Back to top
4 de Julio del 2023
Historias
Lectura: 13 minutos
4 de Julio del 2023
Esmeraldas alcanza niveles récord de violencia: estas son las 100 ciudades de Ecuador con la mayor tasa de homicidios
0

Fotos: El Universo y Extra. Fotomontaje referencial. PlanV

 

Esmeraldas, capital de la provincia del mismo nombre, se ha convertido en uno de los lugares más violentos no solo de América Latina, sino del mundo. Esto según la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes. Ha superado los niveles de las peores ciudades mexicanas. Pero no es la única ciudad del país con índices similares. Plan V presenta la lista de los 100 cantones con la mayor tasa de violencia.


La ciudad de Esmeraldas, capital de la provincia que lleva el mismo nombre, ha alcanzado niveles históricos de violencia. El 2022 cerró con una tasa de 139,07 homicidios por cada 100.000 habitantes. Esto la pone en el top tres de los lugares más violentos del mundo, solo por debajo de las ciudades mexicanas de Colima y Zamora, que tienen una tasa de 181 y 177 muertes violentas, respectivamente.

Esta es una cifra sin precedentes y desconocida hasta ahora, que resulta del análisis de las estadísticas en los 221 cantones que tiene Ecuador. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) entregó esta información a Plan V, que permite tener una radiografía más detallada de la evolución de este indicador en cada una de las ciudades que conforman las 24 provincias.

Con los datos del INEC se observa que la ciudad de Esmeraldas, con 273.958 habitantes en 2022, registró 381 muertes en ese año. Si la comparamos con las mexicanas de Colima (capital del estado que lleva el mismo nombre) y Zamora (ciudad del estado de Michoacán), estas son un poco más grandes que la ciudad costera ecuatoriana. Ambas tienen más de 300.000 habitantes y en 2022 contaron entre 500 y 600 asesinatos, según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia, de México, que cada año publica el ranking de las 50 ciudades más violentas del mundo. En 2022, Guayaquil entró en ese listado y se ubicó en el puesto 24, con 48 muertes por cada 100.00 habitantes. 

En esa clasificación solo ingresan las ciudades con más de 300.000 habitantes. Por eso, Esmeraldas no está en ese listado. Sin embargo, tiene índices dramáticos. El 15 de junio, Insight Crime informó que la provincia de Esmeraldas, en su conjunto, llegó a las 81 muertes por cada 100.000 habitantes en 2022 y esto la ubicaba como uno de los tres epicentros de los homicidios en América Latina, también junto a Colima. Pero, al analizar las cifras de los siete cantones que conforman la provincia, los datos son más desalentadores.

En el caso de Esmeraldas, la ciudad, de una tasa de 12,68 muertes violentas por cada 100.00 habitantes en 2020, pasó a 31 en 2021 y de ahí dio un estrepitoso salto a 139,09 en 2022. En otras palabras, entre 2020 y 2022, hubo un incremento de los homicidios de más del 1.000% en solo dos años. En el 2023, hasta el 20 de junio pasado, esta tasa se ubicó en 47,67. Si esta tendencia se mantiene, Esmeraldas cerrará este año con una tasa superior a las 90 muertes por cada 100.000 habitantes.

Uno de los episodios más violentos se registró el pasado 11 de abril cuando un grupo armado atacó a los pescadores del puerto de Esmeraldas. Este crimen se derivó de la disputa por el control de ese puerto, que el crimen organizado lo utiliza para el envío de drogas hacia Centroamérica, pese a la cercanía de un puesto de la Armada. Este hecho dejó nueve muertos y conmocionó al país. En ese momento, los habitantes dijeron que las autoridades habían perdido la guerra contra la violencia en esa ciudad. Plan V intentó hablar con Frickson Erazo, gobernador de la provincia, pero no atendió ni las llamadas ni los mensajes. Ninguna otra autoridad estuvo disponible y, por fuentes de la zona, este medio conoció que incluso el Alcalde de Esmeraldas está amenazado.

