Back to top
24 de Octubre del 2023
Historias
Lectura: 13 minutos
24 de Octubre del 2023
Redacción Plan V
Ecuador camina a convertirse en el país más violento de América Latina y a superar a Venezuela
0

Los estados de excepción han marcado las decisiones del gobierno de Guillermo Lasso en materia de seguridad, pero la violencia continúa en Ecuador. Foto: Luis Argüello. PlanV

 

Al 2 de octubre pasado, Ecuador registró 33 homicidios por cada 100.000 habitantes y es el país con el mayor crecimiento de la violencia en la región. Si la tendencia se mantiene podría superar la tasa de muertes violentas que Venezuela tuvo en el 2022. Se prevé que el Fenómeno del Niño afecte más esta situación.


Ecuador se ubicará en los primeros lugares de los países más violentos de América Latina, en este 2023. Esta es la conclusión que se desprende de las recientes cifras del INEC a las que accedió Plan V sobre homicidios en Ecuador. Entre enero y el pasado 2 de octubre se registraron 5.706 muertes violentas en todo el territorio nacional. Esto significa que en nueve meses superó el total de las muertes registradas en el 2022 que fue de 4.632.

Asimismo, al 2 de octubre, el país llegó a tener una tasa aproximada de 33 homicidios por cada 100.000 habitantes. Esta tasa se calcula con la población total de un país. En el caso de Ecuador, el último dato se desprende del censo nacional del 2022 que registró 16’938.986 habitantes. El INEC aún no tiene la proyección poblacional de este año y esta información estará disponible a finales de este 2023, según contestó la entidad por correo electrónico a este medio. Por eso, Plan V usó esa última cifra publicada. 

Aunque estos resultados son preliminares, marcan una tendencia que, en caso de mantenerse, Ecuador podría superar las 7.600 muertes violentas. Organizaciones como el Observatorio del Crimen Organizado coinciden con ese balance. Esa cifra derivará en la peor tasa de homicidios de la historia: aproximadamente 44 homicidios por cada 100.000 habitantes. 

Con un indicador así, Ecuador superaría a Venezuela, que se ubicó en el 2022 en el primer lugar de los países más violentos con 40,4 muertes por cada 100.000 habitantes. En 2022, Ecuador se ubicó en el cuarto lugar de ese listado solo por detrás de Venezuela, Honduras y Colombia. 

En el Gobierno, los cálculos son más moderados. Una alta fuente relacionada con los temas de seguridad dijo a Plan V que se esperan 6.400 muertes violentas y que revertir esta tendencia le tomaría al país, al menos, una década. 

Para Fernando Carrión, catedrático y analista en temas de seguridad, esta situación se complicaría aún más por el Fenómeno del Niño. Explica que la crisis que generará este fenómeno natural será por la destrucción de la infraestructura. Entonces, volver a construir esas edificaciones tomará más tiempo y la recuperación será más larga en comparación con la crisis que provocó la pandemia. Se prevé una caída entre 5 y 6 puntos del PIB y esto impactaría en el empleo, en el aumento de la pobreza y de la desigualdad, lo que conduciría a más violencia, dice el experto.

Carrión lamenta que en Ecuador exista una marco institucional muy laxo. “No puede ser que solo exista un Ministerio del Interior -que además es un Ministerio de la Policía-, que debería convertirse en un Ministerio de la Seguridad y este debería construir un sistema nacional de seguridad donde estén las otras instituciones del sector público, de la sociedad y del sector privado”. El académico cree que el Estado necesitará financiamiento para enfrentar este escenario.

“El escenario es catastrófico”, describió el portal especializado en estadísticas Statista.com a la situación de Ecuador. En un informe del pasado 15 de octubre, explicó que entre 2022 y 2023 existen cambios importantes en el ránking regional de la violencia por los asuntos políticos y socioeconómicos que atraviesan los países, de los cuales resaltó Ecuador. 

“El fortalecimiento de las bandas criminales y los cárteles de drogas, la inestabilidad económica, la subida de los precios de ciertos alimentos básicos y la profunda crisis política que atraviesa el Gobierno -con severas tramas de corrupción y un adelanto de las elecciones a mitad de legislatura incluidos- se han convertido en el resorte perfecto para un incremento de los homicidios hasta cotas no recordadas desde hacía décadas”, sostiene Statista.

