo que ocupo", dice la ex vicepresidenta, quien también menciona a su hija, y destaca que su pedido de licencia podría alimentar rumores de inestabilidad o muerte cruzada.

Vicuña defiende su gestión en la reconstrucción de Manabí y Esmeraldas y realiza dos citas, una de la política Nela Martínez y otra de Eugenio Espejo. 

La Asamblea Nacional debe conocer y aprobar la renuncia, lo que daría paso a la elección de un nuevo vicepresidente de una terna enviada por el Ejecutivo. 

Las funciones adicionales que tenía la ex vicepresidenta -su función constitucional era suceder al presidente en caso de falta temporal o definitiva- eran cuatro, se precisó en Palacio: favorecer las políticas y programas relacionadas con la economía popular y solidaria, coordinar la articulación con el representante de la Función Ejecutiva ante el Consejo Directivo del IESS, presidir el Comité de Reconstrucción de Esmeraldas y Manabí y realizar el seguimiento de las acciones para el cumplimiento de los resultados de la Consulta Popular. 

Mientras tanto, en Palacio de Gobierno, el secretario presidencial Juan Sebastián Roldán confirmó que el jefe del Estado viajará fuera del país en estos días, pero se encuentra analizando los nombres para un posible terna que deberá ser enviada a la Asamblea Nacional. El plazo es de 30 días. 

La "liberación"

Según informó minutos después el Palacio, la ex vicepresidenta era quien había pedido tal "liberación". En una carta firmada el 3 de diciembre, Vicuña, quien apenas la semana pasada había descartado tajantemente que vaya a renunciar, pedir licencia o dejar sus funciones, precisa que "el proceso de defensa que debo sostener en la Fiscalía General del Estado, por investigaciones motivadas por denuncias que se difundieron sin contraste alguno en un medio de comunicación y con evidente malicia la semana pasada, me obliga a planificar mi legítima defensa con mi equipo jurídico, y con la finalidad de no distraer el cumplimiento de las múltiples funciones que usted me ha encomendado", ha resuelto pedir una licencia sin remuneración hasta el 31 de diciembre del presente año. La vicepresidenta arremete así contra el noticiero del canal Teleamazonas, que publicó la declaración juramentada de su ex asesor, pero no se compromete criticando a nadie dentro del Gobierno. Nuevamente, apela a la retórica antiprensa tan preciada en los círculos correístas. 

El Gobierno aclaró, sin embargo, que la solicitud de licencia sin sueldo la debe dirigir a la Asamblea Nacional y no al presidente Moreno, lo que significaría que el mandatario no la concedió. 

La decisión le había sido sugerida públicamente por la ministra del Interior, María Paula Romo, en una entrevista televisiva, en Ecuavisa, pero se concretó recién esa mañana. Las funciones de la vicepresidencia han pasado automáticamente a José Agusto Briones, secretario general de la Presidencia, quien también asumirá las funciones de la Secretaría de Planificación. El objetivo, dijo el presidente, es volver al esquema de una Secretaría General de la Administración, que fue desmantelado paulatinamente por el correato. 

La situación para Vicuña, estima el analista político Gabriel Hidalgo, es ahora compleja. Él ha señalado que hay por lo menos cuatro escenarios para la sicóloga y ex asambleísta del bloque correísta.

El primero, destaca Hidalgo, es el exhorto ocurrido la semana pasada en la Asamblea Nacional, en el que 77 legisladores le invitaron a renunciar. Sin embargo, la moción, propiciada por Fabricio Villamar (CREO-Pichincha) no logró todavía el margen de 91 votos, es decir, las dos terceras partes de la cámara, necesarios para una censura y destitución de la vicepresidenta. En la oposición, como en varias ocasiones ha admitido Villamar, se sabe que sin los votos de la ortodoxia correísta, que fluctúan entre 30 y 40, no es posible alcanzar la mayoría calificada. El bloque correísta, entre tanto, podría mantenerse firme en sostener a Vicuña, pero es aún prematuro para afirmarlo. Gabriel Hidalgo cree que si bien el exhorto no tiene ninguna fuerza legal, no es menos cierto que tiene un peso político que puede ser significativo. 

