Back to top

Buscar

10 historias encontradas
Buscaste: María Fernanda Moscoso
TODO
10 historias
1 AÑO
0 historias
30 DíAS
0 historias
7 DÍAS
0 historias
ARTÍCULOS
0 artículos
COLUMNAS
10 columnas
Hay neblina y los honestos no temen ni la luz ni la oscuridad*
Hemos sido testigos y continuaremos siéndolo, al menos durante cuatro años más, de las argucias, la violencia y la persecución política de un gobierno que es similar a la bruma que, en estos días, recorre y enfría las calles de Quito.
Año 2017: hay distopías que son utopías y utopías que son distopías
Con mucha probabilidad, el año 2017 será recordado como el fin de una era y el inicio de otro tiempo. Se leerá que hubo elecciones y que el poder cayó en manos de un banquero de derechas que era miembro de una terrorífica secta católica radical a la que llamaban Opus Dei o de un hombre cuyo nombre fue objeto de asombro en Rusia, y ¡Polonia! y que, durante unas años, representó la continuidad del gobierno corrupto, cínico y represivo de Rafael Correa.
Bosquecitos de fuego y revolución, no callamos más
La esperanza en la vida que surge, precisamente, allí donde es más difícil evitar pensar que no hay vida. Cada historia, que provoca el nacimiento de otras, es una historia de des-humanidad porque se trata de mujeres que hemos sido violentadas, abusadas, violadas, agredidas, secuestradas, pegadas, burladas, amenazadas, amordazadas
Los cuerpos que importan: hay una trama y se llama patriarcado
Hay vidas que parecen importar menos y que, en consecuencia, hay cuerpos que no se valoran del mismo modo con respecto a otros porque su violación no es objeto de sanción moral. Si realmente lo fuese, esas vidas no serían violentadas con tal desproporción e impunidad.
La educación sentimental (del violador)
Llama la atención que las campañas y los debates estén dirigidos solamente a las víctimas de violación y, aunque es innegable que la prevención es imprescindible, es por lo menos sorprendente que no se diga nada de los agresores.
Todos los gatos son negros: cinco escenas
El verdugo, sin embargo, es quizás el más temeroso de todos los niños del clan. Sabe que hay un monstruo, un ser maligno que habita la isla: la bestia. Y para calmar a la bestia, hay que alimentarla, entregarle ofrendas, vestir atuendos de poder, sacrificar animales y seres humanos. Todo por miedo. Porque el poder de la bestia reside en que no se sabe muy bien dónde vive, quién es, a dónde pertenece.
Contra la izquierda
Son sensibles. Tienen responsabilidad social. Llegan al fondo de las cosas porque no son tontos. Ni un pelo de tontos. Admiran a diferentes personajes históricos por quienes sienten una especial cercanía porque son un poquito como ellos: Allende, compañero; Che, compañero. Escriben de todo; hasta poesía. Hacen la venia. Son revolucionarios. Son ecologistas y son pacifistas.
Conocimientos peligrosos, divinos y maravillosos
El saber tiene una belleza. El conocimiento académico tiene un peligro. El peligro de enseñarnos a pensar que existe un mundo que está dado y que al estar dado, puede ser objeto de inquisiciones e investigaciones que no hacen más que confirmar los límites del mismo. Así, el mundo no se puede transformar.
El manglar más hermoso del mundo, la resistencia
Doña Rosita es una de las supervivientes del terremoto que ha arrasado las ciudades y comunidades de la costa en Ecuador. Ella y los nietos a los que cuida. Una superviviente, como el bosque de manglares al que protege. Su historia tiene lugar bajo el influjo de los mismos planetas que han aparecido y desaparecido junto a millones de supervivientes de otros tiempos y espacios.
Vergüenza
La peligrosidad del niño es grande, así de grande, tan grande como el miedo de los adultos. Los golpes, las vallas y las leyes de los adultos son el anti-juego, por decirlo de alguna manera. El muro que sólo es muro, que no puede ser imaginado como caballo o puerta, se queda como muro. El poder, que lo tiene casi todo, no tiene imaginación.