¿Quién mató al general Gabela?

Enviar por correo electrónico
¿Quién mató al general Gabela?
Cuatro helicópteros Dhruv se precipitan y con ellos se pone en duda la versión de que el asesinato del general Jorge Gabela, ex comandante de la FAE, que se opuso a su compra, fue un delito común. A pesar del informe del peritaje internacional presentado por el Ministerio de Justicia, una sombra de duda se cierne sobre el caso.
04 de Febrero del 2015
Redacción Plan V

El general de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) Jorge Gabela fue baleado la madrugada del 19 de diciembre del 2010 en el vestíbulo de su casa, en una urbanización cerrada de Samborondón, en las afueras de Guayaquil. Falleció a los diez días, luego de dos operaciones con las cuales los médicos intentaron salvar su vida. 

Cuando el Ministerio del Interior atrapó en abril del 2011 a cuatro personas supuestamente vinculadas con el crimen, lanzó la primera versión de que el asalto y muerte del ex comandante de la FAE había sido por cometer un robo. Según declaró la familia del General, los asaltantes había seguido el vehículo conducido por su hija Sofía, sorteado con facilidad la estricta seguridad del conjunto privado, ingresado a la casa y disparado contra el jefe comandante delante de su familia. Un robo en el cual no se robaron nada.

Foto: Diario El Universo

Patricia Ochoa, esposa del general Gabela con quien forjó un hogar durante 27 años.

Sofía había sido acechada por los asaltantes desde Guayaquil durante una hora y media, según sus versiones. En ese lapso, alias “Volante”, Tonny Terán Tomalá, propietario de un Tucson Hyundai involucrado en el seguimiento de esa madrugada, recibió nada menos que 72 llamadas a su celular. A las dos de la madrugada de ese 19 de diciembre, Gabela bajó las gradas de su casa apresuradamente al escuchar los gritos de desesperación de su hija.

En su edición 308 de septiembre del 2012, la desaparecida revista Vanguardia reportaba que un miembro de inteligencia de la FAE, cuya identidad la revista  mantuvo en reserva, había comunicado a Jorge Gabela que ya desde el 2006 “personal de inteligencia del Comaco le estaba siguiendo”. Pero a ojos de la familia del general Gabela estas acciones habrían recrudecido semanas más tarde del primer accidente de los Dhruv, ocurrido en la antigua Base Aérea de Quito el 27 de octubre del 2009.

Conclusiones del peritaje, que fueron presentadas por la ministra de Justicia. El perito ha cuestionado la veracidad de esos documentos aunque no sus conclusiones.

Gabela fue comandante de la FAE entre el 2007 y abril del 2008; fue el primer comandante en el Gobierno de la Revolución ciudadana. En su jefatura fue crítico de la compra de los helicópteros a una empresa india. (Plan V explicó el proceso en este reportaje). Dos procesos fueron declarados fallidos. Gabela insistía ante el Comité de Contrataciones que esas naves no tenían garantías técnicas suficientes para operar en el Ecuador. Algunos miembros del Comité denunciaron en la prensa actitudes persecutorias de Gabela. Al parecer una de las reuniones de Gabela con el Comité había sido grabada de manera ilegal, lo cual se interpretó como que se le estaba haciendo contrainteligencia al propio comandante.

A pesar de las denuncias sin resultados, el General no dio su brazo a torcer, pero ya no era comandante. Su sucesor, el general Rodrigo Bohórquez, concretó la compra, la primera que hacía la empresa asiática en América Latina,  y el 19 de enero del 2009 dispuso al titular del Comando de Operaciones Aéreas y de Defensa, COAD, que concretara el contrato entre la empresa HAL, representada en el Ecuador por la empresa Sumil, y la Honorable Junta de Defensa.

Conclusiones del informe final

Pero para la familia el seguimiento que habían denunciado persistió.

Una de las conclusiones del peritaje internacional que la Ministra de Justicia presentó a la prensa, en cuatro fotocopias sin firma de responsabilidad, dice que “el plan de seguimiento no constituye un documento oficial , por lo tanto carece de fuerza probatoria”. Esta frase se refiere a uno de los argumentos para descartar la relación entre las denuncias de Gabela sobre los Dhruv y su asesinato. Este documento apócrifo había llegado al correo electrónico del general Gabela; tres hojas con tipografía Arial, con los siguientes encabezados y título: “Fuerza Aérea Ecuatoriana, Comando de Operaciones Aéreas y Defensa, Dpto. de Inteligencia COAD Guayaquil-Guayas, Fecha 02-DIC-2009. RVS. Plan de Trabajo para la Vigilancia de Actividades del Sr. Gral. (SP) Jorge Gabela”. El supuesto plan de trabajo señalaba como “Fuerzas Opuestas” a la “Delincuencia común y organizada de la ciudad de Guayaquil” y añadía como “Suposiciones de las Fuerzas Opuestas: que la delincuencia común y organizada realice actos de sustracción de material y equipos”. Se menciona también que se asignará un vehículo para el “trabajo”. Al final del documento aparecían los nombres de dos altos oficiales de la FAE.