Back to top

Buscar

178 historias encontradas
Buscaste: Gabriel Hidalgo Andrade
TODO
178 historias
1 AÑO
15 historias
30 DíAS
1 historias
7 DÍAS
0 historias
ARTÍCULOS
4 artículos
COLUMNAS
174 columnas
Un longo cualquiera
Racializar a la sociedad equivale a creer que existe una relación de señorío entre una raza dominante que decide, establece y razona a nombre de otra parte de la misma sociedad que resulta en una raza sometida. En esta construcción narrativa, quienes tratan de usted a los demás, por ejemplo, son “longos cualquieras” porque se reconocen como inferiores y, como dice Gangotena, eso estaría mal.
¿Por qué tantos correístas?
Casi medio millón de funcionarios públicos trabajaban para el Estado, de los cuales el 45% corresponden a contrataciones de libre remoción o provisionales. Según estas mismas estimaciones, entre 2006 y 2019 la burocracia se incrementó un 64%. Esto quiere decir que hay decenas de miles de funcionarios públicos pasando de un gobierno a otro.
La amenaza de Iza
Con alguien como Leonidas Iza no se necesita ningún gobierno, legislativo o elecciones universales y directas. No se necesita democracia moderna, Estado o sociedad. Se necesita solo un dirigente popular que encarne el escurridizo concepto de pueblo y que reemplace a todos los poderes representativos del Estado.
Asamblea mínima
¿Podemos tener una Asamblea más grande? Sí, pero primero seamos un país transparente y próspero, y para eso necesitamos alcanzar acuerdos mínimos conseguidos en un legislativo mínimo, de 80 o 90 integrantes.
Robar bien
Roben bien, dijo Cerda, una tecnóloga en turismo y trilingüe. Y lo dijo en un castellano perfectamente claro e inteligible.
No es periodismo
Sea o no periodismo, La Posta consiguió lo que parece haberse propuesto: que todos hablen de ellos. Obtuvo también algo más: que toda la hipocresía política alcance extremos paradójicos. ¿Este es el fondo del asunto?
Hater
Nada debería esperarse del bloque antidemocrático de la Asamblea Nacional. Las voces más radicales de la UNES buscarán, desde el primer momento de su posesión, victimizarse, generar caos, insultar, quebrantar la Constitución, hasta que se perpetre un golpe de Estado.
La piedra en el zapato
Ya con Guillermo Lasso en el poder, los antiguos morenistas, correístas y más, negarán sus ancestros ideológicos y se alienarán al nuevo gobierno para conservar sus posiciones de poder, por privilegios o por subsistencia.
No existe el lassismo
Lasso debe convertirse en un presidente que sea recordado como el primero de tantos en reinstalar la confianza en la institucionalidad democrática, en extirpar el personalismo como forma de acción política, en inaugurar el debate de las ideas como vía para actuación pública, y en cultivar el civismo republicano como antídoto a los populismos que condenan a los países pobres a la profundización de sus inequidades.
¿Un Lasso de izquierdas?
En el plano práctico y estratégico, Lasso no puede decantarse por la administración de un gobierno marcadamente derechista, conservador y neoliberal por razones circunstanciales, presupuestales y políticas.

Páginas