Back to top
El libro que recuerda los más impactantes crímenes políticos en el Ecuador
Fermín Vaca Santacruz

Fotos: Luis Argüello

El historiador Enrique Ayala Mora presentó una nueva antología histórica la semana anterior en Quito. 

 

La literatura ecuatoriana también tiene rostro de mujer

Fotos: Mary F. King. Edu León, y Cortesía

Las tres escritoras ecuatorianas han recibido reconocimientos internacionales este año.

 

Observadoras, sensibles, minuciosas, inquietas. Así podría describirse a las tres escritoras que este 2015 lograron reconocimiento internacional con sus obras. Los textos de María Fernanda Ampuero, Sabrina Duque y Gabriela Alemán obtuvieron premios y/o nominaciones de las organizaciones más relevantes de escritura. ¿Cómo y por qué lo hacen? Ellas responden.
El sabio ignorado: una lectura desde la sociología política

Fotos tomadas del libro El sabio ignorado.

Varias imágenes representativas de Jacinto Jijón y Caamaño, el político y científico conservador de principios del siglo XX.

 

En Política Conservadora, cuyo primer tomo se publicó en 1929, Jijón y Caamaño realizó un enorme esfuerzo por definir el alma religiosa del Ecuador, reivindicarla y de algún modo reinventarla mediante su propia idealización. La consideraba la herencia más significativa de la colonia, base de la civilización y fundamento de la comunidad política. En sus palabras: tesoro inestimable frente al cual tenían que rendir cuentas el siervo y el señor; para el mestizo era cariñosa guía; freno para el español y para el criollo esperanza.
Cine ecuatoriano: ¿a fojas cero?
Redacción Plan V

Fotografía: Luis Argüello

Algunos de los dirigenes gremiales del cine y la publicidad ecuatorianos conversaron con Plan V en el Ocho y medio, en La Floresta, Quito.

 

Foto: Luis Argüello

Citlalli Andrango y José Luis (Joshi) Espinosa, productora y director de Huahua. Ellos también son pareja sentimental y la película es un retrato hontesto sobre las dudas de su identidad quichua-otavalo.

 

Huahua, para saber quiénes somos y de dónde venimos
Redacción Plan V

Fotos: Luis Argüello

Rafael Lugo Naranjo, quiteño de 44 años, mira desde su casa, en Tumbaco.

 

207 o la inútil búsqueda de la inmortalidad
Juan Carlos Calderón

Fotos: Fernanda García Freire

Miguel Díaz Cueva tiene 95 años. Pasa gran parte de su tiempo en su biblioteca, que tiene 20 000 volúmenes. 

 

Los libros no se han muerto todavía
Natalia García Freire*
Libres: teatro y memoria por la libertad y porque siempre #NosFaltan3
Este sábado 13 de julio se inicia la temporada de estreno de la obra teatral que rinde tributo a la vida y oficio de Paúl Rivas, Javier Ortega y Efraín Segarra, equipo periodístico secuestrado y asesinado en 2018. Pablo Tatés es el autor e intérprete del trabajo, bajo la dirección de Alejandra Albán; los dos son integrantes del Teatro de la pandemia. La producción corrió a cargo del periodista Carlos Mora Jiménez.

-Él sabe que antes de fotografiar a alguien tiene que estar frente a su alma. Él conoce todos los caminos que conducen al alma de las personas. Y cuando está frente a ellas, sonríe, saca su cámara y dispara.
-Cuando viajas con él, sabes que vas a llegar a tu destino. Sea cual sea.
-Libres.

De acuerdo con la versión oficial, 60.000 personas asistieron a la Feria Internacional del Libro, de Quito. Foto: Prensa Latina

 

Feria del Libro de Quito: el chasco del periodismo cultural
Los defensores de la Feria pretenden acentuar la narrativa tendenciosa que busca hacer creer a la ciudadanía que, quienes cuestionamos, estamos en contra de la magnitud del evento o la calidad de ciertos escritores internacionales. Nada más falso. Cuestionamos prácticas amiguistas de funcionarios públicos y proveedores del Estado, que piensan que sus gustos personales y sus relaciones privadas deben definir la política cultural de la capital del Ecuador.

