El Presupuesto General del Estado: ¿dónde está la austeridad?

El Presupuesto General del Estado: ¿dónde está la austeridad?
Sectores de la opinión pública han señalado el elevado gasto público que se ha mantenido durante los últimos 10 años. El alto precio del petróleo permitió subir cada vez más los gastos. Pero con la caída del precio del crudo, un ajuste se hizo necesario. Es así que el gasto de inversión, como lo llama el Gobierno, se reduce en 13% en el presupuesto para 2018, y se ubica en USD 4.739 millones. Un informe del Orbservatorio de Gasto Público de la Fundación Ciudadanía y Desarrollo.
11 de Diciembre del 2017
Estefanía Celi

Introducción

La proforma del Presupuesto General del Estado para el 2018 fue aprobada por la Asamblea el pasado 29 de noviembre. Las previsiones del gobierno reflejan un cambio en los ingresos y los gastos con respecto a lo planificado para el 2017. El Gobierno habla de una reducción en el presupuesto para enfrentar el déficit fiscal y el endeudamiento de los últimos 10 años.

Para 2018, el Gobierno tiene previsto gastar USD 34.853 millones. Esto significa USD 1.965 millones menos de lo que se presupuestó para el 2017, o un 5,3% menos de lo que se gastó en el 2017. Con esto, los funcionarios del gobierno aseguran que el déficit fiscal (la brecha entre ingresos y egresos) se va a ir reduciendo progresivamente hasta el 2021. Sin embargo, la reducción del presupuesto significa recortes, y esos recortes se reflejan en sectores específicos, en instituciones y en inversiones. Un presupuesto más corto que el del año pasado quiere decir que alguna parte del Estado va a recibir menos dinero.

Sectores de la opinión pública han señalado el elevado gasto público que se ha mantenido durante los últimos 10 años. El alto precio del petróleo permitió subir cada vez más los gastos. Pero con la caída del precio del crudo, un ajuste se hizo necesario. Es así que el gasto de inversión, como lo llama el Gobierno, se reduce en 13% en el presupuesto para 2018, y se ubica en USD 4.739 millones. Un recorte que contrasta con el aumento en otros rubros como el de personal o el de bienes y servicios para las instituciones públicas: se recorta la inversión y se aumenta el pago de sueldos a los servidores públicos.

Para observar en dónde están los recortes del Estado, usaremos las proformas 2017 y 2018 aprobadas por la Asamblea Nacional. La comparación entre estos dos documentos nos permitirá reconocer cuáles son los sectores que el Gobierno prioriza y cuáles no. Y aunque la proforma 2017 no muestra los montos que efectivamente se ejecutarán hasta fin de año, es la herramienta que nos permite comparar los gastos que el Estado prevé hacer.

¿En qué grupo está el recorte?                

Los gastos del Estado se clasifican por grupo, que quiere decir el concepto de los gastos. Como podemos ver en el gráfico a continuación, hay grupos en los que los gastos aumentan y otros en los que los gastos disminuyen.

El principal gasto del Estado es el de personal. Este incluye los sueldos de los funcionarios públicos con nombramiento y con contrato, sus aportes a la seguridad social y fondos de reserva, décimos sueldos, alimentación y compensaciones por transporte, entre otros. Para este 2018, se ha presupuestado USD 9.538 millones para este rubro, un 3,8% más de lo que se programó para en 2017.

El segundo gasto más fuerte del presupuesto es el de bienes y servicios, que es básicamente el pago de agua potable, energía eléctrica y teléfono, entre otros, de las entidades del sector público. Se disponen en 2018 de USD 5.943 millones para este gasto, un 16% más de lo que se presupuestó el año pasado.

También hay un aumento en el grupo transferencias y donaciones corrientes, donde se encuentra el Bono de Desarrollo Humano y otros programas del Gobierno. Aquí hay un aumento del 9%.

Uno de los principales recortes está en obras públicas, es decir, la inversión. Se presupuestaron para 2018 unos USD 880 millones para este grupo, lo que significa un 52% menos que en el 2017.

