Así vivió la familia los 23 días sin María José Ponce y Sofía

Así vivió la familia los 23 días sin María José Ponce y Sofía
La madre y hermana hacen un retrato de María José Ponce y de su hija Sofía. Aunque aparecieron el domingo 15 de julio, piden que no se cierren las investigaciones. La familia también solicita protección.
13 de Julio del 2018
Susana Morán

¿Cómo se maneja una desaparición en Ecuador? Rita Vargas y Alejandra Ponce, madre y hermana de María José Ponce, respectivamente, cuentan cómo vivieron los 23 días que estuvo ausente su hija y nieta Sofía. Ambas sostienen que la joven pudo haber sido coaccionada para publicar ese video y esos mensajes de Facebook en los que aseguraba que se encontraba bien. Ellas aparecieron el domingo 15 de julio en la población de Los Órganos, en Piura, Perú, en buen estado. Las familiares hicieron un repaso sobre cómo la Fiscalía manejó las investigaciones que arrancaron, según contaron a Plan V, con frases como: “se fue de luna de miel” o “ha de estar con el novio”.

En rueda de prensa, este lunes 16 de julio, la fiscal Edith Arévalo manifestó que aún no hay elementos para considerar que hubo un delito en este caso y agregó que es “bastante complejo investigar en otro país”. “¿Cómo se le ocurre cerrar el caso sin escuchar el testimonio de mi hermana? Eso es negligencia, eso es impunidad”, respondió Alejandra Ponce a esas declaraciones. En este testimonio, recogido el pasado jueves 12 de julio, madre y hermana explican por qué es imposible que María José haya tomado la decisión de irse repentinamente. “Ellas fueron violentadas”, asegura la familia.

En la sala de la casa de la familia Ponce, Alejandra y su madre Rita Vargas recordaron el trabajo a favor de los derechos de la mujer y de los niños por parte de María José. Son sus pilares de vida, dijeron. 

Madre: María José es una mujer alegre y preocupada por lo que pasa en el país, por los derechos de las mujeres y de los niños. Ella participó en las marchas en el caso El Principito. Es parte de los grupos que dan apoyo a las mujeres que están dando de lactar. Ella se preparó como ‘dula’, que son las acompañantes a las madres en el momento del parto. Dan apoyo emocional y masajes durante la labor de parto. El amor a los niños y el derechos de la mujeres siempre han estado presentes en su vida.

Hermana: Como familia siempre hemos estado afines a la defensa de los derechos humanos. Primero por Alexis (Ponce), nuestro hermano, y mi mamá que fue coordinadora política de mujeres. Es una tradición y así hemos crecido. Creo que eso fue germinando en ella hasta que decide hacerlo más permanente desde que tiene herramientas desde las ciencias políticas, la carrera que estudió. Siempre tuvo una agudeza de pensamiento. Ella es muy perspicaz y siempre tenía buenos comentarios para todo.

Ahora se la pone como la figura de una mujer irresponsable que dejaría así la casa y que se iría sin más. Pues no es así. Nosotros somos una familia muy unida. La relación con nuestra madre ha sido muy cercana. Ellas han hecho viajes juntas. Mi mamá le ha brindado apoyo con el cuidado de la guagua. Mi otra hermana Paulina recibió a la nena cuando nació porque es ginecóloga. Entonces somos una casa de mujeres que se apoyan y se comunican.

Los retratos familiares cubrieron la mesa del comedor de la familia Ponce. Antes de la desaparición, los tíos de Sofía y su abuela estaban preparando una fiesta por los cinco años de Sofía, la más pequeña del hogar. 

Madre: Nuestra vida y la de ella siempre ha girado alrededor de la niña. Ella se levantaba muy temprano a preparar el desayuno a la niña para que en el bus escolar al jardín. Ella salía con mi nieta y luego se iba al trabajo. Yo recibía a Sofía la 13:00 y le daba de comer. Jugaba con ella hasta que llegaba la mamá. Siempre han vivido conmigo. Este ha sido el hogar de María José y de Sofía toda su vida. Por eso para nosotros el hecho de que estén desaparecidas quiere decir, para mí, que esto terminará cuando ellas hayan vuelto a la casa. Esta es su casa.