En la oposición, como en varias ocasiones ha admitido Fabricio Villamar (CREO), se sabe que sin los votos de la ortodoxia correísta, que fluctúan entre 30 y 40, no es posible alcanzar la mayoría calificada en la Asamblea.

Un segundo escenario es la posibilidad de abrir un juicio político, aunque para ello se necesita una calificación de la Corte Constitucional, y al no haber este organismo, no se podría dar paso al juicio. Para el analista, sin perjuicio de ello, no está por demás que el proceso se inicie en la Legislatura.

El tercer escenario sería en la justicia, en donde Vicuña deberá responder a las indagatorias sobre el presunto delito de concusión que ha denunciado el ex legislador Andrés Páez. Ese escenario, señala Vicuña en su carta de licencia, es lo que le motiva a reunirse con sus abogados para planificar su defensa. Para esa planificación, destacó Vicuña, se requiere de una licencia sin sueldo. 

En un cuarto escenario, para Gabriel Hidalgo, se podría alegar una grave conmoción nacional, pero se requiere para cesar a la vicepresidenta la mayoría de 91 votos y en el Legislativo, de momento, podría no haberlos. 

Sea cual sea el futuro, ante la renuncia de Vicuña, se deberá nombrar otro vicepresidente de una terna enviada por el actual mandatario. Sería el segundo vicepresidente que ocupa el cargo sin haber participado en elecciones y en caso de falta temporal o definitiva del actual mandatario, podría llegar a ocupar la Presidencia de la República hasta terminar el actual periodo. 

La sucesión presidencial

Las fuerzas políticas están mirando el futuro del Gobierno con interés. Para una fuente cercana a la Función Electoral, uno de los escenarios que manejan los políticos, de cara a las elecciones presidenciales de 2021, es consolidar el modelo de un gobierno de transición hacia un nuevo ciclo. Si el interinazgo de Fabián Alarcón abrió el camino para un nuevo pacto político, no se podría descartar que el Gobierno de Moreno tenga que, para mantenerse estable, recurrir a pactos de amplio espectro con las principales fuerzas de la oposición, como el PSC de Jaime Nebot y el CREO de Guillermo Lasso. En el escenario de un gobierno que sea simplemente de transición y pavimente el camino para nuevas fuerzas políticas, estimó la fuente, elementos claramente identificados con Rafael Correa, como el ex ministro de Educación, Fander Falconí, o la vicepresidenta María Alejandra Vicuña no tienen espacio posible. 

Si el interinazgo de Fabián Alarcón abrió el camino para un nuevo pacto político, no se podría descartar que el Gobierno de Moreno tenga que, para mantenerse estable, recurrir a pactos de amplio espectro con las principales fuerzas de la oposición.

¿Pero cuál podría ser el trasfondo de alterar la sucesión presidencial? La posibilidad de la "muerte cruzada", un curioso mecanismo previsto en la actual Constitución que no se ha usado nunca hasta el momento, podría significar que se disuelva la Asamblea Nacional y se convoque a elecciones, pero eso significa que, durante al menos ocho meses, el actual presidente o quien esté ejerciendo el poder Ejecutivo, gobernaría por medio de decretos-leyes, una figura que Gabriel Hidalgo asimila a una especie de dictadura, pero que, sin embargo, podría ser muy complicado de aplicar. 

¿Se puede descartar una eventual renuncia del presidente Moreno? Aunque el jefe del Estado ha dicho está "cansado" del poder, Gabriel Hidalgo cree que es poco probable una dimisión voluntaria del actual mandatario, pero no descarta que entre los ministros nombrados hoy en Palacio de Gobierno, pueda estar la persona que eventualmente encabece la terna para nuevo vicepresidente. 

