Back to top
10 de Septiembre del 2018
Historias
Lectura: 26 minutos
10 de Septiembre del 2018
Mariana Neira

Periodista de investigación, dirigió la redacción de la revista Vistazo en Quito.

Violencia en América: ¿un juego de imperios o reacción local?

Foto: Institutodeestrategia.com

La violencia en Nicaragua y Venezuela se reproduce. Ambos países fortalecieron sus relaciones con China y Rusia, con inversión, préstamos y compra de armamento.

 

Atrás de estos negocios se ve un afán expansionista de Rusia y China hacia América, con un color político (ideología de izquierda). También se observa el festín de recursos económicos (corrupción) de los funcionarios civiles y militares que molesta a los grupos de poder local, a la sociedad. Hartos, buscan la forma de deshacerse de esos gobernantes y sus mafias, llegando a estos enfrentamientos.

La penosa migración de venezolanos y nicaragüenses la estamos viendo todos los días; sin embargo, no hay claridad sobre las causas. Se culpa a la violencia, pero ¿por qué la violencia? Por la represión a las protestas sociales que hubo por la crisis económica, por la corrupción, se dice, y ahí termina el análisis de muchos.

En el camino, por lecturas y conversaciones vemos que a esta violencia hay que analizarla desde un punto de vista global.

Por ahí salen esos fanáticos ‘revolucionarios’ que en los diez años de correísmo compraron inmuebles (plural), perro de raza y con la plata que les sobra toman café con amigos a los que pretenden convencerles de que la culpa de todo lo que sucede en Venezuela y Nicaragua, es de Estados Unidos, el ‘imperio’, que hizo las guerras en Medio Oriente, en África, y ahora las está trasladando a América.

Con todo lo mal que nos pueden caer los ‘gringos’, a los que no somos ‘fanáticos’ nos ponen a pensar: por qué los ‘gringos’ querrían destrozar América con guerras.


El éxodo venezolano es el resultado de una serie de políticas económicas y sociales tomadas por el gobierno de Maduro.

La seducción de los ‘Imperios’

Y tras un análisis llegamos a una conclusión: estamos frente a un juego de ‘imperios’: Estados Unidos, Rusia y China. A los dos últimos molesta que Estados Unidos participe en los conflictos de Medio Oriente y África, y quieren vengarse tomándose el control político y militar de América, con su riqueza y almas. Esa ‘dulce venganza’, Rusia y China la iniciaron con una ‘toma pacífica’, con regalos light... Continuaron con créditos no desembolsables y desembolsables, armas regaladas y vendidas, entrenamientos, invitaciones a intelectuales, a periodistas.

Atrás de cada negocio de armas y de los préstamos financieros para obras se está confirmando lo que era sospecha: un ‘plus’ de coimas abultadas que los gobernantes se reparten con los civiles íntimos que funcionan como mafias sofisticadas. Son empresas modernas con gerentes, contadores, expertos en informática y un equipo tecnológico de punta para manejar las inversiones de lavado, a nivel internacional.

Dominan a militares con coimas

El éxito de las ‘revoluciones’ de Venezuela y Nicaragua ha sido doblegar a los militares y convertirlos en sus fieles aliados. En Venezuela vemos que lo consiguieron a fuerza de corrupción y dejando que participen en el narcotráfico. Vea: A los soles de Maduro les esperaría una cárcel gringa. Son los que sostienen a sus gobernantes matando a manifestantes, opositores, encarcelándolos. Funcionan con milicianos y fuerzas de choque asesinas. Maduro reveló recién que su país cuenta con 400 mil milicianos para defender su ‘revolución’ y aspiraba a subir a un millón en este año.

Y, aún en la peor de las crisis, les suben los sueldos sin regatear. Lo vi recién en el periódico digital maduradas.

Respaldados así, los gobernantes pueden hacer pedazos a la institucionalidad de sus países, violar su constitución, leyes; violar derechos, reprimir, hacer fraudes electorales. Y no caer.

Si a eso se suma el apoyo internacional económico y militar de países interesados en extender su dominio; ¡completo!

