La mano derecha de Jorge Glas

La mano derecha de Jorge Glas
Cada día aparecen nuevos nombres de los negocios que hizo la Revolución Ciudadana con los sectores estratégicos del país. Es el turno del poderoso ex ministro Rafael Poveda, muy cercano a Jorge Glas, que intervino en distintas áreas del estado y cuyos resultados hoy están en la mira pública. Cerca de Poveda, sus familiares, también en la función pública y en el sector privado, cerrando un círculo de intereses cruzados que también debe ser investigado.
28 de Noviembre del 2016
Fernando Villavicencio/FOCUS ECUADOR

Varios conocimientos de embarque (Bill of Lading), en poder de Focus, permiten develar la identidad de quien firma como apoderado de Taurus Petroleum Ltd., (el mayor intermediario del petróleo ecuatoriano comprometido a China). Se trata de Bayardo Poveda Camacho, primo hermano de Rafael Poveda Bonilla, quien fue ministro Coordinador de Sectores Estratégicos del régimen de Rafael Correa, hasta septiembre de 2016. El 22 de ese mes se fue del gobierno por “razones personales”.


Carlos Pareja, Rafael Poveda, Jorge Glas y José Icaza, el día de la firma del contrato con la multinacional Schlumberger para operación del campo Auca.


Bayardo Poveda, de Bustamante & Bustamante, endosaba los Bill of Lading a nombre del intermediario Taurus Petroleum, mientras su primo Rafael Poveda, ministro de Sectores Estratégicos negociaba los contratos con Petrochina.

Rafael Poveda Bonilla fue la autoridad que lideró junto a Jorge Glas, Nilsen Arias y Marco Calvopiña, las negociaciones de líneas de crédito y preventas petroleras con China y Thailandia; pero hasta hoy nadie se imaginaba que su primo de sangre (Bayardo Poveda) representaba a la contraparte privada, a los intermediarios. Rafael Poveda, ha sido la persona de mayor confianza del vicepresidente de la República y candidato a la reelección, Jorge Glas Espinel, durante más de una década.

Bayardo Poveda Camacho es un joven abogado vinculado al bufete Bustamante & Bustamante y como tal es quien figura endosando los Bill of Lading, en representación de Taurus Petroleum y del banco Paribas de Suiza. Los conocimientos de embarque son documentos entregados por Petroecuador que certifican la propiedad, el volumen y el destino del cargamento de crudo. Junto a la firma de Poveda, también sumillan los conocimientos de embarque, las compañías Petrochina International América, una firma creada en Panamá y domiciliada en Texas-EEUU, y Petrochina International (Hong Kong), la empresa suscriptora de los contratos de provisión de crudo con Petroecuador.


Conocimientos de embarque endosados por Bayardo Poveda Camacho, del bufete Bustamante & Bustamante, como representante de la compañía intermediaria Taurus Petroleum Ltd.
 

La empresa Gunvor S.A., fue creada en Panamá en el 2007. Sus socios constitutivos fueron Ben Pollner y Edward Pollner, los mismos propietarios de Taurus y Castor. Por su parte, Gunvor de Panamá y Ursa Shipping pertenecen a Gunvor Group, multinacional vinculada con el magnate ruso Gennady Timchenko y el presidente Vladimir Putin, según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que en marzo de 2014, aplicó sanciones por corrupción a 16 funcionarios del círculo íntimo del Mandatario de Rusia. De acuerdo con varias investigaciones, uno de los operadores de esta red de intermediación desde el extranjero sería el ciudadano ecuatoriano domiciliado en Miami-EEUU, Enrique Cadena Marín. 

Efectivamente, los Papeles de Panamá, la masiva filtración de documentos del bufete Mossack Fonseca (MF), realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación ICIJ, permitió confirmar que el sistema de intermediación con el petróleo ecuatoriano tenía como uno de los beneficiarios de millonarias comisiones, al magnate Enrique Cadena. Además, transparentó la relación con una red de traders vinculados entre sí.