El nuevo equilibrio de poder en Palacio: los tres ganadores de la tarde 

La cita en Palacio de Gobierno no tenía por objeto anunciar la situación de Vicuña, sino, en rigor, el posesionar a varios ministros. Tras el pedido de renuncias por fin de año, que fue interpretado como una "crisis de Gabinete", el presidente Moreno ratificó de manera automática al ministro de Economía, Richard Espinosa, y al de Relaciones Exteriores, José Valencia.

El mensaje fue claro en la decisión del Gobierno de mantener dos grandes políticas sin alteración, en primer lugar, la económica, que plasmó en la Proforma del 2019, que inicia procesos de ajuste sin ocultar la gravedad del déficit fiscal, y, la otra, las relaciones exteriores, marcadas por un paulatino acercamiento a los Estados Unidos de Donald Trump y el alejamiento —que incluyó el retiro de embajador en Caracas— con la Venezuela de Maduro y los países del socialismo del siglo XXI, agrupados en la moribunda ALBA. 


María Paula Romo suma a sus funciones al frente de la Policía la gestión política del Régimen, en un Ministerio de Gobierno. 

La única renuncia que fue aceptada de manera inmediata fue la de Fander Falconí, ex ministro del correato, quien se fue denunciando que el régimen hacía recortes en la educación que afectarán a los más pobres. Falconí era un sobreviviente del primer gabinete de Moreno, que heredó varias de las figuras del correísmo que fueron aceptadas por el nuevo presidente. En su lugar, ha sido nombrado Milton Luna, un educador y experto en temas educativos que es identificado como cercano a Democracia Sí, el movimiento que lidera Gustavo Larrea. Larrea, si bien no tiene ningún cargo en el Gobierno, se ha aplicado a fondo en alianzas políticas con miras a las elecciones seccionales, en especial, con Jimmy Jairala, cuya candidatura a alcalde de Guayaquil apoya públicamente. 


Milton Luna, quien recientemente criticó los recortes presupuestarios en Educación, llega a esa Cartera de Estado. 

Foto: Archivo PlanV

Por los menos dos de los nuevos ministros son del entorno de Gustavo Larrea. 

Otro de los posesionados hoy en Palacio es Marlo Brito, quien ocupa el cargo de director del Centro de Inteligencia Estratégica. Surgido de la Senain, los servicios secretos del correato dedicados al espionaje político, el Centro de Inteligencia pasa ahora a otra persona identificada como cercano a Gustavo Larrea desde hace varias décadas. Su designación se habría basado en la necesidad de tener un hombre de confianza del presidente —es también un antiguo conocido del mandatario desde hace por lo menos tres décadas— más que en su perfil, pues Brito es un periodista titulado que se ha desempeñado como gestor cultural. 

Jose Agusto Briones, un hombre que forma parte de la Fundación Fidal, de las hermanas Rosalía y Claudia Arteaga, se convierte en el nuevo hombre fuerte de Palacio. La salida de Eduardo Jurado, un empresario de Guayaquil de ese cargo, y el anuncio de retomar el esquema de la antigua institución de la Secretaría General de la Administración, desmantelada por el correato, consolida a Agusto Briones en un puesto privilegiado, pues también se anuncia que dirigirá la planificación, al fusionarse la Secretaría General con la Secretaría de Planificación. Agusto Briones también tiene las funciones de la vicepresidenta Vicuña, aunque eso no significa que, necesariamente, pueda ser considerado como un posible integrante de una terna vicepresidencial.


José Agusto Briones tiene la tarea de recomponer una Secretaría General de la Administración que también planifique. 

La otra ganadora de la tarde es la Ruptura de María Paula Romo. El Movimiento, que recientemente recuperó su personería jurídica por decisión del Consejo Electoral transitorio, tiene a sus principales cuadros en el actual Gobierno.

