Back to top

[MÁS CRÓ NICAS]

Operación rescate
Carlos Rivera
En búsqueda del equilibrio emocional
Redacción Al grano
Ninguna candidatura despega
Juan Cuvi
Intermediación financiera
Giovanni Carrión Cevallos
China: de la utopía a la pandemia
Álex Ron
¿Quién es Abdalá Bucaram? (Tercera y última parte. ¡Al fin!)
Mauricio Alarcón Salvador
La larga noche no acabó
Gabriel Hidalgo Andrade
La reconstrucción de Manabí en la mira de la Fiscalía
Redacción Plan V
Los apolíticos y la esperanza
Jean Cano
El plasma se usa en pacientes severos y críticos con COVID en Ecuador
Redacción Plan V
Un julio con las peores cifras para Quito: hasta 18 muertes diarias
Redacción Plan V
¿Qué buscan las iniciativas anticorrupción y cómo lograr articularlas?
Redacción Plan V
Comité Ecuménico de Proyectos: las siete plagas que el coronavirus destapa en Ecuador
Milagros Aguirre
Justicia injusta
Mariana Neira
Hijo de gato caza ratón
Rodrigo Tenorio Ambrossi
¿La izquierda contra Yaku?
Gabriel Hidalgo Andrade
Así saltó el virus de la COVID de los murciélagos a los humanos
Mateo Ordóñez
Estamos en guerra y la perdemos
Gonzalo Ordóñez
Pautaje electoral en tiempos de covid
Xavier Villacís Vásquez
¡Iza, Iza, Iza!...
Alexis Oviedo
Almaluna, las almas guerreras de Consuelo y Constanza
Gabriela Muñoz
¿Quién es Abdalá Bucaram? (Segunda parte)
Mauricio Alarcón Salvador
Despelote electoral
Juan Cuvi
Hidroeléctricas en Ecuador: ¿a espaldas del cambio climático?
Redacción Plan V
Los pesqueros chinos volvieron y encontraron al Ecuador igual que en 2017
Redacción Plan V
Los tentáculos de los grupos criminales de los Balcanes llegan a Ecuador
Redacción Plan V
"Ya no puede haber fluidez en la derivación porque todos estamos llenos": dice Ana Delgado de las clínicas privadas
Redacción Plan V
Pese a todo, honorables corruptos
Rodrigo Tenorio Ambrossi
En ningún lugar
Gabriel Hidalgo Andrade
La dignidad nacional (del malestar a la sobrevivencia)
Jean Cano
China invirtió en América Latina USD 76,8 mil millones en 14 años
RED ALC-CHINA
La comunicación que hace falta en la pandemia
Consuelo Albornoz Tinajero
Libertad responsable, ¿utopía o realidad?
Álex Ron
¿Quién es Abdalá Bucaram? (Primera parte)
Mauricio Alarcón Salvador
Femicidio en Galápagos: crónica de una muerte anunciada
Redacción Plan V
Situación "crítica" en Quito: los hombres mayores son las principales víctimas
Redacción Plan V
En Ecuador, jueces rebajan sentencias ejecutoriadas para beneficiar a narcos
Redacción Plan V
Las postulaciones se duplicaron para el Premio Eugenio Espejo
Redacción Plan V
Un nuevo acuerdo para Ecuador
Pablo Piedra Vivar
Un nuevo acuerdo para Ecuador
Pablo Piedra Vivar
Quemeimportismo y posición perversa
Rodrigo Tenorio Ambrossi
IFCI o INRI
Pocho Álvarez
BIESS el banco al que hay que salvar (II parte)
Henry Izurieta
Covid-19: entre la desesperación y el mercado negro
Mariana Neira
Falsa tendencia
Gabriel Hidalgo Andrade
Médicos de primera línea preocupados porque no acceden a pruebas PCR
Susana Morán
Mirando más allá del horizonte cercano
Carlos Rivera
Ecuador: el alto costo del hambre y la desnutrición crónica
Redacción Plan V
¿Hacia dónde va la democracia moderna?
Carlos Chamorro Arturo
Vicepresidencia: cubrirse las espaldas
Juan Cuvi
22 de Abril del 2019
Crónica
Lectura: 7 minutos
22 de Abril del 2019
Desirée Yépez
La justicia no llegó para Édison Cosíos
0