En 2022, San Lorenzo se ubicó también en los primeros lugares de las ciudades más violentas de Ecuador. Ocupó el cuarto puesto después de registrar 54 muertes en una población de 58.972 habitantes. Es decir, su tasa fue de 91,57 muertes violentas. Esto también la pone incluso por encima de ciudades mexicanas como Juárez o Acapulco, que tuvieron una tasa de 67 y 65 muertes, respectivamente en 2022. Una investigación de la Fundación Periodistas Sin Cadenas reveló el estado de zozobra de esa población y el permanente desplazamiento de habitantes de sus parroquias, como Mataje, en medio del silencio de las autoridades. Hasta junio de este año, San Lorenzo tuvo un claro descenso: su tasa se ubicó en 23.

Pero las ciudades esmeraldeñas no son las únicas con estos indicadores rojos.

Los cantones más violentos del país en 2022 y su evolución en 2023

Para entender el estado actual de la violencia en el país es necesario retroceder al 2022, el más violento de la historia. Ecuador cerró ese año con 4.603 muertes violentas, lo que significó una tasa de 26,68 homicidios por cada 100.000 habitantes. Esto fue el doble de lo registrado en 2021 (13,89).      

 

Pero en las cifras por cantones, 48 de ellos superaron la tasa nacional, el año pasado. Además de las ciudades de Esmeraldas y San Lorenzo, en los cinco primeros lugares estuvieron El Triunfo, Pedernales y Balzar. El Triunfo, ubicado en la provincia del Guayas, alcanzó a tener una tasa de 118 homicidios por cada 100.000 habitantes. Pedernales (Manabí) llegó a 94 y Balzar (Guayas) a 89. En el primer semestre de 2023, El Triunfo y Balzar registraron menores niveles de violencia. Pero en Pedernales hay una tendencia al alza que podría superar las cifras del año pasado.

Entre las ciudades más violentas del 2022 también estuvieron dos de la Sierra. La primera es La Troncal con 83 homicidios por cada 100.000 habitantes. Esta ciudad ha vivido un vertiginoso aumento de la violencia. En solo un año se duplicaron las muertes en este cantón costero de la provincia del Cañar. Según la Policía local, estas muertes se deben al tráfico de drogas y ajuste de cuentas. Ahora, en 2023, su tasa se ubica en 22, lo que denota un descenso.

Pero esto no pasa en Camilo Ponce Enríquez, en la provincia del Azuay. En 2022 registró 80 homicidios por cada 100.000 habitantes y en lo que va del 2023 ya ha superado más de la mitad de esa cifra. Este es un cantón históricamente minero y se ha relacionado el incremento de la violencia con esa actividad. Por ejemplo, el 20 de julio de 2022, en una lavadora de autos, fue asesinado el empresario minero Nixon Yunga. El 22 de diciembre de ese año, también fue víctima de sicariato otro empresario minero, Ney Armijos Pillajo. El hecho más reciente fue un ataque contra Baldor Bermeo, exalcalde de Ponce Enríquez, el pasado 13 de febrero. Recibió varios disparos, pero sobrevivió.

Huaquillas, en El Oro; Quinsaloma y Quevedo, en Los Ríos, completan los 10 primeros lugares de los cantones más violentos del país. Los tres superaron tasas de 70 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Por provincias, Guayas es la que tiene el mayor número de cantones que superaron la tasa nacional de muertes violentas, 19 en total. Le siguen Manabí (14), Los Ríos (10), Esmeraldas (6) y El Oro (6). También provincias de la Amazonía, en el 2022, tuvieron al menos un cantón violento.

                        

Cambios en el 2023

Entre enero y junio de este año, la tasa nacional de homicidios se ubicó en 16,2, según la Policía. Pero en este primer semestre, hay 51 cantones que la superan. En primer lugar se ubicó Paquisha, en Zamora Chinchipe, que entre 2020 y 2022, no tuvo un solo muerto. Pero en lo que va del 2023, se han registrado 5 asesinatos, en esta población de solo 5.615 habitantes. Eso da como resultado que su tasa sea de 89 homicidios por cada 100.000 habitantes, la más alta del país. Esta también es una zona minera situada en la frontera entre Ecuador y Perú. Es un lugar donde han aumentado las extorsiones y, después del asesinato de tres personas, la Policía capturó a miembros de la banda de Los Lobos, en abril pasado.

