Diezmos: corrupción y cinismo

Diezmos: corrupción y cinismo
Correa condujo la política al campo del más grande de los cinismos jamás vividos. Con su doble discurso, creó la escuela de la perfecta corrupción de tal manera que los suyos pudiesen actuar sin que aparezca su verdadero cuerpo. Saber delinquir sin dejar huellas, ser corrupto a tiempo completo y, sin embargo, ser visto como héroe de la honorabilidad. Tener las manos absolutamente sucias y, pese a ello, oler a santidad. El correato hizo de la política un perverso carnaval de disfraces.
03 de Diciembre del 2018
POR: Rodrigo Tenorio Ambrossi

Doctor en Psicología Clínica, licenciado en filosofía y escritor.

El presi-dente Moreno ya no puede seguir en su silencio culposo. ¡Qué pun-tería la suya para elegir a sus vicepre-sidentes!"

¡Hasta dónde se ha llegado, a qué abismos se ha conducido a la política! Pero no es nada saludable que los políticos se rasguen las vestiduras y menos las de la honorabilidad no sea que aparezca el fantasma de la muerte incrustado en el cuerpo corrupto de la política. A ratos, el país entero huele a cementerio.

Correa condujo la política al campo del más grande de los cinismos jamás vividos. Con su doble discurso, creó la escuela de la perfecta corrupción de tal manera que los suyos pudiesen actuar sin que aparezca su verdadero cuerpo. Saber delinquir sin dejar huellas, ser corrupto a tiempo completo y, sin embargo, ser visto como héroe de la honorabilidad. Tener las manos absolutamente sucias y, pese a ello, oler a santidad. El correato hizo de la política un perverso carnaval de disfraces. 

 ¿Serán únicamente los vicepresidentes quienes deberán ir a parar con sus huesos en las cárceles? Después de la defenestración de Glas, las cosas siguen igual o peor que antes. Fue el presidente Moreno quien propuso a Vicuña para sustituir a su vicepresidente corrupto. ¿No sabía bien de quién se trata? ¿No analizó detenida, profundamente a su elegida, de pies a cabeza, lo de antes y lo de después? ¿Por qué se jugó el pellejo por una corrupta? ¿Que lo ignoraba? ¿No se le ha pedido hasta la saciedad que se descorreíse? Como si ignorase que la corrupción es esencialmente camaleónica e hipócrita.

Corrupción significa podredumbre. Y lo podrido huele mal a mil leguas. Pero parecería que en el país administrativo y político no se percibe nada de los nauseabundos efluvios de la corrupción. ¿Se hallan acaso los poderes políticos enfermos de una crónica anosmia que terminará hundiendo para siempre al país en el desamparo político y ético? Por eso no faltan quienes defienden a Vicuña a capa y espada: Vicuña la virgen y mártir.

Me pregunto si el presidente Moreno no analizó por dentro y por fuera a su candidata a sustituir a Glas, el corrupto. Si tan tempranamente se despojó de ese vicepresidente, ¿cómo no buscar a alguien que a fe cierta sea honorable de formación, de palabra y de obra? ¿O es que la década del correísmo enseñó que la única buena manera de hacer política es desde y con la corrupción? El presidente Moreno ya no puede seguir en su silencio culposo. ¡Qué puntería la suya para elegir a sus vicepresidentes!

Correa y los correístas, con el tema de los diezmos, han estatuido un sistema mediante el cual se estatuyó una cadena de explotación abiertamente perversa. ¿A quién dio cuenta Correa de los diezmos que mensualmente habría recibido por años de los 100 y más asambleístas de su partido y de otros funcionarios? Es posible que, como la señora Vicuña, responda que todo es para el bien de la patria. Porque Alianza País tiene como misión la redención de la patria. 

¡Qué infamia llevarse una buena tajada del salario ajeno para enriquecerse! Un sistema que sabe a mafia siciliana y que habría sido inspirada por un prófugo de la justicia que no cesó de predicar el advenimiento del evangelio de la honorabilidad que él traía. Correa no dejó de presentarse dentro y fuera del país como el verdadero y auténtico regenerador del país enfermo de corrupción socialcristiana y neoliberal. Por fin con él había llegado el auténtico redentor. ¡Cómo se comparaba con Eloy Alfaro a quien todos sus huestes debían imitar! Como si la historia no nos hubiese enseñado a dudar de los predicadores y santeros.

Poco a poco se destapan las cloacas. Sin embargo, es necesario realizar distingos. Si bien es cierto que su comandante en jefe fue absolutamente corrupto, violento y falaz igual que no pocos de sus secuaces, ello no quiere decir, de modo alguno, que todos los miembros del movimiento Alianza País lo sean necesariamente. Afirmarlo sería no solo un error grave sino también una injusticia imperdonable. En AP debe haber y ciertamente hay gente de absoluta honorabilidad que, pese a ello, fue víctima del canibalismo moral y político de Rafael Correa que, desde su exilio, sigue lanzando loas a su ex vicepresidente y a sus antiguos colaboradores encarcelados porque se alzaron con el santo y la limosna del país. Qué más se podría esperar de él. 

Se decía que el tema de la ética y el de los valores se aprende en casa porque más tarde sería casi imposible. De esta manera, alguien seriamente sano y honorable no podría ser tan fácilmente corrompido por un movimiento político o por su líder que hace tabula rasa de la ética social. 

No hay tutía. La vicepresidenta debe hacer la maleta e irse a casa (o si prefiere a Bélgica) a disfrutar de sus ahorros sin la necesidad de enlodar aún más su imagen, sin dañar feamente la del presidente que la escogió y sin ponerlo en ridículo internacional. El país está cada días más harto de esta corrupción que se ha metido por todas las rendijas del quehacer político. Parecería que La cirugía mayor ofrecida no ha sido nada más que eso, oferta vana. 

Presidente Moreno, todos los ciudadanos de bien estamos dispuestos a armar el quirófano que usted necesita. Por favor, no subestime el enojo y el escándalo nacional.