Con base a los documentos del estudio MF, diario El Universo verificó que el petróleo ecuatoriano consignado a Petrochina en el contrato del año 2009, acabó en manos de Gunvor, a través de Castor Petroleum, y que ésta canceló $1 dólar por barril a Eston Trading Ltd., con sede en Nevada, de propiedad de Enrique Cadena. Las transferencias se hacían a través de Waterway Petroleum Ltd., una empresa vinculada a Gunvor Group. Otros documentos ponen de manifiesto que la empresa Naparina Corp., de Enrique Cadena, recibió de Taurus Petroleum 0,19 U$/BL en calidad de comisiones. En la operación junto a Cadena Marín, aparece también vinculado Jaime Baquerizo Escobar, socio del ex gerente de Petroecuador, Alex Bravo, recluido en prisión por corrupción en los contratos de rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas.


Facturas de Eston Trading Ltd y de Naparina Corp que integran los Papeles de Panamá. El documento de la izquierda es de Gunvor Group Ltd.

El socio de Cadena y Bravo, fue apresado en Lima-Perú en agosto de 2016, gracias a una alerta roja de la Interpol, pero fue liberado inmediatamente. El abogado de Baquerizo señaló a los medios que la Fiscalía y el Ministerio del Interior de Ecuador, jamás solicitaron la extradición de su defendido. Jaime Baquerizo tiene la historia completa para contar, una buena razón que explicaría la “negligencia“ judicial. http://www.teleamazonas.com/etiqueta/baquerizo/

La existencia de los conocimientos de embarque endosados por Bayardo Poveda, como representante de Taurus Petroleum, permitiría colegir que el sistema de intermediación con el crudo ecuatoriano fue manejado desde adentro. La negociación de los términos comerciales de venta de crudo fue realizada por funcionarios emparentados con los apoderados de las compañías intermediarias.

Contraloría: Taurus carga el crudo de Petrochina

De acuerdo con un informe de la Contraloría del Estado, de marzo del 2013, Taurus Petroleum, es la compañía responsable del fletamento de buques a nombre de Petrochina. El documento DA3-0015-2012, además confirmó dos aspectos centrales que fueron denunciados por el legislador Cléver Jiménez y el autor de esta nota: 1) Que la aplicación de premios de 1,25 y 1,30 U$/BL inferiores a los del mercado generó una pérdida parcial de USD 34 millones; y 2) Que el petróleo no fue a China sino que era desviado a la intermediación, violando la normativa de Petroecuador y el convenio de alianza estratégica.

En mayo del 2013, el entonces legislador Cléver Jiménez presentó al contralor Carlos Pólit, un nuevo pedido de investigación sobre decenas de transferencias bancarias realizadas por las compañías Taurus Petroleum y Ursa Shipping, a la cuenta de la empresa Naparina Corp, de Enrique Cadena Marín, en el Helm Bank de EEUU. El contralor Pólit, se negó a investigar el tema. La petición también fue remitida al Servicio de Rentas Internas SRI, que tampoco ha hecho público resultados del caso.

Diferencial y fletes, una mina de corrupción

Una investigación publicada por Focus en septiembre del 2016, dejó en evidencia que las ganancias de los intermediarios no solo se originaban en los premios bajos establecidos en los contratos, sino también en el hecho de haber incluido en el diferencial o castigo, altos sobrecostos en los fletes para el transporte del crudo, pese a que en los contratos y en la normativa de comercialización de Petroecuador se establece que el crudo ecuatoriano se venderá FOB-Free on Board (libre a bordo). Esta condición (FOB) incluso ha sido utilizada por Petroecuador como argumento para señalar que el destino del crudo no es de su responsabilidad. 

De acuerdo con un estudio de Arthur D´ Litlle contratado por Marco Calvopiña y Nilsen Arias, para establecer el Diferencial Petroecuador incluye un costo aproximado de 3 dólares por cada barril en calidad de flete tomando como referencia los buques Panamax, de 360 mil barriles, en la ruta Esmeraldas – Los Ángeles o Houston; sin embargo, el 70% del crudo se transporta en buques de mayor volumen (700 mil y 2 millones de barriles), cuyo costo es inferior a 1 dólar por barril, lo cual deja a los intermediarios una ganancia aproximada de 2 dólares por barril. Las ganancias de los intermediarios aumentan cuando una buena parte del crudo se vende a Perú, cuyos fletes son incluso menores. Es decir, el flete se descuenta del precio final del crudo, lo cual implica que el Estado acaba pagando no solo el transporte, sino el sobrecosto de los fletes.


