Back to top
21 de Mayo del 2019
Los Confidenciales
Lectura: 3 minutos
21 de Mayo del 2019
Un funeral que casi fue un mitin
1

El funeral de Julio César Trujillo en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, PUCE, no estuvo exento de situaciones extravagantes. El féretro, rodeado por cuatro cadetes de la Escuela de Oficiales de Policía, y de unos 60 arreglos florales, estaba en el centro del escenario del auditorio del Centro Cultural. Cerca de las 11 de la mañana del martes 21 de mayo, un "espontáneo" se subió al estrado y se puso a hacer rezar a la concurrencia. Vestido de negro, sin ninguna insignia que lo hicera parecer un sacerdote, el rezador se ganó unos minutos de rezos, que los presentes repetían maquinalmente, hasta que un sacerdote le llamó la atención desde la orilla del escenario y le conminó, con gestos, a bajar. El tipo ni se inmutó y siguió rezando. Padre nuestro que estás en los cielos... y la gente repetía: santificado sea tu nombre... Mientras, el sacerdote jesuíta seguía moviendo los brazos y estaba a punto de gritar para que el espontáneo se baje de al lado del féretro de Trujillo. Eso duró unos largos minutos, hasta que intervino Francisco Rocha, periodista y amigo del fallecido jurista y político. El no tuvo empacho en pegarle un grito y exigirle que baje de una. Amenazó con subir y sacarlo y solo entonces el tipo se calló y se retiró por el pasillo, escoltado por el enfurecido sacerdote. A la salida, iba murmurando: solo quería acompañar al doctor Trujillo. Una funcionaria de la Universidad le comentaba a un amigo en la puerta del auditorio que este era el tercer loco que se había subido al escenario a hacer rezar.  

Pero otros se subieron a arengar políticamente. Una de ellas, Lourdes Tibán, invitada por Rocha a pasar al estrado y hacer uso del micrófono. La dirigente indígena alabó los méritos de Trujillo y dio ejemplos de su buen humor. Pero también puso la nota de intriga política cuando dijo que había que investigar a los que agredieron con insultos y huevos a Trujillo el día de su rendición de cuentas. Algo tendrá que ver eso con su muerte, insinuó, y de inmediato estallaron los aplausos y gritos en la sala. Luego hizo un llamado a la fiscal Diana Salazar, ahí presente, para que investigue a los insultadores. La gente empezó a gritar ¡Justicia, justicia! ¡A la cárcel! Lo mismo ocurrió cuando Rocha saludó a la Fiscal General, que estaba de un riguroso terno sastre negro, acompañada de un escolta policial alto, fornido y calvo. La Fiscal salió enseguida del auditorio y la gente la detenía en el pasillo: doctora, doctora, en usted confiamos, no nos defraude... La funcionaria se había dado una escapada de la audiencia de formulación de cargos de la ex vicepresidenta de la República María Alejandra Vicuña, acusada de cobrar diezmos al personal a su cargo mientras fue asambleísta de Alianza Pais.

GALERÍA
Un funeral que casi fue un mitin
 

[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Las falencias de los Guaguacentros de Mauricio Rodas salen a la luz
Redacción Plan V
La flauta de Valentina
Susana Morán
EL enojo de PAIS y la reelección de Lenin Moreno
La historia secreta del espionaje a los hermanos Isaías
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Los indicios de presunta concusión contra Duarte, Alvarado y Mera
Jean Cano
La fiesta de posesión de la Prefectura de Pichincha costó por lo menos USD 90.608
Observatorio de Gasto Público
Los "trece de la fama": el prontuario del correísmo
Redacción Plan V
Plan V lanza Sobrevivientes, un especial multimedia sobre violaciones a DDHH
Redacción Plan V