Back to top
26 de Octubre del 2022
Historias
Lectura: 17 minutos
26 de Octubre del 2022
Redacción Plan V
En la frontera norte operan siete disidencias colombianas y aún se idolatra a alias Guacho
0

En Mataje, Esmeraldas, en julio pasado, militares ecuatorianos hallaron un campamento abandonado de la columna móvil Urías Rondón, que es una de las disidencias que opera en la frontera. Según Colombia, grupos armados pasan a Ecuador para refugiarse.Foto: Twitter FuerzasArmadas del Ecuador

Hasta el momento, tres de las siete estructuras que están en la frontera con Ecuador han dicho que se acogerían al llamado del Gobierno colombiano de un cese al fuego para alcanzar una “Paz Total”. “Esto ha bajado la tensión en la zona, pero siguen con sus actividades delictivas”, dijo a PlanV un oficial colombiano de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol, de Colombia.


En la frontera entre Ecuador y Colombia operan, al menos, siete estructuras que se encuentran divididas en dos grupos que están en disputa por este territorio y por las rutas para el narcotráfico, minería ilegal y delitos ambientales. PlanV accedió a información de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (DIJIN), de Colombia, sobre la evolución y situación actual de estos grupos en la frontera común. El Gobierno ecuatoriano ha mencionado que solo existen cinco grupos.

Las dos primeras estructuras, según la Policía colombiana, pertenecen a una misma organización cuyo fundador fue alias Iván Mordisco, un disidente de las FARC, que no se acogió al acuerdo de paz. Ambas se encuentran en los departamentos de Nariño y del Putumayo. Estas facciones son:

1. Frente Carolina Ramírez. Es una disidencia de las FARC que tiene aproximadamente 195 integrantes, según la Policía colombiana. Está liderada por alias Alonso 45 y su base de operaciones va desde el departamento de Nariño, pasa por el Putumayo y llega hasta el Amazonas, hasta Perú. En Ecuador, su nombre ha resonado sobre todo en las poblaciones aledañas a la provincia de Sucumbíos. Según el portal Insight Crime, miembros de estos grupos han sido ubicados cerca al río Putumayo, límite entre Ecuador y Colombia. La prensa colombiana recuerda que este grupo está conformado por miembros del antiguo Frente primero de las FARC, que fue el primero en desligarse de las negociaciones de paz en 2016. Rechazan ser llamados como disidencias y aseguran seguir siendo las ‘verdaderas’ FARC.

En febrero pasado, este grupo disidente publicó un video desde la selva del Putumayo. El Estado Mayor de este frente, rodeado de decenas de guerrilleros vestidos de camuflaje, desmintió haber sido los autores de masacres a líderes sociales y culpa de esos a los Comandos de la Frontera (antiguos integrantes del Frente 48), quienes se han convertido en sus principales enemigos en esta zona aledaña a Ecuador.

Las principales zonas de combate se han concentrado en Puerto Leguizamo y Puerto Asís, en el bajo Putumayo. Esta última población está a tres horas de Lago Agrio, en la provincia de Sucumbíos. “Los reclutamientos de menores son por decenas, al igual que los muertos, pero nadie dice nada”, advirtió desde el 2020 el analista colombiano Ariel Dávila. Este frente anunció, en septiembre pasado, que se acogerá al plan del presidente Gustavo Petro de la Paz Total y que está dispuesta a un cese al fuego.

Responden a Néstor Gregorio Vera Fernández, alias Iván Mordisco, quien fue parte del Frente primero. Asumió el mando de las disidencias que estaban al mando de Gentil Duarte, después de que este muriera en mayo pasado, en Venezuela. Ambos se enfrentaron a la Segunda Marquetalia, liderada por alias Iván Márquez. En julio pasado, se rumoró la muerte de Mordisco, pero meses después reapareció en un video.

2. Columna móvil Urías Rondón. Es una disidencia del antiguo Frente 48 de las FARC, que opera sobre todo en el departamento de Nariño. Está liderada por alias Óscar Barreto y tiene entre 30 y 35 integrantes. Su principal centro de acción es Tumaco. En Colombia, sus miembros han sido procesados por tráfico de armas y de droga, y por dar vigilancia y seguridad a laboratorios de cocaína de grupos criminales.

