Back to top
20 de Octubre del 2020
Los Confidenciales
Lectura: 8 minutos
20 de Octubre del 2020
Redacción Plan V
Juego de tronos en el Hospital Carlos Andrade Marín
1
Al escapar de las garras de la muerte, luego de 115 días de terapia intensiva por el Covid-19, el gerente general del Hospital Carlos Andrade Marín, Juan Páez, se encontró, al retornar de su cargo, que muchas de sus decisiones habían sido revertidas. Él denuncia que el presidente del Directorio del IESS, Jorge Wated, ha lanzado "denuncias" recientes de caducidad de medicamentos en ese hospital para lograr que él salga definitivamente.

 

Luego de varios meses de auditoría interna, en julio del 2019, el gerente general del Hospital de Especialidades Carlos Andrade Marín, el principal del IESS en Quito, Dr. Juan Páez Moreno, hizo público un perjuicio al hospital por la caducidad de medicina. Se reportó entonces que se trataba de multivitaminas, hierro, ácido fólico y otros compuestos, los cuales se habían caducado almacenados en la bodega del Hospital Carlos Andrade Marín (HCAM), de Quito, entre 2012 y abril de 2018.

La pérdida por esos medicamentos, dijo entonces el gerente Páez Moreno, que se habrían comprado hasta para siete años, ascendía a más de USD 7’000.000. Para el directivo, la situación se había desencadenado "debido a la corrupción con la que se manejaron los contratos con los proveedores en administraciones anteriores". En muchos casos, los acuerdos de compra "no permitían cambios ni devoluciones y que las compras excesivas y sin criterio causaron pérdidas".

Páez había entregado a la Contraloría General del Estado nada menos que 17 procesos relacionados con estos hechos para que se investigue y se determine a los responsables. Pero para julio del año pasado las denuncias aún no han tenido resultado, por lo que no pueden pasar a la Fiscalía. El gerente denunció un "esquema generalizado de corrupción".

El cardiólogo de 67 años fue nombrado gerente en abril del 2017 y se había mantenido en el cargo, incluso cuando fue afectado por la Covid-19 en junio del 2020, permaneciendo en terapia y tratamiento de complicaciones graves que lo tuvieron al borde de la muerte, nada menos que 115 días. Durante este tiempo fue subrogado. Él salió con el alta el 16 de octubre último.

Ese mismo día en que el gerente general y médico escapaba de la muerte y salía con el alta médica en medio de los aplausos del personal de HECAM, el presidente del Directorio del IESS, Jorge Wated Reshuan, hacía público en su cuenta de Twitter que que la entidad había perdido USD 5,7 millones en medicamentos, los cuales habrían caducado en al menos 10 de sus hospitales, entre 2016 y 2020.  De una lista de hospitales del Seguro Social, el HECAM, decía Wated, había perdido USD 2,5 millones en medicamentos caducados. 

El trino del alto funcionario, colocado en el cargo por el presidente Moreno, luego del escándalo de corrupción que involucró al anterior presidente, Paúl Granda, anunciaba que "en una primera investigación, detectamos más de USD 5,7 millones sobre medicamentos caducados en ciertas unidades médicas del IESS". 

Pero la que anunciaba Wated como primicia no era la "primera investigación". Un informe de la Contraloría General del Estado, hecho público seis semanas antes del anuncio de Wated, a fines de agosto del 2020, y como fruto de las denuncias del gerente Juan Páez, determinó que medicinas e insumos médicos por USD 4,74 millones habían caducado en las bodegas del HECAM. La Contraloría acusó a los jefes de bodega y guardalmacenes que se habían turnado en el cargo entre el 2013 y el 2018. Se trataba de 87 mil medicamentos y 100 mil insumos y dispositivos médicos. Fruto de esta negligencia o corrupción, fueron afectados pacientes enfermos de cáncer, trombosis, párkinson o que necesitaban antivirales. También se provocó que no existieran medicamentos para pacientes hípertensos ni para tratamientos con antibióticos, o enfermedades gastrointestinales; para cirugías oculares, neurológicas y de traumatología. 