El grupo que mayor reducción tiene es la amortización de la deuda pública, que incluye el endeudamiento interno y externo. Por este rubro, se prevé gastar USD 3.909 millones en el 2018, es decir, un 44,4% menos de lo que se presupuestó en el año 2017.

¿En qué Función está el recorte?

Todas las Funciones del Estado recortaron su presupuesto para el 2018 con respecto al ejercicio fiscal anterior. Sin embargo, unas reciben un mayor recorte que otras, como se puede ver en el gráfico a continuación.

El principal recorte se realizó en la Función Electoral, que recibe 65% menos presupuesto que en el 2017. Esto se debe principalmente a que hubo elecciones generales en el 2017, lo que incluyó un alto gasto para el Consejo Nacional Electoral. En 2018 es posible que se realice la consulta popular y referéndum convocados por el presidente Moreno, sin embargo, ese monto no consta en el presupuesto del 2018.

La Función de Transparencia y Control Social también recibe un importante recorte en sus gastos, con el 15% menos de asignación presupuestaria. El gasto de esta Función, que incluye a las Superintendencias y la Contraloría principalmente, en 2018 será de USD 263 millones de dólares.

A las Funciones Ejecutiva y Legislativa les fue asignado un 5% menos que en 2017, y a la Función Judicial, un 3% menos. Son las que menos recorte reciben.

¿En qué sectores está el recorte?

Observar cada uno de los sectores que el Estado atiende permite tener un mejor panorama sobre los cambios en los gastos en el presupuesto 2018.

Al analizar por sectores la variación entre lo presupuestado para 2017 y para 2018, se pueden observar importantes diferencias. Los sectores sociales, es decir, educación, bienestar social, y salud, tienen aumentos ligeros en la asignación presupuestaria. Mientras que el sector trabajo, que incluye al Ministerio del Trabajo, es el que más crecimiento tiene: su asignación crece en un 507%, de casi USD 50 millones a casi USD 300 millones. El sector ambiente también recibe más asignación que en el 2017, un 42,1% mayor.

El principal recorte está en el sector desarrollo urbano y vivienda, que recibe 91% menos en 2018 que lo que le fue asignado en el ejercicio anterior. El sector electoral y comunicaciones, que incluye al Ministerio de Transporte, también tienen importantes reducciones en su asignación presupuestaria.

¿Qué instituciones son las que reciben mayor recorte?

35 instituciones que recibieron presupuesto en el 2017, ya no recibirán nada en el 2018. Se trata de los cinco ministerios coordinadores que el Gobierno eliminó a través del denominado “Decreto de austeridad” y los núcleos provinciales de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, cuya asignación será centralizada a través de la matriz nacional. Además, se removió de los gastos a la Secretaría Nacional de la Administración Pública, la Agencia Ecuatoriana de Aseguramiento de la Calidad del Agro, la Dirección Nacional de Migración, el Consejo Nacional de Cultura, la Orquesta Sinfónica de Loja y la Corporación Ciudad Alfaro (revise la lista completa de instituciones aquí).

El Servicio de Contratación de Obras es el que más disminución en su asignación recibe, con 99% menos de lo que tuvo en 2017; de USD 996 millones pasa a tener USD 9 millones. Le sigue el Instituto de Fomento al Talento Humano, con un recorte de 91%, el Consejo Nacional Electoral (67%), el Servicio de Gestión Inmobiliaria Inmobiliar (63%) y el Ministerio de Finanzas (53%).

Las reducciones en estas instituciones principalmente se realizan en los rubros correspondientes a personal y bienes para inversión. En el caso del Servicio de Contratación de Obras y el Instituto de Fomento al Talento Humano, se les reduce todo el gasto en inversión, y a Inmobiliar y al Ministerio de Finanzas, se les reduce fuertemente este gasto.

