Sabucedo, A Rapas Das Bestas

Sabucedo, A Rapas Das Bestas
A Rapas Das Bestas, es un rito, es una forma de divertirse, es un negocio o es un forma de vivir y ser de los pueblos Gallegos. La mirada de Patricio Realpe, fotógrafo ecuatoriano residente en España nos traslada a este mágico ritual.
Fotos: 
Patricio Realpe / ASNERP
Textos: 
Patricio Realpe / ASNERP

Son cerca de las seis de la mañana y el explotar de los voladores y las campanadas de la Ermita, hacen despertar a los paisanos y a 195 periodistas, fotógrafos y camarógrafos acreditados para dar inicio a una de las tradicionales y más bellas fiestas rituales ibéricas en el pueblo de Sabucedo que durará 4 días en este 2015. Sabucedo se localiza en el monte de la provincia de Pontevedra, Galicia, al norte de España.

En la caminata para llegar a la Ermita te cuentan la importancia que tiene A Rapas Das Bestas para los niños, para sus padres, para los aloitadores.

Sabucedo y su Ermita me recuerda a las ciudades andinas, lleno de naturaleza, de colores, de frescura, de buena gente, que siempre explotan voladores, suenan campanas y el cura con su sermón sobre las fiestas bendice al pueblo.

A Rapas Das Bestas se han iniciado, el cura ya les dio la bendición y toca subir a buscar a uno de los protagonistas del rito, los caballos salvajes de los montes de Pontevedra que viven una extensión de 200 km cuadrados. El curro, lugar donde serán llevados Das Bestas se encuentra a dos horas de caminata de Sabucedo, ahí muchos hemos llegado en compañía de algún aloitador, pero mis amigos me tenían una sorpresa, subimos con Lucía González Bouzas que con 19 años, es la aleitadora que todos los periodistas hemos ido a buscar. Nos cuenta que anda lastimada, que su madre y su padre tienen un trato con ella y que lo cumple para no perderse ningún año subir a su pasión.

Lucía y sus padres, nos relatan que muchos de los que suben a buscar los caballos acampan cerca de donde están las manadas y unos van en busca de otro de los protagonistas de la fiesta ritual, Das Besta negra azabache de Makélélé, que lleva el nombre del ex jugador de la selección de Francia y que no se lo encontró este año.

La espera en el monte y cerca del curro se nos hace larga, Das Bestas están muy alejadas del curro y cuesta llevarlas juntas. De a poco van llegando las primeras manadas por el monte. En el curro, se empieza a planificar la puesta de los chips y cortar su pelo para dejar una marca para su registro en los potrillos, esto permite saber por donde van todo el año, cuidar de su salud y bajarles al pueblo para la fiesta al siguiente día. Das Bestas son parte de la familia.

Sabucedo despierta con el olor a campo y a la espera Das Bestas pasen por el pueblo y se me vuelve magia, de esa que hablamos los andinos. Una bella anciana, sentada en un viejo sillón a las afueras de su casa ve pasar a Das Bestas, eso pasa en los pueblos, los de las ciudades no sabemos disfrutar esos placeres y rituales comentamos con varios amigos foteros.

Das Bestas y los Aloitadores están listos para el inicio del ritual en Curro o en el Teatro de los tiempos griegos. Ahí están los dos protagonistas jugándose los vítores del público. Das Bestas con las peleas entre los líderes de las manadas, que se muerden o patean para demostrar su fuerza y los aloitadores que llevan a varios niños a su primera aloita, que no es más que agarrar del pelo a un caballo o potrillo, que para los de Sabucedo, es el paso de niño a adulto, en ese paso son guiados por sus padres o familiares, es un encuentro entre el miedo y el deseo, me imagino a Lucía con 7 u 8 años y a los potrillos y los veo ahora, uno frente al otro, en ese juego mágico que es A Rapas Das Bestas.

Pero que es A Rapas Das Bestas, es un rito, es una forma de divertirse, es un negocio o es un forma de vivir y ser de los pueblos Gallegos. Me quedó claro, es una forma de vivir, de sentir las libertades de Das Bestas y de los aloitadores, ver a Lucía lastimada e ir por Das Bestas, te pone los pelos de punta y más cuándo en su rostro se marca la rabia de no dar más y que debe cuidarse.

A Rapa en el Curro es una obra teatral, los aloitadores van en busca de que besta aloitar y rapar la crin y la cola. Los aloitadores tienen dos intentos, no hay más y la lucha para doblegar a Das Bestas es dura, muchos salen lastimados o ensangrentados por la fuerza del caballos, pero su recompensa es ofertar el pelo cortado al público, que por cierto somos cerca de dos mil en el Curro o teatro, pero en el pueblo hay más, mucho más, A Rapas Das Bestas viene a verlas y documentar de todo el mundo.

Es una fiesta ritual de iniciación y Sabucedo otro pueblo Ibérico para vivirlo con los amigos.