Un resumen de las ayudas de Rusia y China lo vamos a ver en esta ayudamemoria.

‘Pasito a paso’, esto ha venido sucediendo en la relación entre Rusia y Venezuela

2 de abril 2010. Rusia empieza a venderle armas, simultáneamente hacen negocios petroleros. Léalo en esta nota: ‘Vladimir Putin llegó a Venezuela para reunirse con Hugo Chávez y Evo Morales’.

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, llegó a Caracas el viernes para reunirse con el presidente izquierdista de Venezuela, Hugo Chávez, y más tarde se reunirá con el mandatario boliviano, Evo Morales, ambos fieros críticos de lo que califican como el “imperialismo” de Estados Unidos en Latinoamérica.

Chávez y Putin lanzarán un emprendimiento de 20.000 millones de dólares para explotar el rico cinturón de petróleo del Orinoco. Discutirán sobre temas de energía, agricultura y defensa.

Chávez dijo que Moscú y Caracas fortalecerán sus lazos de seguridad para “continuar aumentando la capacidad de defensa de Venezuela” y buscarán la cooperación en energía nuclear. “No vamos a construir la bomba atómica, pero desarrollaremos energía nuclear para fines pacíficos. Debemos prepararnos para la era post petróleo”.

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, expresó preocupación por las ventas de armas rusas a Venezuela, un importante proveedor de crudo para Estados Unidos, debido a que podría desencadenar una carrera armamentista en la región.

Chávez dice que Estados Unidos podría atacar a Venezuela debido a sus reservas de petróleo y que su mayor arsenal apunta a contrarrestar un planeado aumento de la presencia militar estadounidense en bases en la vecina Colombia, el más cercano aliado de Washington en la región.

La venta de armamento es vista con preocupación por Colombia, país que tiene tensas relaciones con Venezuela.

En octubre de 2010, Hugo Chávez paseó por Moscú en un coche rojo Lada para, según él, "destacar lo popular que son las mercancías rusas en Venezuela"

28 septiembre 2012. Dos años más tarde llegó el regalo light. ‘Putin regala a Chávez un perro de Stalin’, se titula esta nota de prensa que dice: El director de la mayor petrolera rusa, de visita oficial a Venezuela, le llevó al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, un regalo de parte de su homólogo ruso: un cachorro.

Igor Sechin, presidente de la petrolera NK Rosneft, que se encuentra de visita en el país sudamericano, no perdió la oportunidad de darle el original presente al mandatario.

"He llevado un mensaje del presidente ruso Vladimir Putin: un terrier ruso de tres meses de edad", dijo el empresario según la agencia de noticias rusa Ria Novosti.

A los ejemplares de esta raza canina, originaria de Rusia, se los conoce también como "perros de Stalin".

Igor Sechin se encuentra en el país sudamericano en relación con la implantación de un programa de construcción de viviendas en el que participan expertos rusos.

Los expertos rusos se hallan en el país sudamericano supervisando la construcción de 6.000 departamentos en el país, además de escuelas, guarderías y un centro médico.

Los resultados del ‘romance’

Este ‘romance’ entre Rusia y Venezuela fue resumido por RusiaToday, agencia del ‘imperio’ ruso, en la nota titulada: ‘Rusia y la Venezuela chavista: 14 años de afinidad’. A lo largo de sus 14 años en el poder, Chávez emprendió un número casi récord de viajes a Rusia: visitó el país en nueve ocasiones.

Durante su primera visita, en mayo de 2001, recibió el título de doctor 'honoris  causa' de la Academia Diplomática del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia. En el último viaje, en octubre de 2010, paseó por Moscú en un coche rojo Lada para, según él, "destacar lo popular que son las mercancías rusas en Venezuela". En 2008 el entonces presidente ruso Dmitri Medvédev, a su vez, emprendió una visita a Caracas. En 2010 lo hizo también el entonces primer ministro Vladímir Putin.

La intensificación de las relaciones políticas no tardó en desembocar en un crecimiento drástico de la cooperación empresarial. El intercambio comercial entre los dos países alcanzó en 2011 un valor de unos 1.733 millones de dólares estadounidenses, una cifra que multiplica por 10 la del año anterior.

