Back to top
22 de Julio del 2019
Los Confidenciales
Lectura: 1 minutos
22 de Julio del 2019
Chicaiza y Falcón ya están libres
1
Los dos agentes condenados por el secuestro de Fernando Balda, en Bogotá, están fuera de la cárcel desde hace una mes.

Raúl Chicaiza y Diana Falcón están libres desde hace unas cuantro semanas. Los dos agentes de la Dirección de Inteligencia de la Policía Nacional salieron bajo el programa de protección de testigos de la Fiscalía. Ellos admitieron su culpa en el secuestro del político Fernando Balda en Bogotá y con sus testimonios y pruebas documentales involucraron al ex presidente Rafael Correa y al ex jefe de la Senain, Pablo Romero. Los dos tienen orden de prisión y un pedido de alerta roja para la Interpol.

Los dos agentes fueron parte de los operativos Wilson y Guayacán, perpetrados por la Secretaría de Inteligencia del gobierno de Correa para hacer espionaje en Bogotá y Medellín a Balda y sus contactos (incluido al expresidente colombiano Álvaro Uribe) y luego secuestrarlo en la capital colombiana. 

Los dos agentes no pueden hablar con la prensa mientras mantengan su condición de testigos protegidos, pero por haber colaborado con la justicia se les impuso una pena mínima que ya cumplieron, acogiéndose al derecho de reducción de la pena. Ellos estuvieron presos desde abril del 2018.

GALERÍA
Chicaiza y Falcón ya están libres
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Una economía estancada y con más deuda externa tras cuatro años de Moreno
Redacción Plan V
Lenín Moreno: El desempleo y la pobreza fueron de la mano
Redacción Plan V
Derechos humanos: la otra deuda que deja Lenín Moreno
Redacción Plan V
La descorreización fue la gran maniobra política de Moreno
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

Mientras Correa "pide cacao", el correísmo prepara el contraataque
Redacción Plan V
El contralor Pablo Celi, detenido por la trama de sobornos en Petroecuador
Redacción Plan V
Así se lavan en Miami los sobornos del 10% que circulan en Petroecuador
Redacción Plan V
La peor tragedia del correísmo no es haber perdido las elecciones, sino su futuro
Ramiro J. García Falconí