El perfil vertical

El perfil vertical
El perfil urbano de la ciudad de Quito se ha transformado: las edificaciones en altura cambian el paisaje montañoso de la capital. El concepto de "ciudad jardín" es abandonado en beneficio de las torres de formas vanguardistas. Las fachadas presentan nuevas texturas y colores.
Fotos: 
Leonardo Velasco
Textos: 
Fermín Vaca

Quito crece para arriba. Su perfil urbano ha cambiado totalmente: el abandono del modelo de ciudad jardín, en especial, en los barrios exclusivos del centro norte capitalino, es evidente. Las viejas mansiones de familias acomodadas ceden sus solares a torres de colores blancos y cremas, cuyos vitrales azules o verdosos juegan con los tonos de la luz equinoccial. Dos factores estimulan esta revolución urbana: la recuperación de la economía nacional y el cierre del aeropuerto antiguo, cuyo cono de aproximación limitó durante décadas la edificación en altura. Aprovechando las bondades del suelo, los arquitectos planifican construir torres de oficinas, bloques de departamentos y sueñan con rascacielos futuros. Pero toda transición deja contrastes: este fotorreportaje nos permite verlos con claridad: nuevos estilos, nuevos materiales, un nuevo entorno urbano, que van dejando como lunares las casas de otros tiempos.