Back to top

Buscar

100 historias encontradas
Buscaste: Consuelo Albornoz Tinajero
TODO
100 historias
1 AÑO
12 historias
30 DíAS
1 historias
7 DÍAS
0 historias
ARTÍCULOS
2 artículos
COLUMNAS
98 columnas
Salvaguardias contra el cebiche
Con cuestionar el consumo de salmón no se solucionará nada. Sí con políticas de producción, que no copien los eslóganes del cambio de la matriz energética y de la matriz productiva. ¿Qué vamos a preparar en las cocinas de inducción? Hasta dónde yo sé, no se come petróleo, ni electricidad. Este es el desafío del correísmo en marzo de 2015.
La abstinencia no solo frente al placer
Junto con la abstinencia propuesta desde la cumbre del poder político para reducir los embarazos en la adolescencia y abolir el hedonismo, se nos pide a los ciudadanos privarnos también de otras actividades. Nos exigen inhibirnos de emitir críticas, de manifestar libremente nuestras ideas, de protestar, de rechazar aquello que advirtamos como negativo. Hasta debemos refrenar nuestra risa frente al humor de una caricatura.
Qué esperamos de los alcaldes: ¿frentes electorales o mayorías de acción con apoyo ciudadano?
Aquella imagen de todos subidos en “la camioneta” con la que Abdalá Bucaram describió el enlace de aquellos días, es como una instantánea de la vigencia de las prácticas políticas que he descrito. Quizá lo más dañino es que tales cabecillas no procuraron alianzas a favor de un ideal o de un principio.
De personajes, susceptibilidades y solemnidades
En los 70, la crítica a los políticos incluía la sátira, el chiste, incluso la burla. Representantes de esta corriente de humor político fueron Los Picapiedra, los autores de una columna en el diario El Tiempo de Quito. No he hallado registros de que alguno de sus integrantes haya sido objeto de sanciones, de persecución o de cargamontón en el espacio público por los dictadores del momento.
Los ancestros del Estado de propaganda
De la SENDIP al sistema SECOM hay enormes distancias, también cercanías en cuanto a excesos y a su enormidad. La información fue y es la gran damnificada. La propaganda, la gran favorecida. ¿Y los ciudadanos y su derecho a mantenerse informados?
Ocho años no es poco tiempo
Las realidades politiqueras evocadas hace ocho años, no muestran muchos cambios ni en las formas de actuar en la política, ni en el fortalecimiento de la constitucionalidad. Prevalece el cortoplacismo, no se lograron crear antídotos contra la prevalencia de los intereses mezquinos, que a la larga no permanecen, ni amplificaron su visión para optar por los juegos de suma positiva que beneficien a todos.
Esmeraldas se está pareciendo a Acapulco
Que un Estado se vuelva fallido podría sugerir que cedió la dirección de la política a un individuo, o a un grupo particular y ello lo desnaturalizó; o tal vez a que ejecutó políticas tendientes a su propio fiasco. Cuando fracasa en controlar toda forma de violencia y promueve más bien su escalamiento podría significar el inicio de su hundimiento. Esmeraldas presenta ciertos rasgos similares a los de Acapulco. Pero no es Acapulco. Que pudiera llegar a serlo es la duda.
Derecho a la resistencia contra la discrecionalidad
Si la Supercom y demás oficinas gubernamentales quieren castigar todo acto de censura previa, deberán referirse también a lo que señala la CIDH y la convención de la OEA: deberán enjuiciar y sancionar a funcionarios y dignatarios que rompen periódicos en actos oficiales; que cierran diarios privados críticos; todas estas prácticas configuran ejemplos de censura previa. Si ellas no son rechazadas se podría pensar que la condena a la censura previa es discrecional.
El acontecimiento producido por la deliberación
El deshielo cubano-estadounidense, que apenas inicia, es una gran lección para otros países, enfrascados en batallas minúsculas, pero cargadas de petulancias, de fatuidades, mezquindades y frivolidades. Por ejemplo Ecuador, cuya cúpula gubernamental está empeñada en desalojar de su casa al movimiento indígena, en busca de debilitarlo, atacarlo, humillarlo.
El horror no tiene color político
Ciertamente, desde la perspectiva nazi los que merecerían nuestra compasión no son los asesinados y torturados. Son los “pobrecitos” que se ven obligados a matar, o los victimarios por acción u omisión que tienen que esconder su rostro o darle vuelta para no mirar, o quienes se justifican por el temor.

Páginas