La droga de alias ‘Guacho’ se habría vendido en Quito

La droga de alias ‘Guacho’ se habría vendido en Quito
Una reciente investigación establece que el líder de una banda de microtráfico en la capital tendría relación con el narcoguerrillero colombiano, acusado de atentados y asesinatos en Ecuador y Colombia. En un operativo simultáneo en tres provincias se logró capturar a 21 miembros de esa banda. Su líder, quien pasaba la droga desde Colombia por Puerto del Carmen, tiene antecedentes de narcotráfico.
25 de Junio del 2018
Redacción Plan V

Las investigaciones comenzaron hace un año. Un parte policial dio la alerta para que se inicien interceptaciones telefónicas, filmaciones, tomas fotográficas y seguimientos a sospechosos de expender droga al menudeo en Quito. En principio el caso se llamó “Guamaní” porque se identificó a este barrio del sur de Quito junto a Chillogallo, Nueva Aurora y Quitumbe como los lugares de mayor venta de la agrupación delictiva.

Los primeros indicios daban cuenta que se trataba de una organización colombo-ecuatoriana liderada por alias “Hd Colombia”, quien sería el distribuidor de la droga la capital. Pero no solo en el sur de la ciudad sino también el norte. Específicamente la organización tenía distribuidores tanto para el norte como para el sur.

Los primeros indicios daban cuenta que se trataba de una organización colombo-ecuatoriana liderada por alias “Hd Colombia”, quien sería el distribuidor de la droga la capital.

Al identificar a la cabecilla, los agentes antinarcóticos hallaron que este operaban desde Sucumbíos, específicamente desde Puerto del Carmen. “A través de tareas de gestión investigativa se pudo conocer que varios miembros de esta organización habrían migrado hasta el norte de la ciudad de Quito”, mencionan los agentes antinarcóticos en el expediente. Traía la droga desde Colombia, cruzaban en botes hasta  Puerto del Carmen, una de las localidades más remotas del país.

Desde ese lugar, el hombre se contactaba con una mujer que operaba como transportadora de la sustancia ilícita. Ella era la responsable de que el cargamento llegue a la capital hasta los distribuidores. Traficaban pasta bases, clorhidrato de cocaína y marihuana. Para ello usaba taxistas o iba en buses interprovinciales. Hacía varios viajes y se identificó a cuatro taxistas. Según la Fiscalía, su hijo pequeño era su mejor fachada. La organización llegó a cubrir toda la ciudad. En el sur de Quito tenían apoyo operativo para dividir el cargamento en paquetes y sacarlo a la venta a los consumidores. “Era una organización estructurada”, dice el fiscal del caso Francisco Vega.


Foto referencial

Las interceptaciones telefónicas permitieron hacer una investigación más minuciosa. Al seguir al líder de la banda hasta el Puerto del Carmen confirmaron que en esa zona hay un gran problema de control y que no es tan fácil hacer una investigación allá porque al momento de que se aparece un extraño en el lugar esto genera una alerta. Según el fiscal, a veces el mismo narcotraficante traía la droga en bajo perfil y con ropa muy sencilla.

El sospechosos usaba tres testaferros del Puerto del Carmen que prestaban sus cuentas bancarias para hacer los depósitos en Quito, Ambato y Santo Domingo.

El sospechosos usaba tres testaferros de esa misma localidad que prestaban sus cuentas bancarias para hacer los depósitos en Quito, Ambato y Santo Domingo. Así se transfería el dinero de la venta. Ellos retiraban el dinero y al entregarlo cobraban su comisión. Pero cuando alias “Hd Colombia” fue detenido en Puerto del Carmen, sus tres testaferros se fugaron. Los allanamientos se realizaron el 29 de mayo en las provincias de Pichincha, Tungurahua y Sucumbíos. Se decomisó tres autos y aproximadamente una media tonelada de cocaína. En la actualidad hay 21 detenidos con prisión preventiva y o en una casa de confianza como en el caso de la mujer con el niño.

Desde entonces las investigaciones han avanzado. El fiscal Francisco Vega afirma que el líder de esta organización tendría un vínculo con el cartel de alias ‘Guacho’ y que la droga posiblemente tiene ese origen. El narcoguerrillero señalado como autor de atentados en Ecuador y Colombia, del asesinato de 4 militares ecuatorianos y del equipo periodístico de El Comercio no solo está interesado en el tráfico internacional de drogas sino que tendría negocios en el microtráfico en grandes ciudades como Quito. “Esta organización (la de Guacho) usa ciertas personas para la venta y ya tienen una cantidad de narcos para pequeña escala”. “Tendrían un negocio de microtráfico bastante estructurado en Ecuador porque tenían definidos los sectores donde operar”, agrega.

