Back to top
24 de Enero del 2024
Historias
Lectura: 25 minutos
24 de Enero del 2024
Redacción Plan V
Hotel Quito: ¿qué es lo que quiere construir ahí la empresa china CRBC?
0

Desde hace 64 años que el hotel Quito domina la cumbre en el sector de Guápulo. Fotos: Luis Argüello. PlanV

 

 

El emblemático hotel, construido en el extremo sur de la avenida González Suárez, fue inaugurado en 1960 por el presidente Camilo Ponce. En 2016, fue vendido a una constructora china, pero casi ocho años después el proyecto que iba a incluir una inversión de 200 millones de dólares no se concreta.

En lo alto de la zona pintorescamente llamada en el pasado la "Pata de Guápulo", se levanta desde hace casi 65 años el hotel Quito. Fue el primer hotel de lujo moderno construido en Quito, recurriendo a un estilo que recuerda los hoteles de Miami en los años 60: una suerte de Art Decó con aspiraciones paisajísticas, que pretende aprovechar la vista que desde el sitio se tiene del valle de Tumbaco y de las montañas de la cordillera Oriental.

Una foto aérea del Instituto Geográfico Militar muestra el hotel en construcción. Foto: Cortesía

Este 24 de enero, un solitario turista tomaba el sol en la piscina del complejo, inaugurado en 1960, luego de que el gobierno del presidente Camilo Ponce iniciara una serie de construcciones para que el Ecuador pudiera albergar una conferencia interamericana de cancilleres, que nunca se realizó. Con ese pretexto, se construyó el hotel en el paraje, entonces ubicado en el extrarradio de la capital, en una zona en donde aún no había calles pavimentadas. La firma ecuatoriana Mena Atlas fue la contratista que levantó el hotel, en poco más de un año. 

El Hotel se inauguró en agosto de 1960.

Una fotografía aérea de la época muestra que la avenida 12 de octubre terminaba en el actual redondel de Lincoln, y que el predio del hotel tenía una calle que luego fue integrada al terreno, durante la administración del Estado. 

El ex presidente Ponce también ordenó demoler el viejo Palacio de Gobierno, y construir una estructura totalmente nueva conservando solo la fachada, así como demolió varias manzanas frente al hospital Eugenio Espejo para la construcción del Palacio Legislativo.

Del impulso constructor de Ponce Enríquez queda una placa en la entrada del hotel, que hasta 2016 fue de propiedad pública, administrada por el Banco del IESS (BIESS) como accionista de la empresa Quito Lindo. La placa consigna que el hotel Quito fue inaugurado en 1960, justo a tiempo para el evento internacional que nunca se realizó. 

El edificio hotelero tiene un amplio lobby, con altas ventanas en forma de arco, una torre de ocho pisos y una serie de bloques que se extienden hacia el sur. Al costado norte, se le agregó un bloque para un casino y discoteca, mientras que al sur hay un espacio que siempre ha estado sin edificar, en donde hay parqueaderos y jardines.

Sectores como el vestíbulo del hotel y los salones se inspiran en los edificios de Brasilia.

El edificio recuerda a las construcciones de Brasilia lo cual no es casualidad: aunque fue diseñado por una firma de Miami (lo que explica el estilo de hotel tropical-playero que tiene, a pesar de esta ubicado en un paraje montañoso) se considera que está influenciado por la arquitectura brasileña de la época de su construcción, que sirvió de inspiración para las edificaciones de la capital de Brasil, como el Palacio Planalto o el Palacio Itamaraty. 

La zona de parqueaderos está en la mira del Instituto de Patrimonio.

Las medidas de seguridad en el hotel son extremas, ante la crisis desatada por el conflicto interno. Los guardias del hotel se muestran particularmente nerviosos, mientras que en el vestíbulo es posible ver varias personas de origen asiático y negocios de la comunidad china ocupan algunos de los locales del exterior.

Todo el edificio, incluyendo la icónica visera del acceso, conocida como el paraboloide, está pintado de un azul añil desde la época en que el complejo era de propiedad del BIESS. La pintura no se ha renovado en ocho años, porque lo que algunas de las fachadas evidencian descuido. El paraboloide fue obra del ingeniero Alejandro Segovia. 

El paraboloide es un detalle icónico del hotel.

Una venta que se insertó en la polarización política (y un hotel con cada vez menos huéspedes)

Desde 2016, la venta del complejo ha motivado polémicas. El 6 de mayo de 2016, durante la administración de Richard Espinosa, el BIESS confirmó que vendió,  por medio de la Bolsa de Valores, el hotel.