El pucará de Santo Domingo de Sevilla está ubicado cerca a la vía que conecta Guayllabamba con Cusubamba. En la imagen se aprecia sus múltiples afectaciones: particularmente el corte de uno de sus flancos para una cancha (der.). Foto: Movimiento de Protección Pucará de Santo Domingo de Sevilla.

 

Un movimiento sale al rescate de los tesoros ocultos de Guayllabamba
El valle, ubicado a 32 km al noreste quiteño, guarda en su suelo secretos de los pueblos Kitu Kara, Caranqui y Cayambi. Ese testimonio está en 20 sitios de valor arqueológico, entre ellos siete pucarás. Uno de ellos, el de Santo Domingo de Sevilla, es el centro de una apuesta comunitaria de rescate. El complejo sagrado está amenazado por todos sus flancos. El Instituto Nacional de Patrimonio Cultural y el Instituto Metropolitano de Patrimonio, entre otras entidades, han puesto su atención en la zona.

Entre algarrobos, tunales y agaves, bajo cerritos de cangahua, cal y lascas de obsidiana, el valle de Guayllabamba esconde la huella de los pueblos precolombinos en al menos 20 sitios de valor arqueológico. Una huella actualmente amenazada por el vertiginoso crecimiento habitacional de quienes buscan el clima cálido, los huertos frutales y los revitalizantes locros de papa de las cocinas  populares de este destino, ubicado a 32 km al noreste de Quito.

La FIL de Quito 2024 recibió la visita de 60.000 personas, según los organizadores. Sin embargo, en el mundo literario se generaron críticas por la curaduría, las reacciones virulentas a las críticas, las denuncias de censura y pirateria. Fotografía de Claudio Arzani Anders / Facebook

 

Feria del Libro de Quito: libros, agresiones verbales y 60 mil asistentes
Una crónica sobre los sucesos que empañaron y abrillantaron la Feria Internacional del Libro, de Quito, edición 2024. Más que enterrarnos en acusaciones, quizás lo mejor sea corregir errores para que estos sean menores en una siguiente edición y, obviamente, repetir los aciertos, dice Eduardo Varas, escritos y periodista cultural.

Los reclamos y críticas aparecieron antes de que arranque la Feria Internacional del Libro de Quito 2024. Que favoritismos al seleccionar a los escritores y escritoras invitados, que era una feria correísta y, luego, que hasta hubo censura.
A partir de eso, redes sociales, grupos de WhatsApp, reportajes y artículos de opinión en varios medios —incluyendo Plan V— fueron el terreno de una discusión fuera de lugar por varias razones.

Fotos: Cortesía

 

Cuando me suicido despierto en Quito
A propósito de la exposición de arte urbano, instalada en el Centro de Arte Contemporáneo de Quito, la curadora María Fernanda López realizó una selección de grafitis de diversos géneros y me pidió que pinte dos grafitis de mi época vandálica. Obviamente me sentí extraño pintando un grafiti dentro de un museo porque mi primer museo fue la ciudad, con su respirar sincopado.

Quito, noviembre de 1991
Cada grafiti eran treinta segundos de latidos acelerados, sincopados, en el límite de lo racional y el abismo. Era limbo, flotación, el mundo pasaba en imágenes retro veloces. Todo era impulso, cero meditación.
Cuando conversábamos lo que pintaríamos, rara vez hacíamos críticas, la idea no era someter a debate lo que se pintaba porque no se trataba de un taller literario. Formábamos parte de una tribu urbana de literatura extrema en permanente expansión.