La otra ganadora de la tarde es la Ruptura de María Paula Romo. El Movimiento, que recientemente recuperó su personería jurídica por decisión del Consejo Electoral transitorio, tiene a sus principales cuadros en el actual Gobierno, como la propia Romo, Juan Sebastián Roldán, el ex candidato presidencial, Norman Wray, quien se desempeña como asesor e Iván Granda, vinculado a la secretaría de la Política.

Romo, que ya ocupaba el cargo de ministra del Interior, ahora dirigirá un ministerio de Gobierno que recupera las atribuciones tradicionales como "ministerio de la Política". El esquema no es nuevo: aunque en el país no existe la figura del primer ministro, como en el Perú, ni una jefatura de Gabinete como en Argentina, el ministro de Gobierno fue tradicionalmente en el Ecuador quien coordinaba el Gabinete y se encargaba de los acuerdos políticos. A eso se sumaba el mantenimiento del orden público por medio de la Policía y la coordinación de las gobernaciones, intendencias y otras dependencias. 

El presidente anunció la salida de Paúl Granda, quien era considerado junto con el secretario particular del presidente, Juan Sebastián Roldán y el secretario de Comunicación, Andrés Michelena, de los más cercanos asesores del mandatario.

Pero Granda irá a otro puesto clave: la presidencia del Directorio del IESS, que corresponde al delegado del presidente de la República. La salida de Granda significa también la desaparición de la secretaría de Gestión de la Política, que tenía las atribuciones de cabildeo político del antiguo Ministerio de Gobierno. De hecho, en las recientes elecciones de autoridades en el Consejo Nacional Electoral, fue Granda que contactó con los vocales en nombre del Gobierno. Granda también llevaba los contactos del Ejecutivo con los asambleístas "morenistas" y con otras fuerzas políticas en la Asamblea Nacional. Pero esa secretaría desaparecería, regresando al ámbito del Ministerio de Gobierno bajo la dirección de Romo.

Con estos cambios en el tablero político, Moreno se apoya en Democracia Sí y Ruptura, mientras se deshace de los últimos rezagos correístas que quedaban en el Gobierno. También abre el debate sobre su sucesión, que quedará zanjado cuando la situación de la vicepresidenta Vicuña sea resuelta y, nuevamente, la Asamblea Nacional elija de una terna enviada por el mandatario. 

La nueva terna para vicepresidente

En horas de la mañana del 6 de diciembre, el presidente Lenín Moreno ofreció una conferencia de prensa con algunas radios del país en el Salón Amarillo de Palacio. El tema de la terna fue consultado al mandatario por los periodistas presentes. El jefe del Estado precisó que los tres integrantes de la terna no son de su entorno ni son militantes políticos. Además, dijo que se trata de gente joven y que el nuevo vicepresidente tendrá atribuciones en lo internacional, lo económico y lo social. 

Horas después, hizo público en su cuenta de Twitter el oficio enviado a la Asamblea Nacional, con los nombres de los tres candidatos a ser vicepresidente de la República. La terna la encabeza Otto Sonnenholzner (radiodifusor) Nancy Vasco de Maldonado (activista social) y Agustín Albán (catedrático).


Otto Sonnenholzner, Agustín Albán Maldonado y Nancy Vasco de Maldonado

El oficio fue entregado luego en el Palacio Legislativo, cerca del medio día, en donde la Asamblea Nacional tiene 15 días para nombrar al que sería el tercer vicepresidente de la República en el actual periodo. El primero fue Jorge Glas, electo como binomio de Moreno, la segunda María Alejandra Vicuña, quien ha renunciado hace poco por una denuncia de diezmos y el tercero deberá acompañar a Moreno hasta que termine el periodo.

