El patinazo en la OEA

Enviar por correo electrónico
El patinazo en la OEA
Un nuevo intento de Ecuador por afectar la Relatoría para la Libertad de Expresión y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos fue bloqueado en Asunción, Paraguay, durante la Asamblea General de la OEA. Incluso el hasta entonces condescendiente secretario general, José Miguel Insulza, tuvo una posición en contra de la propuesta ecuatoriana. Aquí el relato de los hechos.
16 de Junio del 2014
Mauricio Alarcón

Por último, el punto cinco, el que generó mayor discusión. De la propuesta del fondo único, que para muchos buscaba desfinanciar a la RELE, pasamos a encomendar al Consejo Permanente de la OEA a que invite a la CIDH a mantener un diálogo específico sobre las relatorías de la Comisión a la luz de los principales desafíos de la región para la plena vigencia de los Derechos Humanos. Dicho diálogo podrá incluir la identificación, en conjunto con la Comisión y otros actores relevantes, de propuestas concretas para lograr el funcionamiento adecuado de todas las Relatorías, incluyendo la posibilidad de crear un fondo para la recepción de contribuciones voluntarias a fin de seguir atendiendo sus actividades. Un cambio sustancial con el que nadie podría estar en desacuerdo.

¿Dónde está el triunfo que intenta adjudicarse el gobierno de Ecuador? De la Declaración de Haití con doce puntos polémicos, pasamos a la propuesta de Unasur con cinco puntos de los cuales uno sólo causaba malestar, para finalmente llegar a una resolución que promueve el fortalecimiento real del Sistema Interamericano. Países como Uruguay, Costa Rica, México o Panamá han dejado en clara su posición hacia las propuestas de Ecuador que se resumen en “¿Cambio? Sí, pero no así”.

Aunque algunos creen que este proceso, ahora sí, ha llegado a su fin, Estados, sociedad civil y usuarios del Sistema Interamericano, tenemos que permanecer alerta. Al parecer el gobierno de Ecuador seguirá luchando para lograr “cambios” en el Sistema, y así satisfacer lo que parece ser el capricho de un presidente al que simplemente no le gusta que la Comisión Interamericana levante la voz para defender y proteger los derechos que los ecuatorianos no tenemos garantizados dentro de nuestro país.

La versión oficial y un millón para la Corte

En un comunicado oficial que incorpora varios temas, el canciller Ricardo Patiño dijo, como conclusión de lo actuado por el Ecuador, que nueve países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) presentaron un proyecto de resolución, en sintonía con la propuesta del Ecuador para el fortalecimiento del Sistema. En ese sentido, subraya que existe un consenso entre los Estados Parte de la Convención Americana de Derechos Humanos, respecto de su necesaria universalización, para lograr un justo y equilibrado balance entre el derecho y las responsabilidades de todos los estados miembros de la OEA.

“Se ha ratificado lo que se aprobó en Washington, hay que buscar el financiamiento por parte de los Estados miembros de la OEA y no de otros Estados de nuestro sistema. Ya hay una decisión de la Comisión para que las sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se hagan en Estados Parte, hay cinco países que han propuesto candidatura. Es un primer paso”, dijo Patiño.

Según la Cancillería ecuatoriana, la Resolución consolidó los acuerdos alcanzados por la Unasur y las Conferencias de Estados Parte de la Convención.

En ese sentido, también manifestó que “se ha planteado la importancia de tener una nueva concepción sobre la OEA, darle una nueva visión, para que se enfoque más a los temas de desarrollo, que son fundamentales para todos los países. En lo que tiene que ver con el SIDH, por primera vez se comienza a dar pasos significativos para una verdadera transformación del Sistema”, expresó.

Ecuador impulsó, junto a Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, una resolución que consolidó, en el marco de la OEA, los acuerdos alcanzados en Unasur y en las Conferencias de Estados Parte de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, dijo la versión de la Cancillería.

La propuesta contiene elementos importantes en cuanto a la revisión del actual sistema de relatorías de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para lograr que el mismo garantice los principios de interdependencia e indivisibilidad de los Derechos Humanos.

Además, se ha aprobado que, en el marco de la OEA, se inicie el debate para la creación de un Fondo para recibir las contribuciones de la CIDH y de este modo evitar que las contribuciones voluntarias condicionen las actividades de ese órgano.

Adicionalmente y en estricta coherencia con el compromiso de Ecuador con la protección de los Derechos Humanos, en la Asamblea General de la OEA el canciller Patiño anunció una donación, sin ningún tipo de condicionamientos, de un millón de dólares para la Corte Interamericana de Derechos Humanos, destacando que es hora de avanzar en el fortalecimiento del órgano jurisdiccional del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.