A la par del informe, también había una indagación previa en curso, la 17010181XXX sobre las denuncias presentadas 14 meses antes por el gerente del H. Carlos Andrade Marín.  Para el Dr. Páez, esta "denuncia" presentada por Jorge Wated, solo buscaría "sustentar el cambio de funcionarios de esta casa de salud". Pues las notas periodísticas, producto de la información entregada por Wated, se han referido a que estas irregularidades habrían ocurrido entre el 2018 y el 2020. Todo este propósito, dijo el gerente, "es para justificar tres aspectos: el cambio de ciertas autoridades del HECAM durante mi ausencia, implementación de directrices erradas para administrar el hospital que tendrán como resultado el fracaso a muy corto plazo y realizar una compra centralizada en lo que resta de la administración central".

Según el gerente, durante su ausencia en el cargo por estar afectado por la Covid-19, se tomaron algunas resoluciones por parte de sus reemplazos, que buscarían revertir decisiones tomadas durante su administración, entre las cuales expuso:

«Pagar a la empresa Pamaux, por cuanto existe informe de Contraloría que dijo, como un hallazgo de la entidad, que "no se evidencia que la contratista haya cumplido y hay un criterio jurídico institucional que recomienda el no pago".  "Dejar sin efecto el estado de contratista incumplido de la empresa Abbot del Ecuador, "tal cual la exigencia de un asesor del Presidente del Consejo Directivo"."Dejar sin efecto el estado de adjudicatario fallido de la empresa Oxialfarm".

«Entregar en calidad de préstamo cantidades exageradas de medicamentos la Hospital Teodoro Maldonado Carbo y desabastecer al HECAM, exponiéndolo a una crítica situación de stock en fármacos, tal cual la disposición que obra en el memorando IESS-DSGCIF-2020-7109-M.

«Mantener la decisión de no derivar a pacientes del IESS a unidades de salud privada, salvo casos estrictamente necesarios. Pretender la derivación internacional sin criterio técnico-médico que sustente y motive el uso adecuado y óptimo de los recursos de los afiliados (...) es dar por hecho que nuestro sistema de salud y nuestros profesionales de salud no están preparados para afrontar situaciones de salud que están en el campo de las especialidades. 

«Suscribir un contrato complementario de alimentación en el HECAM sin informe del administrador del contrato y pese a las constantes negativas.

«Detener en el Consejo Directivo del IESS la aprobación del proyecto de transplante de médula ósea, el cual se puede hacer en el HECAM, lo cual ahorra 200 mil dólares por transplante, lo cual afecta directamente a los recursos económicos de los afiliados.

«Ofrecer, a los afiliados, soluciones en redes sociales soluciones que técnicamente no son ejecutables, lo cual pone en riesgo la sostenibilidad del fondo de salud, generando falsas expectativas de entregar medicamentos que no están en el Cuadro Básico de Medicamentos». 

GALERÍA
Juego de tronos en el Hospital Carlos Andrade Marín
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Xavier Hervas: "debemos aprender a administrar el Estado en la escasez"
Fermín Vaca Santacruz
Interpol y la "Liga de presidentes justicieros" de Correa
Mariana Neira
Notas afiladas de una coronela: el consejo de "La Caballeresa del sol" al "El Libertador"
Andrés Lasso Ruales
"No todo fue una quimera": 13 ensayos sobre la construcción del Ecuador
Andrés Lasso Ruales

[MÁS LEÍ DAS]

Ecuador supera la cifra récord de 100.000 fallecidos por todas las enfermedades
Redacción Plan V
La huida masiva de los venezolanos desde Ecuador y su doble regreso
Susana Morán
¿Por qué todos se sienten amenazados por Álvaro Noboa?
Fermín Vaca Santacruz
El ñeque manaba de Aura Zamora
Gabriela Muñoz