Fútbol: la guerra por el mercado de la TV con una nueva licitación por orden judicial

Fútbol: la guerra por el mercado de la TV con una nueva licitación por orden judicial
La concesión de la FEF a una empresa uruguaya de la transmisión de los partidos del fútbol ecuatoriano por 10 años —con posibilidad de renovación automática por otros 10— crea polémica en el mercado. Las empresas DirecTV y CNT (estatal) presentaron una demanda conjunta ante la Superintendencia de Control de Poder de Mercado, la cual ya fue calificada y las partes notificadas. En enero de 2018, la justicia del Guayas concedió una acción de protección y dejó sin efecto el contrato, estableciendo un plazo de 72 horas para realizar una nueva licitación.
28 de Junio del 2017
Redacción Plan V

A fines del 2016, la Federación Ecuatoriana de Fútbol, FEF, invitó, en proceso cerrado, a algunas empresas a presentar ofertas en un proceso de licitación para conceder los derechos globales de producción y trasmisión del campeonato ecuatoriano de fútbol. En esa invitación no estuvieron las empresas que ostentan los derechos de trasmisión, como son TVCable, DirecTV y la estatal CNTtv. Tampoco la poderosa FOX. Las empresas que presentaron ofertas fueron Lagardere Sports and Entertaiment, Sevinsky S.A., Win Sports y Tenfield-GOLTV.

La FEF finalmente anunció en junio que la oferta más atractiva para los intereses de la entidad rectora del fútbol ecuatoriano era Tenfield-GOLTV, domiciliada en Uruguay. En realidad, GOLTV es una empresa de televisión por cable, o satélite dedicada casi exclusivamente al negocio de la trasmisión del fútbol y pertenece a Tenfield, la matriz empresarial, dirigida por el uruguayo nacido en Brasil, Francisco "Paco" Casal, de 65 años de edad. Él es calificado por la prensa especializada como el "dueño del fútbol uruguayo", porque su empresa tiene la exclusividad de las trasmisiones, pero además es un poderoso representante de jugadores. Para la década de los 90 ostentaba la representación de la mayoría de futbolistas de su país. Su paso empresarial por el fútbol no ha estado exento de polémicas y denuncias sobre sus influencias en las programaciones, la contratación de jugadores, la manipulación de horarios de juegos para favorecer a sus empresas televisiones, que, además de tiene operaciones en Perú y una potente presencia en Estados Unidos, con un canal dedicado al fútbol con 15 millones de abonados. 


Paco Casal (de camisa blanca) y Carlos Villacís, durante la rueda de prensa donde se anunció que GOLTV tenía los derechos exclusivos de televisar el Campeonato de Fútbol.

Casal también presentó una demanda en la Justicia de Estados Unidos contra la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) y ex dirigentes acusados de corrupción, empresarios y empresas, según informó en su momento el semanario uruguayo Búsqueda. La denuncia fue presentada el 20 de octubre del 2016 en Florida y buscaba una indemnización económica por "daños y perjuicios", por no haber sido adjudicado con sus empresas GOLTV y Global Sports de los derechos de televisación del fútbol de la región.

Según el escrito, divulgado por Búsqueda, Casal acusó a los denunciados de participar "intencionalmente en un esquema" de coimas para favorecer a algunas compañías en la asignación de esos derechos y perjudicar los negocios de Casal. El texto fue corredactado por la ex embajadora de Estados Unidos en Uruguay Julissa Reynoso.

GOLTV actúa en 11 países. La dirige el polémico Paco Casal. Cuando se dio la noticia sobre Ecuador,  la prensa uruguaya dijo que Casal "compró el fútbol ecuatoriano" hasta el 2028.

"Los denunciantes buscan una compensación por el daño que sufrieron por la pérdida de los derechos de televisación", asegura el escrito. La demanda fue contra empresas y directivos vinculadas a Fox Sports, Torneos & Competencias y Full Play, además de los ex presidentes de la Conmebol, Eugenio Figueredo y Juan Ángel Napout.