Se trata en primer lugar de suministros de armamento y tecnologías rusas. La realización de los contratos firmados entre Moscú y Caracas debe convertir a Venezuela para el año 2015 en el segundo importador de armamento ruso, después de la India, con un volumen de compras de 3.200 millones de dólares anuales.

Existe un banco conjunto ruso-venezolano, con un capital nominal de unos 4.000 millones de dólares, y una empresa mixta de producción de plátanos (al sur del Lago de Maracaibo).

Rusia tiene previsto invertir en los próximos 40 años unos 36.000 millones de dólares en los yacimientos petroleros venezolanos en la Faja del Orinoco…

Rusia está realizando, además, un ambicioso plan de construcción de viviendas en Venezuela. Se firmó un acuerdo sobre la construcción y explotación de la primera central nuclear en el país latinoamericano. Existe también un banco conjunto ruso-venezolano, con un capital nominal de unos 4.000 millones de dólares, y una empresa mixta de producción de plátanos (al sur del Lago de Maracaibo). Se estipuló, además, el suministro de flores venezolanas a Rusia. En 2009 se cancelaron los visados entre los dos países.

2 julio, 2015. Los rusos están dispuesto a todo. Miren esta nota: ‘Putin ofreció ayuda a Chávez en una eventual guerra con Colombia, según Mujica’.

En el libro Una oveja negra al poder, escrito por los periodistas uruguayos Andrés Danza y Ernesto Tulbovitz, se relata que José Mujica, expresidente de Uruguay, les reveló que Vladimir Putin se ofreció a ayudar Hugo Chávez en una eventual guerra entre Colombia y Venezuela, en una época en la ambos países enfrentaban una de las peores crisis bilaterales de su historia reciente.

“Cuente con mi asesoramiento para lo que necesite”, le habría dicho Putin a Chávez. Luego, el ruso le recomendó ciertas “adquisiciones” para este posible enfrentamiento, según lo relató el expresidente uruguayo...

La tensión a la que hace referencia Mujica en el libro ocurrió en 2008 por el desarrollo de la llamada ‘Operación Fénix’ en la que las fuerzas militares de Colombia incursionaron en territorio ecuatoriano buscando a Raúl Reyes, segundo comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc.

En ese entonces, tanto Ecuador como Venezuela protestaron contra Colombia por violar la soberanía de Ecuador al adelantar una operación militar en la que murió Reyes. En ese entonces ambos países rompieron relaciones diplomáticas con Colombia.

1 agosto 2017. ‘Qué papel pueden jugar Rusia, China e India en la crisis de Venezuela’, es el título de un análisis amplio realizado por la BBC cuando el país sudamericano entró en la crisis que le está ahogando y de la cual no puede salir.

El número de países que han dicho que no reconocerán a la Asamblea Nacional Constituyente electa el domingo en Venezuela por el momento supera claramente a los que han mostrado su apoyo o pedido públicamente no intervenir en los asuntos internos del país.

Y (frente a las anunciadas sanciones) tal como está el mapa geopolítico internacional en la actualidad, Venezuela inevitablemente tendrá que mirar a China y Rusia, pero también a India.

Rusia: apoyo político y moral

"Rusia ve lo que pasa en Venezuela como otro esfuerzo por provocar otra 'revolución de color', como las de Ucrania y Georgia, y por eso va a apoyar a Maduro y al gobierno venezolano hasta el final": Famil Ismailov, corresponsal de la BBC en Moscú.

El editor del servicio de BBC Rusia, Famil Ismailov, considera que el gobierno venezolano puede esperar bastante apoyo político del Kremlin, pero un limitado apoyo material. "Rusia ve lo que pasa en Venezuela como otro esfuerzo por provocar otra 'revolución de color', como las de Ucrania y Georgia, y por eso va a apoyar a Maduro y al gobierno venezolano hasta el final", afirma Ismailov. "Pero Rusia no tiene mucha capacidad para apoyar a Venezuela económicamente. Así que lo máximo a lo que Caracas podría aspirar es a una reestructuración de su deuda o, en el mejor de los casos, su condonación a cambio de un mayor acceso para las empresas rusas".