La responsabilidad central en el manejo de la comercialización de petróleo, estuvo a cargo de Nilsen Arias, subgerente de Comercio Internacional y Marco Calvopiña, ex Gerente de Petroecuador.

Estas condiciones perjudiciales para el país constan en un Convenio suscrito entre Flopec Ep y Petrochina, impulsado por Rafael Poveda y Nilsen Arias, bajo la administración de Marco Calvopiña. La investigación de Focus alertó que entre enero de 2015 y julio de 2016, la pérdida ocasionada a Ecuador, solo por pago de sobrecostos en fletes superó los $ 320 millones.

Un sistema de mentiras y enriquecimiento

Aunque el argumento de Rafael Correa para dar impulso a la venta directa del petróleo suprimiendo licitaciones, fue la eliminación de los intermediarios a quienes calificó de “mafiosos“, en la práctica los contratos de financiamiento externo con China y Tailandia, pagados con petróleo, resultaron el mayor banquete para los mismos descalificados intermediarios, entre ellos Enrique Cadena y el novel apoderado de Taurus, Bayardo Poveda, primo del súper ministro del correísmo. “Ahora se acabó la intermediación de los crudos. Petroecuador es la única empresa de producción de crudo que yo conozco, que no vende al consumidor final, que es la refinería, sino al intermediario“, sentenció en un discurso de noviembre de 2006, Rafael Correa, tras ganar las elecciones presidenciales.


La firma de líneas de crédito y preventas petroleras con empresas chinas fue posible gracias a la alianza estratégica suscrita por los dos gobiernos y a un decreto de Rafael Correa.

“La cláusula de libre destino debe ser revisada debido a que puede darse un proceso de arbitraje, es decir, el crudo ecuatoriano entregado a Petrochina puede ser revendido en el mercado internacional con el objetivo de generar ganancias extraordinarias para la empresa Petrolera China, por lo que solicito a quien corresponda realice las gestiones necesarias para la revisión de esta condición”: María Elsa Viteri, ex ministra de Finanzas, año 2009

En sintonía con el discurso anti intermediarios, el 15 de noviembre del 2010, el Directorio de Petroecuador, adoptó la resolución, DIR-EPP-42-2010, orientada a promover la eliminación de la intermediación. Igualmente, el literal “G“ de la normativa de comercialización de hidrocarburos en el caso de contratos entre empresas estatales, no da lugar a interpretación: “… en el caso de negociación con las Empresas Estatales, a más del diferencial que se establezca, se estipulará en el contrato una cláusula por la que el lote de crudo a entregar debe ser destinado exclusivamente a sus refinerías".

Como antecedente a estas resoluciones, el año 2009, en medio de la negociación del primer contrato con Petrochina, la ministra de Finanzas, María Elsa Viteri, emitió una alerta: “La cláusula de libre destino debe ser revisada debido a que puede darse un proceso de arbitraje, es decir, el crudo ecuatoriano entregado a Petrochina puede ser revendido en el mercado internacional con el objetivo de generar ganancias extraordinarias para la empresa Petrolera China, por lo que solicito a quien corresponda realice las gestiones necesarias para la revisión de esta condición”, señaló.

El criterio de la Contraloría contenido en el informe de marzo del 2013, no puede ser más categórico: “…el crudo adquirido por empresas estatales amparadas en convenios de alianzas estratégicas y contratos, corresponden a un capital netamente estatal y asegurar de esta manera que los destinos de los mismos sean sus refinerías o sus instalaciones, evitando que el crudo ecuatoriano se comercialice externamente a precios superiores a los adquiridos a la Empresa Pública de Hidrocarburos del Ecuador, EP PETROECUADOR”.

