Back to top
14 de Abril del 2021
Los Confidenciales
Lectura: 7 minutos
14 de Abril del 2021
Redacción Plan V
Mientras Correa "pide cacao", el correísmo prepara el contraataque
1

Captura de video. Facebook Andrés Arauz

 

El correísmo duro se prepara para no ceder un solo milímetro en la reconquista del poder. Plantean consolidar su hegemonía política en los territorios y las comunidades; atacar al gobierno de Lasso, al que consideren "débil"; culpar a los votantes de Lasso del "error de haber dado el voto a la derecha".

Las ofertas de Rafael Correa de "colaborar" con el gobierno "del banquero" Guillermo Lasso son una maniobra de distracción. En una entrevista con la agencia EFE, desde México, el expresidente ha dicho que "está dispuesto a trabajar en conjunto y dar todo el apoyo al nuevo presidente", según reportó la agencia española. Lo que se dice en Colombia "pedir cacao".

Sin embargo, esto no está en los planes de los activistas y miembros del aparato del partido. En un mensaje que circuló en los chats del movimiento, uno de los más importantes ideólogos y miembro del aparato del correísmo (que Plan V mantiene en reserva) ha sustentado un "nuevo" relato para justificar la derrota. El relato del correísmo, que circula entre sus huestes, carece de autocrítica y rebosa de victimización y, tal como ha dicho Arauz, asegura que fueron objeto de una campaña de desprestigio, no tenían plata y que los persiguieron...

Según el relato que está vendiendo el correísmo, "solo uno de cada tres ecuatorianos voto por el banquero lo cual debilita mucho su gobernabilidad además de que sus votos duros no llegan ni al 20%, es decir, uno de cada cinco ecuatorianos".

"Las ofertas de campaña que tuvo que hacer para convencer a muchos desesperados en medio de esta terrible crisis serán difíciles de cumplir, eso sumado a las medidas neoliberales que quiere tomar aumentará el descontento social y la conflictividad. Nosotros debemos liderar la vigilancia y denuncia del cumplimiento (sic) de campaña, debemos insistir en que todo lo que viene no es culpa de Lasso, pues él ya es un alacrán fiel a su naturaleza, sino de los que votaron por él y de los que no hacen nada para impedir que lo siga haciendo".

Pero también ven el lado bueno a la estrepitosa derrota: "si hubiéramos ganado, la conflictividad con la derecha y los despistados desesperados que votaron por ellos iniciaría una escalada de violencia en todos los ámbitos que deberíamos enfrentar en las calles y confrontaría al nuevo gobierno de Andrés a tomar medidas de protección que dificultarían la gobernabilidad; esa es la tercera vuelta que hablábamos antes de las elecciones, ahora debemos aprovechar la comodidad que nos brinda la oposición para contraatacar, para encontrar todos los escollos, evidenciarlos y generar acción contra ellos".

Plantean el trabajo directo en los territorios y las comunidades. Necesitamos, dicen,  "entender que si bien las condiciones y la falta de tiempo necesario no permitieron el fortalecimiento de nuestras organizaciones y de la conciencia política de nuestro pueblo, ese reto sigue estando presente y urgente, por lo cual debemos empezarlo con una metodología que este más ligada a los territorios, a lo cotidiano y eficaz, menos intelectuales de cafetería o de sala, menos autoridades detrás del escritorio y más en territorio, más formación-acción desde el trabajo comunitario de transformación y gobierno de nuestras realidades en los barrios y comunidades".

Las proyección de los posibles escenarios políticos, económicos y sociales, dicen, les plantea "oportunidades muy valiosas que aprovechar, solo si logramos recuperar el tejido social en los territorios: debemos acercar a los  jóvenes con propuestas creativas, a las mujeres, fortalecer la economía popular y solidaria generando una economía alternativa, convocar audiencias públicas, cabildos populares tal y como lo garantiza la Constitución de la Republica, hacer gobierno local aunque no tengamos el poder del Estado y construir poder popular sin tener el gobierno nacional".

Para el correísmo, el levantamiento de octubre del 2019 falló porque no fueron ellos los que lo lideraron. Por eso, dicen: "debemos liderar los levantamientos populares que se avecinan, debemos tener protocolos de respuesta a la persecución política que vendrá, debemos fortalecer los medios y redes de comunicación popular alternativa, debemos integrar todas las formas de poder posible, las políticas que tenemos en la Asamblea y gobiernos locales junto a los poderes reales en los barrios y comunidades, hacer mapeos de actores y entrar con decisión en la disputa de poder en los territorios".

En la "lucha por la hegemonía política" se consideran el actor político más fuerte de todo el Ecuador, "eso debemos evidenciarlo, sacar a relucir el orgullo correísta, no seguirnos escondiendo, hablar con propiedad y decisión, manejar una línea discursiva que será generada por nuestros compañeros especialistas de comunicación popular que a su vez se retroalimentaran del trabajo en territorio, menos burocracias de izquierda".

El correísmo apuesta que el gobierno de Lasso —al cual califica como débil— usará pronto la represión. Dicen: “debemos crear y difundir protocolos de resistencia y confrontación que nos eviten daños innecesarios, sin evitar algunos riesgos necesarios para lo que debemos contar con un equipo legal permanente de apoyo de abogados nuestros voluntarios, debemos estar en todas las luchas, debemos ser la pesadilla de quienes nos roban los sueños”.

Se proponen no aplazar "el inicio de una campaña nacional por el poder popular y comunitario". Y plantean una metodología para ello: "es necesario replantear la dinámica de los liderazgos que tienen que estar basados en la efectividad de la acción en territorio y menos en el figuretismo y tronchas, más en resultados comprobables y menos en intelectuales de escritorio, sin descuidar la creación de teoría desde la acción efectiva, identificar a los oportunistas y quinta columnas que medran de las organizaciones o la infiltran para sacar información, no es difícil comprobar quien trabaja y quien mira solamente, hacer círculos de confianza comprobables en todos los territorios".

Y a pesar de que desde el lado de Correa se busca o pide una colaboración con el gobierno de Lasso, el correísmo "duro" se plantea el compromiso de "vencer a los enemigos del pueblo, a no resignarse, a no ceder ni un milímetro, a esforzarnos aún más, (pues) estamos en el lado correcto de la historia".

 

GALERÍA
Mientras Correa "pide cacao", el correísmo prepara el contraataque
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Los hipódromos salen de la órbita de los juegos de azar
Redacción Plan V
Aborto por violación: ¿por qué la ley no debe tener un límite de edad gestacional?
Susana Morán
Las presiones que tumbaron a Jorge Madera del IESS
Redacción Plan V
Miles de ecuatorianos, solicitantes de asilo y expulsados, a la deriva en la frontera México-EEUU
Susana Morán

[MÁS LEÍ DAS]

España: los contratos de la Embajada con Podemos son "confidenciales" según la Cancillería
Redacción Plan V
¿La esposa de Pascual Del Cioppo tiene una empresa off shore en Panamá?
Redacción Plan V
Conozca a los asambleístas que se oponen a la protección de tiburones y animales exóticos
Franklin Vega
Alias ‘Sandía’ y la guerra del microtráfico en Guayaquil
Redacción Plan V