El exestudiante del Instituto Nacional Mejía falleció el pasado 16 de abril. Durante siete años y siete meses estuvo postrado, luego de que tras el impacto de una bomba lacrimógena perdiera el 65% del cerebro. Su familia reclamó justicia hasta su último día.
Gianna Benalcázar
 
Édison Cosíos partió con el uniforme del Instituto Nacional Mejía. Con camisa blanca, corbata y pantalón negro, chaqueta caqui y un rosario rojo entre sus manos; las mismas que hace siete años y siete meses sostenían un escudo de madera con la imagen en ‘stencil’ de Eloy Alfaro, las siglas MCA (Movimiento Cambio Alfarista) sobre un fondo celeste y amarillo, cuando una bomba lacrimógena impactó contra su cabeza y cambió el curso de su vida. La tarde del 16 de abril de 2019, la tabla destaca entre las rosas, los girasoles y las coronas a los pies de su féretro. El exestudiante falleció, en su casa, a las 04:10 del martes.
 
 
"Se fue un día azul", decía su madre, Vilma Pineda. A las 08:40 el cielo estaba despejado. No había nubes cuando el cuerpo del joven de 24 años ingresó a la carroza fúnebre y abandonó su casa, en La Argelia (sur de Quito). ‘Edi’ no soportó un shock séptico, provocado por una serie de infecciones que, desde enero pasado, deterioraron su salud. "Ya no se pudo hacer médicamente nada", explicaba su padre, Manuel Cosíos. Ambos acompañaron a su hijo desde el 15 de septiembre de 2011 cuando, producto del ‘bombazo’, perdió el 65% del cerebro.

Ese jueves de 2011, Cosíos era uno de los estudiantes que protestaba en los exteriores del colegio, en el centro de la capital, en contra de la Ley Orgánica de Educación Intercultural (LOEI). Cursaba quinto curso, en la especialidad de Ciencias Sociales y se oponía al Bachillerato General Unificado. En las imágenes de prensa se observa una batalla campal entre policías y colegiales: palos, piedras y bombas. En los noticieros se hablaba de "una jornada más violenta que las anteriores". Cuatro uniformados resultaron heridos. Y Édison convulsionaba en el piso…

Dos días después, el 17 de septiembre el entonces presidente Rafael Correa afirmó que "estas cosas no pasarían, si no hubieran irresponsables, criminales que manipulan y utilizan a nuestros jóvenes para sus protervos fines politiqueros". Durante el enlace ciudadano prometió indagar los actos de violencia y que el caso del joven de 17 años no quedaría impune. "Investigaremos si hubo exceso policial", aseguró.

"Gracias queremos darle, señor Presidente, porque ha firmado nuestra sentencia de muerte… Ayer un amigo les lanzaba una piedra y hoy recibe santa sepultura", cantaban los exMejía, compañeros de Édison, entre llantos y gritos durante el funeral. "Muy triste noticia. Falleció Edison Cosíos. La situación de Edison siempre fue muy grave. Solo el infinito amor de su familia, especialmente la abnegación de su madre, lo mantuvo con vida tanto tiempo.
Todo nuestro cariño y solidaridad a la familia Cosíos", tuiteó Correa.

El actual Mandatario -que en el momento de la tragedia se desempeñaba como Vicepresidente- también se pronunció en Twitter. "Ha muerto el joven Édison Cosíos, víctima del abuso de poder. Que su ejemplo nos ayude al reencuentro, a la sensatez, a la unidad y no al odio. Mi más sentido pésame a su familia y compañeros", escribió Lenín Moreno.

"Justicia con Édison Cosíos no se hizo", insistía Vilma Pineda, mientras velaba a su hijo. Durante casi ocho años, la mujer se mantuvo devota a cuidar de su muchacho. Se convirtió en una enfermera 24/7 y vigiló cada instante de su día junto a la cama a la que lo condenó la bomba.

