Back to top

Andrés Ortiz Lemos

Escritor y académico.

10/07/2017
Cartas de un diablo a su sucesor
Espero no desilusionar a nadie. Pero hemos de entender que no existe ningún cambio en las intenciones, los intereses y los rumbos de la revolución ciudadana. Da igual si el ex nos cae mal y el regente actual nos cae bien. Esto no tiene que ver con simpatías. El proceso es exactamente el mismo, y el autoritarismo no ha retrocedido un centímetro.
21/04/2017
La guerra del cerdo
La historia no se repite, pero rima, diría Mark Twain. Por eso los trabajos literarios de autores que vivieron en sociedades autoritarias basadas en colectivismos violentos, nos son tan familiares. Ellos nos ayudan a comprender como la negación de la libertad individual y el rechazo a categorías consideradas anticuados por el socialismo del siglo XXI (por ejemplo la honestidad) delimitan una verdadera guerra donde aquellos que se benefician del poder tienen notables posibilidades de salir victoriosos.
11/04/2017
Creerle al diablo
Un recuento voto a voto de la totalidad de las urnas despejaría todas las dudas pero la burocracia correísta se niega a realizarlo. Ellos nos piden que creamos en las instituciones de la revolución ciudadana. Que tengamos fe religiosa en sus burócratas. Se ha amenazado a los no creyentes.
05/04/2017
Nosotros
Nosotros, la mitad del Ecuador, somos culpables de violencia. La incontenible violencia de pitar en la calle, mostrar carteles en marchas pacíficas y escribir tuits que ofenden la sensibilidad de los políticos. Estamos como locos. Fuera de control. Por eso merecemos que voluntarios internacionales como Julian Assange, Piero, Guillaume Long, o Patricio Mery Bell nos aleccionen acerca del comportamiento y los pensamientos permitidos y correctos para los ecuatorianos (gracias chicos).
05/04/2017
Nosotros
Nosotros, la mitad del Ecuador, somos culpables de violencia. La incontenible violencia de pitar en la calle, mostrar carteles en marchas pacíficas y escribir tuits que ofenden la sensibilidad de los políticos. Estamos como locos. Fuera de control. Por eso merecemos que voluntarios internacionales como Julian Assange, Piero, Guillaume Long, o Patricio Mery Bell nos aleccionen acerca del comportamiento y los pensamientos permitidos y correctos para los ecuatorianos (gracias chicos). Deberíamos aprender cordialmente cómo comportarnos en nuestro propio país mientras pagamos impuestos para que nuestros aleccionadores tengan vidas descomplicadas.
27/03/2017
No
Votar nulo en este momento significa respaldar el proyecto disciplinario de la Revolución ciudadana. Anular el voto debe entenderse como un acto de apoyo al correísmo en la misma medida que arrojar latas de atún o pedir la cabeza de periodistas.
20/03/2017
Falacia ad hominem
Es decepcionante la incapacidad de reflexión de algunos actores vinculados a la enseñanza universitaria, editorialistas de medios oficiales, o militantes de ideologías totalitarias. Ninguno de ellos delibera sobre las inconveniencias de mantener un gobierno sin división de poderes, la laceración a la libertad de expresión, el disciplinamiento de la sociedad civil, o la imposición de un sistema único de pensamiento. Para ellos ninguno de estos elementos es un problema siempre y cuando los líderes de la revolución ciudadana sigan manteniendo eslóganes socialistas, que hace tiempo dejaron de significar algo.
18/01/2017
Madres encarceladas por pensiones
Debe entenderse que la criminalización de la pobreza, y la violencia panóptica del Estado relacionada al tema de las pensiones no solo afecta a los hombres. Hay más mujeres en la cárcel ahora mismo por no haber podido pagar cuotas de alimentos mayores a sus posibilidades económicas, que mujeres privadas de libertad por el tema del aborto. No defender los derechos humanos de estas mujeres sería una lamentable hipocresía.
02/12/2016
El pequeño Favio en la isla de los monstruos
Favio, el hijo de un ciudadano ecuatoriano que lo había cuidado y protegido siempre, ha sido trasladado a un centro estatal para niños huérfanos o refugiados, y aunque usted no lo crea, se le tiene prohibido ver su papá. Si bien ya nadie tiene dudas sobre la responsabilidad de la madre quien secuestró al menor tiempo atrás, y lo sometió a situaciones peligrosas, el niño está ahora atrapado bajo la pesada maquinaria de un país cuya tradición de relacionamiento con los migrantes es bien conocida.
11/10/2016
Pensiones, abortos y cárcel: un debate inexistente
La estigmatización según la cual el varón es el único que está obligado a proveer, y la mujer la única obligada a cuidar a los hijos es uno de los logros más grotescos del patriarcado. Las feministas se han opuesto a esos estereotipos por años. Lamentablemente varios grupos para-feministas, que reposan en la base ideológica del marxismo cultural, han cobrado fuerza exigiendo que esa dimensión sea perpetuada a toda costa, atando nuevamente a las mujeres a los mismos estereotipos que habían sido combatidos por el feminismo clásico.

Páginas