La elección del Consejo Electoral en medio de la opacidad

La elección del Consejo Electoral en medio de la opacidad
Catorce aspirantes quedaron de finalistas para conformar el nuevo Consejo Nacional Electoral pero hay dudas sobre cómo se llegó a esa lista corta. Los procedimientos del Consejo de Participación Transitorio, que preside Julio César Trujillo, son cuestionados por su opacidad y porque la información llega a cuentagotas. En la lista hay tres de los actuales integrantes del Consejo Electoral transitorio que, si se lee el propio mandato de conformación, no deberían haber sido tomados en cuenta.
03 de Noviembre del 2018
Redacción Plan V

Las críticas contra el proceder del Consejo de Participación transitorio han venido de varios sectores. Analistas electorales, como Fausto Camacho, ex vocal del antiguo Tribunal Supremo Electoral (TSE) y Jorge Acosta, ex presidente de la misma institución, cuestionan que se haya conformado una lista de 14 finalistas para confirmar el Consejo Nacional Electoral (CNE) sin que se haya hecho público cómo se llegó a escoger esos nombres, de las más de 30 personas que se inscribieron en un principio. 

Los catorce candidatos deberán ir a la etapa de impugnación, y solo diez de ellos conformarán el organismo definitivo. Un total de 31 aspirantes se registraron para este proceso. De los diez que se escojan, cinco serán los vocales principales del CNE y cinco serán los suplentes.

El mandato de selección del CNE establece que el listado estará integrado por hombres y mujeres, observando la equidad y paridad de género

Pero aunque en la legislación vigente no se habla de representaciones políticas o partidistas, lo cierto es que algunos de los candidatos están identificados claramente con varias fuerzas políticas. 

Un total de 31 aspirantes se registraron para este proceso. De los diez que se escojan, cinco serán los vocales principales del CNE y cinco serán los suplentes.

Partidos, universidades y Ongs

Así, se ha colocado en la lista a Esthela Acero de Alianza PAIS, Diana Atamaint de Conaie, José Cabrera, simpatizante del PSC, Efraín Duque, relacionado con Fuerza  Ecuador (FE), Giorgi Gorozabel, de la Universidad particular San Gregorio de Manabí, José Merino, de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo, Hernando Morales del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), Camila Moreno de la Universidad Internacional del Ecuador, Mérida Nájera de la  Concertación, Enrique Pita de CREO, Xavier Torres de la Unidad Nacional de Mujeres del Ecuador, Cecilia Velásquez de Pachakutik, Luis Verdesoto de Fundamedios/Plataforma de los Derechos Humanos y Andrés León de SUMA.

La lista, como de costumbre en el pleno del Transitorio, fue aprobada por una resolución de los vocales. Xavier Zavala Egas, vocal del organismo, se abstuvo porque declaró no conocer con qué criterios se había conformado la lista. “Ellos (los otros vocales) sabrán responder cuáles son los criterios”, dijo, pero se mostró escéptico sobre que los "méritos" hayan sido los argumentos. Se declararon "reservados" los informes sobre cada postulante y se limitaron a publicar simplemente si cumplían o no los postulantes. A eso se sumó la declaración del propio Julio César Trujillo de que debían formar el CNE las fuerzas políticas más votadas. 

 

Se declararon "reservados" los informes sobre cada postulante y se limitaron a publicar simplemente si cumplían o no los postulantes. A eso se sumó la declaración del propio Julio César Trujillo de que debían formar el CNE las fuerzas políticas más votadas.

Pero tan pronto se conocieron los nombres empezaron las críticas. Desde la Asamblea Nacional, los legisladores Carlos Bergmann (AP), y Montgomery Sánchez pidieron que les remita copias certificadas de la “matriz de especialización y méritos de todos los postulantes”, elaborados por la Comisión Técnica que es la que preparó la lista. 

Un proceso "reservado"

Por su parte, la Fundación Ciudadana y Desarrollo (FCD) solicitó los informes de valoración de méritos, invocando la Ley de Transparencia y Acceso a la Información, pues considera que el proceso “no es objetivo y tampoco se apega a la normativa aprobada”.

En efecto, según el abogado Mauricio Alarcón, principal de la FCD, al admitir que se han seleccionado candidatos de los partidos más votados, se ha adoptado un criterio que no está en las normas del concurso. También estarían en la lista personas que no han podido justificar sus méritos, y la calidad del concurso ya había sido cuestionada por la FCD. 