El 100% de las acciones del Hotel fue vendido a la empresa China Road and Bridge Corporation (CRBC). Según destacó entonces el IESS, se trata de una empresa internacional con USD 5 700 millones en activos. La constructora china ofertó por el Hotel  USD 30,8 millones (que es el valor del capital social).

En noviembre de 2015, Price Waterhouse hizo una valoración del Hotel como negocio y como inmueble, y estableció varios escenarios para su venta. El valor patrimonial, incluidos los activos no operativos (terrenos) del escenario más bajo fue estimado en USD 26,6 millones, mientras que en el escenario optimista el valor subía a USD 37,4 millones. Estas cifras referenciales han sido presentadas por el IESS como muestra de que el Hotel fue negociado de manera adecuada por la seguridad social.

En esa época, el ex presidente del Directorio del IESS,  Richard Espinosa,  dijo que con los USD 30,8 millones que recibióel IESS por el hotel se puede obtener una rentabilidad, de entre USD 1,8 millones a 2,4 millones al año, superior a lo que genera el hotel en su operación, que en el 2015 fue de apenas USD 333.000.

Como en otros temas, la polarización política convirtió el caso de la venta en otro elemento de la grieta correísmo-anticorreísmo, destacando que la propiedad habría sido vendida en un precio bajo para beneficiar a la empresa china, una de las principales contratistas del correato. Por su parte, la empresa china CRBC estuvo negociando la posible construcción del proyecto Solución Vial Guayasamín durante la gestión del ex alcalde Mauricio Rodas, proyecto que nunca se concretó. Los compradores chinos habían planteado invertir hasta 200 millones en un proyecto inmobiliario en las zonas del terreno que no tenían protección patrimonial.

En 2019, por lo menos 150 empleados del hotel Quito fueron despedidos, y el hotel fue cerrado para algunas reparaciones. Aunque se había anunciado que la empresa china iba a entregar la administración del hotel a una cadena europea o norteamericana, lo están haciendo directamente.

Algunos de los ejecutivos de empresas chinas se alojan en el hotel, lo que explica las extremas medidas de seguridad que se toman en él. Una noche en el hotel Quito puede costar entre $85 y $140 la noche, dependiendo del tipo de habitación y si se toma o no desayuno. Las reformas que se han realizado hasta la actualidad se han centrado en las áreas húmedas, el sector de la piscina y el restaurante, en la última planta de la torre central.

La piscina y las áreas húmedas fueron renovadas por la administración china.

El declive del hotel se evidenció entre 2016 y 2019. Un ex gerente, al presentar un informe a la junta de accionistas de la empresa Quito Lindo, dijo que la ocupación promedio -es decir, cuántas habitaciones eran efectivamente rentadas- del Hotel en 2017 fue de apenas el 36,12% lo que representaba una caída del 1.26% con relación al año anterior.

Alojarse en el Hotel Quito también se volvió más barato durante la administración china: la tarifa promedio en 2016 era de USD 86.33 mientras que para 2017 cayó a USD 76,65. El ex gerente agregó que el conflicto político por la venta entre correístas y anticorreístas también afectó al negocio: "no ha sido fácil pelear, incluso en el tema político. La venta del hotel y el cambio de accionistas golpeó en la ocupación, debido a los malos comentarios que se generó en el proceso de la venta y posventa. Otro evento que nos ha afectado ha sido la poca participación y presencia de CRBC en el hotel". Desde 2017, la totalidad de los terrenos del hotel son propiedad directa de la empresa china CRBC, luego de que fueran transferidas desde la empresa Quito Lindo. 

La pandemia y el crecimiento de la renta de alojamientos por internet también golpearon al hotel Quito. Según informó la gerencia del hotel, actualmente su porcentaje de ocupación está entre el 11 y el 15% y cuenta con 81 empleados, es decir, la tercera parte de los empleados que tenía durante la administracion del BIESS. 

La polémica por nuevas construcciones

Pero prácticamente desde el primer día de la venta, se inició una polémica que se mantiene hasta la actualidad: sectores ciudadanos que se oponen a cualquier modificación en el lugar, denuncian que la empresa china busca construir una gran complejo residencial en el sitio, violando supuestamente la normativa vigente.