Otra ciudad que ascendió en la lista es Huaquillas, de El Oro, ubicándose como la tercera más violenta. También subieron a estos primeros lugares los cantones de Arenillas y Pasaje. Esto tiene relación también con que El Oro se haya convertido en el primer semestre en la provincia más violenta del país, por encima de Esmeraldas y de Guayas. El general Fausto Salinas, comandante de la Policía, dijo que El Oro es complejo y que las fronteras siempre son delicadas de manejar. En una entrevista con Plan V, afirmó que a esta provincia irá un contingente de los policías recién graduados, pero también han desplazado unidades especiales para enfrentar este momento de crisis.

En Guayas, en cambio, hay un ascenso de Balao y Naranjal, en 2023. Esta provincia mantiene el mayor número de cantones que superan la tasa nacional de homicidios por cada 100.000 habitantes. De igual manera, Manabí tiene 10 cantones con estos altos índices, así como Los Ríos (8), El Oro (6), Esmeraldas (5), Azuay (1), Cañar (1), Morona Santiago (1), Orellana (1), Santa Elena (1) y Sucumbíos (1).

                                    

   PUNTO DE VISTA   

‘Si la tasa de 139 es verídica, yo diría que alguien más está matando’

Luis Córdova, analista de seguridad

El primer problema que tiene el país es cómo se están generando los datos. La falta de transparencia metodológica es un grave problema. Lo segundo, son las fuentes de verificación de esos datos. Por lo general, lo sacan de los partes policiales de homicidios, pero eso se supondría que tendría que ser contrastado con las morgues o con los centros de salud. Pero esto nadie lo está controlando. El único que produce esos datos es la Policía.

Otro asunto es saber cómo se está categorizando los delitos. Hay un informe del BID, de 2012, donde recomiendan cómo medir y cómo crear estadísticas para homicidios en América Latina. Cuando los revisé, me di cuenta que no tiene nada que ver con la manera sobre cómo se generan los datos en Ecuador. Es un problema muy serio porque, por un lado, podría haber un enorme subregistro de información y, por otro, están tomando decisiones sobre datos que no son ciertos. O hay errores de cálculo o los insumos con los que trabajan no son precisos.

Los datos deberían ser públicos en una base de que se actualice permanentemente. No puede ser un Excel, que puede ser manipulable para adelante o para atrás.

Sobre los homicidios en Esmeraldas, me ha sorprendido este dato. No me parece razonable una tasa tan elevada en función de la información que se ha hecho pública. Pero lo que sí se puede deducir es que la violencia criminal se ha vuelto epidémica desde 2020. El contagio que se produce con el conjunto de delitos vinculados a los homicidios es grande. Sobre todo, en aquellas zonas donde existe alta gobernanza criminal. Lo que hemos visto es que esto se ha consolidado en Esmeraldas.

También hay que pensar, con más detenimiento, hasta qué punto existen políticas de limpieza que se estén implementando en Esmeraldas. Estas operaciones antiterroristas, ¿hasta qué punto están operando en este espacio? Hay una Fuerza de Tarea Conjunta, de policías y militares, que funciona desde hace más de un año y esto convulsiona la violencia de manera más rápida. Si la tasa de 139 es verídica, yo diría que alguien más está matando y no son solo problemas de control de territorio y de bandas. Es algo mucho más complejo.

GALERÍA
Esmeraldas alcanza niveles récord de violencia: estas son las 100 ciudades de Ecuador con la mayor tasa de homicidios
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Ahora El Oro es la provincia con más homicidios: estas son las cifras en rojo de la violencia en Ecuador
Redacción Plan V
Crónica de una Esmeraldas sitiada: ¿por qué ocurrió el ataque al puerto?
Redacción Plan V
Correísmo y oficialismo toman distancia de la tesis de crimen político en el asesinato de Villavicencio
Redacción Plan V
¿Se desinfla una opción política para Guayaquil?
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Entre el Hotel Quito y Oloncito
Consuelo Albornoz Tinajero
La fiscal Diana Salazar alega su embarazo de alto riesgo como argumento contra el juicio político
Redacción Plan V
Movimiento Nacional Surgente: ¿la nueva cara del correísmo?
Redacción Plan V
!Ay, Pame! o de la impudicia
Fernando López Milán