Back to top

Buscar

209 historias encontradas
Buscaste: Juan Cuvi
TODO
209 historias
1 AÑO
43 historias
30 DíAS
4 historias
7 DÍAS
1 historias
ARTÍCULOS
5 artículos
COLUMNAS
204 columnas
Un beduino en Carondelet
Moreno no marca el ritmo de la administración pública. Cada sector –o cada ministerio– maneja sus propios tiempos. Tal vez el objetivo de esta permisividad era romper con el centralismo y la verticalidad del gobierno anterior, cuando los ministros eran simples amanuenses. Pero esta asincronía puede terminar en una fragmentación caótica. Aunque suene a perogrullada, alguien tiene que dirigir la orquesta. En un Estado moderno se supone que el presidente lleva la batuta.
La peligrosa depuración de Moreno
Si no fuera por la obviedad, la manipulación del grillete electrónico de Fernando Alvarado sería digna de una película policial. Pero si quienes lo manipularon son los mismos que lo compraron y que montaron el sistema de monitoreo, no se necesita de talento detectivesco para desenredar la trama. Así como se dice que el diablo está en los detalles, el boicot administrativo en el Gobierno está en los pequeños funcionarios.
Posorja… la barbarie digital
Posorja es la yuxtaposición del aislamiento comunitario con la globalización, la confirmación de que el mundo camina a ritmos demencialmente diferentes. Un rumor digitalizado deriva en un crimen atroz viralizado en redes sociales. Es el atraso utilizando herramientas del futuro, la marginalidad utilizando herramientas de la integración. La pobreza en Internet.
El shock brasilero
Más que a un gobierno de izquierda Lula representó un contrapeso regional a la hegemonía capitalista de los Estados Unidos. Bolsonaro, en cambio, representa el aperturismo ilimitado, un regreso a la articulación indiscriminada de las economías periféricas a los grandes capitales transnacionales. Dentro de esa lógica, no habrá dinero para paliativos sociales.
Aborto: se reactiva el debate
Las demandas clasistas han sido rebasadas por una serie de exigencias sociales que responden a la incontenible diversificación de la sociedad. La despenalización del aborto es una de ellas y, en este punto, establece un parteaguas entre posturas reaccionarias y subversivas. Por eso un liberal puede abogar por el cambio con más convicción que un curuchupa de izquierda. Y por eso un machista de izquierda puede ser similar a un machista de derecha.
El CPCCS tiene que desaparecer
En una sociedad tan diversa y fragmentada como la ecuatoriana, únicamente la intervención autónoma de las organizaciones sociales a nivel local o regional puede controlar a la administración pública. La centralización del poder es el mejor velo contra la transparencia, porque deja en manos de las élites políticas el manejo de la cosa pública.
Los nuevos saqueadores
La corrupción durante el correato tiene algunas particularidades. Fue compleja; es decir, construyó un laberinto de normas y procedimientos que impidieron la fiscalización. Hoy se empieza a revelar un esquema de delincuencia organizada desde el Estado que combinó sistemáticamente decisiones políticas, jurídicas y económicas para apropiarse de los fondos públicos.
El caso Chevron
El peor error de las comunidades amazónicas que demandaron a la Chevron fue permitir que el gobierno de Correa-Moreno manipulara mediática y electoralmente el caso. Hoy, la disputa entre la transnacional, la corte internacional y el Estado ecuatoriano amenaza con dejar en segundo plano al principal protagonista. Es decir, a las comunidades. Además, abre las puertas para que el actual gobierno también maneje el caso desde la utilidad política.
Los movimientos sociales y su laberinto
Las calles son la encarnación de lo público por antonomasia. Como tal, nos pertenecen a todos los ciudadanos. Mal harían la izquierda y los movimientos sociales que convocan a las próximas movilizaciones en expulsar a los correístas obtusos. Pero sí deben exigirles que marchen a la cola. Como a la derecha de las banderas negras.
Alianza PAIS no puede reciclarse
¿Quién, en estas condiciones, cosechará ese caudal de votantes decepcionados, descreídos y desconfiados del correísmo? Por ahora, el único que se está conectando con ese vacío electoral es Jaime Nebot. A su carisma tropical y autoritario le añade un discurso que se encarrila perfectamente con el imaginario creado durante diez años por Correa: combinar la capacidad administrativa de la derecha con la preocupación social de la izquierda.

Páginas