En un artículo publicado en este portal, el académico Alexis Ron destaca que "el hotel que era propiedad del IESS, fue vendido a la empresa China Road and Bridge Corporation. Esta empresa ha dejado que el hotel pierda su majestuosidad, porque luce despintado y desvaído, sin los detalles que le dotaban de elegancia y misterio. La empresa china, junto a la misma constructora de la desangelada torre que destruyó la vista panorámica del hotel, ahora pretende edificar algunas torres alrededor de esta joya arquitectónica. Están yéndose en contra de una ley patrimonial que protege no sólo al hotel, sino también a la integralidad del proyecto arquitectónico, es decir al predio repleto de jardines y espacios verdes".

Un gráfico de la firma china muestra la situación de la protección patrimonial.Foto: Cortesía

Ron cita al urbanista Fernando Carrión, quien sostiene "no sólo está dentro del área de conservación el propio edificio, sino que está todo el espacio en el cual se desarrolla el Hotel Quito. De tal manera que, por ejemplo, construir torres, eso ya no se podría hacer. Ya no sólo es un tema de altura, como estaba planteado —es decir, de densidad— sino de mantenimiento del patrimonio".

Para Ron, "el hotel Quito es un bastión patrimonial que debe ser respetado porque ya es parte de nuestra memoria histórica, es la construcción paisajista más compleja de la arquitectura moderna del siglo XX" y destaca que "Andrés Núñez, experimentado arquitecto e investigador urbanístico, junto a un diverso grupo de colegas, artistas y vecinos de La Floresta y la González Suárez, han emprendido una decidida defensa de esta construcción patrimonial. Definitivamente, es un hotel atípico y barroco, y para Andrés, debe ser la construcción simbólica más distintiva del norte capitalino, por algo fue declarada en 1998 como Patrimonio Cultural Nacional por el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural".

Un nuevo elemento entra en escena

Pero cualquier tipo de modificación en el hotel Quito está en espera de decisiones municipales. Si bien han pasado ocho años desde la venta del inmueble a los inversionistas chinos,  la inversión de $200 millones que habían anunciado no se concreta.

Varios negocios de la comunidad china ocupan tiendas del hotel.

En octubre de 2023, el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural instó al Municipio de Quito a modificar la ficha patrimonial del predio, declarando que el área de los parqueaderos del extremo sur debería también ser considerada intangible, lo que impediría la construcción en esa zona. El Instituto destacó que la ficha de 1998 declaraba la protección de grado 1 en el predio, lo que significaría que no podrían construir nuevas edificaciones.

La recomendación proviene de los criterios de un documento emitido por el Consejo Técnico de apoyo para el inventario y protección de los bienes inmuebles de arquitectura moderna del Ecuador, del cual forman parte el Colegio de Arquitectos de Pichincha y el Docomomo Ecuador.

Docomomo Ecuador tiene como misión ser "una instancia destinada a investigar, documentar, catalogar, preservar, y defender la Arquitectura Moderna en el Ecuador. Se sustentará en el trabajo de sus miembros fundadores y colaboradores en estrecha vinculación con las Universidades en las cuales ellos laboran". Actualmente, está presidido por María Samaniego e integrado por arquitectos de Quito, Guayaquil, Cuenca y Loja.

Entre los edificios estudiados por este colectivo, según su página web, además del hotel Quito, están el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Banco Central del Ecuador, el Palacio Legislativo y varias casas particulares, como la Casa Becdach que una época fue embajada de Haití; los multifamiliares del IESS en la avenida Quito, en Guayaquil; una pequeña casa en la calle Versalles de Quito; y la Casa Salazar en el sector de Bellavista, al norte de la capital. 

El Instituto convocó hace pocos días a expertos e interesados en la temática a su sede del Palacio de la Circasiana, con el fin de abrir el debate sobre la protección del inmueble. 

¿Cuáles son los proyectos de la empresa china?

Lucía Narváez es la vocera de la empresa China Road and Bridge Corporation. Ella explica que al momento, hay dos proyectos por parte de los propietarios para realizar inversiones en el predio del hotel Quito. 

El primero es un proyecto llamado HQ Plaza, que consiste en la construcción de unos bloques de departamentos y locales comerciales en la zona de los actuales parqueaderos, que tendrían una altura de seis pisos. Las torres, que tienen un diseño con balcones y terrazas evidentemente inspirados en el edificio original, se levantarían en la zona de parqueos y jardines del costado sur, vecino de la residencia de la Embajada de Estados Unidos.

Lucía Narváez es la vocera de la constructora china.

