Back to top
12 de Junio del 2024
Historias
Lectura: 13 minutos
12 de Junio del 2024
Susana Morán
"Falta que el gobierno de Daniel Noboa se atreva a golpear a gente poderosa"
0

Raúl Benítez Manaut. Fotos: Luis Argüello

 

El reconocido investigador mexicano Raúl Benítez Manaut dice que “vale más un blanqueador de dinero y un corrupto que 200 pandilleros en la cárcel”. Esto en referencia a la estrategia militar que ha emprendido el gobierno de Daniel Noboa para atacar el crimen organizado y la inseguridad. El experto pide no cometer los errores de México.


Raúl Benítez Manaut, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México, visitó Quito la semana pasada para participar en un seminario del Departamento de Estudios Internacionales y Comunicación, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. Benítez es uno de los expertos mexicanos más reconocidos en el análisis de la relación entre seguridad nacional y el crimen organizado en su país y Estados Unidos. Una de sus líneas de investigación tiene que ver también con las relaciones cívico-militares y las fuerzas armadas en México. Desde esa experiencia, Plan V lo abordó para analizar el contexto ecuatoriano y la militarización que ha emprendido el país para el combate de la inseguridad.

Benítez Manaut fue consultor para la redacción de los libros blancos de la defensa de los ministerios de Defensa de Guatemala, Ecuador y Honduras.

¿Qué similitudes encuentra usted con lo que ha pasado en México y su combate al crimen organizado con el rumbo que está tomando Ecuador?

Veo que, en Ecuador, los narcotraficantes —que básicamente son pandilleros— han golpeado al gobierno ecuatoriano, quizás porque no quiso hacer un pacto con ellos. El gobierno ecuatoriano tiene que hacer inteligencia muy fuerte para detectar a los líderes, judicializarlos y tener pruebas de que son criminales. Eso es lo que faltó en México y eso tendría que hacer Ecuador. Ahora, las organizaciones criminales tienen una variable transnacional y es por el control del tráfico de dos cosas:  de personas y de cocaína. Entonces, en este momento el tráfico de personas es muy rico, genera mucha ganancia. Los gobiernos tienen que capturar a los traficantes de personas de Ecuador a México.



¿Qué opinión tiene sobre la declaratoria del conflicto interno armado?

(En el caso de México) la declaratoria de guerra contra el narcotráfico, no fue legal, sino una declaratoria política del presidente porque nunca la mandó al poder legislativo, o sea, no se hizo ley. De todos modos, implicó la creciente participación del Ejército y de la Marina mexicana en esta guerra en distintos niveles, sobre todo en el nivel de inteligencia militar, pero también en el control de decomisos e intercepciones en el mar de cargamentos de narcóticos, etc. Pero esto se centraba en buscar y destruir las cabezas de las organizaciones criminales. Y esta destrucción de las cabezas de las organizaciones criminales generó el efecto contrario: se dividieron, se movieron geográficamente e incrementaron sus dosis de violencia para hacer sus negocios criminales. Entonces, al aumentar la violencia, hay un círculo vicioso donde cada vez se necesitan más militares, porque las organizaciones criminales se están peleando entre ellas y están generando mucha más violencia. Ahora, las debilidades de esa guerra de narcotráfico, que puede ser un fenómeno que se pueda repetir en Ecuador, es que no era una guerra integral.

“Y esta destrucción de las cabezas de las organizaciones criminales generó el efecto contrario: se dividieron, se movieron geográficamente e incrementaron sus dosis de violencia para hacer sus negocios criminales”.


¿Qué significa esto?

Que se hacía nada más la parte militar y la captura de líderes, pero no se perseguía, por ejemplo, judicialmente a los empresarios que le lavan el dinero al narcotráfico. La parte judicial era muy débil. Capturaban muchos narcotraficantes que los tenían que soltar porque las pruebas judiciales eran débiles. Entonces, no es una guerra que generaba efectos en las personas que se beneficiaban del narcotráfico. Y tampoco se combatió la corrupción. O sea, funcionarios del gobierno que ayudan a los narcotraficantes no los tocó el gobierno de México.

El gobierno de Noboa asegura que su estrategia ha sido exitosa porque ha sacado de las calles a más de 34.000 presuntos delincuentes, pero no hay registros de ese volumen tan grande de ingresos en las cárceles, por ejemplo.

