Back to top
9 de Junio del 2014
Cultura
Lectura: 10 minutos
9 de Junio del 2014
Redacción Plan V
Retorno a Homs, historia de la esperanza y la violencia irracional

Foto: Ozy.com

Orwa Nyrabia, de origen sirio y productor del documental Retorno a Homs, fue detenido por el gobierno sirio. Su documental recibió el Premio del Jurado del Festival Sundance.

 

“Un pedazo de tiempo es lo que me queda para contar partes de esta historia, nuestros sueños previos quedaron atrás”. Con estas palabras arranca el documental 'Retorno a Homs' que logró el premio del Gran Jurado, en el Sundance Film Festival 2014, en los Estados Unidos; el galardón de los Derechos Humanos, en Ginebra, Suiza, y hace poco fue laureado en el Festival de Barcelona. Narra la transformación de un prometedor futbolista —Basset, el arquero de la selección de Siria— en el líder de la resistencia de la ciudad de Homs, la tercera más importante y el símbolo de la resistencia y lucha por la libertad. Su productor Orwa Nyrabia estuvo en Quito, presentó la cinta en el Festival Encuentros del Otro Cine y habló con 'Plan V'.

Retorno a Homs cuenta la desgarradora historia de una revolución fallida, de la esperanza por mejores días, el límite de lo humano, el laberinto de la violencia, la muerte como factura cotidiana, la historia de un país perdido desde que se inició la revuelta que intentó derrocar a Bashad Al Assad del poder. El 70% de los protagonistas del documental murió.

El escritor sirio Rafik Shami inicia una de sus mayores novelas con un epígrafe: la pregunta es madre de la libertad, ¿cuándo el pueblo sirio comprendió que podía serlo?

Creo que es un camino muy largo que no depende de un solo momento, fue un desarrollo, como una olla de presión, cuando vio que otros pueblos pudieron hacerlo, creo que fue el reconocimiento del autorespeto que tenían los pueblos sobre sí mismos, como una rabia que se siente cuando no se puede hacer nada contra una dictadura. Llegó el fin de la dictadura en Libia y los sirios pensaron que también podían lograrlo. Los activistas sirios se estaban preparando para ese momento pero nadie pensó que ese proceso se iniciaría antes de dos años. Entonces el régimen se adelantó y provocó el enfrentamiento: cometió un crimen masivo contra niños en el sur del país, los niños escribieron en una pared del colegio una leyenda de la revolución egipcia, querían la caída del gobierno, 13 niños todos menores de 13 años fueron detenidos por la inteligencia del Ejército. Al día siguiente el jefe de ese cuerpo dijo que se olviden de ellos, que hagan nuevos hijos y que follaría a sus madres si era necesario. Así empezó la revolución siria. 

¿Qué lejos están de ese camino de libertad?

Ahora mismo creo que todas las formas de imperialismo hacen su pelea dentro de Siria por eso ya no se trata sólo de la voluntad del pueblo para resolver el problema. Depende también de cuánto podamos hacer alrededor del mundo, y del  apoyo que pueda lograr el ala moderada de los sirios. Sólo así es posible que tengamos un mejor mañana.

El documental evidencia de que los sirios y sus problemas están solos en el mundo…

Fue un proceso difícil de aceptar y personalmente no lo entiendo, recuerdo que en el 2012, cuando nos mataban con sus aviones, pensaba que el mundo no se quedaría callado pero después de seis meses de bombardear a los civiles se convirtió en una cosa banal, del día a día. En las masacres siempre estuvimos activistas, periodistas y esperábamos que todo esté bien documentado para enseñar al mundo lo que pasaba y por cada matanza no podíamos ver que el mundo estuviera interesado.

Es muy difícil y nos tomará décadas sanar para ser parte del mundo pero nunca es muy tarde.

Usted dijo que el 70% de los protagonistas del film están muertos, ¿cómo sobrellevó ese peso, sobrecogedor e íntimo, para realizar el documental?

Es muy difícil separar el film de la realidad, todos experimentamos la muerte en grandes números, la experiencia psicológica en el inicio se presenta con una ira incontrolable que luego se transforma en una condición de indiferencia en la que dices “es sólo uno mas”. Entré en pánico, pensé que estaba perdiendo mi capacidad de apreciación humana porque lidiar con el dolor y la muerte se vuelve una condición cotidiana. Más difícil es comprender que existe un mercado mundial internacional en el cual el valor de un ciudadano sirio es mínimo.

Para los rusos y sus aliados está bien decir que mueran 100 000 sirios sólo para enfrentar a los Estados Unidos en la región. Lidiar con la muerte es igual que perder diez o 50 amigos cercanos, lo más dificultoso de entender es cómo al resto del mundo no le importa.


Tráiler Retorno a Homs

¿Acaso la indignación fue la fuerza que le permitió sobrellevar tanta muerte para lograr el film que han presentado al mundo?

Este no es el único film sobre Siria y sus circunstancias, si tuviesen la oportunidad de ver otras películas, es aún peor, diría que no es la rabia la que hace películas como esta: es la necesidad, el sentimiento de lograr una revolución documental, que se pueda saber que es real y no una ficción. Un trabajo que crea un tipo de estrellas diferentes, es una responsabilidad porque al hacer filmes como este la gente sabe que es lo importante.

