La revolución 4G se enfrenta al monopolio

Enviar por correo electrónico
La revolución 4G se enfrenta al monopolio
A puerta cerrada y con total hermetismo, las autoridades del Conatel y la Senatel analizan los términos económicos para la adjudicación de la banda adicional en el espectro radioeléctrico, a favor de las transnacionales América Móvil (Claro) y Telefónica (Movistar), para los servicios de cuarta generación (LTE-4G). Se estima que para noviembre del 2013 haya una decisión sobre el costo que fije el Estado por este preciado bien estratégico.
05 de Noviembre del 2013
Fernando Villavicencio

Según los panegiristas de las tecnologías de la información, la revolución en cuarta generación (4G-LTE), hará posible la existencia de ciudades inteligentes, donde los ciudadanos podrán hacer trámites rápidos y efectivamente, tener sistemas controlados de vigilancia con video-seguridad, entre otras aplicaciones.

Sí, gracias a la tecnología Long Term Evolution (LTE) se vivirá una experiencia inédita de conectividad, la cual promete cambiar el modo de vida actual, contando para ello con velocidades de acceso mayores de 100 Mbit/s para teléfonos móviles y terminales de datos. Los servicios que se pueden ofrecer van desde el acceso a internet móvil más rápido, telefonía IP, así como televisión móvil de alta definición. Con la prometedora tecnología, una videoconferencia será una acción cotidiana, como enviar un mensaje de texto o publicar un comentario en redes sociales. Más allá de hacer compras desde cualquier lugar del planeta, se podrá escuchar música en alta definición o disfrutar de una película con excelente calidad, sin que se congele la imagen. Además, se garantiza que la 4G descongestionará las redes de segunda y tercera generación.

El presidente Rafael Correa habla en este audio del mal manejo de Allegro, la firma de celulares del Estado. 

En septiembre del 2013, la Secretaría Nacional de Telecomunicaciones (Senatel), fijó un tiempo no menor a tres meses para que una comisión de negociación establezca las condiciones, términos y plazos sobre los cuales se asignaría la 4G a Conecel (Claro) y Otecel (Movistar), subsidiarias de la mexicana América Móvil y la española Telefónica, respectivamente.Actualmente, la única empresa que ofrece esta tecnología en Ecuador, es la estatal Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT-EP), que inició sus operaciones en las ciudades de Quito y Guayaquil, esperando extenderla a otras ciudades en el año 2014. Mientras la estatal se bautizó con traje LTE, el duopolio privado que domina casi el 98% del mercado de telefonía móvil, está a la espera de las resoluciones de los máximos organismos del Estado.

Al ser el espectro radioeléctrico un bien público limitado y valioso, las concesiones para 4G-LTE deben estar orientadas a alcanzar el mayor beneficio para el Estado, por lo cual su análisis debe partir de algunos parámetros como: mercado, número de abonados, penetración, entre los más importantes.

Pero en la asignación de los servicios de cuarta generación para las transnacionales, no se ve un proceso fácil. Según el Gobierno, éste deberá responder a los criterios de "cambio de la matriz productiva, sustitución selectiva de importaciones, transferencia de tecnología, fortalecimiento de las capacidades del talento humano nacional y fortalecimiento de las empresas públicas tal como lo dictamina el Plan Nacional del Buen Vivir", según se desprende de un informe de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), remitido en agosto del 2013 al ministro de Telecomunicaciones, Jaime Guerrero.

En el documento se hace hincapié en la obligación del Estado de orientar las nuevas tecnologías hacia mejorar los servicios de educación, salud, asistencia técnica para la producción, servicios financieros, seguridad, servicios sociales, entre otros.