¿Será Casal el nuevo "dueño" del fútbol ecuatoriano?". Un perfil señala que "tras ser el mayor factor de poder en el fútbol uruguayo, (Casal) decidió apostar más alto y fundó una cadena de TV internacional (GOL TV). Fue por los derechos del fútbol sudamericano y se encontró con una mafia allí enquistada. La denuncia de los clubes uruguayos, que promovió Casal, fue el inicio de un proceso que terminó con una generación entera de dirigentes y empresarios del fútbol presos. Este proceso se produjo en paralelo con la bomba mundial del Fifagate. Los dirigentes sudamericanos procesados eran parte de un entramado en el cual los empresarios pagaban coimas para obtener los derechos de la Copa América, la Libertadores y la Sudamericana.

"La historia de Casal es lo que genera división. Están quienes opinan que acumuló tal poder que puso al fútbol uruguayo bajo su pie, al punto que hoy integra cada una de las etapas del negocio. También están los que se basan en ello para argumentar que cambió la historia del fútbol local, pues pagó por lo que pocos hacían y dio empleo a miles".

Según la información que dio la FEF, la concesión de exclusividad para el Campeonato Ecuatoriano de Fútbol se la otorgó a esta empresa por 10 años, con renovación automática por otros diez años a partir del sexto año. Es decir, podría quedarse 20 años con los derechos del Campeonato.  GOLTV no opera en el Ecuador. Este contrato además permitiría a la empresa televisiva abrir operaciones en el Ecuador, y quien quiera ver los partidos del campeonato deberá abonarse o la empresa puede subarrendar las trasmisiones a operadores del mercado ecuatoriano. 

A cambio de ello, la FEF anunció que a entidad recibiría el 75% de 276 millones de dólares. El modelo económico de la oferta ganadora señalaba que "el precio ofertado por la totalidad de los derechos a adquirir es USD 22'000.000 a partir del primer año, con un incremento anual del 5% a partir del segundo año de contrato (...) Los ingresos netos se repartirán en la siguiente proporción: Federación Ecuatoriana de Fútbol 75%, GOLTV 25% netos, libres de los impuestos correspondientes.  Según los cálculos oficiales, para el próximo año, los clubes se repartirán un aproximado de USD 30 millones, unos diez millones más de dólares que recibieron el año pasado por parte de los actuales adjudicatarios, según los reportes oficiales de la FEF.

Los derechos para GOLTV a examen y proceso en la Superintendencia de Control de Poder de Mercado

Enrique Arosemena, gerente general de la estatal CNT.

Los reclamos no se hicieron esperar. Primero DirecTV presentó una carta pública anunciando su rechazo a esta decisión de la Federación. Sin embargo, semanas antes, el 5 de mayo, junto a la estatal Corporación Nacional de Telecomunicaciones, CNT, presentó una demanda de 70 páginas ante la Superintendencia de Control de Poder de Mercado, para detener la anunciada adjudicación. Entre los principales puntos, esta demanda advertía que "las bases para la licitación hacían posible que un solo oferente, incluso sin operaciones en territorio ecuatoriano, adquiera todos los derechos sobre el Campeonato Ecuatoriano de Fútbol excluyendo a los demás". 

USD 276

millones es la cifra global del contrato de la FEF con la empresa uruguaya.

 

Para las empresas que operan en el Ecuador, la propuesta económica también dejó dudas: el que la empresa GOLTV reciba el 25% de 22 millones el primer año equivale a 5.5 millones de dólares pero como es neto y libre de impuestos, la FEF no recibiría el 75% restantes sino menos, descontando el 22% de impuesto a la renta y el 5% del impuesto a la salida de capitales, lo cual elevaría los ingresos de la empresa uruguaya a más de 7 millones de dólares en el primer año. "La propuesta parece ser un esquema de reparto de ingresos, o reveneu share, en el cual la FEF mantiene el riesgo sobre el negocio y GOLTV adquiere en exclusividad sobre los ingresos, sin arriesgar su propio capital, lo que podría incentivar una política predatoria en el mercado ecuatoriano (imponiendo una tarifa elevada para los derechos, ya que eso impulsa sus ingresos y eventualmente transmite el mensaje respecto de su "compromiso" a nivel internacional...) que podría resultar en la no explotación de los derecho, ya que GOLTV no opera en los mercados aguas abajo de TV abierta ni de TV paga, en detrimento del interés general". 

