Back to top
21 de Enero del 2019
Historias
Lectura: 11 minutos
21 de Enero del 2019
Redacción Plan V
Venezolana en Ibarra: “La xenofobia es real, no nos quieren”

El caos se apoderó de las calles de Ibarra que fueron testigas del crimen contra Diana. Ella estaba embarazada. 

 

El caos se apoderó de las calles de Ibarra que fueron testigas del crimen contra Diana. Ella estaba embarazada.

 

En Ibarra hay 2.000 venezolanos, según Jorly Mejía, nutricionista, doctora y miembro activo de la comunidad de venezolanos en esa ciudad. Ella contó a Plan V cómo vivió las últimas horas tras el femicidio de una joven por un venezolano y la exacerbación de decenas de ecuatorianos que salieron a las calles para pedir que se fueran. Esto en medio del tuit del presidente Lenín Moreno que afirma: “Les hemos abierto las puertas, pero no sacrificaremos la seguridad de nadie”.

Fue un femicidio ante la mirada de decenas de personas y de policías. Ocurrió el sábado pasado, 19 de febrero. La policía no reaccionó y el hombre, de nacionalidad venezolana, acuchilló a Diana. “Lo voy hacer, lo voy hacer”, gritaba descontrolado el hombre mientras sostenía a la mujer por el cuello y le apegaba un enorme cuchillo. Otra voz aparece: “mátale, ch…”. Eso mientras los policías se acercaban, unos apuntado al femicida y otros resguardados con un escudo.

Cuando se siente cercado, cumple la amenaza. En el video, el hombre clava sin control el cuchillo en el pecho de la joven que estaba embarazada. Ella apenas sube las manos en un intento quizá de detener al hombre y luego se cubre el pecho mientras su victimario se ensañaba con ella. Solo entonces los uniformados se abalanzaron contra él, un tumulto donde también participaron hasta los curiosos. El caos se apoderó de las calles de Ibarra, cuyo ciudadanos quedaron impactados por el crimen registrado en video.

Las reacciones oficiales empezaron. A las 13:18 del domingo 20 de enero, un día después del crimen, el presidente Lenín Moreno escribió: “Les hemos abierto las puertas, pero no sacrificaremos la seguridad de nadie”. Se refería a la comunidad venezolana a la que le anunció que el Gobierno empezaría a trabajar con brigadas para controlar a los venezolanos en las calles, en sus trabajos y en la frontera.

Esa misma tarde, decenas salieron a las calles para exigir que se vayan los venezolanos y fueron agredidos e insultados. De esas horas han quedado video y testimonios, como el siguiente hecho por Plan V a Jorly Mejía, nutricionista y doctora venezolana, residente en Ibarra:

"Ayer salimos temprano con mi familia porque había un cabildo abierto por la situación de Venezuela. Pero cuando estábamos en la parada de buses me llegó un mensaje, pues la concentración se había suspendido por la situación del sábado en la noche (femicidio de Diana). Nos enteramos por redes sociales. Pero pasaron las horas y el ambiente se puso tenso.


La imagen del agresor con la joven que fue acuchillada ante la mirada de policías y curiosos. 

"Me llamaron amigos y me contaron que tuvieron que salir corriendo de su casa porque la gente quería quemarles las cosas. Son seis chicos y una chica. Contaron que llegó mucha gente, haciendo bulla y tocando las puertas. Eran más de 20 personas y estaban muy agresivos. Les gritaron: "venezolanos asesinos". Ellos pasaron la noche en la casa del jefe de uno de ellos que les dio posada. Salieron sin sus pertenencias. Es más hasta ahora no saben si les quemaron las cosas porque salieron corriendo.

"Muchos amigos venezolanos con los que he estado en contacto me dijeron que están en sus casas. No salieron a trabajar, no mandaron a los niños al colegio. Vimos los videos que pasaron por las redes sociales, amigos y familiares que viven en otras partes nos consultaron cómo estábamos. Supimos que habrá una concentración a las 16:00 y por eso no vamos a salir. Sabemos que la fuerza pública ya está en la ciudad.


En redes sociales se publicaron amenazas e insultos contra los venezolanos en Ecuador. 

No es determinante el grado de instrucción educativa, la situación económica o el estatus migratorio para cometer un crimen de ese tipo. Y por eso no pueden estar juzgando a todos los venezolanos.

"No tengo información de que hay muertos venezolanos acá. Somos más de 2.000 venezolanos en esta ciudad. Los ecuatorianos, de verdad, no están contentos con  nuestra presencia, independientemente de si estamos legales o ilegales, o si somos profesionales o no. La xenofobia es verdad. No nos quieren. Yo lo viví hace dos años cuando llegué a Ibarra. Fui contratada por el Municipio para dar un curso y tuve unos de comentarios horribles de los señores ecuatorianos. Me dijeron que estábamos quitando el trabajo a la gente y que nos fuéramos para nuestro país. Le dije que tenía todos mis títulos reconocidos aquí y de los que están presentes no tienen los títulos que yo tengo. Tengo una licenciatura, dos maestrías, una especialización y un doctorado. Así que tener clase conmigo es un lujo, les dije. Muchas señoras ecuatorianas se solidarizaron.