El 21 de septiembre de 2011, seis días después del enfrentamiento entre policías y estudiantes, José Serrano, responsable del Ministerio del Interior, en entrevista en Contacto Directo (Ecuavisa), informó que se había identificado al presunto responsable de disparar la bomba que postró para siempre al colegial. En diciembre de ese año, Hernán Salazar se entregó a las autoridades, alegando su inocencia ante la acusación de tentativa de asesinato.

El Teniente de Policía retirado no fue juzgado por ese delito. En octubre de 2013, la justicia le condenó a cinco años de prisión y a una reparación a la víctima por $100.000, por lesiones con incapacidad permanente. Salazar salió en libertad condicional por buen comportamiento y el dinero nunca llegó. Se declaró insolvente. "Estaba trabajando, no salí a matar, cumplía disposiciones", decía el acusado a la prensa.

Gianna Benalcázar publicó el primer gran fotorreportaje en la edición 369 de la revista Vanguardia, el 3 de diciembre del 2012.

A la familia Cosíos el cuidado de Édison les representaba cerca de $2.000 mensuales. "La situación es desgastante. Terrible. Si hubiéramos tenido una indemnización económica, pudiéramos aceptar que el Ministerio de Salud (MSP) nos dé lo que pueda, pero una como madre, como padre, no puede ver sufrir o estar a la espera de que ellos tengan ganas  de hacer las cosas", comentaba la mamá de Edi a este portal, en agosto de 2018. En junio del año pasado, la justicia desechó la demanda impuesta por los Cosíos contra el Estado por considerarla extemporánea.

De acuerdo al MSP; desde noviembre de 2013 se cumplió con la atención domiciliaria que la situación requería. A través de un comunicado, se especificó que anualmente las atenciones médicas, terapias y cuidado de enfermeras representaban más de $132.500. Se destinaba $8.840 al año en medicina y $1.740 en entregas a domicilio y retiro de desechos infecciosos. 

La ministra de Salud, Verónica Espinosa, se condolió por la muerte del exMejía a través de un trino. "Mi abrazo solidario para la familia de Edison ante su partida y la más profunda admiración a su madre que luchó día a día junto a él. Fortaleza para sus familiares y amigos que siempre lo acompañaron", publicó.

El exMinistro del Interior hizo lo mismo. "Tan dolorosa esta partida, como cuando nos enteramos de la tragedia que había sufrido Édison y su familia, que la afrontamos para que ese acto no quede en la impunidad", escribió José Serrano en la red social.

¿Quién responde si en este caso hubo o no justicia? Porque la opinión de las autoridades y la familia Cosíos no coincide. Para los padres del chico que el próximo 30 de junio hubiera cumplido 25 años, la sensación durante los últimos siete años y siete meses fue de abandono. "Nadie se ha hecho presente", confirmó la señora Pineda el miércoles 17 de abril, horas antes de enterrar a Édison en un camposanto en el sur de la ciudad. El Ministerio de Educación envió un arreglo floral y una nota de pesar.

Fin de la historia: una persona empieza a retirar las piezas de la habitación donde Édison permaneció durante 7 años.

[RELA CIONA DAS]

GALERÍA
La justicia no llegó para Édison Cosíos
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

La singular batalla por la vida que dio Édison Cosíos
Desirée Yépez. Fotos: Gianna Benalcázar
Los "Mejías" en el laberinto de las demandas
Redacción Plan V
Las razones de la defensa de los "Tres del Mejía"
Redacción Plan V
Siempre seremos los guambras del Mejía
Andrés Ortiz Lemos

[MÁS LEÍ DAS]

Médicos de primera línea preocupados porque no acceden a pruebas PCR
Susana Morán
Femicidio en Galápagos: crónica de una muerte anunciada
Redacción Plan V
En Ecuador, jueces rebajan sentencias ejecutoriadas para beneficiar a narcos
Redacción Plan V
Situación "crítica" en Quito: los hombres mayores son las principales víctimas
Redacción Plan V