Pedernales, un año después

Pedernales, un año después
Estudiantes de la Universidad San Francisco de Quito retrataron a través de historias y cifras el día a día de la ciudad que se convirtió en el epicentro del peor terremoto que ha sufrido el Ecuador en las últimas décadas. El siguiente texto, fotos, video e infografía son parte de un especial multimedia.
19 de Abril del 2017
Ronny Guamán y Doménica Vivanco - USFQ PERIODISMO

Mire el especial multimedia aquí

Para muchos ecuatorianos recordar a Pedernales es volver a vivir alguna de sus vacaciones familiares en la infancia, pensar en la playa y revivir el bello paisaje del mar y las gaviotas. Pedernales siempre ha sido un pueblo que ha vivido del turismo y de su gente luchadora que trabaja arduamente cada día. Ese siempre fue el panorama dibujado en las mentes de los ecuatorianos, hasta el 16 de Abril del 2016, cuando un sismo de 7,8 grados sacudió a la ciudad aproximadamente a las 19:00 de ese, un día sábado, cuando familias preparaban su cena y los turistas se disponían a salir de paseo por la ciudad.

El resultado de la catástrofe fue una ciudad devastada que además de edificios y viviendas destruidas, dejó más de 600 víctimas según datos oficiales, sin embargo, sus habitantes cuentan aproximadamente 1.000. El país entero se solidarizó y las donaciones llegaban desde varios puntos del Ecuador.

Ahora, un año después, las consecuencias del terremoto aún se perciben pero las personas han buscado maneras de salir adelante y reconstruir la ciudad desde cero con sus propias manos, gracias a su trabajo. En cada esquina hay alguien que perdió un pedazo de su vida aquel día, pero que a su vez se esforzó casi 365 días para recuperar su negocio, su fuente de vida, sin perder la esperanza de ver renacer su ciudad.

Vivienda provisional construida en base de madera.

Además de la voz de sus habitantes, la ciudad habla por sí sola, y es que, sus calles muestran un panorama alentador con respecto al año pasado. Hay varias edificaciones que aún son muestra del terremoto, pero a su vez, podemos mirar también nuevas construcciones que resurgen, calles componiéndose y negocios que han reinaugurado con el propósito de recuperar sus años de trabajo.

A raíz de que varias personas lo perdieron todo aquella noche, el gobierno con la intención de darles un techo temporal a un porcentaje de los damnificados crearon 3 albergues en la ciudad de Pedernales, que actualmente funcionan bajo la supervisión de las fuerzas armadas quienes reparten los alimentos y organizan a las familias.

Además, el gobierno construye aproximadamente 3.500 viviendas para los damnificados de Manabí y Esmeraldas. En Pedernales la construcción avanza a paso lento y los habitantes denuncian inconsistencias en dichos proyectos. Mientras tanto las personas viven en carpas de plástico que el gobierno chino donó tras la catástrofe. El otro lado de la moneda es el de la gente construyendo su vivienda con caña en lugares alejados dentro de la ciudad playera.

Welcome: Your first project
Create bar charts

La economía del lugar se vio duramente afectada y el gobierno optó por hacer algunos cambios económicos en el país y pedir préstamos en el extranjero. Y que, todo ese dinero recaudado sea destinado a la ciudad de Pedernales para que las personas puedan recuperarse económicamente. Sin embargo, las necesidades de la ciudad van desde un alcantarillado hasta la construcción de un hospital que las personas demandan desde hace varios años y que, a sus ojos no ven avances en dichas obras.

Iglesia María Auxiliadora en reconstrucción

Los datos oficiales reflejan una fuerte inversión por parte del gobierno, pero los moradores de Pedernales enfatizan en que dicha ayuda no ha sido visible en los últimos meses y uno de ellos menciona que, “no hay ayuda, esa es una ilusión”. Debido a que varias personas pidieron insistentemente créditos al gobierno para levantar su negocio o construir su vivienda y la respuesta ha sido negativa o les han contribuido con mucho menos del préstamo solicitado.

“Un pueblo que se activo rápido”, dicen orgullosos sus moradores. A pesar de las dificultades, en Pedernales mencionan que el turismo ha aumentado mucho en este año. Antes las personas viajaban en ciertas épocas del año, pero ahora, cada fin de semana se dan cita en Pedernales y han sentido la mano solidaria que les ha ayudado a levantarse. Así, ellos han podido conllevar la situación y paso a paso recuperar su economía para mantener a sus familias.

 

Uno de los documentales del sitio