Esa deuda, estimada en poco más de mil millones de dólares, palidece sin embargo en comparación con los US$65.000 millones que se calcula que Venezuela le debe a China.

China: pragmatismo y prudencia

USD 65

mil millones es el monto de la deuda de Venezuela con China.

Los US$ 65.000 millones de dólares que Venezuela debe a China no son una cifra para nada despreciable y dan testimonio de lo mucho que se han estrechado lazos entre ambos países en los últimos años (casi equivale al monto que China acaba de ofrecer en agosto 2018 a todo el continente africano, 60 mil millones).

Pero también son la causa de que el mercado chino no sea una verdadera alternativa para el petróleo venezolano en caso de que Estados Unidos decida prohibir la importación de crudo del país sudamericano.

Efectivamente, las exportaciones de crudo desde Venezuela hacia el gigante asiático no generan más ingresos para el país pues se destinan al pago de esa gigantesca deuda.

Matt Ferchen, un experto en las relaciones entre China y las economías emergentes del Centro de Políticas Globales Carnegie-Tsinghua, dice: "No creo que China vaya a hacer o decir algo en relación con la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, en parte por su principio de no interferencia, en parte porque lo de Venezuela es una crisis democrática y eso es algo que ellos en el fondo no entienden".

India: distancia y silencio

Las varias visitas de Hugo Chávez a India han hecho que muchos en ese país estén pendientes de lo que ocurre en Venezuela.

Y según la exembajadora Neelan Deo, cofundadora del Consejo Indio sobre Relaciones Globales Gateway House, además de los simpatizantes de izquierda hay otros dos grupos que siguen con especial atención los acontecimientos: la industria del petróleo y la industria farmacéutica.

"Venezuela se ha vuelto un mercado muy importante para las compañías farmacéuticas indias, aunque muchas se han visto afectadas por los retrasos en los pagos", le dice Deo a BBC Mundo.

Y las exportaciones de crudo venezolano hacia la India se han convertido en una de las principales fuentes de divisas del gobierno de Nicolás Maduro, aunque según Deo esa factura "se ha reducido a la mitad" como producto de la caída de  los precios internacionales del crudo.

Y aunque Deo no avizora una reducción drástica de las importaciones procedentes de Venezuela, la nueva situación ciertamente podría terminar dificultando el crecimiento de las mismas.

La exdiplomática india, en cualquier caso, tampoco anticipa pronunciamientos oficiales del gobierno de su país sobre el tema de la Constituyente venezolana.

Rusia el gran proveedor de armas

14 noviembre 2017. La BBC publicó otra nota titulada: ‘Dónde compra Venezuela sus armas y cuál será el impacto real del embargo impuesto por la Unión Europea’. En esta se hace un análisis que lo resumimos.

Según el Instituto de Investigación para la Paz Internacional de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés), basado en Suecia y centrado en la investigación de la compra y venta de armamento, de 2014 a 2016 Holanda y Austria fueron los únicos países de la UE que suministraron armas a Venezuela.

Y lo hicieron por unos volúmenes muy pequeños en comparación con China o Rusia, que vuelven a demostrar también en este ámbito que son los principales aliados del país sudamericano.


El éxito de las ‘revoluciones’ de Venezuela y Nicaragua ha sido doblegar a los militares y convertirlos en sus fieles aliados. Aquí Maduro junto al ministro de Defensa de Venezuela, general en jefe y comandante estratégico operacional, Wladimir Padrino López. Foto: AFP

El principal importador

De acuerdo a las cifras del SIPRI, Venezuela se mantuvo en 2016 como el principal importador latinoamericano de armas, pese a una reducción del 17%  que hizo que el pasado año fuera el de menor llegada de armamento a Venezuela en la última década a consecuencia de la crisis.