El 23 de julio pasado, las Fuerzas Armadas ecuatorianas localizaron una base de este grupo irregular durante sus labores de reconocimiento y vigilancia en la frontera norte. El campamento estaba abandonado, pero había colchones, tela paraguas, cocinas, camas improvisadas, ollas y vajillas. El hallazgo se dio en Corriente Larga, una parroquia de Mataje.

Estos son los restos de un campamento de la columna móvil Urías Rondón hallado en julio pasado en la parroquia de Mataje, en Ecuador. Foto: Fuerzas Armadas de Ecuador

Esta disidencia también ha manifestado su deseo de negociar un alto al fuego bilateral para dialogar con el Gobierno colombiano. En un comunicado, difundido en septiembre pasado, Óscar García, su comandante, exigió programas de infraestructura, salud, educación, salud y bienestar social. Pero señaló a sus enemigos, entre ellos el Frente Óliver Sinisterra, y pidió al Ministerio de Defensa de ese país que entreguen los nombres de los oficiales relacionados con esos grupos.

Las otras cinco estructuras hacen parte de la Segunda Marquetalia, una disidencia de las FARC liderada por alias Iván Márquez, y que están en confrontación con el frente Carolina Ramírez y la columna móvil Urías Rondón. Son las siguientes:

1. Estructura 48. Así llama la policía al antiguo Frente 48 de las FARC, cuya base de operaciones histórica ha sido el departamento del Putumayo, fronterizo con la provincia de Sucumbíos. Esta disidencia se ha autodenominado como “Comandos de la frontera”, que rechaza el Ministerio de Defensa colombiano. Además de disidencias de las FARC, lo conforman un grupo desmovilizado paramilitar llamado La Constru, que busca mantener el control de las rutas del narcotráfico en esta frontera con Ecuador y hacia Brasil, según el portal Insight Crime. Por este negocio ilícito compite con el Frente Carolina Ramírez. En 2021, anunciaron su alianza con la Segunda Marquetalia, enemigos de Carolina Ramírez.

Esta agrupación está liderada por alias Araña y opera sobre todo desde los municipios de Orito, San Miguel, Puerto Caicedo, el Valle Guamuez, poblaciones que están a una y dos horas desde Lago Agrio. Tiene aproximadamente 300 hombres.  Son los más activos y fuertes, según la Policía colombiana. Entre enero y junio pasado, las fuerzas militares colombianas encontraron 11 depósitos de material bélico en Putumayo y los atribuyeron a este frente. Ha sido relacionado también con cobros y extorsiones a la población civil a través de grupos narcotraficantes aliados.

En Ecuador, la presencia de esta disidencia está confirmada. Insight Crime reportó lo siguiente:

Los Comandos de la Frontera se han enfocado en controlar los casi 23 kilómetros que componen el corredor Puerto Vega-Teteyé, un lugar estratégico para la producción y tráfico de cocaína hacia Ecuador. Además, allí hacen presencia empresas petroleras, las cuales deben pagarle una cuota extorsiva al grupo criminal para poder operar.

El grupo ha aprovechado las porosas fronteras y han ubicado su centro de operaciones en el municipio de San Miguel, a tan solo 21 kilómetros de Ecuador, según información recolectada en campo por InSight Crime. De acuerdo con testimonios de habitantes de estas zonas, en Ecuador el grupo tiene centros de formación militar para sus nuevos reclutas y sus líderes se mueven constantemente de un país a otro.


En Sucumbíos, la violencia se ha incrementado en los últimos meses. En enero pasado, hubo una ola de asesinatos que aterrorizaron a la población y situaron a esta provincia como la más violenta del país.

2. El Bloque Occidental Alfonso Cano. Está liderado por alias Andrés y está ubicado en Nariño. Tiene aproximadamente 180 hombres, según la Policía colombiana. Se conforma de ex miembros de las FARC y se creó a raíz de que los mandos superiores del Frente Oliver Sinisterra (FOS) se dividieron, en 2019, tras la muerte de alias Guacho, a finales de 2018. Consideran a las disidencias enemigas de alias Iván Mordisco como grupos subordinados y desertores de las FARC. Lleva este nombre desde 2012 después de Alfonso Cano, quien fue uno de los líderes máximos de las FARC, fuera abatido por el Ejército colombiano.

