Sumak Kawsay, la palabra usurpada

Enviar por correo electrónico
Sumak Kawsay, la palabra usurpada
El Plan Nacional de Desarrollo para el Buen Vivir sustentó la vigencia del concepto como “la forma de vida que permite la felicidad y la permanencia de la diversidad cultural y ambiental". Cuatro especialistas cuestionan el uso del concepto del Buen Vivir.
28 de Abril del 2014
Redacción Plan V

El Buen Vivir es el imaginario con el cual el gobierno de Alianza País ha conducido sus actos, por lo menos en cuanto a planificación se trata.  Elevado a categoría constitucional, el concepto fue tomado de la cosmovisión indígena.  El Plan Nacional de Desarrollo para el Buen Vivir –en dos etapas– sustentó la vigencia del concepto bajo el argumento de que es el camino a seguir, y lo define como “la forma de vida  que permite la felicidad y la permanencia de la diversidad cultural y ambiental; es armonía, igualdad, equidad y solidaridad. No es buscar la opulencia ni el crecimiento económico infinito”. www.buenvivir.gob.ec. En la introducción al Plan Nacional 20013-2017, se reconoce que este documento recoge los planteamientos de los pueblos andino-amazónicos y plantea la noción del Buen Vivir, como “el objetivo central de la política pública”.

Hoy, tres líderes indígenas y un mestizo estudioso del mundo mítico ancestral, cuestionan el uso que el gobierno sigue dando al término, a la luz de la relación que ha llevado el régimen con el movimiento indígena. Uno de ellos, Ariruma Kowii, director del Área de Letras de la Universidad Andina Simón Bolívar, habla incluso de una suerte de genocidio cultural perpetrado por quienes, por ejemplo, han eliminado la educación bilingüe.

Plan V quiere mostrar la visión que sobre el Sumak Kawsay tienen ahora quienes son depositarios de la tradición y no sus usurpadores.