Hermana: Mi hermana es una madre soltera. El padre de la niña nunca estuvo presente, pese a que nosotros hemos tratado de dar apertura. Ella con nuestro apoyo ha podido criar a la nena. Eso evidencia también que ella es una mujer vulnerable. No ha tenido muchas relaciones amorosas. Eso también la pone en una fragilidad emocional, de la que cualquier depredador puede aprovecharse. Ella es alegre, pero también tímida. Su círculo de amistad no es muy grande. También es muy pequeñita de tamaño. Mide menos de 1,40 metros.


En todos los rincones de la casa se ven los juguetes de Sofía. En la mesa está el tigre blanco que, según su abuela, es su juguete favorito.

Por eso esta gente infame puede aprovecharse de las mujeres con fragilidad emocional. Ella ha tratado de salir adelante siempre. Para mí es muy difícil ver sus fotos en Facebook, sus publicaciones. Ella siempre ha escrito que su familia es lo más importante.

Madre: Siempre hemos sido muy unidas. Este ha sido su núcleo y el de Sofía. Desde que nació ha estado en esta casa. Sofía es una niña muy alegre. Para nada como se ve en ese video nefasto.

Hermana: El amor a su hija ha sido el motor de su vida. Yo pienso que ella cayó en manos de un depredador que llegó para arrancarnos a mi hermana y a mi sobrina. Algún rato te puedes imaginar que te arrancan  a un ser amado, pero vivirlo es la peor pesadilla que puede existir. Tratamos de ponernos bien, de luchar día a día, porque este es un trabajo de 24 horas. Pero la esperanza de verlas con vida y de recuperarlas es lo que nos mantiene.

Frente al aparato judicial y estatal sentimos una impotencia porque no se ve con humanidad estos casos. El que no se vele por los derechos de las mujeres y de los niños es atroz. Vemos lejano a Ciudad Juárez, pero somos Ciudad Juárez. Aquí nos violan, nos matan, nos secuestran. Es una impotencia terrible.

Imágenes de la habitación de Sofía. Según su familia, Sofía es una niña muy alegre que habla todo el tiempo. Su abuela ha tenido que pintar varias veces las paredes porque la niña usa esos espacios para pintar. 


 

Madre: Ella nos dijo que se iba de paseo a Mindo un fin de semana con una amiga. Era sábado, cerca de las 11:00. Yo estaba haciendo algo, no le puse mucha atención. Al siguiente día nos dijo que se quedaría un par de días más. A su papá le pidió permiso. El jueves recibimos un correo electrónico que decía que no va a volver a la casa y que va criar sola a la niña. Que estaba en la playa y que tenía casa, comida y trabajo. Ahí nos preocupamos porque nunca había mencionado algo así. Ese correo no tenía sentido porque no se había llevado ropa ni de ella ni de la niña. No se había llevado absolutamente nada que nos permita pensar que tomó una decisión de esa naturaleza. Solo salió con una mochila, con una mudada de la niña. Ese momento nos asustamos e hicimos la denuncia en la Fiscalía.

Hermana: El jueves fue el mail y el viernes denunciamos a primera hora. Justo ese día la Junta de Protección de la Niñez que queda en La Delicia estaba cerrada por rendición de cuentas. Luego fuimos a la Dinased, nos dijeron que allí no recibían denuncias y nos llevaron a la Fiscalía. De esa Fiscalía fuimos a la Unidad de Desaparecidos de la otra Fiscalía. De esa Fiscalía nuevamente a la primera porque allí decidieron quedarse con nuestra cédula. Después nos llevaron de nuevo a Dinased. Para eso ya eran las 16:00. Hasta ese momento no teníamos asignado un investigador. Fue un día importantísimo que se perdió. Al día siguiente se presentó un sargento. Necesitábamos un equipo especializado en rescate de niños y mujeres, no un solo sargento.

Mamá: El oficial nos hizo primero un levantamiento de información de lo que había sucedido. Las horas. Quiénes somos el entorno más cercano. Preguntó si hubo algún problema.

Hermana: Y también la revictimización desde el inicio. “Se fue de luna de miel”, “ha de estar con el novio”, “tantos casos de mujeres que desaparecen así”. Esa es la práctica que utilizan y es inhumano.

Mamá: Siempre hemos dicho que es imposible que María José haya tomado la decisión de irse. Primero la niña ni siquiera había terminado el jardín. Aún estaba en clases.