Tú puedes meter en la cárcel a muchas personas, pero hay que ver qué personas. O sea, si solo son pandilleros de las calles, pues eso no va a acabar nunca con el problema. Las organizaciones criminales son complejas que también lavan dinero, corrompen funcionarios, policías y políticos. Si tú quieres combatir todo, tienes que atacar los distintos puntos en los que el narcotráfico crece. El dinero lo tienen que lavar en algún banco, a través de prestatarios de cuentas bancarias, de empresarios, de gente de clase media, etc. Eso nunca lo hizo el gobierno de México. Si no atacan la economía criminal, a los lavadores de dinero, a la gente que apoya el narcotráfico, a los corruptos que apoyan el narcotráfico, no van a tener éxito.

¿Eso es más importante que incluso capturar a personas en las calles en operativos?

Sí, porque lo que se dice es que vale más un blanqueador de dinero y un corrupto que 200 pandilleros en la cárcel.

Ahora, en Ecuador se ha hablado mucho de la relación de las principales bandas ecuatorianas con los carteles mexicanos. Por ejemplo, a Los Choneros se los ha vinculado el Cártel de Sinaloa y a Los Lobos con el Cártel Jalisco Nueva Generación. Este es un problema transfronterizo. ¿Cómo debería ser esta lucha conjunta?

Tiene que ser con mucha cooperación, sobre todo en inteligencia y en intercepción. La Armada de México y la Armada de Ecuador han cooperado muchísimo históricamente en operativos conjuntos. Y ahora, con el enfriamiento de las relaciones y la ruptura de las relaciones diplomáticas, los únicos que ganan son los narcotraficantes.

“Si tú quieres combatir todo, tienes que atacar los distintos puntos en los que el narcotráfico crece. El dinero lo tienen que lavar en algún banco, a través de prestatarios de cuentas bancarias, etc. Eso nunca lo hizo el gobierno de México”.

Evidentemente la cooperación va a ser necesaria para esta lucha binacional, pero las relaciones diplomáticas entre ambos países siguen rotas.

Eso es muy negativo y ojalá y se restablecieran lo más rápido posible, porque Ecuador y México nunca habían tenido un problema diplomático y eran dos países que tenían relaciones muy buenas, de cooperación en muchos ámbitos, sobre todo en el ámbito militar, pero también en el educativo. México dio a ecuatorianos muchísimas becas para que estudiaran sus carreras, sus maestrías, sus doctorados. Entonces eso está roto y eso es negativo. Mientras se restablezcan las relaciones lo más rápido posible, es lo mejor para los dos países. Y si se mantienen rotas, pues favorece al narcotráfico.

Y en este contexto, ustedes tienen una nueva presidenta, la señora Claudia Sheinbaum. ¿Ella va a continuar con las mismas acciones que Andrés Manuel López Obrador (AMLO)? Por ejemplo, seguir con la estrategia de los ‘abrazos, no balazos’.

Nadie sabe qué va a hacer. Ella no ha dicho nada de lo que va a hacer. O sea, ella peleó por la presidencia de la República con la misma agenda política del presidente (AMLO), porque él es muy popular. Pero nadie sabe cómo piensa Sheinbaum. Es un gran enigma que hay en México de cómo va a gobernar.

Así como el giro que pueden tomar las relaciones diplomáticas con Ecuador.

También es un enigma.

Ahora, usted mencionaba el tema de los pactos. Y en muchas ocasiones, gracias a investigaciones periodísticas, se han confirmado los pactos que han existido en México con los cárteles. Es una receta que la han aplicado varios gobiernos.

Eso lo han hecho en todos los países. Los gobiernos empiezan a tener contactos con una organización criminal, que les da información y el gobierno ayuda a combatir a miembros del otro grupo criminal. En este caso, el Cártel de Sinaloa siempre ha sido mucho más colaborador con el gobierno que el Cártel Jalisco Nueva Generación. Entonces, Jalisco existe desde hace 12 o 13 años y ha sido más golpeado que Sinaloa. Sin embargo, Jalisco crece y crece. Es un cártel mucho más violento que el de Sinaloa. Y los de Sinaloa están acostumbrados primero a corromper a funcionarios de gobierno y luego a hacer violencia en las calles. Jalisco lo que hace es violencia directa en las calles. Entonces, si hay células del de Jalisco en Ecuador, es probable que actúen con mucha violencia.



