¿Quién mató a José Tendetza?

Enviar por correo electrónico
¿Quién mató a José Tendetza?
El cuerpo del dirigente antiminero shuar José Tendetza, apareció amarrado. Estaba por viajar a la Cumbre de los Pueblos, en Lima, para denunciar la explotación minera china en Cóndor Mirador. Fue un activo dirigente en contra de la minería a gran escala, defendió el territorio shuar y su cadáver fue enterrado sin avisar a su familia. El ministro del Interior dijo que los resultados de la autopsia oficial dicen que fue estrangulado.
04 de Diciembre del 2014
Redacción Plan V

Carta enviada al Banco de Desarrollo de China, la cual también fue firmada por José Tendetza.

Dos años antes de su muerte, José Isidro Tendetza, shuar de 47 años de edad, llegó una tarde a su casa, que queda en el camino a la mina, y vio cómo gente que decía ser guardias de la empresa minera destruían su casa y su aja o chacra. La empresa requería de su tierra para continuar su expansión minera. Pero Tendetza, un aguerrido dirigente de su nacionalidad, no se allanó ni dejó que lo desalojaran: “De aquí solo me sacan muerto”.

El 3 de diciembre del 2014, unos motoristas caoneros encontraron su cadáver, amarrado de pies y manos con una soga azul, flotando en el río Chuchumbletza, tributario del gran río Zamora. Fue en el cantón El Pangui, zona minera.

Por la disposición del cuerpo, la propia Policía local presumió que se trató de un asesinato. José Tendetza llevaba desaparecido desde el 28 de noviembre, cuando salió de su casa convocado a una reunión en la cual se tratarían los temas que debía llevar a la Cumbre Climática, en Lima. Tenía un encuentro en la comunidad de Bomboiza, organizado por su amigo Domingo Ankuash, uno de los dirigentes históricos del pueblo shuar, para analizar la situación de la explotación minera en la zona.

Lea también el informe sobre el contrato de Ecuacorriente en la zona de Cóndor Mirador.

Fue el propio Ankuash que lo llamó primero insistentemente, y luego llegó a su casa tras un recorrido de varias horas. La familia tampoco sabía lo que había pasado. No era hombre de desaparecerse así nomás sin avisar. Menos cuando había sido objeto de varias amenazas de muerte por parte de gente que él y sus colegas pensaban era gente vinculada a la minera. Se la tenían jurada: en enero del 2013 fue uno de los firmantes de la acción por violación de los derechos de la naturaleza, interpuesta contra el Estado ecuatoriano en instancias judiciales.

Ecuacorriente está controlada por la empresa china Railway Construccion Corporation, CRCC, y el grupo chinoTongling Nonferrous Metals.

En noviembre de ese año, la empresa Ecuacorriente, que explota la mina de oro Cóndor Mirador, en la esquina sur oriental de la Amazonia ecuatoriana, le puso una demanda con el fin de sacarlo de su tierra.

La reacción de Tendetza y otras familias shuar fue negarse a salir y renunciar a sus derechos de posesión ancestral. Ecuacorriente está controlada por la empresa china Railway Construccion Corporation, CRCC, y el grupo Tongling Nonferrous Metals. Esta última también es una empresa estatal china que opera en 30 países, especializada en producir minerales no ferrosos y productos químicos.

Ecuacorriente fue favorecida, en abril del 2013 con la firma de un acuerdo de inversión por USD 2100 millones, con el Estado ecuatoriano a través del Ministerio Coordinador de la Producción. La actividad minera es prioritaria en el llamado cambio de la matriz productiva que impulsa el gobierno. Y si se aprueba el paquete legal de reformas tributarias, enviado por el presidente Rafael Correa a la Asamblea Nacional con carácter de urgente, será beneficiaria de un congelamiento de tarifas, exoneraciones y deducciones por quince años renovables. Según el proyecto, las industrias básicas (petroquímica, siderúrgica, metalúrgica, entre otras) no pagarán impuestos por diez años. Habrá doble deducción para depreciación de activos.