Según información obtenida por la Fundación Ideas por la Paz, es la primera estructura que se adhirió al proyecto de la Segunda Marquetalia en el pacífico nariñense. Esta disidencia también ha anunciado su intención de un cese al fuego. En un comunicado, recordó que fue parte del proceso de paz convocado por el expresidente Juan Manuel Santos, en 2016. “Proceso que iba por buen camino hasta la llegada de Duque como presidente de la República, donde incumplió con lo pactado y se desató una ola de asesinatos a excombatientes de las FARC-EP, cosa que nos obligó a retomar las armas nuevamente en defensa de nuestras vidas”, aseguró este grupo armado.

“Hemos confiado en salidas negociadas este conflicto y lo seguiremos haciendo. Nos acogemos al llamado del Gobierno a un cese al fuego multilateral que como gesto humanitario traerá enormes beneficios para acabar la guerra indiscriminada que se vive”, anunció este bloque el pasado 6 de octubre.

3. Frente Óliver Sinisterra. La Policía colombiana asegura que este grupo aún opera en la frontera con Ecuador. Y también está en Nariño, con aproximadamente 210 hombres. Estaría al mando de alias Fabián o el Gringo, que se mueve sobre todo en la zona de Mataje, detalló un informe de la revista Semana. Alias Fabián es un disidente de las FARC que está siendo investigado por Colombia para identificarlo.

Sin embargo, versiones periodísticas afirman que este frente habría desaparecido para dar origen al Bloque Occidental Alfonso Cano, que a su vez estaría dividido en dos: entre los leales a alias Iván Márquez y los leales a alias Gentil Duarte

Alias Guacho fue abatido en diciembre de 2018 durante un operativo de las fuerzas militares colombianas. Dirigía el Frente Óliver Sinisterra, que tras su muerte se dividió. Pero sigue operando en la frontera común.

El oficial, de la DIJIN, en una entrevista con PlanV, aseguró que la disidencia Óliver Sinisterra sigue siendo una de las estructuras más bélicas y beligerantes que hay en la zona. Alias Guacho, quien fue abatido en diciembre de 2018 tras el asesinato del equipo periodístico de El Comercio, aún es idolatrado por sus seguidores en esa región, afirmó el oficial. “Hemos dado unos golpes contundentes a estas estructuras y hemos logrado la incautación de material de guerra, como explosivos, para evitar su expansión y no sigan generando atentados terroristas en Colombia o se expandan para Ecuador”, dijo el uniformado.

El oficial colombiano agregó que a este frente destinan el mayor esfuerzo de la Policía colombiana para afectarlo. Esta es una de las disidencias que buscan el control del narcotráfico en Nariño, el departamento con más hectáreas sembradas de coca en Colombia. Una de sus principales áreas de influencia es Puerto Rico y otras zonas rurales de Tumaco, en Nariño, y a una hora de San Lorenzo.

4. Frente Iván Ríos. También se encuentra en Nariño sobre todo hacia la zona de Tumaco. Está conformado por entre 120 y 130 hombres. Antes era conocido con el nombre de “Los Contadores”. Este grupo armado surgió tras el debilitamiento y fragmentación de las Guerrillas Unidas del Pacífico. “Tiene un alto grado de criminalización, debido a que fue creada por alias “Contador” un importante narcotraficante de la región”, dice un informe de la Fundación Ideas por la Paz. A la este grupo armado se lo ha acusado de fabricar semisumergibles en la frontera colombo- ecuatoriana, que tienen como objetivo transportar droga hasta México.

Esta estructura está liderada por alias Uriel, que según la prensa colombiana fue enviado por Iván Márquez, de la Segunda Marquetalia, hacia esa zona. El objetivo de Márquez es “concretar un corredor de movilidad entre el suroccidente de esa nación (Venezuela, donde está escondido) y el Pacífico colombiano”, publicó el medio El Colombiano.