Eso se está observando en algunas ciudades donde hay matanzas masivas. ¿Así actúa este cártel?

Sí, Jalisco actúa con mucha dureza en las poblaciones que no los apoyan. Tratan de corromper a los gobiernos municipales y todo. Y si no, son despiadados con la gente.

¿En qué otros países de América Latina existen células del Cártel Jalisco Nueva Generación que estén tan arraigadas como se está viendo en Ecuador?

Empezaron con Colombia y Centroamérica. O sea, van bajando. Jalisco tiene contactos en Colombia, igual que Sinaloa. Y los colombianos tienen contactos con los ecuatorianos y van bajando. Son operaciones trinacionales: México, Colombia, Ecuador.

“Y ahora, con el enfriamiento de las relaciones y la ruptura de las relaciones diplomáticas, los únicos que ganan son los narcotraficantes”.

Entre Jalisco y Sinaloa, ¿cuál es el más fuerte en la actualidad en México?

Sinaloa en los últimos años ha sido muy golpeado porque su máximo líder, el Chapo Guzmán, fue preso. Este cártel se ha ido debilitando poco a poco. Sin embargo, Jalisco no ha sido golpeado. Su máximo líder, Nemesio Oseguera Cervantes, no puede ser capturado. Esa es una debilidad del gobierno mexicano.

Esta debilidad del cartel de Sinaloa en México, ¿se traslada, tal vez, también a otros países como Ecuador?

Sí, porque Sinaloa está perdiendo presencia. Y entonces, eso abre las puertas a que Jalisco sea más hegemónico.

El pasado 6 de junio, EEUU sancionó a Los Lobos, que es la banda ecuatoriana aliada al cartel Jalisco Nueva Generación. Y, por primera vez, EEUU dice que esta es la agrupación criminal más grande de Ecuador. Entonces, ¿hay un paralelismo muy fuerte con la situación de las fuerzas de los cárteles en México?

Sí, exactamente. Las correlaciones de fuerzas de los carteles en un país se reproducen en otros países.

¿Qué recomendaciones usted daría al gobierno ecuatoriano que ha emprendido una fuerte militarización para el combate del crimen organizado?

Si ya tomó la decisión de militarizar, que la respuesta no solo sea militar. Debe hacer inteligencia financiera y golpear el lavado de dinero. Porque, al final de cuentas, los narcotraficantes buscan dinero y ellos no son lavadores de dinero. Los narcotraficantes no tienen cuentas bancarias ni nada. Siempre buscan comerciantes, empresarios, financieros y ahí es donde está la clave. Recomiendo que la estrategia sea no cometer el error de México. No quisieron tocar a políticos vinculados con los cárteles y a los empresarios y a la gente que prestaba sus cuotas de banco a cambio de un porcentaje para lavar el dinero de los cárteles.

¿Ecuador está a tiempo de no cometer los errores de México?

Yo creo que sí. Pero falta que el gobierno ecuatoriano se atreva a golpear a gente poderosa.

Aunque tengamos un gobierno de transición.

Sí, claro, pero si el gobierno ha decidido empezar esa guerra, que lo haga bien. Hasta para su propia conveniencia.

GALERÍA
"Falta que el gobierno de Daniel Noboa se atreva a golpear a gente poderosa"
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Atentado a Trump: el camino a la Casa Blanca está allanado
Ugo Stornaiolo
Crimen organizado, delincuencia común e invasores asechan las áreas protegidas
Redacción Plan V
Agencia minera propone a la UAFE firmar un convenio tras la investigación sobre las exportadoras fantasmas de oro
Redacción Plan V
Estas son las 10 preguntas que dejó el juicio por el crimen de Fernando Villavicencio
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Una red de empresas fantasmas en Ecuador exportó 500 millones de dólares en oro
Por Plan V y medios aliados
Feria del Libro de Quito: el chasco del periodismo cultural
Miguel Molina Díaz - Escritor
El correísmo no pierde tiempo en su intento de hacerse de la Judicatura
Redacción Plan V
José Serrano habla de narcotráfico y relaciona a Ministro de Agricultura
Redacción Plan V