Pero alias “Hd Colombia”, cuyo nombre real es Juan Andrés Domelin Timarán, registra antecedente penales. Tiene un proceso en su contra. El primero data de 2012 por delitos relacionados por el narcotráfico y se lo describe como un agricultor domiciliado en Lago Agrio. En Ambato fue detenido en ese año con 250 gramos de cocaína y en esa ocasión ya mencionó que la droga fue adquirida en el Comité del Pueblo de Quito. Por ese caso fue llamado a juicio y sentenciado a ocho de prisión, pero en el 2015 gracias al principio de favorabilidad salió de la cárcel. Fue sometido a un proceso de deportación y las autoridades le dieron 90 días para que regulariza su estancia en el ecuador. Ahora tiene cédula ecuatoriana y dos nuevos procesos: uno por asociación ilícita y otra por narcotráfico que se deriva de esa misma investigación.

La droga se vendía principalmente afuera de universidades, colegios y centros nocturnos. El fiscal cuenta que la mayor venta se registraba en night clubs porque en algunos de estos lugares se puede consumir dentro del mismo lugar. “Hay mucho consumo de droga (en Quito) y no para”, refiere el fiscal. Según cifras al 2017 de la extinta Secretaría Técnica de Prevención de Drogas, 1 de cada 10 adolescentes entre 12 y 17 años había probado alguna droga. En ese mismo estudio los lugares con mayor consumo de estupefacientes corresponden a las zonas 4 (Manabí, Santo Domingo de los Tsáchilas), 5 (Santa Elena, Guayas, Bolívar, Los Ríos, Galápagos), 8 (Guayaquil) y 9 (Quito). Ese mismo documento se establece en un 638% mayor probabilidad de consumir drogas en adolescentes a los que les han ofrecido drogas.

Este es uno de los más grandes operativos antidrogas que se ha hecho en la ciudad por el número de allanamientos y detenidos, en lo que va del año. El caso está en instrucción fiscal.

La droga circula en camiones

Quito se ha convertido en una ruta importante en los últimos meses para el traslado de la droga a raíz de la militarización en Esmeraldas. Un caso que empezó a investigarse el 10 de enero lo demuestra. En esa fecha, mediante un parte informativo a la Fiscalía, se conoció que una organización estaría dedicada al tráfico de drogas con destino EE.UU.

Pero el operativo se realizó el 29 de abril pasado. La droga era trasladada en camiones desde Lago Agrio hacia Esmeraldas, específicamente a Muisne. Uno de ellos llevaba 440 bloques de cocaína que tenían un sello de Rolex y una corona, la letra R y una corona. El camión fue aparcado en el sector de “La Virgen” sobre la vía Aloag-Santo Domingo. Llegaron a ellos gracias a seguimientos e interceptaciones de sus teléfonos. Eso permitió ver la relación entre los sospechosos.

Se estableció que Orlando B. era el líder de la organización; dos personas se encargaban del transporte y acopio de la droga; y dos más debían dar la custodia y seguridad. Estos últimos, según la investigación, habrían coordinado la contratación de una grúa para movilizar el vehículo hasta una mecánica en el sector de Santa Rosa en Quito, donde el mismo fue encontrado por las autoridades policiales. Fueron detenidas 5 personas.

Pero el pasado 8 de junio en otro operativo fue hallados 130 kilos de droga en un camión de madera que circulaba por Monjas, en el sur de Quito. La sustancia ilícita estaba camuflada en un doble fondo del transporte. El cargamento estaba destinado por el mercado internacional.

En ese entonces, el general Carlos Alulema, director nacional de Antinarcóticos, informó que el camión tenía como destino Guayaquil y de ahí a Estados Unidos. Confirmó que Quito era una ciudad de paso para la droga.

El fiscal Fabián Salazar afirmó que Pichincha ha realizado varios operativos porque, al no tener una competencia definida, el fiscal puede actuar en cualquier parte del país. Por eso en estos operativos no solo se ha intervenido en la capital sino en Esmeraldas, Manabí, Santo Domingo de los Tsáchilas, Sucumbíos. En los últimos tres meses se han incautado casi 3 toneladas de droga. Asimismo confirmó que los fiscales de los casos han recibido amenazas.

A Salazar le llama la atención que ha Pichincha le toque actuar en otras provincias como Esmeraldas y Manabí. “Hemos logrado determinar que las rutas van cambiando. Se cogió a cabecillas que operaban en Esmeraldas, a organizaciones que enviaban droga hacia Estados Unidos y que los abogados que defienden a estas organizaciones coincidencialmente son los abogados de otras organizaciones. No me sorprende”, manifestó Salazar. Confirmó que aún está en investigación el origen de los sellos de Rólex que aparecieron en el cargamento del camión.

De enero a junio de este año, la Policía Antinarcóticos ha decomisó 9,6 toneladas de droga. Según esa institución, al menos 7 toneladas tenían como destino mercados extranjeros y las dos toneladas restantes iban a ser expendidas en el territorio nacional. La información la proporcionó Edwin Noguera Cózar, jefe Antinarcóticos de la Zona 8. Todos los operativos realizados en lo que va del año dejaron 1 601 personas detenidas, 1 483 de ellas por microtráfico y 118 por tráfico internacional de estupefacientes.