En general, en los bloques legislativos la terna fue buen recibida, y la costumbre es elegir a quien encabeza la terna. Para ello se requieren de 70 votos. Pasado el mediodía, la Asamblea aceptó con 94 votos la renuncia de Vicuña, y una vez que ha recibido el oficio con la terna, se deberá convocar a una sesión en donde conste en el orden del día la elección del nuevo vicepresidente. 

Pero, ¿quién es Otto Sonnenholzner? Como indican sus apellidos es de ascendencia alemana, pero nació en Guayaquil hace 35 años. Es especialista en economía internacional, fue catedrático de Economía en la Facultad de Ciencias Empresariales, es propietario de la radio Tropicana de Guayaquil, y formó parte de la Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión (AER). También participó en la Cámara de Medios creada hace poco tiempo. Su hoja de vida precisa que habla alemán, inglés y francés y es conocido en especial en los círculos de los medios de Guayaquil, si bien poco conocido en el resto del país. Una fuente cercana al Gobierno precisó que, a pesar del anuncio presidencial de que es prácticamente alguien que no forma parte de su entorno, fue considerado por Moreno como su binomio antes de que le fuera "impuesto" el nombre de Jorge Glas por parte de Rafael Correa. El dato también fue compartido por el periodista Carlos Vera en su cuenta de Twitter. 

Prácticamente desconocido en la capital, Sonnenholzner ha recibido el apoyo entusiasta de políticos de la Costa. El líder de CREO, Guillermo Lasso, ha anunciado su apoyo total a la designación, mientras que Henry Cucalón, asambleísta del bloque del PSC que comanda Jaime Nebot ha comprometido sus votos para elegirlo.

Prácticamente desconocido en la capital, Sonnenholzner ha recibido el apoyo entusiasta de políticos de la Costa. El líder de CREO, Guillermo Lasso, ha anunciado su apoyo total a la designación, mientras que Henry Cucalón, asambleísta del bloque del PSC que comanda Jaime Nebot ha comprometido sus votos para elegirlo. El líder de FE, Dalo Bucaram, se sumó a los elogios para el joven empresario radial. Se conoció también que su familia tiene una relación de afinidad con la del abogado Jorge Zavala Egas. En efecto, en fotos de la sección social de El Universo, de 2012, aparecen sus padres Ramón Sonnenholzner Murieta y Elena Sper de Sonnenholzner y su hermano Ramón en su boda con una de las hijas de Zavala Egas, llamada Roxana. Otto aparece junto a otros dos hermanos, llamados Gunther y Dieter, en la misma reunión social. 

De su lado, el periodista Fernando Villavicencio publicó una captura de pantalla en la que, supuestamente, los Sonnenholzner Sper aparecen como accionistas de una empresa off shore en Panamá y pidió aclaraciones al respecto. 

Sonnenholzner ha declinado dar entrevistas sobre su designación, a la espera de la votación en la Asamblea Nacional, que podría tener lugar la próxima semana. 

Las otras dos personas tienen muy pocas posibilidades de ser electas, pero en el caso de Nancy Vasco de Maldonado, se trata de una quiteña de 60 años, estudió Comunicación Social en la Universidad Central del Ecuador y es gerente general de Fresflor comercial, una empresa florícola. Es prinicipalmente conocida por su trabajo con personas con discapacidad, en especial, con síndrome de Down, por medio de la Fundación El Triángulo, de la que es presidenta. 

Su hija Isabel Maldonado es secretaria Técnica del Plan Toda Una Vida, uno de los planes bandera del actual Gobierno y en el cual tiene directa participación la esposa del presidente, Rocío de Moreno. 

Completa la terna un ecuatoriano residente en México, en donde se ha establecido. Se trata de Agustín Albán Maldonado, un guayaquileño de 51 años de edad. Ha trabajado en City Bank en Nueva York y fue asesor del Gobierno mexicano en los noventa. Actualmente, es presidente de la Escuela Europea de Dirección y Empresa con sede en Madrid.