La calle que originalmente cruzaba el lugar y que el Concejo Metropolitano eliminó en 2016 para facilitar la venta del predio, volvería a ser abierta para integrar el edificio nuevo con el complejo antiguo.

Según explica Narváez, se han iniciado los trámites para pedir una licencia de construcción en el Municipio, con pasos previos como son informes de las llamadas entidades colaboradoras del Colegio de Arquitectos, que emiten un informe sobre el proyecto arquitectónico y estructural, previo a la emisión de una licencia de construcción a cargo de la administración zonal Eugenio Espejo.

Además, se ha pedido un informe de movilidad, estimando el impacto de la nueva obra en el tráfico de la zona. Por lo menos 140 departamentos se construirían en el sitio se si obtiene la licencia de construcción, con una inversión cercana a los 50 millones de dólares. El informe de movilidad fue aprobado por la Secretaría de Movilidad del Municipio, que estima que el aumento del tráfico en el lugar sería de tres vehículos por cada hora, destaca la vocera de la constructora china. 

Pero ante el reciente pronunciamiento del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, el trámite está detenido, explica Narváez, pues las entidades colaboradoras que emiten el informe han decidido consultar al Municipio capitalino sobre si habrá o no modificación de la ficha y se extenderá la protección a las zonas sin edificar de los parqueaderos. 

La vocera de la empresa china explica también que el viejo edificio del hotel, debido a su antigüedad, requiere una serie de reparaciones y consolidaciones, que están valoradas en por lo menos 12 millones de dólares, pero ata las inversiones en el edificio antiguo a la construcción y rentabilidad del edificio nuevo que proponen. Estudios contratados por la firma china determinan que el viejo hotel podría sufrir daños catastróficos en caso de un evento sísmico de magnitud, dada la antigüedad de su estructura y los materiales usados en la época. La estructura de 1960 tiene varillas lisas y está hecha con el hormigón que se usaba en la época.

Las representaciones digitales del nuevo complejo muestran amplios balcones y terrazas, un elemento similar al que tienen las habitaciones del viejo hotel. 

Narváez explica también que las inversiones en el edificio antiguo implicarán un nuevo uso de los espacios: así se plantea que el sector de la torre central albergue oficinas y que en la fachada que mira hacia los parqueaderos se ubiquen locales comerciales. Los bloques de habitaciones de convertirían en apart-estudios, mientras que la zona de la piscina y el restaurante del último piso se mantendrían. El proyecto prevé espacios para la comunidad, como sala de cine, un ágora al aire libre, una sala de música, otra de juegos, y, sobre todo, la presencia de locales comerciales que puedan albergar cafés, restaurantes y tiendas. El diseño ha sido realizado por el arquitecto internacional Carlos Zapata, quien diseñó el edificio Unique de la firma Uribe Schwarzkopf, aunque la firma china asegura que está trabajando con él directamente. 

Pero no es el único proyecto que ha presentado la empresa China Road and Bridge Corporation. Narváez admite que en 2022 se planteó al Municipio, además de repotenciar el viejo edificio con nuevos espacios y servicios, la construcción de tres altas torres (la de mayor altura tiene 27 pisos) ubicadas en espacios que, según estima la empresa china, podrían ser edificables dentro del lote patrimonial: la torre más alta estaría en el extremo norte, donde actualmente hay un parqueadero y área de servicios (en un bloque anexado a la construcción original en el pasado) y lo que fue un antiguo casino, y un extremo de jardines hacia el sur del predio, que está sin edificar.

Según el proyecto que ha sido presentado al Municipio (y sobre el que este no se ha pronunciado aún) construir torres de seis pisos en las áreas que estiman son edificables en el predio del viejo hotel solamente taparía el bloque original, mientras que levantar los rascacielos en forma de cortina "realzaría" el viejo casco de los años 60.

Aunque activistas en redes sociales sostienen que el proyecto es levantar unas grandes torres como las que se ven en las ciudades chinas, la empresa CRBC asegura que estas torres tendrían alturas escalonadas que permitan "enmarcar" el hotel en lugar de opacarlo.

La empresa sostiene que construir en altura es algo que le permitiría la actual legislación urbanística, aunque reconoce que la protección del barrio La Floresta solo permite levantar en la zona edificios de seis pisos. La protección no aplica para la acera de enfrente, en donde se levantan dos torres de 20 pisos. Según Narváez, la inversión en estas torres podría alcanzar los $100 millones, pero destaca que no se podrá invertir en el predio (ni en la conservación del hotel antiguo) sino se obtiene algún tipo de rentabilidad en el lugar.