El pago de fletes desnudó la operación

Las autoridades de Petroecuador han pretendido justificar la intermediación, con el argumento de que ellos cumplen el mandato de los contratos en los cuales se establece el libre destino, por el cual el petróleo puede ser revendido en cualquier parte.  Así, señalan que su responsabilidad acaba el momento en que el crudo es cargado en los buques. Lo que no explican es que esos contratos vulneran la normativa y los principios de alianzas estratégicas, instrumentos que están sobre los contratos; además, de que no de trata de ventas FOB, pues el país, al final de cuentas, acaba pagando el transporte en buques, razón por la cual era imprescindible garantizar el destino del crudo.

Según una entrevista telefónica con Reuters el año 2013, Nilsen Arias, subgerente de Comercio Internacional de Petroecuador, manifestó: “Lo que hagan las firmas chinas con el petróleo luego de que asuman su propiedad en Ecuador no es asunto de Petroecuador. Nosotros vendemos a libre destino”. Lo que no explicó Arias es que al existir una relación de gobierno a gobierno, la figura del intermediario no tiene razón de existir, menos aún el pago de comisiones.

En buen romance, el interés de los intermediarios condujo a ensamblar un modelo de contratación directa, auspiciado desde la más alta cúpula del poder. Y esa intermediación fue posible, gracias al manejo discrecional del diferencial (castigo), a la aplicación de una cláusula contractual de “libre destino“, y al ilegal pago de fletes que contradice la normativa y el espíritu de las invocadas alianzas estratégicas entre gobiernos amigos.


Un esquema de la intermediación con el crudo ecuatoriano, referido al primer contrato con Petrochina (2009). Fuente: diario El Universo

Para ejemplificar el mega negocio de la intermediación, tomamos información oficial de mayo del 2016, mes en el que Ecuador exportó 13.053.029,48 millones de barriles (7.248.522,82 de Oriente y 5.804.506,72 de Napo), un promedio de 421 mil barriles diarios. De ese volumen descontamos los cargamentos de Petrobell, Andes y Repsol que suman 1.4 millones de barriles, los cuales corresponden al pago de tarifas por los contratos de prestación de servicios.

Así tenemos que, casi el 100% del saldo exportable del crudo de Petroecuador, 11.6 millones mensuales, 386 mil barriles diarios, quedó en manos de Petrochina, Unipec y PetroThailandia, empresas estatales que sirven de pantallas a las intermediarias Taurus Petroleum y Gunvor. Considerando ese volumen de petróleo y el sobrecosto de 2 dólares por barril en los fletes, se estaría hablando de comisiones cercanas a 760 mil dólares diarios, equivalente a $ 277 millones anuales.

Entre el 2009 y el 2016 el régimen de Correa ha suscrito diez contratos de provisión de crudo con empresas de China y Thailandia, todos atados a líneas de crédito y preventas, que se proyectan hasta el año 2026, por un volumen cercano a 700 millones de barriles. Tomando en cuenta sobrecostos de 2 dólares en fletes estaríamos hablando de una cifra de $ 1.400 millones de dólares con la que saldrían beneficiados los intermediarios, esto sin considerar las ganancias por la aplicación de premios bajos: los premios pactados con Petrochina y PetroThailandia que oscilan entre 0,25 y 0,80 U$/BL, frente a los del mercado que bordean los 2 dólares por barril. La pérdida para el país por este rubro dejaría otra cifra monumental.

Los Poveda, una familia estratégica

Rafael Poveda Bonilla es el hombre que conoce a la perfección los negocios de la Revolución Ciudadana en los sectores estratégicos. Cercano al vicepresidente Jorge Glas desde 2007, cuando dirigió el Fondo de Solidaridad, Poveda se encargó de los negocios duros del área energética desde que accedió al cargo de viceministro de sectores estratégicos, entre 2010 a 2012. Antes, fue parte del equipo de negociaciones para el financiamiento de Coca Codo Sinclair, estuvo en varias reuniones con el Eximbank en Beijing, junto a su equipo asesor Hogan Lovells.