Usted evidencia en la película una cadena de dolor en que los protagonistas no tienen tiempo para el llanto…

Es difícil decirlo, Basset, el protagonista, es un héroe. Mucha gente se rindió, se fue del país, otros entraron en depresión patológica o se hicieron criminales. La violencia con la cual debían lidiar día a día se volvió irracional. Son como cosas distintas: la imagen de Basset tiene un sentido inspiracional, es muy significativo para mucha gente, pero lleva un látigo en su espalda, por eso nunca lo envidio.

¿Cómo impactó documentar tantos fallecidos provocados por disparos anónimos, donde no se llega conocer el rostro de su autor, ni su ubicación?

Demasiado, es una revolución armada que se exhibe los cuerpos tirados en las calles donde hubo revueltas. Hay mucho trabajo en recoger y reconocer los cuerpos; hasta 50 en una ocasión. Los activistas de derechos humanos hacen un esfuerzo para conectarse en la red y tratar de identificar a esas personas. Nuestro imaginario se basa en un francotirador. En el film, por ejemplo, hay una escena en la noche en que intentan cruzar en total oscuridad una calle con un vehículo. En la película se ven dos minutos pero en realidad fue una discusión de 30 minutos determinar si debían cruzar o no.

Es la vida diaria de muchos sirios y así murió el primer niño que muestra la historia, nadie supo ni nadie lo vio, al francotirador, de esa condición anónima llegó la fragmentación de la sociedad. La violencia anónima hace que la gente vea todo de manera distinta, no de una minoría sobre la mayoría, sólo nosotros contra ellos.

La historia cuenta además el sentido de pertenencia a Homs, aunque se encuentre destruida…

Cuando era un niño tuve una clase de lectura sobre cómo los israelitas en 1948 mataron Abu Jaleb porque no se iba de su tierra. Es una cosa simbólica, por motivos logísticos de la película no se ve pero detrás de cada luchador hay familias, la razón es que Homs no debe caer, ellos saben que no pueden ganar pero es el símbolo de continuar y después de dos años lograron mantener sus posiciones con sus kalashnikov, hace dos meses las Naciones Unidas decidió resolver las cosas a su manera, que los rebeldes se vayan de la ciudad. En realidad tenían hambre, comieron hierba por meses, creo que se trata de proteger un símbolo, Homs es una inspiración para todo el país.

Cuando Homs se entregó hace pocas semanas al régimen esperamos una nueva etapa de no intervención de armas. No creo que exista registro de cómo usaron misiles Scout contra la población.

¿Habla de una condición de esperanza que puede abrir otro camino?

Creo que la gente puede pelear por muchos años más y no se rendirá. No se trata de Basset, el camino es encontrar la oposición moderada entre los radicales de lado y lado, pero eso no ha sido apoyado. Lo que han creado Asad y sus apoyos de Rusia e Irán es que los jóvenes se cansen porque ser moderado no lleva esperanzas.

Los filmes recorren un camino independiente de quien los realiza, ¿cuál ha sido el destino de este trabajo?

En principio llegó a la gente y permitió que los espectadores se sientan en ese lugar dónde las noticias no logran nada. Permitió ver a la gente normal, comprender su dolor y el sentido de responsabilidad a Siria y el planeta. Para citar a Talal Derki, el director de la cinta, que dice que se hizo el documental para arreglar lo que los medios rompieron.

Usted ahora es parte del exilio, no puede regresar a Siria, ¿cuál es su camino?

Nunca me iré de Siria y todo lo que hago es para volver, no soy un patriota ni un nacionalista pero prefiero la historia que la geografía.

¿Es un objetivo del gobierno sirio?

Fui detenido pero no por mucho tiempo gracias a una campaña internacional, fui acusado de financiar el terrorismo, por llevar medicinas a terroristas heridos y llevar comida a terroristas. Es la acusación normal porque todos los familiares de los protestantes son terroristas. Fui acusado pero el cine me salvo, nuestro web site fue hackeado por iranís en tres ocasiones y recibimos diferentes amenazas, pero estamos a salvo y el mundo es nuestro.

[RELA CIONA DAS]

El intestino del Leviatán
Santiago M. Zarria
Sucre regresa con "Muerte en Berruecos"
Redacción Plan V
Roma, o la ternura de lo indígena
Álex Ron
Huahua, para saber quiénes somos y de dónde venimos
Redacción Plan V
Las razones de la censura a "Propagandia"
Redacción Plan V
GALERÍA
Retorno a Homs, historia de la esperanza y la violencia irracional
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Siga aquí, en tiempo real, el avance del coronavirus
Redacción Plan V
Las tristes cifras del acceso a la universidad en la frontera
Redacción Plan V
Un fiscal celoso de su intimidad
"Debemos buscar un acuerdo comercial permanente con EE.UU.": Pablo Zambrano
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

César Vernaza, el escurridizo ‘Empresario’
Redacción Plan V
Alec Cárdenas: día 23 de encierro en Guangzhou
Alexandra Cárdenas @AlecCardenas
Los altos y bajos de la primera semana del juicio por Sobornos
Redacción Plan V
Ni Chávez ni Correa fueron socialistas en sus orígenes, dice estudio
Redacción Plan V