Al final del día, solo la FEF supo de las condiciones que presentaron las otras ofertas, pues no las ha hecho públicas. Las empresas por cable que operan en el Ecuador tampoco han tenido la oportunidad de presentar sus ofertas ni comparar las de GOLTV con las que ofrece el mercado. Sin embargo, "en el mercado de adquisición de los derechos de trasmisión de acontecimientos futbolísticos regulares en el Ecuador —dicen los denunciantes—, es innegable que la FEF ostenta el poder del mercado, pues es el único ofertante". El paquete completo de derechos de televisión es ofertado por la Federación y no por los respectivos clubes por separado. El otorgamiento de los derechos de trasmisión a GOLTV "trasmitirían a la empresa uruguaya el monopolio en la reventa de esos derechos, pues la empresa sería la única ofertante y los clientes las operadoras nacionales de televisión y otras plataformas", dijeron los demandantes ante la Superintendencia. Los denunciantes han centrado su estrategia legal en denunciar abuso de poder de mercado: Algunos analistas consultados por este portal para este reportaje señalaron que no veían futuro a esa estrategia, y que, para ellos, lo ideal hubiese sido centrar la denuncia en cómo GOLTV obtuvo la adjudicación y su relación con la FEF, con cuyo modo habría afectado la libre competencia.

Para los denunciantes, "es inobjetable" que la manera cómo se ha realizado la licitación y la adjudicación de derechos de trasmisión de TV, "afecta negativamente, pues, o no habrá una explotación significativa de los derechos (restringiendo el acceso a los mismos a un número significativo de personas), se producirá un cierre del mercado por un plazo excesivo, se impondrán condiciones explotativas (sic) o una combinación de estas opciones". 

DirecTV y CNT-TV pusieron una demanda contra la FEF en la Superintendencia de Regulación y Control de poder del Mercado, que dirige Pedro Páez.

Entre las peticiones de los demandantes, y amparados en la Ley de Control del Poder del Mercado, estaba que la autoridad de control tomara medidas preventivas para impedir que se entregue la concesión a la empresa uruguaya. Pero la Intendencia de Investigación de Abuso de Poder de Mercado, en su providencia en la cual calificaba —y por tanto iniciaba la investigación— la demanda que "si bien los hechos detallados en la denuncia y en el escrito que la completa advierten la necesidad de dictar medidas preventivas,  esta autoridad administrativa  requiere elementos materiales que analizados sustenten y motiven su  adopción en pos de proteger el bien jurídico tutelado por la Ley Orgánica de Regulación y Control del Poder de Mercado y desde luego la norma Constitucional Ecuatoriana". 

La autoridad, al iniciar el proceso pidió a la FEF y a la empresa concesionada que señalen casillero judicial, y adicionalmente dispuso:

QUINTO.- Dispóngase a la Federación Ecuatoriana de Futbol FEF, que en el término de quince días contados a partir de la notificación con la presente providencia remita a este órgano de investigación: a) Una copia debidamente certificada y notariada del proceso de licitación que a la fecha tiene vigencia, que incluya, antecedentes, bases de invitación, ofertas recibidas, documentos de adjudicación, comunicaciones y demás información referente a dicho proceso; b) Una copia debidamente certificada y notariada del contenido íntegro del proceso de licitación (antecedentes, bases de invitación, ofertas recibidas, documentos de adjudicación, comunicaciones y demás información referente a dicho proceso) al que hace referencia la denuncia materia del presente proceso de investigación".