Venezuela no temerá pues el embargo de la UE, ya que sus principales  proveedores de armas son China y Rusia. De ambos países llega el 90% de las armas que compró Caracas en los últimos cinco años, según el SIPRI.

Moscú se está convirtiendo en el gran aliado de Caracas en el sector financiero, petrolero y militar. En los últimos diez años, el 65% del armamento comprado llegó desde Rusia.

90%

de las armas que compra Venezuela proviene de China y Rusia.

La estrecha relación se forjó en tiempos de Hugo Chávez, que creó una alianza férrea con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

En julio de 2006, Chávez visitó a Putin en Moscú y anunció la firma de un acuerdo de compra de al menos 24 aviones de combate Sukhoi-30 para reemplazar los F-16 estadounidenses. Anteriormente ya había adquirido 100.000 rifles de asalto Kalashnikov y helicópteros de transporte.

  En 2012 Venezuela adquirió de Rusia 42 tanques de combate, 124 vehículos de combate, 76 sistemas de artillería de largo alcance, un buque de guerra y 2.400 lanzamisiles, según los datos del registro de armas de la ONU (UNROCA) de acuerdo a los números suministrados por la superpotencia. En 2013, 36 vehículos de combate y 15 tanques más.

Presumiblemente por efecto de la crisis, UNROCA sólo registra ya en 2015 la compra de otras 1.000 lanzaderas de misiles. También procedentes de Rusia.

En 2016, China y en mucha menor medida Ucrania fueron los únicos países que suministraron armamento a Venezuela.
Nicaragua

Cómo ha sucedido la conquista de las potencias a Nicaragua está resumida en esta nota titulada: ‘Lazos militares: ¿qué se traen Rusia y Nicaragua?’

20 abril 2017. La relación entre Nicaragua y Rusia no es nueva. Los dos países, tan lejos geográficamente hablando y tan distintos desde el punto de vista cultural y económico, comenzaron a compartir una visión política del mundo desde la década de 1980.

Al menos así fue durante el primer mandato de Daniel Ortega, de 1985 a 1990, en pleno apogeo de la Revolución Sandinista. El contexto era la Guerra Fría y Estados Unidos decretó un embargo económico sobre Nicaragua, con lo cual la ayuda de Moscú –en dinero y en armamento– resultó fundamental para que la revolución se mantuviera con vida.

Las pocas horas que Putin permaneció en suelo nicaragüense alcanzaron para decir que el país centroamericano es uno de sus más  cercanos aliados en América Latina.

Sin embargo, con la desintegración de la Unión Soviética y la llegada al poder, en el país centroamericano, de mandatarios como Violeta Barrios de Chamorro, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños, los lazos entre Managua y Moscú se enfriaron. Pero desde el 2007, cuando Ortega regresó a la Presidencia, ambos países decidieron que era hora de volver a ser buenos amigos.

Tal vez por eso, Putin realizó una visita relámpago a Nicaragua –la primera de un presidente ruso al país centroamericano– el 11 de julio del 2014. Las pocas horas que Putin permaneció en suelo nicaragüense alcanzaron para decir que el país centroamericano es uno de sus más  cercanos aliados en América Latina. Y a Ortega le bastaron para recordar que admira la lucha que Rusia lleva a cabo para lograr la paz del mundo.

En ese momento, se concretó la financiación por parte de Rusia de un centro de entrenamiento militar para luchar contra el narcotráfico y Moscú dijo que donaría 26 millones de dólares para que el país centroamericano fortalezca su capacidad de respuesta ante desastres naturales. También prorrogó la donación de trigo que venía haciendo desde el 2007, así como la de buses y taxis para el transporte público.

Según un informe del Banco Central de Nicaragua, desde el 2007 Rusia le ha entregado a este país un total de 151,2 millones de dólares, en concepto de donaciones.

Rusia y Nicaragua, las cifras de la amistad

151,2 millones de dólares ha donado Rusia a Nicaragua desde el 2007, cuando las relaciones entre ambos países volvieron a estrecharse.

50 tanques T-72B1 rusos enviará Rusia a Nicaragua, gracias a que suscribieron un contrato de armamento militar por 80 millones de dólares.

