"Por llevarte las caricias del poder dices cualquier cosa": Ramiro Aguilar

Enviar por correo electrónico
"Por llevarte las caricias del poder dices cualquier cosa": Ramiro Aguilar
"Al Gobierno hay que pedirle cuentas, debe rendir cuentas de sus años de monopolio del poder del Estado, ¿nos olvidamos de la metida de mano a la justicia y decimos a partir de ahora vamos a hacer aceras y bordillos?" se pregunta el asambleísta nacional Ramiro Aguilar, al explicar su salida del movimiento de Mauricio Rodas.
17 de Marzo del 2014
Redacción Plan V

Más datos proporcionados por el
Observatorio Legislativo sobre este asambleísta

TESTIMONIO

"El tema de mi salida de SUMA hay que leerlo con una óptica política de mayor alcance, no se trata de confrontar o no con el gobierno. ¿Qué es no confrontar en política? ¿No confrontar es no ser crítico con lo que ha pasado en el Ecuador antes del 23 de febrero? ¿Nos olvidamos de la Ley de Comunicación, de los Diez de Luluncoto, del Yasuní, de las payasadas que han hecho en política internacional defendiendo a Siria e Irán? ¿Nos olvidamos de todo eso y vamos hacia adelante? ¿De la ausencia de fiscalización, de auditorías, del uso de fondos públicos en la campaña electoral? ¿Nos olvidamos de eso? Porque si no te olvidas de eso no puedes dejar de ser confrontativo. 

"Al gobierno hay que pedirle cuentas, debe rendir cuentas de sus años de monopolio del poder del Estado, ¿nos olvidamos de la "metida de mano a la justicia" y decimos "a partir de ahora vamos a hacer aceras y bordillos"?

"Ese es el tema de la reunión de Mauricio Rodas con el Presidente. Yo cuestiono que fue una reunión sin agenda, sin hoja de ruta, sin propósito político, pero fue a brindar con una persona que le decía que era de extrema derecha, que estaba financiado por fondos oscuros de origen internacional y que quería destrozar al país y la democracia, no sé a qué fue.

"Desde el punto de vista macropolítico, se deben definir los espacios y ver quién los ocupa. Desde hace siete años que Alianza País es el centro del escenario político, que tiene satélites como el Avanza de Ramiro González. El espacio está copado por ellos: si piensas igual que ellos debes sumarte y convertirte en otro movimiento satélite. Si no, debes estar en la oposición. Si te indefines, si pierdes la definición política te quedas en el limbo de que eres "propositivo". Uno debe tener la capacidad de incidir en quién estás siendo supuestamente propositivo.

"Esa supuesta postura de no sumisión al gobierno nos lleva a pensar en qué se puede colaborar con el Gobierno central. Las competencias están establecidas en la Ley, igual que las partidas y los presupuestos. ¿Cómo es la colaboración entonces? ¿Es política para que no te acusen de golpista? Desde el lado de la oposición, en cambio, hay la necesidad de seguir peleando por la libertad de expresión, por la independencia de la Función Judicial, por la fiscalización de los actos del poder público, por pedir cuentas al Presidente y oponer a sus insultos razones, a exigir lógica y profesionalismo a la política internacional, a la política comercial, esos son hechos concretos. ¿Pero desde la Alcaldía cómo se colabora con el Presidente? ¿Manteniendo bonitos el Palacio de Gobierno y la Plaza Grande? La colaboración con el Gobierno central no depende de si eres amigo o no del Presidente. No se puede ser ingenuo y comerse la amenaza de que si ganaba un opositor el Municipio se iba a quedar sin recursos. 

"No puede ser que el alcalde electo Rodas llegue y simplemente diga que va a caminar hacia adelante sin auditar la administración anterior, no para encontrar nada, sino para –por lo menos– saber qué activos y pasivos tiene. Hay una ausencia total de sentido crítico, una posición de espectáculo, de política-farándula, de brindis y fotos, no de posiciones e ideologías como debe ser. El que es peronista es peronista, el que es correísta es correísta, yo a veces he votado con el correísmo en temas que están bien hechos, pero no por eso voy a salir a abrazarme y tomarme fotos con el gobierno. No puedo perderme en la farándula. No podemos dejar de ser críticos con los profundos vacíos en democracia que tiene este gobierno.

"Los que aman en Quito a Mauricio Rodas son 2,4%. Captó el antibarrerismo duro, que significaba un 28% para cualquier candidato que la política ecuatoriana pusiera en contra de Barrera. Llegó al 58% que fueron votos de gente descontenta".

"En política debes aliarte con personas afines, que sirvan de ejemplo y apoyo. Debes reunirte con quienes tienes una agenda común. Por eso fui crítico siempre con la alianza con el Movimiento Vive, que no sé si existe realmente o no. La lectura la deben dar los votos: en la elección presidencial nacional Mauricio Rodas sacó 3,9%. En  Quito debió haber sacado el 2,4% de los votos presidenciales. Los que lo aman en Quito son ese 2,4%. Captó el antibarrerismo duro, que significaba un 28% para cualquier candidato que la política ecuatoriana pusiera en contra de Barrera. Llegó al 58% que fueron votos de gente descontenta con cómo el Presidente se entrometió en la campaña electoral y muchos grupos progresistas, como ecologistas, mujeres, médicos. Esa es la lectura que deben hacer: lo que tu electorado busca, que es democratizar la forma de Gobierno. No puedes hacerte de la vista gorda de esto y simplemente decir que eres propositivo. 

"Cuando quieres llevarte las caricias del poder dices cualquier cosa. Pienso en el caso de Avanza y Ramiro González: quien vota por Avanza vota por el gobierno. Pero en el caso de Rodas y Ricaurte, uno no es dueño de los votos, sino que debe cumplir las instrucciones que te ha dado el votante. No puede ser que después de que te elijan haces lo que quieras. En campaña siempre dije que había una línea ética que nos apartaba del correísmo. No podemos abandonar eso.