El crecimiento de la violencia no para

El deterioro de la seguridad en Ecuador ha sido vertiginoso y es el caso más dramático de la región. Esto se confirma con la variación porcentual de la tasa de homicidios en los últimos años. En 2020, la tasa fue de 7,78 homicidios por cada 100.000 habitantes y, al 2021, saltó a 14. Es decir, hubo un aumento del 80% en solo un año. Lo mismo sucedió entre 2021 y 2022 cuando el incremento fue del 85% y, al cierre del 2023, se puede prever que este sea del 65%. 

Esta escalada de la violencia no tiene comparación con ningún otro país de la región. Por ejemplo, Venezuela lideró el top 10 de los países más violentos del 2022, según Insight Crime. Aunque ese país registró la tasa de homicidios más alta en ese año, en realidad bajó 1% en relación al 2021. De igual manera pasó con Honduras que se ubicó en segundo lugar, pero disminuyó un 7% entre 2021 y 2022. De ese grupo de 10 países, seis registraron una disminución de sus tasas. 

Los otros cuatro países, en cambio, han sufrido aumentos. Por ejemplo, Costa Rica subió un 6% entre 2021 y 2022; Guatemala, 4%; y Brasil, 1,6%. Todas esas variaciones están lejos del 85% que Ecuador registró en ese mismo periodo. Ni Trinidad y Tobago, un país del Caribe con una alta tasa de homicidios, llegó a la cifra del Ecuador, pues su aumento fue del 23%. 

Si Ecuador supera la tasa de 40 homicidios por cada 100.000 habitantes estaría al nivel de los países del Caribe. En esta región se encuentran las Islas Turcas y Caicos, que tuvo una tasa de 77,6 homicidios por cada 100.000 habitantes y fue la más alta de todo el continente, según las cifras de Insight Crime. Le siguió Jamaica con 52,9; Santa Lucía con 42,3; y San Vicente y las Granadinas con 40,3. 

La espiral de violencia en el país  ha llamado la atención de organizaciones internacionales que estudian este fenómeno. Fue el caso de la Iniciativa Global contra el Crimen Organizado Transnacional (GI-TOC, por sus siglas en inglés), que elaboró un informe sobre Ecuador y lo ubicó en el puesto número 11 de los países más afectados por el crimen organizado y la violencia a escala internacional. 

Entre los factores que más afectan a la escala están el tráfico de cocaína y heroína, los delitos ambientales y, sobre todo, la extorsión y el tráfico de armas, dice GI-TOC. Esta organización recuerda que Ecuador experimenta un fuerte aumento de la tasa de homicidios, que pone fin a una década de descenso; una extorsión desenfrenada y una creciente amenaza terrorista.

El reporte también mide la resiliencia de un país, es decir su capacidad para enfrentar este fenómeno, y Ecuador bajó ese indicador: de 5.71 registrado en 2021 pasó a 4.88 en 2022. “La falta de liderazgo del actual gobierno ha provocado un estancamiento político y un retroceso democrático. El capital político del gobierno se ha agotado, dejándolo prácticamente sin aliados y con el rechazo de la mayoría de la población. De hecho, el presidente tiene uno de los índices de aprobación más bajos de América Latina, como lo demuestra su derrota en el referéndum que convocó contra el crimen organizado. El fracaso del actual gobierno se puede atribuir en parte a la desinstitucionalización del Estado, lo que ha llevado a que todas las áreas sufran una mala planificación y ejecución a pesar de contar con fondos suficientes’, dice el documento en referencia a Guillermo Lasso. 

El reporte de GI-TOC es particularmente duro con el actual Régimen. Sostiene que la falta de capacidad del gabinete presidencial ha provocado un deterioro de la aplicación de la ley y de los servicios públicos, que ha sido aprovechado por los grupos mafiosos para ganar territorio. La presión para reducir el tamaño del sector público, agrega, en Ecuador ha llevado al gobierno a eliminar importantes instituciones. 

