¿Qué es la "restauración conservadora"?

Enviar por correo electrónico
¿Qué es la "restauración conservadora"?
Desde el Gobierno y ciertos intelectuales, se usa la categoría "restauración conservadora" para descalificar a sus opositores. Pero, más allá del uso propagandítistico, ¿cuáles son los elementos del neoconservadurismo en la política nacional y cuáles son sus manifestaciones? Tres expertos responden.
07 de Septiembre del 2014
Redacción Plan V

La advertencia la lanzó el presidente Rafael Correa: en el Ecuador se estaría fraguando una "restauración conservadora", capitaneada por ciertos elementos de la oposición. Como es habitual en el discurso político del Gobierno, el Presidente se considera de izquierda revolucionaria, y todos quienes disienten van a pasar a los sombríos territorios de la "derecha".

El concepto ha sido formulado con más claridad que el habitual cliché propagandístico del régimen por el académico brasileño Emil Sader, en un reciente artículo publicado por la agencia ALAI: "Hay elementos comunes entre ellos: el rol desestabilizador de los medios de comunicación privados, con la fuerza que su control monopolista propicia. Campañas de denuncias de supuestas irregularidades de los gobiernos, que sirven para debilitar su imagen frente a la opinión pública, así como para descalificar los Estados, gobiernos, partidos, política, como forma indirecta de ensalzar el mercado y las grandes empresas privadas. Una acción que busca crear climas de pesimismo en el plan económico, de desánimo, de desaliento, que baje la misma auto estima de las personas. Sin esa acción del que funge como partido de oposición, no sería posible ningún intento de recomposición conservadora en nuestros países", advierte el analista. 

Según el brasileño Emil Sader, la figura de Mauricio Rodas corresponde "al gran empresariado y sus intereses mercantiles".

Para Sader, "sus caras pueden ser distintas – Marina da Silva en Brasil, Luis Lacalle en Uruguay, Héctor Capriles en Venezuela,   Mauricio Rodas, alcalde de Quito, en Ecuador, Sergio Massa en Argentina -, pero todos intentan presentarse como “novedades”, personajes que renovarían la política. Tienen todos, por detrás, al gran empresariado y sus intereses mercantiles, en contra de los intereses públicos y de los derechos sociales conquistados en estos años".

Por supuesto, el analista brasileño se considera en el bando de los "gobiernos progresistas" de la región, entre los que el cuenta al gobierno correísta del Ecuador. Vistas así las cosas todo parece claro: de un lado están los gobiernos de "izquierda" del "socialismo del siglo XXI" y por otro las fuerzas "de derecha" o simplemente "conservadoras" que en alianza con los grandes medios de comunicación quieren recuperar el poder y el terreno perdido.