Back to top
Las «operaciones de estabilización» autoritaria en América Andina
Luis Córdova-Alarcón

El representante republicado de Texas, Dan Crenshaw, recibió en el Capitolio de Washington al presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso. Foto: Leah Herman

 

La necesidad de una planificada política energética en el país

Los equipos electromecánicos instalados en la captación del proyecto Toachi Pilatón permiten controlar el ingreso y salida del agua que posteriormente será enviada a la central Sarapullo para generar energía. Foto: Corporación Eléctrica Ecuador

 

La importación de gas natural como una medida in extremis obedece a que el sistema nacional interconectado (SNI) aún no cuenta con una solución perentoria y sostenible, en términos de potencia y energía firmes, para garantizar en todo momento la cobertura de la demanda, especialmente en los períodos de sequía en la cuenca hidrográfica oriental donde se asienta el grueso de la capacidad de generación hidroeléctrica.
La derrota del anticorreísmo

Para varios sectores, Fernando Villavicencio se convirtió en un símbolo de la lucha anticorrupción.  Foto: Facebook de Fernando Villavicencio

 

Alianzas dudosas, obviar la ley, un proyecto basado en el contra quién y no en el qué, idolatría y, sobre todo, doble rasero. La derrota del anticorreísmo no es haber perdido una elección, donde, por el contrario, tuvo una votación importante. La derrota del anticorreísmo es haberse convertido en el enemigo al que querían derrotar.
Las (nuevas) dimensiones del debate presidencial
Luis Verdesoto Custode

Luisa Gonzales, de Revolución Ciudadana, Lista 5; y Daniel Noboa, de la alianza ADN, integrada por los movimientos Pueblo, Igualdad y Democracia (PID) y Mover (antes Alianza PAIS), se enfrentan en el debate por el balotage, este domingo 1 de octubre. Fotos: CNE

 

Imagen referencial: Freepik

 

Breves notas para un Ecuador sin rumbo: un paso adelante y dos pasos atrás
Daniel Zambrano

Oficialmente y a escala internacional, Ecuador dejó de ser un país petrolero, pues su producción en cantidad y calidad no cumple con las proyecciones del mercado mundial. Foto: Petroecuador

 

"Ecuador ya no es un país petrolero"
Mariana Neira

Portada: fotomontaje referencial. PlanV

 

Ecuador-narcoestado, una realidad
Hugo Marcelo Espín Tobar

La actual Corte Constitucional es considerada como un baluarte del Estado de derecho. Foto: Luis Argüello. PlanV

 

La amenaza a la Corte Constitucional y el recuerdo de ex presidentes condenados penalmente
La Corte Constitucional ha demostrado ser una institución que, con la Constitución como escudo y con sus resoluciones argumentadas, ha puesto límites a quienes ejercen el poder político. Hasta ahora la única institución en la que la arbitrariedad, la influencia política, la corrupción, la división interna, los intereses particulares de sus miembros, no tienen cabida.

¿Cómo anular un juicio penal en el que existe una sentencia condenatoria contra un ex presidente?
Una persona jurista miraría los recursos existentes en el sistema jurídico. Si están agotados, no hay nada que hacer. Las sentencias se ejecutorían y simplemente hay que cumplirlas.
Un político, sin escrúpulos, tumbaría a las instituciones que condenaron a la persona, a pesar de que en el derecho no se pueda hacer nada.
Este cuento no es nuevo. Lo hizo el ex presidente Lucio Gutiérrez en el año 2004.

Noboa se convierte en un nuevo cuadro político dirigido a un electorado joven. Foto: Facebook Daniel Noboa

 

Daniel Noboa frente al ventrílocuo
Si los gobiernos desastrosos de Moreno y Lasso auparon el correísmo (ayudados por la obstrucción de su mayoría legislativa), Noboa tendrá la obligación de moderarlo con un buen gobierno, un gobierno popular, un gobierno para la gente.

Ayer
En la política ecuatoriana nada está dicho y eso deberíamos saberlo bien. Muertos políticos resucitan y candidatos malísimos tienen buenas posibilidades por la ventriloquía, “les dan hablando”. Unos tienen crecimientos fulgurantes en una elección y en menos de dos años se desploman; mientras otros, en una misma elección, a partir de unos pocos puntos, terminan por desbordarse y triunfar.

Flores en el sitio del asesinato de Fernando Villavicencio en las afueras del coliseo del colegio Anderson en Quito. Foto: Luis Argüello

 

Lo siniestro (Unheimlich): el asesinato de Fernando Villavicencio
El Estado de derecho que sustentaba el Estado burocrático, es suplantado por el Estado policíaco, que oferta una seguridad manejada por operadores que actúan en el límite de la asignación de roles burocráticos del Estado y de la vinculación con los poderes obscuros o criminales. No sólo el momento del asesinato, sino el momento posterior, el proceso de investigación, queda en manos de la policía, que relata la verdad que servirá de base al proceso jurídico.

El acontecimiento

En Carapungo una pancarta de Luisa González, blandiento una utopía del pasado, con la foto del ex presidente Correa como bandera, condenado a 8 años de prisión por una condena por cohecho. Foto: Luis Argüello. PlanV

 

Ensayo sobre el Ecuador
Después de todos estos años, la autodenominada revolución ciudadana sólo ha cambiado de membrete y colores promocionales, pero se ha rehusado a reconocer errores pasados, peor aún actos probados de corrupción y menos a cambiar de tono de un mensaje constantemente confrontativo y amenazador, en una sociedad que vive en la zozobra.