Agresiones contra venezolanos en Ibarra.

"Ahorita estoy trabajando con las Naciones Unidas y me pidieron que no saliera a la calle. Pero todo el mundo está asustado, pero va a esperar a que la situación se calme. La mayoría de los que estamos aquí no tenemos para dónde ir. Para Venezuela es imposible y para otro país es difícil. Muchos aquí ya tenemos trabajo y los niños están en el colegio.

"No podemos agarrar las maletas e irnos. El Gobierno debe tener precaución en las declaraciones que da. El presidente Lenín Moreno llamó a la xenofobia. La situación que originó esto fue un crimen contra una mujer, el muchacho lo hizo en la vía pública lamentablemente. Perdió el control, pero también se pudo evitar. No hay un protocolo por lo visto. No hubo negociadores, no acordonaron el área.

"Que el Gobierno pida el pasado judicial está bien, porque se lo puede solicitar por internet, en la página de Relaciones Exteriores de Venezuela. Pero la apostilla es imposible sacarla en mi país. No hay cita para ello. Ellos lo saben muy bien. A veces la página web funciona y por allí se lo saca, incluso tiene un código de barras. Pero hay otras opciones: Perú, por ejemplo, pide el récord policial por Interpol.

"Según dicen el chico tiene antecedentes penales, pero pudo haber sido otro muchacho sin antecedentes. No es determinante el grado de instrucción educativa, la situación económica o el estatus migratorio para cometer un crimen de ese tipo. Y por eso no pueden estar juzgando a todos los venezolanos. ¿Para cometer un crimen se debe tener un antecedente penal? No.

Diana avisó al 911 de agresiones antes de su muerte

La ministra del Interior, María Paula Romo, informó que fue la víctima la que hizo una llamada de auxilio al 911 antes de que fuera asesinada. Diana se encontraba en un patio de comidas y dijo ser víctima de agresiones físicas y verbales. “Al parecer habían algunas llamadas anteriores y un proceso en la Junta de Protección de Derechos de la Niñez en Ibarra.  El 911 tratándolo como un asunto de violencia intrafamiliar, envía un grupo de policías que son preventivos”.

Romo reconoció que hubo una serie de errores que están investigando y que habrá sanciones. “Uno de los riesgos era lastimarla al intentar salvarla, pero la policía debió haber actuado”. Para la funcionaria, “cuando se trata de defender una vida o evitar un delito, la Policía no solo tiene la facultad de usar la fuerza, tiene el deber de hacerlo”. “No son solo los policías que están ahí sino quien está al mando de esa operación, porque sin duda hay una cabeza y esa cabeza tiene que dar instrucciones. Nada justifica la inacción de la policía”, agregó en una entrevista en Teleamazonas.

Pasado judicial como requisito para los venezolanos

El vicepresidente Otto Sonnenholzner, en cadena nacional, bajó el tono del tuit del presidente Moreno, pero confirmó que los venezolanos deberán presentar su pasado judicial apostillado para ingresar al Ecuador. “El agresor, en este caso, es un ciudadano extranjero, lo que podría provocar una generalización que sólo traerá más violencia. Es momento de recordar que el nuestro también es un pueblo migrante”. Pero agregó: “Al mismo tiempo que hago este llamado, estoy consciente de que no podemos cerrar los ojos a la preocupación que existe en el país relacionada a la inseguridad y la informalidad. Sin generalizaciones, pero con mano firme: hoy debemos diferenciar entre venezolanos que huyen del Gobierno de Maduro y otros que aprovechan esta situación para delinquir”.

El secretario de Comunicación, Andrés Michelena, también reafirmó ese criterio. Aseguró que es una estrategia de Nicolás Maduro, quien -según el funcionario- estaría enviando “personas que tiene detenidas en sus cárceles al Ecuador”.

 

Sonnenholzner dijo que los controles se fortalecerán, a través de un registro que permita conocer con mayor precisión la situación de quienes se encuentran en el territorio nacional; sanciones a quienes se aprovechan de la difícil situación de migrantes que por alimentar a sus familias son víctimas de empleadores inescrupulosos. “Hemos agotado todos los esfuerzos, pero Venezuela se niega a entregar bases de datos que nos permitan verificar la información de quienes llegan al país”.

Sobre el caso de Diana, anunció que los oficiales a cargo de la ciudad fueron removidos y serán sancionados. “Me dirijo a cada policía del país para asegurarles que cuando usen la fuerza en cumplimiento de su deber y en defensa de la ciudadanía tendrán siempre el respaldo del Gobierno Nacional”.

GALERÍA
Venezolana en Ibarra: “La xenofobia es real, no nos quieren”
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

El Fondo de Promoción Electoral: ¿botar la plata?
Leonardo Gómez Ponce y Mauricio Alarcón Salvador
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V
Quito: la ciudad que no ama a los perros
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

El crimen de Mascarilla bajo una nueva luz
Redacción Plan V
Abacá: esclavitud moderna en los campos de Ecuador
Diego Cazar Baquero y Susana Morán. Fotos y videos: Luis Argüello
Caso Balda: la ONU aboga por Correa y provoca una sacudida diplomática
Jean Cano
Buenos Aires, una bomba de tiempo de la minería ilegal
Redacción Plan V