Hermana: Todos estábamos ilusionados de celebrar su cumpleños número cinco. Estábamos organizando la fiesta y un paseo.  Entonces ella nunca pudo haber hecho algo así. Algo pasó en ese supuesto camino a Mindo.


La familia incluso debió buscar un psicólogo forense para que analice el video que fue publicado en Facebook donde aparece María José. Una de sus conclusiones fue que había una tercera persona en ese lugar. En la imagen, Alejandra con sus apuntes del diágnóstico del especialista. 

Además ya hemos dado pistas a la Fiscalía. Hemos dado un nombre en específico. Pero no se ha hecho nada, ni se llama a pedir información a este hombre. Y la gente puede ver en el sistema judicial en la web quién es ese hombre, por qué tiene juicios de extorsión, que usa la violencia contra la mujer para sus fines. No entendemos por qué la fiscal no actúa y se ha dilatado tanto tiempo. ¿Qué pasa allá dentro?  Ella nos ha dicho que hay que esperar, que no se puede vincular. Que no sabemos, que no hay cómo poner sospechas. Lo que queremos es información vital, de eso está dependiendo la vida de mi hermana y de mi sobrina.  A veces se busca más un celular que a las personas.

Frente al aparato judicial y estatal sentimos una impotencia porque no se ve con humanidad estos casos. El que no se vele por los derechos de las mujeres y de los niños es atroz. Vemos lejano a Ciudad Juárez, pero somos Ciudad Juárez. Aquí nos violan, nos matan, nos secuestran.

Nos ha llegado información de otros casos. Porque así se van juntando las familias de los desaparecidos. Nos han dado apoyo. En Ecuador, hay una práctica de buscar por internet a mujeres vulnerables, con hijos. Y luego secuestrarlas y llevarlas a fines terribles. Por eso digo que parece que Ciudad Juárez es algo alejado, pero aquí estamos viviendo el secuestro de niños y la trata de personas.

Este hombre se acerca de esa forma a mi hermana, por internet. Sabe que es vulnerable, que tiene una guagua. Insistía en que salga con la niña. Nosotros no lo conocíamos mucho. Una vez lo vi en la casa y me llamó mucho la atención que entró al cuarto de mi sobrina en la noche. Le dije: ‘los adultos desconocidos no pueden estar en los cuartos de los niños’. Y lo saqué. El hombre me clavó una mirada de odio que nunca olvidaré. Se presentó como un amigo, pero sale de las redes sociales. Él enfrenta un juicio en Ibarra y no se presentó. Nosotros llevamos un abogado, porque así nos toca actuar como un equipo de familia.

Él además fue a la última persona con la que se vio a mi hermana la noche anterior de su desaparición. Eso lo sabe la Fiscalía, la Policía, y no tenemos respuestas al respecto. Es un hombre mayor a mi hermana quizá con unos seis años. Vino pocas veces. Sabe que es una casa de mujeres. Por eso también pedimos que algo se haga por nuestra seguridad porque puede ser que no solo el tipo, sino que toda una organización. Nosotros también queremos que se vele por nuestra vida. Somos víctimas. Hago este pedido de forma pública porque no servirá de nada que lo haga en Fiscalía. Damos el nombre y ni la Policía ni la Fiscalía nos  hacen caso. La fiscal tenía un dato muy importante y no quiso dar protección a la persona que iba a dar ese dato.


María José Ponce es licenciada en Ciencias Políticas. Trabaja con su padre en un sitio online. Fotos: Cortesía de la Familia de María José Ponce

Madre: Nosotros pensamos que ella está siendo coaccionada. Está siendo amenazada. Eso se ve en el video. Mi hija y la niña se ven asustadas. Ellas no son así. Toda descompuesta. La niña es muy alegre, muy participativa. Juega mucho. Habla mucho y usa muchos gestos.

Hermana: La nena está en una escuela de pedagogía activa. Yo estudio pedagogía. Mi familia siempre ha estado preocupada por el desarrollo de los niños, la libertad en el aprendizaje. Hay una investigación de un sicólogo forense que lo buscamos por nuestra cuenta. Llegó a estas conclusiones: es un pre grabado sin audio, que las alertas gestuales denotan miedo, que la niña posiblemente está dopada, el escenario del video es muy precario y alguien escribe mientras ella graba el video. Quizá sea el texto que publicaron en su cuenta de Facebook.