Empecé a escribir este artículo hace un mes. Lo termino apenas unos días después del magnicidio del candidato presidencial Fernando Villavicencio, apenas unos días antes de las elecciones porque creo que mucho está en juego para el Ecuador y este crimen político marcará un antes y un después en la política nacional y tendrá repercusiones los años que vendrán.

El crimen de Fernando Villavicencio se produjo horas después de críticas a la acción de la Policía Reuters/Karen Toro

 

Fernando Villavicencio: crónica de un asesinato que pudo ser evitado
La muerte de Fernando Villavicencio, deja eventos cargados de dudas, como por ejemplo, la calidad de la seguridad y confiabilidad de los servidores policiales que cumplen con esta misión, pues fueron evidentes las fallas en la respuesta, y el resultado habla por sí solo.

Mucho se ha dicho en los últimos años sobre esa nueva relación que se construye entre los gobiernos y la criminalidad; conceptos como “gobernanza criminal”, se acuñan día a día en función de las nuevas realidades sociales en países deprimidos como el Ecuador, cuya economía fue gravemente herida con la pérdida de la confianza de inversionistas nacionales y extranjeros ante la inseguridad jurídica, y otros factores de riesgo que afectan al sector productivo.

Los líderes del Partido Popular festejaron su supuesta victoria política.  Foto: Reuters

 

España, ese país exótico (II)
¿He dicho que el PP ganó las elecciones? Mis disculpas con el lector, escribo esto desde un bochornoso día de verano en España. Y precisamente ese dato (el hecho de que el PP sacase algunos votos más que el PSOE), no ha tenido ninguna trascendencia en una democracia parlamentaria y en un contexto de tanta fragmentación del voto como el caso español.


 

Imagen referencial. PlanV

 

La vieja generación de presidentes y los aspirantes a sucederlos
Cuando el nuevo presidente de la República se instale, para un corto periodo, el país estará por recordar los 45 años de democracia desde el proceso de retorno, a fines de la década de los 70. Mariana Neira hace un recorrido de los presidentes —y una fugaz presidenta— en este periodo y el perfil que quienes pretenden sucederlos.

Ecuador va por 44 años de democracia interrumpidos solamente por la misma democracia que permite a los congresos o asambleas dar ‘golpes democráticos’, sin botas ni armas, disimulados con el nombre sucesión. También autogolpes democráticos como la muerte cruzada que recién se dio el presidente Guillermo Lasso.
Es decir, la estabilidad democrática fue un sueño encubierto con parches. Lo demuestran las estadísticas. En los 44 años tuvimos 15 presidentes, casi tres por año.

Luisa González es la única candidata entre las ocho opciones a la Presidencia de la República. En la foto, con una camisa del color del partido, en uno de los recorridos de campaña. Foto: Luis Argüello

 

El correísmo, los presidenciales y la crisis de partidos
Más allá de las particularidades de este proceso electoral, la crisis endémica de los partidos políticos, los liderazgos improvisados, la necesidad de prefabricar outsider y la fuerza del movimiento correísta, los ciudadanos esperan que este vacío de poder en el que ahora nos encontramos se solucione.

 
Que siete de ocho precandidatos inscritos a la Presidencia de la República no pertenezcan a las organizaciones políticas que los auspician demuestra que en Ecuador no existen partidos, sino empresas electorales que alquilan su identidad a cualquier aventurero a cambio de llegar al poder y permanecer en él.

En enero de este año, ciudadanos protestaron en Madrid contra Pedro Sánchez y su Gobierno.  Foto: AP

 

España, ese país exótico
Casi quinientos años más tarde España (y resto de países occidentales) han conseguido lo que nadie se imaginaba. Hoy lo exótico somos nosotros. La vida práctica (los datos, la inteligencia artificial…) que hemos inventado ni siquiera nos ayuda a entendernos a nosotros mismos.


 

Parte I: El derrumbe de la izquierda

Personal militar del Comando de Educación y Doctrina Militar Aeroespacial y soldados de la Base Aérea Mariscal Sucre cumplen operaciones militares de control de armas, municiones y explosivos en varios sectores del norte de Quito. Foto: Fuerza Aerea Ecuatoriana

 

Declaración de guerra, con nombre y apellido
Es necesario marcar la cancha de manera clara para los miembros de la Policía y FFAA, que saldrán a territorio a combatir a los narco terroristas, pues su accionar no se limita a poner en riesgo su vida, sino que además deberán enfrentar a jueces y fiscales que han hecho sentir, en más de una ocasión, que están del lado de los criminales.

En el Ecuador del Encuentro se ha vivido una escalada de violencia nunca antes vista, no solo por la recurrencia de los delitos de sangre, sino por su extrema sevicia. Los indicadores han crecido de manera exponencial, bordeando a 35 muertos por cada 100.000 habitantes lo cual ubica al país como uno de los más violentos del mundo, y varias ciudades del Ecuador, con indicadores todavía más alarmantes.

Páginas