5. Frente Ariel Aldana. La lidera alias Diego en las zonas rurales de Roberto Payán, Magüí Payán y Barbacoas, en Nariño, poblaciones que están aproximadamente a 100 km de Esmeraldas. Es la estructura más pequeña con aproximadamente 30 y 35 hombres. Su injerencia estaría en el triángulo de telembí, zona pacifica nariñense. Sus cabecillas han sido acusados de extorsionar a comerciantes, propietarios o administradores de Estaciones de servicio, abastecedores de insumos y material logístico. Están relacionados con el narcotráfico y la minería ilegal.

Menos tensión en la frontera, según Colombia

Según el Gobierno ecuatoriano, en ese límite fronterizo se ha identificado la presencia de solo cinco grupos disidentes de las FARC. Entre ellos están el FOS, Los Contadores (Frente Iván Ríos), el Bloque Occidental Alfonso Cano y las columnas móviles Franco Benavides y Urías Rondón. PlanV conoció que una de las estrategias de Ecuador a implementar en esa zona para enfrentar a estas disidencias y al narcotráfico será ‘un cierre de las fronteras’ con tecnología de vigilancia israelita.



Mientras tanto, las disidencias que conforman la Segunda Marquetalia como los liderados por alias Iván Mordisco se encuentran en una tregua, según la Policía colombiana. Esto se debe a la expectativa que ha generado la política de Petro para alcanzar un acuerdo de paz con todos los actores del conflicto. Hasta el momento, tres de las siete estructuras que están en la frontera con Ecuador han dicho que se acogerían a un cese unilateral al fuego. “Esto ha bajado la tensión en la zona, pero siguen con sus actividades delictivas”, dijo el oficial colombiano.

“Todas estas siete estructuras tienen cobertura en toda la zona limítrofe entre Colombia y Ecuador, desde Tumaco hasta el último pedazo de Puerto Leguizamo”, agregó el oficial de la Policía colombiana en la entrevista con PlanV. La mayor presencia de estos grupos está en el bajo Nariño (Tumaco, Llorente).  Según el uniformado, el Estado colombiano ha concentrado su acción policial, con el apoyo de militares, para la erradicación de cultivos ilícitos y la salida de droga hacia Ecuador. En la frontera, un kilo de cocaína puede llegar a valer 20 millones de pesos colombianos o aproximadamente $4.000.

¿Por qué un grupo tan pequeño de disidentes no puede ser controlado por la fuerza pública colombiana? El oficial dijo que una de las razones es la dificultad para ubicarlos. También cada vez se ha vuelto más difícil infiltrarlos, pues están más alertas gracias a la experiencia que estos grupos han adquirido a lo largo de los años. Además, usan al Ecuador como refugio.

Sobre los impactos sociales, según la Dijin, no se han dado últimamente desplazamientos de colombianos hacia territorio ecuatoriano. Pero en el lado de Ecuador sí hay desplazamientos. Según una investigación de la Fundación Periodistas Sin Cadenas, habitantes de Mataje y poblaciones aledañas se han visto forzadas a dejar sus casas por la recurrente violencia.

Las FFAA ecuatorianas han reconocido la presión que ejercen dos grupos. El primero es el FOS, que ha sido vinculado con la banda de Los Choneros, que a su vez tiene nexos con el cártel de Sinaloa, en México. Y el segundo es la columna móvil Urías Rondón, que ha desplazado al FOS, y está ligada con los Tiguerones quienes, a su vez, están vinculados al grupo Jalisco Nueva Generación.

GALERÍA
En la frontera norte operan siete disidencias colombianas y aún se idolatra a alias Guacho
 


[CO MEN TA RIOS]

[LEA TAM BIÉN]

Una nueva “arquitectura” de inteligencia en Ecuador irá de la mano con tecnología israelí
Redacción Plan V
Los entretelones del honoris causa a Daniel Noboa en Ambato
Redacción Plan V
Donald Trump y la amenaza rusa
Richard Salazar Medina
PLANV e Ispade se unen para promover la comunicación digital
Redacción Plan V

[MÁS LEÍ DAS]

Narcotráfico: el bombazo en México y la onda expansiva en Ecuador
Redacción Plan V
Acerca de los acuerdos con Estados Unidos y la lucha contra el crimen organizado
Gonzalo Salvador Holguín
La Asamblea blindó nuevamente los bienes producto de la corrupción
Redacción Plan V
Casa de la Cultura Ecuatoriana: de la sinergia a la entropía
Pocho Álvarez