Back to top

Buscar

13 historias encontradas
Buscaste: María Fernanda Solíz
TODO
13 historias
1 AÑO
3 historias
30 DíAS
0 historias
7 DÍAS
0 historias
ARTÍCULOS
3 artículos
COLUMNAS
10 columnas
Si mi útero hablara
Si mi útero hablara, contaría de cómo al despertar se supo arrancado para siempre, propiedad de otro que decidió por ella, por sobre ella y con amparo de las leyes.
Y te convertiste en luciérnaga…
Aquí, en Yantzatza, recibimos la noticia de tu muerte querida Gloria. Te recordamos en esta majestuosa Cordillera, con la firmeza y fortaleza que siempre te caracterizaron. Volvimos a sentir el estoicismo con el que sostuviste la defensa de la naturaleza y la vida por sobre todas las amenazas, la represión, la criminalización e incluso la cárcel. Te recordamos alegre, militante, incansable.
Ensayo contra la ceguera
Estas situaciones son parte de una estrategia que busca intimidar a la población. De esta manera se difunde el miedo en la sociedad. La gente se hace más desconfiada y se siente muchas veces paralizada o no participa en actividades de su grupo o comunidad. El miedo a la ceguera se convierte así en uno de los más grandes mecanismos de control político.
La primera vez que me golpeó
Un profundo deterioro de mi salud me permitió tocar fondo, saber que me quería viva y feliz. Y aquí estoy, escribiendo estas líneas que recogen mi historia, y haciendo pública la violencia que viví por años de forma privada, escondida, avergonzada, sintiéndome responsable, doblemente culpable: culpable por pensar que yo la provocaba y culpable por saberme cobarde y no atreverme a denunciarla. Culpable por pensar que si denunciaba estaría traicionando a su familia, a la que quise y quiero inmensamente, culpable por el solo hecho de pensar en denunciar al padre de mi hijo.
Hablar de coparentalidad más allá del discurso misógino
Debatir sobre la coparentalidad nos demanda pensar con empatía, generosidad, amplitud, e incluso altruismo; trascender el resentimiento y el dolor individual, y reparar la dialéctica individuo-colectivo. El interés superior del niño y la niña no puede ser una frase suelta, demanda coherencia ético política, en lo más íntimo, profundo y cotidiano.
De por qué las mujeres, que un día decidimos abortar, no somos criminales
¿Cómo voy a levantarme?, ¿Cómo voy a caminar? ¿Cómo voy a volver hablar y a seguir?, pensaba… Pero con esa fuerza que tenemos las mujeres, me levanté de la camilla, y aunque muy despacio, caminé. En silencio tomamos un taxi, llegué y me acosté. Las horas siguientes las recuerdo entre la náusea, el dolor, la somnolencia y la fiebre...
El día en que decidí abortar
El día en que decidí abortar no fue fácil, debo insistir. Lo pensé, lo repensé, lo proyecté, lo conversé. Tenía un hijo escolar, yo estaba terminando mi doctorado y el trabajo y la militancia no me daban respiro. Pero lo pensé, me emocioné, decidí y cambié de decisión, varias veces. Quería ese embarazo pero no tenía condiciones de mantenerlo. ¿Otro hijo sola, divorciada, en otra ciudad, y en un contexto tremendamente complejo?
Minería in-consulta
Ahora que el tema de megaminería, está en la palestra de discusión a propósito de la consulta, resulta urgente conocer las historias que el extractivismo megaminero deja a su paso, para exigir y garantizar su derecho a la reparación integral y las garantías de no repetición. El Proyecto Fruta del Norte, por todas las irregularidades en las que está inmerso, debería ser extinguido.
La guerra…
La guerra que vive la comunidad de Tsuntsuim es un espejo de la guerra que atraviesa al pueblo shuar, y a otros muchos pueblos indígenas en el sur geopolítico. No se trata de un enfrentamiento de países, se trata una vez más, de un choque de dos mundos, de dos cosmovisiones: el culto al capital frente a la defensa de la vida.
No nos pongan en el mismo saco…
De pronto, el enemigo somos nosotros, la gente, las organizaciones sociales, ecologistas, feministas, salubristas, educadores, que hacemos trabajo de hormiga. Los que hemos conocido la represión, la criminalización, persecución y violencia en nombre del proyecto revolucionario, del socialismo del siglo XXI. Y se nos acusa de muchas cosas, de ingenuos, de bobos, de hacerle juego a la derecha o de mágicamente habernos transformado en la derecha.

Páginas