Guillermo Lasso ha sido cuestionado a escala nacional e internacional por su fracaso en el manejo de la seguridad del país. Una sus últimas crisis fue el asesinato de seis implicados en el crimen del candidato presidencial Fernando Villavicencio. Fotografía: Presidencia de la República

El informe también lamenta que Ecuador sea el único país de la región sin un ministerio de justicia y que la entidad de planificación (Senplades), que fue disuelta durante el gobierno de Lenín Moreno, “no haya sido reinstitucionalizada adecuadamente por el gobierno actual, lo que ha dado lugar a políticas e inversiones públicas deficientes”. 

“Además, la lenta respuesta del gobierno a los casos de corrupción relacionados con la infiltración de la mafia del narcotráfico en la élite política ha empeorado la ya escasa confianza de los ciudadanos en las instituciones estatales. La capacidad de las instituciones públicas encargadas de velar por la transparencia y la rendición de cuentas se ha visto mermada por las acusaciones de blanqueo de dinero y soborno, así como por las complicaciones en el proceso de selección de nuevos funcionarios”, es otra observación de GI-TOC.

Daniel Noboa suma apoyos para el Plan Fénix

El presidente electo Daniel Noboa busca alianzas para su Plan Fénix, que fue su propuesta de campaña para combatir la inseguridad. El pasado 19 de octubre, cuatro días después de las elecciones, viajó a Europa sin dar muchos detalles de su agenda. Ahora se conoce que en esa gira, que incluye a Italia y España, será para fortalecer su plan. 

“Nos hemos reunido con el Instituto Ítalo-Latinoamericano (IILA) para tratar temas referentes al combate del crimen organizado, lavado de activos y manejo de cárceles. Esto enriquecerá nuestro Plan Fénix que busca restablecer la seguridad y la paz en el país”, informó Noboa en su cuenta de la red social X. 

IILA ofreció más detalles del encuentro. En un comunicado, explicó que uno de los temas fueron los resultados del EURESP, un programa de la Unión Europea, lanzado en septiembre de 2022, para fortalecer el sistema penitenciario ecuatoriano. “Esta importante iniciativa permitió reducir de 330 a 50 las muertes violentas en los centros penitenciarios en un año, cifra que contrasta con el preocupante crecimiento de la violencia en el país, resultado alcanzado gracias al intercambio de técnicas y estrategias, la creación de una sala tecnológica coordinada de gestión de crisis y la formación de 1.400 nuevos policías penitenciarios, 200 miembros de unidades especiales y 36 formadores en todas las materias relacionadas con la gestión penitenciaria”, destacó IILA.

IILA informó que estas actividades fueron impulsadas con el apoyo de un amplio grupo de trabajo de expertos europeos y latinoamericanos que adoptaron la mejor estrategia italiana a la realidad ecuatoriana. Otro asunto de la cita fue la experiencia italiana en controles portuarios. Otras colaboraciones que anunció IILA tienen que ver con el ingreso de jóvenes a las universidades o a los institutos técnicos locales.

Según IILA, Noboa es un buen conocedor de Italia, porque es ciudadano de ese país y porque vivió allí algunos años por la empresa de su padre, Álvaro Noboa. 

 
GALERÍA
Ecuador camina a convertirse en el país más violento de América Latina y a superar a Venezuela
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

¿Cómo Estados Unidos moldeó la estrategia militar y la política económica del «nuevo Ecuador»?
Luis Córdova-Alarcón
La nueva novela de Ernesto Carrión: tras los secretos del Che Guevara en Guayaquil
Marlo Brito Fuentes
Casa de la Cultura Ecuatoriana: de la sinergia a la entropía
Pocho Álvarez
Noboa versus Putin: así ganó el Kremlin la partida de la "chatarra" para Ucrania
Fermín Vaca Santacruz

[MÁS LEÍ DAS]

Narcotráfico: el bombazo en México y la onda expansiva en Ecuador
Redacción Plan V
Acerca de los acuerdos con Estados Unidos y la lucha contra el crimen organizado
Gonzalo Salvador Holguín
La Asamblea blindó nuevamente los bienes producto de la corrupción
Redacción Plan V
Casa de la Cultura Ecuatoriana: de la sinergia a la entropía
Pocho Álvarez