Por el contrario, hay instituciones que reciben mucho más de lo que se les asignó en 2017. El Ministerio del Trabajo es el que mayor crecimiento tiene en su asignación, con 793% más presupuesto que el año anterior. El Ministerio de Acuacultura y Pesca le sigue, con un crecimiento de 692% en ese rubro. La Superintendencia de Ordenamiento Territorial, Uso y Gestión del Suelo, creada en 2017, recibirá 381% adicional a lo que se le asignó ese año, y la Autoridad Portuaria de Manta, 295% más. El aumento se da en lo relativo a inversión.

¿En dónde se recorta la inversión?

39 instituciones dejarán de recibir recursos para inversión en 2018 (revise la información completa aquí). Entre ellas se encuentran las que fueron eliminadas, como los ministerios coordinadores. Pero además están otras, entre las que constan las universidades Agraria del Ecuador, Central del Ecuador, Yachay, Estatal Amazónica, Estatal de Bolívar, Estatal del Sur de Manabí, Estatal Península de Santa Elena, Nacional de Chimborazo, Nacional de Loja, Técnica de Babahoyo, Técnica de Machala, Técnica de Manabí y la Técnica Luis Vargas Torres de Esmeraldas. Tampoco se les asigna dinero para inversión a la Asamblea Nacional, ni al Consejo de Participación Ciudadana.

               

El Servicio de Contratación de Obras SECOB es una de las entidades a las que se quita toda la asignación a inversión. Esta entidad es la encargada por decreto de contratar los proyectos de infraestructura para las otras instituciones, sin embargo, esta reducción en su presupuesto de inversión, pero no en el de personal y bienes y servicios significa que el SECOB ya no se encargará de la ejecución de las obras.

Otras instituciones reciben fuertes recortes en sus asignaciones. El Servicio de Capacitación Profesional SECAP recibirá 97% menos que en 2017; Inmobiliar, 84,5% menos; la Contraloría General del Estado, 80,3% menos, y el Ministerio de Finanzas, 78% menos. Para más detalle, revise la base de datos completa aquí. En dólares, los ministerios que mayor recorte tendrán en 2018 son el de Transporte y Obras Públicas, al que se le reducen USD 233 millones, y el de Vivienda, al que se le fijan USD 64 millones menos.

Por otro lado, hay instituciones que tienen un alza importante en su asignación para proyectos de inversión. El que más aumento recibe es el Ministerio de Trabajo, con un 19.863% más en este rubro, que corresponde principalmente al proyecto denominado “Programa de reforma institucional de la gestión pública”, que asciende a USD 250 millones. En dólares, el Ministerio de Salud es el que mayor aumento en su presupuesto de inversión tiene, pues se le asignan USD 285 millones más que el año pasado, para proyectos como “Infraestructura física, equipamiento, mantenimiento, estudios y fiscalización en salud”, que aumenta en USD 175 millones desde al año anterior.

El presupuesto 2018, menos inversión, más sueldos

El 1 de septiembre del 2017, el presidente Lenin Moreno emitió el Decreto Ejecutivo No. 135, en el que dispone la austeridad en las instituciones del sector público. Entre otros puntos, disminuye en 10% los sueldos a los funcionarios de nivel jerárquico. Además, dispone otras medidas, como limitaciones a la contratación de planes de teléfono celular y al uso de vehículos del sector público. Estas medidas tenían el objetivo de reducir el gasto público. Sin embargo, el presupuesto 2018, por el contrario de lo que se esperaría con este decreto y aun considerando esa medida, aumenta el gasto en personal con respecto a lo presupuestado para 2017. Es imposible constatar en qué ministerios está el aumento de gasto en personal pues en la página web del Ministerio de Finanzas no está disponible el detalle Institución-Grupo de la proforma 2017.

Por igual sube el gasto en bienes y servicios, que incluye rubros como telecomunicaciones (planes de telefonía móvil), seguridad de las instituciones públicas, combustible para movilización, etc. Este rubro aumenta a pesar de que estos gastos también son limitados a través del Decreto mencionado.

La conclusión respecto del presupuesto de 2018 es simple: el Gobierno se mantiene firme en no reducir el gran tamaño del Estado, priorizando los gastos en personal y bienes y servicios, y recortando la inversión en obra pública.