Back to top

Buscar

92 historias encontradas
Buscaste: Natalia Sierra
TODO
92 historias
1 AÑO
5 historias
30 DíAS
1 historias
7 DÍAS
0 historias
ARTÍCULOS
6 artículos
COLUMNAS
86 columnas
Un diálogo que nunca existió
De los cuatro economistas asistentes al “diálogo”, al menos dos, son responsables, en contextos distintos, de decisiones políticas que han provocado serios problemas económicos en el país, que han afectado a la gran mayoría de la población ecuatoriana; a no ser que el papel que han cumplido sea visto desde los intereses del gran capital mundial y los suyos propios, no de los intereses de la mayoría de los ecuatorianos y ecuatorianas.
Alianza PAIS y el plan ideológico del capital internacional
No queda duda de que el proyecto de los gobiernos autodenominados "progresistas" es parte del plan ideológico del capital mundial para proclamarse absoluto. En el caso particular del Ecuador, Alianza PAIS y su “Revolución Ciudadana” ha aplicado sistemáticamente la política económica del capital para la región a nombre de la izquierda.
Atrapados en su farsa
Lo cierto es que el astuto tiene un panorama nada envidiable. ¿Qué hacer para el 17? si se quedan gobernando tendrán que enfrentar el ciclo de recesión del capital que ellos con sus engaños y malos manejos ayudaron a agravar, lo cual les pasará factura de legitimidad política, pues no podrán endilgar la culpa a otros. Si se van tendrán que afrontar las demandas que cualquier gobierno, que quiera legitimarse, tendrá que pasarles por sus malos manejos en el poder.
Las recetas del proyecto capitalista
Diez años de Revolución Ciudadana bastaron para que por arte de magia la empresa privada, que en el neoliberalismo arrasó con la economía nacional, de repente se vuelva, con ayuda del gobierno, la salvadora de la economía del Ecuador frente al fracaso del proyecto económico neodesarrollista ejecutado por movimiento PAIS.
La semántica del poder
Para todos y todas los que seguimos luchando por justicia, las imágenes de pueblos luchando siempre estarán cargadas de legitimidad histórica y humana. La violencia siempre es del poder, nunca de los pueblos indignados y dignos que resisten la violencia de la dominación.
La violencia oblicua del poder
Conscientes de estas tristes realidades vividas por pueblos hermanos, y tomando en cuenta que en el país de la última década ya hay tres compañeros dirigentes indígenas anti-extractivistas asesinados “anónimamente”, es nuestra obligación como pueblos responsables de nuestra vida impedir que la violencia estatal y para estatal se imponga en nuestros territorios.
¿Casualidad o coincidencia ideológica?
Esperemos que cuando el tiempo del poder político de PAÍS se termine, sus militantes que se dicen de izquierda se mantengan coherentes con sus coincidencias ideológicas con la derecha, que pública y cínicamente las exponen, y vayan a tocar las puertas del socialcristianismo y se abstengan siquiera de pensar en aproximarse a las organizaciones y movimientos sociales.
La insolente vanidad
Ante esta insolente vanidad del poder, la sociedad debe responder ¿Quién es él para arrepentirse de un artículo constitucional redactado por una Asamblea Constituyente y aprobado por la mayoría de la sociedad ecuatoriana? ¿Qué poder tienen un individuo entre tantos frente al legítimo poder constituyente? Más aún, ¿Quién es este señor para arrepentirse de un derecho no solo constitucional, sino fundamentalmente humano e histórico, conquistado con la lucha y la dignidad de los pueblos en todas las épocas del caminar humano?
La humanidad en el umbral de su destrucción
Haremos justicia al pequeño niño sirio asesinado, sino olvidamos su rostro, su pequeño cuerpecito sin vida, que nos interpela por justicia, que, como dice Bobf, nos convoca a la responsabilidad, la obligatoriedad de dar respuestas para detener la inhumanidad capitalista. Solo este acto ético puede devolver a la humanidad su humanidad.
La revolución y el poder del necio
La izquierda, que Rafael Correa llama violenta, es la izquierda que no acepta las relaciones de explotación, exclusión, opresión y devastación del mundo social y la naturaleza, que la “Revolución Ciudadana” viene ejecutando como parte de la historia colonial y capitalista del viejo país, a nombre del nuevo país del progreso.

Páginas