Gabriel Hidalgo Andrade

Correa prefiere decir, de la forma más irresponsable, que el correísmo chantajeará al próximo gobierno, si no fuera el que él quiere, de la misma forma que operó en el oprobioso pasado la rancia partidocracia neoliberal.

María Fernanda Solíz

Ojalá en este proceso de campaña, tengamos menos autocomplacencia, menos prepotencia y la amplitud de mirar abajo, de mirar atrás, de analizar con cabeza fría.

Juan Cuvi

Alberto Fujimori es el espejo en el que Rafael Correa tiene terror de mirarse.

Rodrigo Tenorio Ambrossi

¡Cómo olvidar a quienes prostituyen de esta manera a la democracia! Quienes así la tratan no tendrán reparo alguno en darnos clases de moralidad política y social.

Ana Minga

En general, en los políticos del mundo – parece- no hay espacio para la conciencia. Es un agarra lo que puedas y aún más.

Simón Ordóñez Cordero

Detrás de los ampulosos discursos y de las estadísticas trucadas, casi nada queda: la pobreza estructural es prácticamente la misma de hace una década, y el desempleo campea

María Fernanda Moscoso

A lo mejor nuestra valentía —al menos la de cierta izquierda de clase media sin discurso— radica en admitir el inmenso desencanto y, en consecuencia, la desilusión

Consuelo Albornoz Tinajero

Con la gestión del correismo, la prevención, el control y la sanción a los actos de corrupción se volvieron casi imposibles.  Casi.  Y la realidad actual es prueba de ello.

Oswaldo Toscano

¿Es Jorge Glas parte de la red de corrupción de Petroecuador? Pregunta repulsiva en un ambiente saturado por las denuncias de corrupción en medio de la campaña electoral.

Patricio Moncayo

El objetivo mayor parecería ser ganar la próxima elección, no para retomar el proyecto “histórico” de las “cuatro o cinco revoluciones” sino para cubrirse las espaldas.

Páginas