Persisten las dudas sobre incineración de droga

Persisten las dudas sobre incineración de droga
Fuentes del ex Consep muestran a Plan V los procesos legalmente establecidos para recibir, almacenar y destruir la droga en manos de las autoridades. Este es un informe de seguimiento al reportaje sobre la incineración del alcaloide de la edición pasada.
15 de Octubre del 2018
Redacción Plan V

Protocolo para la recepción de droga.

Protocolo para la incineración de droga.

Según anunció a este portal el funcionario del Ministerio del Interior, Diego Tipán, una de las razones por la cual hay una diferencia entre la droga que se captura y la que se incinera es que el peso de la droga neto versus el peso en bruto de la droga no cuadra. El primero corresponde solo al peso del polvo (o líquido) de la droga, mientras que el segundo incluye el empaque que puede ser desde una envoltura en plástico hasta botellas cuando se trata de droga líquida. “Solo el peso neto es lo que está sancionado y es lo que permite establecer la pena”, dijo Tipán. Cuando incauta la droga, la Policía no saca las envolturas e informa sobre el peso en bruto del cargamento. Este es el procedimiento que el Ministerio del Interior recibió de la Secretaría Técnica de Drogas, Seted, y que en su análisis histórico ha identificado que no siempre se diferenció peso neto del peso en bruto, además que no hubo un protocolo detrás de esto, aseguró.

La nueva Ministra —anunció el funcionario— ha dispuesto trabajar en un reglamento de sustancias sujetas a control y fiscalización porque el mecanismo de incautación y destrucción debe estar en una normativa.

Sin embargo, el protocolo sí existe. Fuentes vinculadas a la administración anterior de la Secretaría de Drogas, mostraron a Plan V los documentos que determinan un procedimiento vigente para la incautación, recepción y destrucción de droga en el Ecuador. El Estado sí tiene el Sistema de Administración de Bienes en Depósito, Sisbienes, del antiguo Consep y luego Secretaría Técnica de Drogas. 

Gracias a este y a otros sistemas o protocolos de manejo de droga y bienes incautados, la OEA nombró a estos protocolos como modelos para la región. La aplicación de los mismos fue también una de las razones por las cuales el Ecuador salió de la lista negra y luego la lista gris del GAFI. 

Según datos oficiales, Plan V pudo constatar que entre el 18 de mayo del 2010 y  el 11 de febrero del 2016, el entonces Consep destruyó 263 toneladas de sustancias estupefacientes.  El Consejo Nacional de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas, Consep, fue creado en 1992. Antes de este organismo, la droga incautada se recibía en el Ministerio de Salud Pública y se embodegaba en el Banco Central del Ecuador.  El Consep estaba bajo la titularidad de la Procuraduría General del Estado y, hasta el 2015 tuvo las atribuciones que le daba la Ley Antinarcóticos. Se trataba de un cuerpo colegiado en el cual diversas instancias de control y de Justicia establecían las políticas de prevención y control de las drogas y sustancias precursoras. 


LEA: Así se incinera la cocaína en el Ecuador

En octubre del 2015, la Asamblea con mayoría correísta crea Secretaría Técnica de Drogas y aprueba la reforma legal que le da trece atribuciones, entre las de ejercer la asesoría, gestión, coordinación, seguimiento y evaluación de la aplicación y ejecución de las políticas públicas emitidas por el Comité Interinstitucional.


Un operario levanta los paquetes de alcaloide para echarlos en una incineradora privada de Cuenca. 

El diario El Universo reportaba que el organismo también podía regular y controlar las actividades relacionadas con la producción, importación, exportación, comercialización, almacenamiento, distribución, transporte, prestación de servicios industriales no farmacéuticos, reciclaje, reutilización y uso de sustancias catalogadas como sujetas a fiscalización, entre otras atribuciones.

Por entonces,  presidente Rafael Correa se mostró satisfecho por los cambios. Dijo que “antes esa lucha (contra las drogas) estaba a cargo de la Procuraduría. Era el procurador el que presidía el Consep y ahí estaban ministros. Y no es lo mismo que el procurador dé una orden a los ministros a que el presidente directamente se las dé. Con la reforma, el Consep desaparece, se transforma en una Secretaría Técnica y ahí sí a cargo de la Presidencia. Ahora sí vamos a poder tener mucha más eficacia y eficiencia en la lucha contra las drogas”, dijo el entonces mandatario. 