Ella mantuvo chats conmigo y con mi prima. Mi hermana sin saber que necesitamos información de ese hombre decía enojada ‘no estoy con él’.  Ella nunca se comunicó en ‘la mañana’ como decía una respuesta a una publicación en Facebook. En un chat yo le escribí una frase de una canción que siempre cantamos, y ella no respondió. Eso me llamó mucho la atención.

De la Fiscalía estamos esperando la respuesta del registro de llamadas. Dijeron tres días y ya ha pasado una semana. Que hay un proceso, que se demora. No hay IP. Mientras tanto Para toda la comunidad es evidente de que es un secuestro, no se necesita mucha inteligencia ni perspicacia.

Si estuviera en la playa se tomaría fotos frente al mar. Ella tiene esta postura romántica. No se metería a un cuartucho que parece ser un rincón, que parece un cyber, pero no sabemos. Para mí es el lugar donde las tienen secuestradas. Necesitamos ayuda del gobierno porque se está transmitiendo casi en vivo un secuestro. Quiero llamar a la sensibilidad del presidente Lenín Moreno, de la Primera Dama. Necesitamos que se haga algo por la vida de mi hermana y sobrina.

Madre: Esto no lo pudo hacer de manera voluntaria.

Un aliciente en todo esto es la comunidad, la gente buena se está uniendo a nosotros. Lo único que hace que siga el trabajo a la Fiscalía ha sido la presión de la gente.

Hermana: Somos conscientes de la violencia contra la mujer afuera. Tenemos una red de comunicación que nos informan que nos están secuestrando, violando. Ella nunca dejaría de ser parte de esa red. Pero de pronto se corta toda comunicación por teléfono, por whatsapp. Ella siempre estaba pendiente de su celular. Otra inconsistencia es lo que nos puso en un chat en la que dice que no tenía dinero para mandar fotos. No tiene sentido.

Saliendo de una reunión de Fiscalía conocimos de ese video. La Dinased nos estaba esperando para otra cita muy rápidamente. Ellos nos decían que si había otro contacto por Facebook nos darían rápidamente una respuesta sobre el IP. Pero no hay IP, no hay informe de llamadas, no hay la investigación a ese hombre, no hay la respuesta de dónde vino ese pasquín con el logo del Ministerio del Interior, sin firmas ni sellos, que decía que ya se las encontró.

Un aliciente en todo esto es la comunidad, la gente buena se está uniendo a nosotros. Lo único que hace que siga el trabajo a la Fiscalía ha sido la presión de la gente. Nos están apoyando los colectivos Luna Roja, Luna Creciente, Asfadec. Hemos pedido que se replique este caso hasta que se grabe en la mente de cada ecuatoriano que ellas dos están desaparecidas. Ellas son el rostro visible, pero a atrás hay muchas madres desaparecidas con sus niños.

Comunicado de la familia de María José Ponce. 

ACTUALIZACIÓN: El domingo 15 de julio se conoció sobre la ubicación de María José Ponce y su hija en la población de Los Órganos, en Piura, Perú. La familia emitió un comunicado en el que afirma que fueron "localizadas y liberadas" en un operativo liderado por un integrante de la familia, miembros de la Dinased, el Consulado de Ecuador en Tumbes y autoridades del país vecino. Víctor Aráuz, director de la Dinased, y la fiscal del caso, Edith Arévalo, ofrecieron una rueda de prensa en el Ministerio del Interior. Allí la fiscal mencionó que aún no hay elementos para considerar que hubo un delito en este caso. En caso de encontrarlos, dijo, la investigación pasará a una unidad especializada. Alejandra Ponce en diálogo con Plan V reaccionó así:


En la imagen difundida por el Ministerio del Interior se ve a la joven junto a su madre y su hija. Foto Ministerio del Interior

“Necesitamos la respuesta de la fiscal Edith Arévalo. ¿Cómo se le ocurre cerrar el caso sin escuchar el testimonio de mi hermana? Eso es negligencia, eso es impunidad. No vamos a permitir que eso pase. Mi hermana fue violentada, mi sobrina fue violentada. No vamos a bajar los brazos ante esta corrupción e indolencia continúe. Agradecemos a toda la comunidad. Pero no vamos a callarnos. Ella no puede cerrar nuestro caso así”.