Participó en los contratos de la mega minería. En especial, lideró la negociación directa del proyecto Mirador con la firma china Tongling (Ecuacorriente). Estuvo en la bullada renegociación petrolera en la cual se fijaron tarifas que hoy rebasan el precio del crudo. Fue líder del equipo de financiamiento de la Refinería del Pacífico, participó en los procesos de financiamiento con China, Rusia y Brasil para proyectos de infraestructura. Es decir, estuvo en todo pero sin tener mucha presencia mediática.

No obstante, Rafael Poveda Bonilla tiene una historia más larga, que se da en el periodo de la "larga noche neoliberal". Se enroló en el Fondo de Solidaridad, desde el año 2001, durante el gobierno de Lucio Gutiérrez, gracias a la amistad de su padre, Remigio Poveda Vargas, con el coronel Napoleón Villa (cuñado de Gutiérrez), quien a esa fecha dirigía el Fondo de Solidaridad. Antes de ingresar a esta dependencia, el joven abogado ayudaba a su padre en la Notaría 17 de Quito.


Nilsen Arias, Rafael Poveda, José María Borja, junto a funcionarios del Ministerio de Finanzas y representantes de la firma Hogan Lovells, negociaron los mayores contratos estratégicos con China.

Su figura fue en ascenso, de la mano de Jorge Glas, hasta el 22 de noviembre de 2012, cuando el presidente Rafael Correa lo designó ministro Coordinador de los Sectores Estratégicos en reemplazo de Glas. Poveda Bonilla no es el único de la familia con poder en el sector estratégico: su hermana, Fernanda, es asesora de comunicación del vicepresidente Jorge Glas; mientras tanto, su otra hermana, Cristina, fue asistente del Ministerio de Hidrocarburos hasta agosto de 2016. El cónyuge de Fernanda Poveda, Oscar Sosa, ocupa un alto cargo en la empresa nacional minera.

Del lado de los primos de Rafael Poveda, igualmente se extiende un amplio mapa de asesoría estratégica: Juan Francisco Poveda Camacho es coordinador jurídico de la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones, Arcotel, mientras que Estefanía Poveda figura como directora de Ecuador Estratégico. Sin embargo, el mayor poder de los Poveda Camacho, no está en la alta burocracia estratégica sino en las representaciones jurídicas y consultorías alcanzadas por Bayardo Poveda Camacho, del bufete Bustamante & Bustamante.

Bayardo Poveda asesoró a Petroamazonas en la negociación del contrato del campo Auca con la multinacional Schlumberger, que implicó un adelanto (crédito) de $1000 millones de dólares, utilizando una figura contractual inexistente en la normativa.

Sin importar el cruce de apellidos, o el conflicto de intereses, Bayardo Poveda asesoró a Petroamazonas en la polémica negociación del contrato del campo Auca con la multinacional Schlumberger, contrato que implicó un adelanto (crédito) de $1000 millones de dólares, utilizando una figura contractual inexistente en la normativa. Todo este proceso estuvo bajo el liderazgo del ministro Coordinador de Sectores Estratégicos, Rafael Poveda Bonilla.

Otra de las áreas bajo la dirección de Rafael Poveda fue la de telecomunicaciones. El 21 junio del 2016, la Arcotel declaró desierto un concurso para contratar una asesoría jurídica, justamente porque Bustamante & Bustamante no había cumplido con la oferta. Sin embargo, al día siguiente, 22 de junio, se adjudicó el contrato directamente al mismo estudio jurídico que había presentado la oferta unas horas antes. El responsable jurídico de la contratación fue Juan Francisco Poveda, hermano de Bayardo.

Bayardo Poveda estuvo al frente de la defensa del consorcio extranjero constructor del aeropuerto de Tababela, durante la administración del alcalde Augusto Barrera. Además, patrocinó la defensa de la multinacional francesa Veolia, empresa que suscribió contratos por USD 39 millones en la Refinería de Esmeraldas, a través de la firma Galileo Energy, representada por Ramiro Luque y Marianela Meza, quienes tienen orden de prisión por presunta corrupción. Veolia también es socia principal de Interagua en el Municipio de Guayaquil. Rafael Correa lo incluyó en la terna para Superintendente de Control del Poder de Mercado.