12 sistemas de defensa antiaérea entregó Moscú a Managua, en el 2014. Son sistemas de defensa antiaérea ZU-23-2.

Dos barcos misileros 1241.8 Molnia con proyectiles, cuatro lanchas patrulleras 14310 Mirazh, un lote de vehículos blindados GAZ-2330 Tigr, dos helicópteros MI-17V-5 y varios aviones de combate y entrenamiento Yak-130 le ha entregado Rusia a Nicaragua, desde el 2007. 

El diputado opositor Eliseo Núñez le dijo a CNN en Español que el fortalecimiento de las relaciones bilaterales entre Moscú y Managua, sobre todo en el aspecto militar, seguramente va a tensar las relaciones que su país mantiene con Washington.


Tanques de guerra similares a los adquiridos por Nicaragua. Foto: Diario La Prensa

“El interés de Rusia es militar, el interés de Rusia es rearmar al Ejército. En el momento en que esto se vuelva una amenaza real, nosotros somos los que vamos a estar en un problema, los nicaragüenses, no los rusos ni lo estadounidenses”, dijo.

3.9

millones de hectáreas de tierra cultivable pusieron las autoridades nicaragüenses a las órdenes de inversionistas rusos.

“Todo este desarrollo de las relaciones militares, esta compradera de armamento, es parte de la esperanza de Ortega de que la dinastía familiar se pueda sostener colgándose de los rusos, porque quisieron colgarse de los chinos y no se pudo”, le dijo en noviembre pasado al diario La Prensa el exvicecanciller de Nicaragua Víctor Hugo Tinoco.

Aunque la respuesta también podría pasar por otro tema. En marzo del 2016, el viceministro nicaragüense de Relaciones Exteriores, Luis Molina, aseguró en un foro en Montevideo que su país quiere ofrecerles tierras a los rusos. “De 4,9 millones de hectáreas disponibles en el país, solo un millón está siendo trabajada, el resto espera por los rusos o cualquier otro inversionista extranjero para posicionarse en nuestro territorio”, dijo Molina, citado por la agencia estatal rusa Sputnik.

Y según el diario elnuevodiario.com.ni, el Gobierno de Rusia hizo una última donación al Ejército de Nicaragua de dos aviones AN-26, que según las especificaciones de su fabricante, pueden ser utilizados como ambulancias aéreas, contraincendios y de carga en situaciones de emergencia. 

Hartos de la corrupción

Atrás de estos negocios se ve un afán expansionista de Rusia y China hacia América, con un color político (ideología de izquierda). También se observa el festín de recursos económicos (corrupción) de los funcionarios civiles y militares que molesta a los grupos de poder local, a la sociedad. Hartos, buscan la forma de deshacerse de esos gobernantes y sus mafias, llegando a estos enfrentamientos.

Si atrás de esta violencia hay una guerra silenciosa de ‘imperios’, queda por verse. Igual, si existe el riesgo de que estos focos de enfrentamientos, como en Venezuela y Nicaragua, se extiendan por otros países americanos.

[RELA CIONA DAS]

Sobre la servidumbre y el socialismo
Simón Ordóñez Cordero
No vivimos una «nueva guerra fría»
Luis Córdova-Alarcón
Se viene el TLC con China
Juan Cuvi
AMLO inicia su camino hacia una "revolución ciudadana" a la mexicana
Redacción Plan V
Hacia una nueva guerra fría
Decio Machado
GALERÍA
Violencia en América: ¿un juego de imperios o reacción local?
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El Fondo de Promoción Electoral: ¿botar la plata?
Leonardo Gómez Ponce y Mauricio Alarcón Salvador
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El crimen de Mascarilla bajo una nueva luz
Redacción Plan V
Abacá: esclavitud moderna en los campos de Ecuador
Diego Cazar Baquero y Susana Morán. Fotos y videos: Luis Argüello
Caso Balda: la ONU aboga por Correa y provoca una sacudida diplomática
Jean Cano
Buenos Aires, una bomba de tiempo de la minería ilegal
Redacción Plan V