Paul Auster, en su casa de Brooklyn el 29 de diciembre de 2006. Timothy Fadek. Getty Images

 

La reinvención de Paul Auster
La penumbra y ciertas notas de prensa me hacen pensar en los riesgos que a veces tomamos, para luego quedarnos como uno de los personajes de Auster, masticando reflexiones inútiles en apariencia, sobre la existencia, la identidad y la naturaleza de la realidad, edificando nuestras propias trilogías.

“…tú harás sonar el delirio coral de la memoria…”
 
A veces es un tormento leer la biografía de ciertos personajes reales, que parecen extraídos de las más atroces invenciones. Un tormento, porque produce cierto regusto, como un dolor placentero que casi siempre se va convirtiendo en fascinación literaria.

Franz Kafka

 

Informe para el lector kafkiano
En su obra hay tristeza y desesperación por igual, pero lo que más hay es un sentido remoto de la fantasía. Fue eso, en suma. Un escritor de fantasía que no soportó identificar a la voz de su padre en la vitalidad de sus libros. Por eso (¿por qué si no?) pidió que fueran una ofrenda al fuego, para no sentirse tan él.

En el mundo, la gente ya no habla en kafkiano, y este es un problema. Cuando no es el habla, son los hechos. De él, de Franz Kafka, se ha escrito hasta el hartazgo, en intento -dizque- de descubrir lo esencial. Él quería recrear el mundo. El mundo se ha recreado con él. Todo admirador del checo formuló teorías que lo que buscaban en el fondo era ser dignas de pertenecer al universo kafkiano.

Frente a la obra Lea, señora lea, de Miguel Varea, el espectador encontrará una actitud ante la vida.  La muestra se inaugura el 6 de junio, en el Museo Nacional, MUNA.

 

Miguel Varea, o una actitud frente a la vida
El pintor Miguel Varea, fallecido en Quito en abril del 2020, vuelve con su obra al Museo Nacional, MUNA, con una muestra de más de 300 obras, curadas por Ana Rosa Valdez, directora del Museo, y Susan Rocha. Esta exposición, llamada Lectura estética para todos, arranca el 6 de junio, en la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

Los hijos del colombiano Gabriel García Márquez publicaron el último libro del autor de Cien Años de Soledad. Foto de García Marquez: Getty Images

 

En Agosto nos Vemos: la novela que García Márquez no quiso publicar
No es una obra maestra, no. Es una novela breve de los últimos tiempos vitales del maestro Gabriel García Márquez, pero donde se alcanza a percibir en ciertos detalles, el aroma argumental que palpita en toda su obra, con la sensualidad caribeña y el calor infernal cubriéndolo todo.

Acabo de leer esta novela en un par de horas y debo confesar —como lector— que habría sido frustrante su no publicación. Acostumbrado a crear con maestría personajes memorables, el Gabo logra darle forma rotunda a Ana Magdalena Bach, una mujer de cuarenta y seis años que, por casarse, no terminó su carrera de Artes y Letras y que cada agosto viaja sola a la isla donde se encuentra enterrada su madre, para dejar en su tumba un ramo de gladiolos.

La nueva novela del escritor guayaquileño busca en la biografía del guerrillero al joven argentino que vivió en Guayaquil. Foto: Diario El Universo

 

La nueva novela de Ernesto Carrión: tras los secretos del Che Guevara en Guayaquil
En las películas, en los diarios, en las investigaciones y biografías sobre Ernesto Che Guevara, existe un penumbra sobre su paso por Guayaquil, donde vivió unos meses en 1953, mientras recorría América Latina. El escritor investigó sobre la amistad del argentino con un grupo de gais a su paso por esa ciudad.

En mis años juveniles adquirí cierta fama dibujando la cara del Ché en las paredes de Quito, por las madrugadas, a mano alzada y a la carrera. Eran tiempos donde el frío de la madrugada y la policía se disputaban el premio mayor a la crueldad.
¿A quién pintamos en aquellos años? La figura era de la foto-ícono tomada por el fotógrafo cubano Alberto Korda, que representa, de alguna manera, el símbolo de la revolución cubana y aquella imagen arquetípica del “guerrillero heroico”.

Páginas