La empresa china pretende construir bloques de seis pisos en el parqueadero.

La vocera de CRBC desmintió que tengan algún tipo de relación comercial o de negocios con la firma Uribe Schwarzkopf, que actualmente realiza construcciones en altura en la ciudad, aunque admite que en el pasado mantuvieron conversaciones con ellos sobre algunos aspectos de los proyectos. De momento, dijo Narváez, la constructora china podría emprender por su cuenta la construcción y comercialización del complejo HQ Plaza, sin necesidad de socios nacionales.

En un comunicado emitido este 23 de enero, la firma china cuestionó los "supuestos hallazgos para incluir más predios que conforman el Hotel Quito como bienes patrimoniales", y recordó que al momento de la compra en 2016  "se incluyó la ficha patrimonial del año 2014 del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC), en donde consta que el Hotel tiene valor patrimonial bajo una categoría parcial, y se delimitan específicamente las áreas de valor patrimonial y las que no lo son".

La empresa china dijo también que "el Hotel Quito es un negocio turístico, de acuerdo con la ley ecuatoriana y que merece un tratamiento diferente a lo colonial, en 2021 CRBC presentó a las autoridades competentes un proyecto inmobiliario que consideraba y respetaba las áreas debidamente inventariadas por el INPC, con el objetivo principal de preservar el patrimonio cultural a través de los recursos que se obtengan mediante el mismo. Una vez que INPC conoció del proyecto, modificó la ficha patrimonial en ese mismo año".

Según la firma asiática, "la ficha no había sido modificada durante siete años, CRBC invirtió importantes recursos en estudios y nuevos diseños para ajustarse a la nueva ficha, presentando finalmente dos proyectos inmobiliarios, uno en las áreas no inventariadas del predio patrimonial y otro que corresponde a un predio aledaño que jamás ha sido considerado patrimonial, ya que no existe edificación o condición alguna que le otorgue tal condición, inclusive desde hace varios años atrás funciona como parqueadero".

La empresa agregó que la ficha habría entrado en "edición" para "querer integrar un predio que no cumple con las condiciones técnicas para ser inventariado; y sin haber recibido ninguna notificación previa, ni haber sido partícipes de las mesas y reuniones técnicas que corresponden con el estricto derecho que nos ampara al ser propietarios".

El comunicado de los propietarios advierte que "Estas actuaciones provocan graves vulneraciones a derechos constitucionales, principalmente a la seguridad jurídica, debido proceso, propiedad y libertad de empresa, además que, bajo estas circunstancias de incertidumbre se afecta a toda la inversión extranjera futura a nivel nacional".

La empresa china ha realizado, según asegura Liliana Cantos, su gestora de desarrollo comunitario,  encuentros con colectivos de la comunidad, en especial, del sector de La Floresta, y están próximos a pintar nuevamente el edificio, ante las críticas de que no se han realizado trabajos de pintura en las fachadas. La empresa china tiene una propuesta de colores para el edificio, pero está abierta a sugerencias del público, explicaron.

Mientras tanto, la última palabra la tendrían la autoridades municipales, que deberán decidir si acogen la sugerencia del Instituto Nacional de Patrimonio y de los colectivos de arquitectos y vecinos que cuestionan las construcciones en el lugar.

GALERÍA
Hotel Quito: ¿qué es lo que quiere construir ahí la empresa china CRBC?
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Juicio contra Carlos Pólit (día 5): Olivio Rodrigues aseguró que las coimas de Odebrecht pasaron por las empresas Cosani, Plastiquim e Italcom
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo
¿Qué dice la denuncia por "traición a la patria" contra Rafael Correa?
Redacción Plan V
¿Qué sanciones busca México contra Ecuador y cuán posibles son?
Redacción Plan V
Juicio contra Carlos Pólit (día 5): En la casa del excontralor se hallaron 15.000 euros en efectivo, dijo un policía
Susana Morán, desde Ecuador para PlanV, y Marcos Medina, desde Miami para PlanV y El Universo

[MÁS LEÍ DAS]

Mayra Salazar cosechó un amplio repudio en redes sociales como X y Facebook
Redacción Plan V
7 claves para entender el juicio de Carlos Pólit que inicia en Miami este 8 de abril
Susana Morán
Ivonne Núñez: el trabajo por horas va a cambiar la situación del desempleo en cortísimo plazo
Juan Carlos Calderón
La embajadora de México es la viuda de Bolívar Echeverría