La resistencia a la minería en el Ecuador

La resistencia a la minería en el Ecuador
Este proyecto de los fotógrafos Felipe Jácome, Santiago Arcos, Karla Gachet e Ivan Kashinsky expone cuatro casos de minería en el país: Cordillera del Cóndor – Zamora Chinchipe; Quimsacocha-Azuay; Pacto – Pichincha; Íntag-Imbabura. En todos los casos se expone cómo la biodiversidad del lugar está amenazada y las poblaciones se encuentran en resistencia. La minería atenta contra los ecosistemas, pero fundamentalmente amenaza las fuentes de agua.
Fotos: 
Felipe Jácome, Santiago Arcos, Karla Gachet e Ivan Kashinsky
Textos: 
Felipe Jácome

Ecuador es el primer y único país en el mundo que reconoce los derechos a la naturaleza.  Su Constitución plantea como objetivo alcanzar el Buen Vivir a través del respeto de los derechos humanos, colectivos y de la naturaleza.

A pesar de lo que dispone la Carta Magna, las concesiones mineras se encuentran sobre territorios biodiversos como páramos, bosques nublados, bosques amazónicos, que además son el hogar de poblaciones campesinas e indígenas. La mayoría de ellas no han sido consultadas sobre los procesos de extractivismo y se oponen a la minería en su territorio.

Este proyecto de los fotógrafos Felipe Jácome, Santiago Arcos, Karla Gachet e Ivan Kashinsky expone cuatro casos de minería en el país: Cordillera del Cóndor – Zamora Chinchipe; Quimsacocha-Azuay; Pacto – Pichincha; Íntag-Imbabura.

En todos los casos se expone cómo la biodiversidad del lugar está amenazada y las poblaciones se encuentran en resistencia. La minería atenta contra los ecosistemas, pero fundamentalmente amenaza las fuentes de agua.

Estas imágenes también revelan la dicotomía entre las alternativas de desarrollo local productivo y el extractivismo en su mayor expresión. Dos caminos contradictorios por los que puede optar el país. Sin embargo, las comunidades aseguran que su Buen Vivir es sin minería.

El proyecto está siendo publicado a partir de este 4 de julio en la cuenta de Instagram @everydayecuador, en donde será vista por sus 54 000 seguidores. En el pasado, varios medios tradicionales se negaron a publicar las fotografías por miedo a represalias del Gobierno.