Aunque la FEF ya anunció la adjudicación —pero no se ha firmado el contrato aún— fuentes vinculadas al proceso señalaron que DirecTV sí había presentado una oferta por los derechos, de USD 15.5 millones anuales, sustancialmente menor a la ofertada por la empresa uruguaya. El propio presidente de la FEF dijo que la empresa participó junto a RCN en el consorcio denominado WinSport. La Federación ha negado que el contrato de los derechos de televisión vigente sea con DirecTV, sino con las operadoras TC Televisión y Gama TV, ambas empresas administradas por el Estado ecuatoriano y que fueran incautadas al Grupo Isaías en junio del 2009.

Villacís aseguró que la licitación fue con bases y todas las garantías de un debido proceso, y dijo que, además del pago de derechos, la empresa ganadora se comprometió a apoyar las divisiones menores del fútbol ecuatoriano, con la donación de cuatro buses. Sin embargo, las dudas persisten. "No hace sentido que la FEF haya adjudicado y entregado la televisación (sic) del fútbol ecuatoriano a una empresa que no tiene abonados, que no opera en el Ecuador. ¿Por qué no se invitó a las empresas que operan en el Ecuador?", es una de las preguntas que se hace un experto en derecho de la competencia en una declaración off the record para Plan V, por estar vinculado al proceso.

La Ley de Control de Poder del Mercado prohíbe que dos o más actores se concierten para impedir, restringir, falsear o distorisionar la competencia.

Señala también el hecho de que la FEF no puede argumentar que se trata de un acuerdo entre privados, pues la Federación es un actor económico, y como dueña de los derechos de televisión del Campeonato Nacional incide en un tema de interés público, según los artículos 11 y 33 (literal 6) de la Ley Orgánica de Regulación Control de Poder del Mercado. Este dice:

"Articulo 11.- Acuerdos y prácticas prohibidas.- Están prohibidos y serán sancionados de conformidad con las normas de la presente ley todo acuerdo, decisión o recomendación colectiva, o práctica concertada o conscientemente paralela, y en general todos los actos o conductas realizados por dos o más operadores económicos, de cualquier forma manifestados, relacionados con la producción e intercambio de bienes o servicios, cuyo objeto o efecto sea o pueda ser impedir, restringir, falsear o distorsionar la competencia, o afecten negativamente a la eficiencia económica o el bienestar general". Y a continuación, la norma detalla 22 conductas que constituyen acuerdos y prácticas prohibidas por la ley.

La misma fuente ha analizado los regímenes de trasmisión televisiva en ligas tan complejas como la española. Según este experto, en España se considera anticompetitivo si una adjudicación de este tipo supera los tres años, y a ninguna operadora se le da el derecho de renovación automática, pues luego de finalizado un contrato, se hace un nuevo concurso público, de forma transparente y abierta. Lo mismo sucede en el mercado argentino.

El ingreso de GOLTV al mercado ecuatoriano abre muchas interrogantes sobre cómo se hizo el proceso de adjudicación. Si finalmente al empresa se hace con la adjudicación de los derechos de televisión, será un remezón de la manera cómo se televisa el fútbol en el Ecuador, y cómo será en adelante el negocio aguas abajo, que no es otra cosa que la manera en que la empresa dueña de los derechos de trasmisión hace la reventa con los operadores, estos a su vez negocian con las agencias de publicidad para financiar esa operación y termina en la contratación de abonados, es decir ciudadanos, que quieren ver a su equipo por TV y deben contratar el servicio. Es de aguas abajo es el más importante del negocio de la televización del fútbol, y al final de esta cadena están losa aficionados al fútbol ecuatoriano y sus propios derechos. 

ACTUALIZACIÓN

26 de enero de 2018

En el caso de GOLTV intervino el ex candidato a la presidencia de la República, Abdalá Bucaram Pulley, quien presentó ante la justicia del Guayas una acción de protección en contra del polémico contrato, a fines de 2017. 