Según Alarcón, la Constitución es clara sobre la necesidad de un concurso de méritos y oposición, pero no se han publicado los criterios que se tomaron. Eso motivó que FCD presente un pedido al Consejo Transitorio para que publique esos criterios. Al momento, recordó Alarcón, ningún elemento objetivo ha sido explicado por el Transitorio. Las reglas, estimó Alarcón, debieron estar claras desde el primer día y el propio mandato no incluyó un examen de conocimientos ni una prueba de oposición. Simplemente se escogerá de una lista a 14, pero, remarcó Alarcón, no hay forma de saber qué procedimiento se adoptó.

Los ciudadanos, dice Alarcón, votaron para que las autoridades de control no sean puestas a dedo. "Los ciudadanos no votaron para pasar de los amigos de Rafael Correa a los amigos de un consejero de Participación Ciudadana", recordó. 

 

"Los ciudadanos no votaron para pasar de los amigos de Rafael Correa a los amigos de un consejero de Participación Ciudadana", recordó Mauricio Alarcón de FCD. 

Alarcón dijo que toda la valoración del Transitorio, que se supone son información pública, debe ser entregada en los plazos que prevee la Ley, y no descartó más acciones legales para obtener los datos. 

Varios postulantes que quedaron fuera se mostraron sorprendidos por haber sido descalificados, y varios de los postulantes que estaban en los últimos lugares han sido colocados entre los 14 finalistas, aseguró Alarcón. Trujillo, dijo, debe explicar sus declaraciones sobre que los partidos más votados deben conformar el Consejo Electoral. 

Alarcón dijo que esta forma de actuar también crea inquietud sobre la designación del nuevo Consejo de la Judicatura y de la Corte Constitucional. "Esperemos que no se designe nuevamente autoridades a dedo", precisó.

Las dudas legales y el "gatopardismo" en el Transitorio

Para el ex presidente del TSE, Jorge Acosta, hay varias dudas, en especial, de orden legal en la forma en la que el Transitorio ha conformado esa lista de 14 finalistas. En primer lugar, destaca Acosta, el Consejo Transitorio no tiene facultades para la reforma de la Constitución. Por otro lado, el propio mandato sostiene que los titulares del organismo electoral actual no pueden participar en el concurso para quedarse, sino que debieron renunciar. Es el caso de José Cabrera, Diana Atamaint y Camila Noboa, quienes están en el actual CNE transitorio y a pesar de ello han sido admitidos para los finalistas del nuevo CNE.

Otro reparo que Acosta le pone a la lista es que ha debido haber paridad entre los finalistas. En efecto, según la Constitución y la Ley de Cuotas, por lo menos siete de los finalistas han debido ser mujeres y actualmente hay solo cinco, mientras que los otros nueve son hombres. Un cuestionamiento similar fue formulado por Fausto Camacho. 

 

Según la Constitución y la Ley de Cuotas, por lo menos siete de los finalistas han debido ser mujeres y actualmente hay solo cinco, mientras que los otros nueve son hombres, destaca Jorge Acosta, ex presidente del Tribunal Supremo Electoral.

Acosta y Camacho coinciden en que no hay transparencia, y que las carpetas de los 14 aspirantes deberían haber sido publicadas. Acosta destaca que, ante la opacidad del Transitorio, no se sabe si es que la "experiencia electoral" de algunos postulantes fue que fueron vocales de mesa en alguna elección o si realmente colaboraron en la Función Electoral en algún momento. Otro reparo es que la resolución carece de motivación legal, lo que podría implicar su nulidad. 

El ex presidente del TSE recordó que el antiguo Tribunal tenía, en teoría, un modelo que permitía el control cruzado de los distintos actores políticos y por eso eran representantes de los partidos más votados. Sin embargo, sostiene que el problema no es el modelo, sino las personas que forman parte de la Autoridad electoral, quienes deben oponerse a la concentración del poder. 

Se mostró escéptico sobre la posibilidad de que en la actualidad, con los sistemas informáticos que operan, sea posible un fraude, y que las reiteradas acusaciones sobre un padrón en donde aparecen muertos y ausentes pueda, en la práctica, tener alguna credibilidad. El fraude, más bien, se daría por el uso abusivo de la maquinaria del Estado a favor de tal o cual partido o movimiento político. 

Acosta teme que el Transitorio simplemente ponga un CNE "a dedo" y criticó lo que consideró un mero gatopardismo.