La Secretaría Técnica estuvo presidida por Rodrigo Vélez y luego, al final del gobierno de Correa y principios del gobierno de Lenín Moreno, estuvo en manos de Lady Zúñiga, ex ministra de Justicia. Entre las herencias del Consep, además de los bienes y las toneladas de droga embodegadas, quedó la resolución firmada por Rodrigo Vélez, secretario ejecutivo del Consep, del 26 de agosto del 2014, en la cual se comunicaba a las autoridades: Gustavo Jalkh, presidente del Consejo de la Judicatura; José Serrano Salgado, ministro del Interior y Galo Chiriboga Zambrano, fiscal general del Estado, acerca de los procedimientos del Consep para la recepción y destrucción de sustancias estupefacientes. 

Se colocarán los sellos de seguridad correspondientes que garanticen la inviolabilidad de los envases hasta que sean presentadas a órdenes de la autoridad competente para su destrucción y se registrarán todas las acciones.

El protocolo establece que "la recepción de la droga se realizará previa recepción judicial, a través de la Dirección Nacional Antinarcóticos de la Policía Nacional o de sus delegaciones provinciales, siempre que exista el informe de peritaje en el cual se certifique la identidad de las sustancias y se establezca, taxativamente, el peso bruto y peso neto de las mismas, en los casos en que sea posible". La diferencia entre uno y otro lo hace la envoltura de la droga, dependiendo si va por mar o por tierra y del tipo de droga. En general, los protocolos establecen un 2% de diferencia entre el peso bruto y el peso neto, lo cual jamás justifica que haya diferencias de kilos, menos aún de toneladas en los cargamentos. 

El procedimiento incluye responsabilidades concretas de las autoridades competentes. Los servidores o depositarios del Consep, que cuenten con la delegación expresa del Secretario Ejecutivo, revisarán documentos, recibirán e identificarán la identidad y peso de las sustancias y empaques que son entregadas en depósito temporal hasta que se disponga su destrucción. Para el efecto, registrarán documentos, tomarán fotografías, efectuarán pesajes, pruebas de campo (PIPH) y elaborarán actas de entrega recepción, en las cuales se dejarán constancia de cualquier observación o diferencia que pudiera presentarse, garantizando el cumplimiento de lo establecido en el artículo 456 del COIP. Se colocarán los sellos de seguridad correspondientes que garanticen la inviolabilidad de los envases hasta que sean presentadas a órdenes de la autoridad competente para su destrucción, y se registrarán todas las acciones, incluidos los documentos de soporte en el sistema informático de uso de la institución.


El proceso de incineración de droga realizado en el mes de septiembre en Cuenca.

Las dudas de las fuentes se refieren a si desde inicios del 2016 se han usado estos procedimientos. Además, el balance de la droga capturada y la droga incinerada de verdad puede ponerse en duda si no se han cumplido los protocoles mencionados, que fueron notificados a todas las autoridades que tienen que ver con el tema de drogas. En suma, el proceso empieza por la captura de la droga, pero antes el Consep y la Secretaría Técnica, y ahora el Ministerio del Interior, solo dan cuenta de la droga que ha sido recibida por los responsables de la institución, no la que ha capturado la Policía, y, dicen las fuentes, hay que poner mucha atención a la cronología de los cargamentos capturados. Y todo registro debiera tener el monto y fecha que capturó la Policía; monto y fecha que recibió el juez; monto y fecha que recibió el organismo del Estado responsable (lo que reemplace al Consep o a la Secretaría técnica; el monto y fecha que sale de las bodegas y lo que se destruye). Así, la Policía tiene que entregar a un juez con la debida acta de entrega y recepción y los peritajes de que en verdad se entrega la droga que se dice ha sido capturada; luego, vía providencia, el juez dispone la entrega de la droga a la Secretaría Técnica (antes Consep) y el organismo la recibe luego de que se la pesa, y se pasa una muestra por el laboratorio. Ex funcionario del Consep dijeron a Plan V que el Consep tenía un laboratorio modelo en América Latina, en Guayaquil, pero ahora no se sabe si este sigue funcionando. Este laboratorio tenía un expectómetro de gases de rayos infrarojos para medir la trazabilidad en cada muestra. Esto es: medir el componente de las sustancias precursoras de la droga. Además había un cromatógrafo de gases.