Tras la audiencia, que tuvo lugar el 25 de enero de 2018, el juez Jean Valverde aceptó el recurso presentado por el político, y dispuso que en un plazo de 72 horas la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF)  llame a un nuevo concurso de licitación. La decisión del juez provocó el rechazo de la organización futbolística, que, inclusive, no descartó postergar el inicio del Campeonato Ecuatoriano de Fútbol ante la contingencia. 

En su sentencia, el juez estableció que "debe existir una reglamentación y una oportunidad dentro del estándar general y, en este caso específico, para una participación con las mismas oportunidades, con los términos adecuados para que cualquier persona pueda tener el derecho a intervenir y participar”.

Agregó que “está claramente establecido que los derechos vulnerados son los de igualdad y de seguridad jurídica”. Y aseveró que “las garantías constitucionales, como la acción de protección, se aplican para fortalecer el derecho de igualdad y esto hace eco a una demanda colectiva, social y equitativa a todo nivel. No tiene espacio a discriminación”.

Para el juez, el caso “definitivamente tiene una connotación que es el de servicio social”. Sería, dictaminó el togado, “haciendo una analogía, como alcanzar las mismas oportunidades de emprendimiento, de desarrollo, de propuestas de negocio que generen un desarrollo económico íntegro con visión social”.

El abogado de la FEF, Jorge Chang, rechazó el fallo y defendió la licitación. “No es justo, es ilegal y arbitrario. Con documentos demostramos que ganó la mejor opción que es la de GolTV. Al juez no le importó y le dio razón a la barbarie".

El abogado de la FEF, Jorge Chang, rechazó el fallo y defendió la licitación. “No es justo, es ilegal y arbitrario. Con documentos demostramos que ganó la mejor opción que es la de GolTV. Al juez no le importó y le dio razón a la barbarie", dijo el abogado. La audiencia duró dos horas en un complejo judicial de Guayaquil. 

El abogado de la FEF agregó que “no se pueden ejecutar las garantías del contrato con GolTV. Las garantías existen, pero lamentablemente no nos las puede entregar GolTV por el ánimo y disposición de Dalo Bucaram. Ese contrato está suspendido y no hay ninguna institución financiera que pueda dar una garantía sobre un contrato suspendido”. Anticipó que apelará ante la Corte Provincial del Guayas e inclusive ante la Corte Constitucional, con asiento en la capital. 

Para Bucaram Pulley, hubo hubo falta de transparencia en el proceso de contratación, que otorgó los derechos de transmisión a la firma uruguaya, aunque sus cuestionamientos no fueron los únicos. 

Pedro Granja, abogado de Bucaram, expuso ante el juez que GolTV presentó su oferta un día después del límite planteado por la FEF a los demás participantes y que la declaración del presidente Carlos Villacis, de que Casal le regalaría USD 1,2 millones "a cambio de nada", para las asociaciones provinciales de futbol, evidenciaba la desigualdad para participar en la supuesta licitación.

El presidente de la FEF, Carlos Villacís,  admitió que la FEF ya habría cobrado a principios de enero de 2018 USD 6,6 millones, que corresponden al 30% del pago anual por los derechos. El dinero se repartió entre los 24 clubes nacionales, de las series A y B. Bucaram pidió a la Fiscalía que se investigue ese cobro y ese reparto, pues estaba prohibido judicialmente usar ese dinero por orden judicial hasta el 5 de febrero. 

La CNT, que había presentado una acción ante la Superintendencia de Control de Poder del Mercado, pero luego firmó con GolTV un acuerdo para transmitir los partidos, se declaró vigilante de la situación. Citado por medios nacionales, el gerente general Andrés Moreno, sostuvo que “empresa está vigilante del proceso y que mantiene el objetivo de lograr que más ecuatorianos vean el fútbol desde la primera fecha del torneo”.

Esteban Paz, dirigente de Liga Deportiva Universitaria, rechazó la decisión judicial: “La política está ensuciando al fútbol nacional. Nos sorprende que un juez obligue a una entidad privada a realizar una licitación para firmar un contrato".