Back to top

Gabriel Hidalgo Andrade

Politólogo y abogado. Docente universitario.

05/02/2018
La copia mala
El correísmo fue un fenómeno publicitario. Nada más. Hasta sus ideas más progresistas eran copias del Foro de San Pablo, de la doctrina social de la Iglesia o de la revolución bolivariana que está destruyendo a Venezuela. El correismo fue un fenómeno autoritario, antipolítico y antidemocrático que manipuló los símbolos de la izquierda histórica para capitalizar el descontento popular, ganar elecciones y atornillarse en el poder. El correísmo es una mezcla entre propaganda, capitalismo de Estado y nacionalismo socialista. Su única ideología, si se puede llamar tal, fue el partido único y la apropiación mafiosa del Estado.
30/01/2018
¿Por el odio a Correa?
Este horrendo fracaso sería la última gran traición al ex presidente. Sus copartidarios debieron convencerlo y hasta obligarlo a que se quedara lejos, que no regresara, que corría el riesgo de ser abucheado ruidosamente en cada ciudad a la que fuera. Un ex mandatario, por la dignidad del país, no debe pasar la vergüenza que está pasando Correa.
18/01/2018
Cirugía no, amputación
Si están tan molestos con su partido, por decencia, debería renunciar a sus cargos y posibilitar su reemplazo según la ley. Entonces solo así estarían libres para emprender en las actividades particulares que quieran. Dar vida a un partido que no ha ganado nada, con la intención manifiesta de arruinar la gobernabilidad democrática es una iniciativa particular incompatible con sus mandatos representativos y motivo de destitución.
11/01/2018
Parlamentar
El mensaje es claro: está prohibido hablar. Está prohibido legislar, está prohibido fiscalizar, y hoy, además, ser prohíbe hablar a los legisladores. Sí, hablar. Hablar en nombre de todos, no solamente en nombre de sus electores. Hablar para rendir cuentas sobre sus gestiones públicas y decisiones políticas ante los medios y la sociedad; hablar para representar los intereses nacionales; hablar para hacer posibles las acciones de legislación y fiscalización.
03/01/2018
Suicidio del mito
Debe estar desesperado. Correa regresa para convertirse en el verdugo de su propia fábula porque ni siquiera ha sido capaz de reinventarse. El ex presidente cree que él mismo encarna su propio mito y que puede guardarlo en el bolsillo como si se tratara de unas pocas monedas.
19/12/2017
El club de los traidores
El morenismo es la prolongación del correísmo. Por eso cumple el mismo libreto, pero con distintos cabecillas. En la década ganada, el régimen de Rafael Correa persiguió inmisericordemente a sus adversarios políticos, convertidos en enemigos mortales, y consiguió encerrar tras las rejas en unos casos, y amedrentar en otros, a centenares de líderes sociales y sindicales, a actores políticos y a periodistas. Hoy el morenismo hace exactamente lo mismo, pero con enemigo propio. ¿Por qué?
12/12/2017
¿Autogol?
Ayer renunció Eduardo Mangas, el funcionario más poderoso del régimen morenista. En sus manos se concentraba la antigua secretaria general de la administración con todas sus funciones. Renunció porque no ya no goza de apoyo en la Asamblea Nacional y porque podrían venir más audios que resulten más comprometedores. No se trata de un triunfo pírrico para las presiones de la prensa privada. Se trata de algo menos ingenuo.
05/12/2017
Gracias Rafael
Un presidente que deja el poder siempre será un actor relevante, especialmente si transmitió el mando en condiciones pacíficas. A Correa le acompañará una aureola de solemnidad aunque los reparos a su periodo de gobierno sean mayores. Quienes lo abandonaron se fueron para conservar sus posiciones de privilegio mientras que quienes se quedan lo hacen para evitar perder el control de la organización política que les permite participar en elecciones.
28/11/2017
La traición al líder
Querrán hacer creer que sus vidas corren peligro, que hay un golpe de estado en marcha y que imposible ausentarse en esas condiciones. Hacen estos paralelismo para calzar con la horma del mesianismo liberal y luego decir que, como en la época de la inmolación de Alfaro, persiste una crisis de instituciones políticas, que será creada por ellos mismos a través del bloqueo a la gobernabilidad en la Asamblea Nacional y que avanzará, dirán, a la disolución de la patria, tal y como sucedía en 1911. Entonces necesitaremos el regreso de “Rafael el salvador”.
20/11/2017
No sean la izquierda
A estos nuevos morenistas no les interesa la consulta popular. Se ven perdidos. Piensan exclusivamente en su futuro electoral, en cómo ser otra vez candidatos y en cómo recuperar el poder. Para eso tienen que quedarse con el partido, reconquistar su influencia en la Asamblea Nacional y hasta intentar tirar abajo la propuesta del mismo Moreno de eliminar la reelección indefinida. No es por Correa, es por ellos.

Páginas